Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas basadas en series de televisión p...

Las mejores películas basadas en series de televisión policiacas

Escrito por el 09.05.12 a las 21:58
Archivado en: Géneros

Entre 1987 y 1991 la cadena Fox emitió la serie de televisión “Jóvenes policías”, protagonizada por un ascendente Johnny Depp en el papel del cabecilla de un grupo de oficiales físicamente pasables por adolescentes. Depp regresa al instituto en la adaptación cinematográfica del show que le aportara fama, pero sólo para un breve cameo: en esta ocasión son Jonah Hill y Channing Tatum los “Infiltrados en clase”  (Phil Lord y Christopher Miller, 2012) (ver tráiler) que deben lidiar con traficantes de drogas y cheerleaders. Ha pasado tiempo suficiente para que aquel programa haya sido olvidado incluso del currículum de Johnny Depp, pero refrescar a viejos policías y agentes catódicos suele implicar un éxito de público considerable, hagan justicia o no al original. Con el propósito de medir las espaldas de esta nueva pareja de buddies, redactemos un listado de las mejores películas basadas en series de televisión policiacas (sin desdeñar a otros defensores de la justicia que más adelante también reseñaremos) y que vienen ofertando un grupo de élite para asaltos puntuales a la gran pantalla.

 “Los intocables de Eliot Ness” (Brian De Palma, 1987): La cadena ABC tomó el pulso a la Ley Seca mucho antes de que Martin Scorsese se aliara con la prestigiosa HBO para retratar la Atlantic City de “Boardwalk Empire” (2010), y con “Los intocables”, emitida entre 1959 y 1963, trazó un perfil opuesto al más repetido en el cine de gánsteres. La aureola mítica que rodea al mafioso y al mundo del estraperlo embotellado en tantos y tantos ejemplos inmemoriales del noir se venía abajo frente a la irrupción del héroe, un Eliot Ness que pelea desde el detallismo jurídico y la trampa legal el negocio de los vicios impuesto por Al Capone en el Chicago de los años treinta. Brian De Palma, amante confeso de las estéticas del antiheroísmo contrapuesto al ejemplo moral de hombres frágiles, vio en aquel programa un filón muy a cuenta de cierto revival del gánster en la década de los ochenta. Y no sólo compendió la serie, sino que le sumó, a partir de su técnica del llámalo guiño, llámalo refrito, escenas para la Historia como el tiroteo en las escaleras de la Union Station, un Robert De Niro completamente desmedido, un recuperado y vitalísimo Ennio Morricone a la partitura y un Oscar® para el Sean Connery más tierno y leal visto en años.

“Heat” (Michael Mann, 1995): Como productor de la serie “Corrupción en Miami” para la NBC de 1984 a 1989, Michael Mann era, y terminó siendo, el candidato idóneo para trasladar al cine en 2006 el mundo de camisas hawaianas, gafas pilotescas y malos de opereta de los agentes Crockett y Tubbs, pero conseguiría destacar e innovar mucho más con la versión de una tv movie que él mismo había dirigido, “Corrupción en Los Ángeles” (1989). La mitología que “Heat” generó en torno a los planos compartidos por Al Pacino y Robert De Niro, su pulso para extraer lo mejor de un considerado decadente Val Kilmer y la atmósfera definitiva de western crepuscular en un escenario urbano polimorfo y deshecho superaron al referente y relanzaron el thriller policiaco hacia cotas que se creían inimaginables. El azogue de las ligeras teleseries de sábado por la tarde pobladas de agentes patosos, o decididamente eficaces, fue esta línea divisoria entre un mundo amoral y un cielo de justicias, valores y respetos inalcanzable por policías cada vez más pesimistas.

“La sombra del poder” (Kevin Macdonald, 2009): Hollywood abdujo una estupenda miniserie de la BBC, “State of play”, emitida en 2003 y que contaba con un reparto brillante de nombres hoy tan conocidos como James McAvoy, Kelly Macdonald o Bill Nighy. Para su reflejo cinemático no se contó con ninguno de los intérpretes originales, quizá por la presión que suponía sintetizar aquellos poliédricos seis episodios en una sola pieza de dos horas. No obstante, Macdonald conseguía reunir a otro reparto de campanillas y dosificar la enrevesada información de un escándalo político que va siendo desmadejado por un periodista (Russell Crowe) y su nueva colaboradora (Rachel McAdams). Sin concesiones al melodrama, la película se mantenía a una altura similar a la de su referente británico y convertía aquella trama policiaca de redacción en un seco y soberbio duelo entre la ética oportunista de nuestro tiempo y los sutiles restos de humanidad en ambientes —y películas— tan serios. Una factura eficaz y menos taladrante que la de, por ejemplo, un “Traffic” (Steven Soderbergh, 1999), basada a su vez en la miniserie “Traffik” (1989) como un ejercicio de estilo típico del cineasta antes que una inteligente lectura de originales que, como la también inglesa “Red Riding” (2009), resultan tan estimulantes en su formato televisivo que no necesitarían de réplicas para los cines.

“El fugitivo” (Andrew Davis, 1993): Algo similar al caso de “Los intocables” sucedió con el doctor Richard Kimble, asociado desde su salto al cine al rostro de Harrison Ford, aunque desde 1963 y hasta 1967 fuera David Janssen quien corriera durante cuatro temporadas en pos de la verdad sobre el asesinato de su esposa. Cuando a él se le acusase sin fundamento real de haber cometido semejante crimen, comenzaría una huida perpetua acompasada por el progresivo crecimiento de Kimble como improvisado investigador y hombre de artimañas a la hora de adentrarse y sobrevivir en el submundo de los secretos profesionales. Sin embargo, lo mejor de la película inspirada en aquella serie fue el duelo interpretativo, prácticamente en off, entre Ford y el auténtico inspector, encarnado por Tommy Lee Jones, y que desembocaba en una recordada y cien veces imitada escena en lo alto de una presa. No tuvo tanta suerte la adaptación de otro programa fundamental en la televisión de los sesenta, “El santo”  (Phillip Noyce, 1997), lastrada por un Val Kilmer cada vez más impopular que no consiguió poner rasgos definitivos para el público a un ladrón con recursos de mago, inspirado en el personaje literario que Leslie Charteris creó en 1928.

“Misión imposible” (De Palma, 1996): La cabecera más famosa y tarareada del imaginario televisivo se mantuvo en los créditos de esta primera entrega de una saga que ha cambiado de director en cada una de sus entregas. De Palma repetía como interesado en referentes de la pequeña pantalla y lo extraño es que no se hubiese pensado antes en el traslado de esta serie de la CBS emitida con enorme éxito entre 1966 y 1973, y recuperada en la ABC de manera más fugaz de 1988 a 1990. El agente Ethan Hunt, con facciones de Tom Cruise en lo que de momento es una tetralogía cinematográfica, destacaba como empleado de alto rendimiento en un comando de espías especializados en afrontar los casos de resolución, como el título indica, impracticable. La adrenalina de lo que casi siempre era una contrarreloj y un baile de máscaras e identidades se transformó en escenas específicas del universo cinéfilo —Cruise suspendido de un gancho mientras teclea en un mini ordenador— y cierta gravedad dramática apoyada por John Woo en su secuela, “Misión: Imposible 2″ (2000), antes de que un experto en el mundo de los seriales como J.J. Abrams imprimiese un espíritu más lúdico en “Misión: Imposible III” (2006), que ha terminado por reafirmarse en “Misión: Imposible – Protocolo fantasma” (Brad Bird, 2011), o lúcido cierre provisional de un equipo de agentes en estado de crisis económica y que reconecta con sus orígenes en aquella espectacular secuencia en los exteriores de la torre Burj Khalifa de Dubai.

“Starsky & Hutch” (Todd Philips, 2004): El tándem conformado por David Starsky y Kenneth “Hutch” Hutchinson recorrió a lomos de un Gran Torino rojo y blanco los televisores de media Norteamérica entre 1975 y 1979. Ellos eran policías en una ciudad ficticia de la achicharrante California y sus homónimos en cine fueron Ben Stiller y Owen Wilson, pareja cómica de excelentes credenciales que ya había certificado su buen funcionamiento à deux —en “Zoolander” (Ben Stiller, 2001) o “Los padres de ella”  (Jay Roach, 2000)—. La película hiperbolizó los tópicos del poli moreno y el poli rubiales, la estética setentera y el cuadro de villanos, y aunque no fue entendida por la crítica ni por el público, Todd Philips ensayó en ella todo el espíritu macarra y medianamente desmedido que después le aplaudirían en “Resacón en Las Vegas”  (2010). En esta onda humorística quiso ubicarse asimismo la versión en largometraje de “El sheriff chiflado” (1979-1985) en “Dos chalados y muchas curvas” (Jay Chandrasekhar, 2005), y otra destacada serie que combinaba los palos del thriller y la comedia, “Superagente 86” —en el aire de 1965 a 1970—. Pero el “Superagente 86 de película” (Peter Segal, 2008), a pesar de recaer en manos de un experto como Steve Carell, se desligaba del original para arrimarse a la vertiente romántica y, al final, tenía más de agente Anacleto que de sabia deconstrucción del prototipo James Bond y de la miopía del inspector Clouseau.

“Agárralo como puedas” (David Zucker, 1988): La notoriedad de la trilogía protagonizada por Leslie Nielsen y su disparatado agente Frank Drebin emborrona los auténticos orígenes de este generoso concepto de parodia televisiva, cancelada en 1982 tras sólo seis episodios en antena. La mofa a costa de referentes como los expuestos más arriba no conseguía despertar audiencias tan pasmosas y el humor lenguaraz nunca ha sido del todo bien acogido en la comodidad de los hogares estadounidenses. De modo que la idea halló mejor fortuna en formato cinematográfico, gracias al cual vivió otras dos secuelas —“Agárralo como puedas 2 y 1/2” (David Zucker, 1991) y “Agárralo como puedas 33 1/3. El insulto final” (Peter Segal, 1994)— y otorgó al agente Drebin un lugar indiscutible en la nueva comedia norteamericana con un slapstick imitado posteriormente por personajes como Johnny English o el propio Superagente 86 de Carell.

“The Green Hornet” (Michel Gondry, 2011): No era exactamente un policía, ni un agente secreto, aunque tomase prestados adjetivos de ambas categorías. “El avispón verde” es el alias de Britt Reid, un editor periodístico que, a lo Bruce Wayne y Batman, se empeña en combatir el crimen desde sus mismas entrañas. El personaje nació en la radio de los treinta y, tras un serial en 1940 compuesto por trece episodios, el héroe del antifaz esmeralda regresó a la televisión entre 1966 y 1967 para ser eclipsado por su ayudante, Kato, un experto en artes marciales que no podía ser interpretado por otro que Bruce Lee. De modo parejo, la camaradería trufada de envidias y riñas entre Reid (Seth Rogen) y Kato (Jay Chou) predominó en el tono de la película que Michel Gondry ofreció al mundo con mucha menos locura, lirismo y visceralidad de lo que cabía esperar vistos sus antecedentes como director. Christoph Waltz reafirmaba, además, su repentino estatus como villano esquizoide de moda y el apartado de gadgets insinuaba mejores curvas y atractivos que los que rodeaban a la trama romántica y la chica de turno, una Cameron Diaz que no llegaba a arrancar chispas ni el pretendido tizne de screwball comedy con Rogen.

“El equipo A” (Joe Carnahan, 2010): La serie favorita de los niños a la hora de la merienda entre 1983 y 1987 reunía a un grupo ecléctico de ex soldados que limpian el mundo de baja estofa por su cuenta y riesgo. Sobre todo riesgo, por incluir a un coronel bravucón, un especialista en equipamiento peligroso, un conductor declarado clínicamente inestable y un mecánico con músculos del tamaño de brocas de la NASA. Su tono de Tex Avery action real sembró tantas pasiones que una adaptación en la gran pantalla se antojaba tan necesaria como explosiva, y no en el mejor de los sentidos. Finalmente Joe Carnahan, que había demostrado un descomedido ritmo espídico en “Ases calientes” (2006), fue el elegido ante tamaña tarea, de la que salió airoso a medias. No es sencillo superar ídolos de la niñez y la cinta quedó como blockbuster bombástico antes que como adaptación de rigor; Liam Neeson pudo haber dado mucho más de sí como Hannibal, el personaje que inmortalizara la amplísima sonrisa de George Peppard, y sin dejarse pisar por el ruidoso Bradley Cooper. Tal vez este ejemplo de adaptación que aporta sus beneficios antes de traspapelarse sin pena ni gloria, como le sucedería a “S.W.A.T.: Los hombres de Harrelson” (Clark Johnson, 2003), disuada de que en un futuro se hagan versiones largas y sin cortes de otros hitos como “MacGyver” (1985-1992) o “24” (2001-2010).

Imágenes de “Los intocables de Eliot Ness” 1987 © Paramount Pictures y Art Linson Production. Todos los derechos reservados. “El fugitivo” © 1993 Warner Bros. Pictures. Todos los derechos reservados. “The Green Hornet” © 2011 Columbia Pictures y Original Film. Todos los derechos reservados. “Misión imposible” © 1996 Paramount Pictures. Todos los derechos reservados. “Starsky & Hutch” © 2004 Warner Bros. Pictures y Dimension Films. Todos los derechos reservados. “El equipo A” © 2010 20th Century Fox, Dune Entertainment, Scott Free Productions y Stephen J. Cannell Productions. Todos los derechos reservados. “¡Agárralo como puedas” © 1988 Paramount Pictures. Todos los derechos reservados. “Heat” © 1995 Warner Bros y Regency Enterprises. Todos los derechos reservados. “La sombra del poder” © 2009 Universal Pictures, Working Title Films, Studio Canal, Relativity Media y Andell Entertainment. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - Alex Revert - 22:45 - 21.05.12

el topo




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el hobbit | big hero 6 | exodus dioses y reyes | magia a la luz de la luna | ouija | juegos del hambre sinsajo | mortadelo y filemon | interstellar

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.