Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de Arnold Schwarzenegger

Las mejores películas de Arnold Schwarzenegger

Escrito por el 31.01.13 a las 20:59
Archivado en: Actores y actrices

Arnold Alois Schwarzenegger (Thal, Austria, 1947) representa a la perfección eso que se llama sueño americano. Hasta una cota prácticamente increíble, de hecho. Criado en un entorno estricto, con un padre miembro del partido nazi ─pero que no participó en las atrocidades contra los judíos─ y con el fisioculturismo como vía de escape hacia una vida mejor ─y fruto de su esfuerzo se alzó varias veces con los títulos de Mister Europa, Mister Universo, Mister Mundo y Mister Olympia─, el ultramusculado actor abandonó temporalmente su carrera en 2003 ─le dio literalmente el testigo a Dwayne Johnson en “Tesoro del Amazonas” (Peter Berg) con un escueto «que te diviertas»─ para convertirse en Gobernador de California durante las dos legislaturas que permite la ley estadounidense. Además, ha estado casado veinticinco años con Maria Shriver, sobrina de JFK, con la que ha tenido cuatro hijos hasta su separación en 2011 por cuestiones extramaritales. Su vida personal es suya, así que vamos a lo que vamos: aquí tenéis un repaso de lo más destacable de quien durante años ha sido uno de los nombres más reconocibles del cine de acción en todo el planeta.

Arnold Schwarzenegger en Terminator 2: El juicio final

“Terminator 2: El juicio final” (James Cameron, 1991). Siete años después de la clásica primera entrega Schwarzenegger ya era una verdadera estrella mundial, así que las tornas giraron y el T-800 modelo Cyber Dyne 101 pasó de ser villano a héroe de la historia, enviado desde el futuro por el propio John Connor para protegerse a sí mismo siendo un chaval (Edward Furlong) y a su madre (Linda Hamilton, machota total) de la amenaza del letal T-1000 (impoluto, hierático, apisonador Robert Patrick). Acción explosiva como pocas veces se había visto hasta entonces, persecuciones a granel, y Arnie sublimándose como icono palomitero universal gracias a exprimir el imposible carisma humano de un cyborg inolvidable en una megaproducción que se llevó cuatro Oscars® técnicos. Profetizó aquello de «volveré» con “Terminator 3: La rebelión de las máquinas” (Jonathan Mostow, 2003), entretenida pero inferior. Y se dejó ver en “Terminator salvation” (McG, 2009), en espíritu al menos.  

Arnold Schwarzenegger en Depredador

“Depredador” (John McTiernan, 1987). Survival horror en toda regla ambientado en la selva centroamericana con un comando de tarugos megamusculados enfrentado a un cazador del espacio exterior que aparecía sólo los años de mucho calor. Y ese era uno de ellos. Mucha acción, un sentido del humor y el compañerismo de lo más viril, una gran banda sonora de Alan Silvestri y un guion de Jim y John Thomas con frases que han quedado para la historia del machomanismo extremo ─aquel «no tengo tiempo para sangrar» de Jesse Ventura, uf─. Junto a Schwarzenegger, que tiene en Dutch Schaefer uno de sus papeles más recordados, el elenco reunía a titanes como Carl Weathers, Jesse Ventura, Bill Duke o Sonny Landham, unidos al gran Shane Black ─guionista clave del género de acción─ y la recoleta presencia de Elpidia Carrillo. Muy bien. El bichejo volvió en 1990 ─con Kevin Peter Hall dentro de nuevo─, pero se encontró con un Danny Glover muy, muy cabreado. También es mala suerte.

Arnold Schwarzenegger y Jamie Lee Curtis en Mentiras arriesgadas

“Mentiras arriesgadas” (James Cameron, 1994). Este remake de la comedia de enredo “La totale!” (Claude Zidi, 1991) sigue quedando como una de las películas más efectivas de la filmografía de nuestro chico ─que fue quien propuso el proyecto al director, seducido por la enjundia del personaje principal─ gracias al ritmo locuelo y descacharrante que Cameron logra imprimir a la historia, llena de acción imposible. Las aventuras de un espía (Schwarzenegger) que juega a llevar una doble vida para que su esposa (Jamie Lee Curtis, Globo de Oro por este papel) y su hija (Eliza Dushku) no corran peligro entretiene rabiosamente sin que los años le pesen excesivamente, y ha regalado al imaginario colectivo, entre otras muchas cosas, escenas como el striptease de Jamie Lee Curtis, la persecución a caballo en el hotel, el desparramadísimo clímax o el baile entre el protagonista y Tia Carrere al ritmo de “Por una cabeza”, de Carlos Gardel. Y ese Charlton Heston a lo Nick Fury…

Arnold Schwarzenegger en Conan el bárbaro

“Conan, el bárbaro” (John Milius, 1982). El legendario personaje creado por Robert E. Howard puso definitivamente a Arnold Schwarzenegger en el punto de mira de la industria. Es cierto que sus dotes interpretativas eran aquí totalmente secundarias ─estuvo nominado al Razzie, y lo perdió, atención, a manos de Laurence Olivier─, pero como divertimento tarugo la película, total, literal y absolutamente feroz de principio a fin, no tiene desperdicio. Desde su crianza como esclavo ─con el físico del siempre entrañable Jorge Sanz─ hasta su triunfo vengador en la Ciudad Encantada de Cuenca frente a las hordas de Thulsa Doom (James Earl Jones), Conan arrasa, ama, roba y derriba camellos a puñetazos al son de la inolvidable banda sonora de Basil Poledouris para deleite de un palco fiel que se vio inevitablemente decepcionado con la secuela, “Conan, el destructor”, dirigida por Richard Fleischer un par de años más tarde. Teóricamente, el actor debería ponerse en la piel del guerrero para seguir allí donde se quedó el epílogo de la primera entrega, más o menos.

Arnold Schwarzenegger en Commando

“Commando” (Mark L. Lester, 1985). Arius (el gran Dan Hedaya) y Bennett (el gran Vernon Wells) secuestran a Jenny (Alyssa Milano), hija del súper mercenario retirado John Matrix (Schwarzenegger). Menuda idea, justo cuando el actor está en la cumbre de su popularidad y su esplendor físico ─esa prácticamente paródica salida del agua en la isla─. A ritmo de videojuego ultraviolento, el mostrenco irá liquidando rivales acompañando cada deceso de un chascarrillo lapidario ─«¿recuerdas que te prometí matarte el último? Te engañé»; «suelta un poco de vapor»; «no le moleste, está muerto de cansancio»…─, en un festival de venganzas fascistoide y palomitero de los que ya no se llevan, adornado con la presencia de nuestra querida Rae Dawn Chong, que acaba inevitablemente rendida a los múltiples encantos del héroe.

Arnold Schwarzenegger en Desafío total

“Desafío total” (Paul Verhoeven, 1990). A partir de un relato del imprescindible Philip K. Dick, Verhoeven ─elegido por el actor, que ejerció gran poder sobre la producción cuando esta cayó en manos de Carolco tras la quiebra de Dino De Laurentiis─ orquestó un colorido festejo de decorados de cartón piedra, efectos de maquillaje prostáticos y daños colaterales de toda la vida. Violencia burra ─y muy criticada─, acción a raudales y uno de los mayores éxitos de la carrera de Schwarzenegger, que supuso todo un pelotazo en la taquilla internacional y la puesta en marcha de un proyecto sobre las Cruzadas que nunca llegó a llevarse a cabo ─¿os imagináis, Verhoeven + Arnie + Guerra Santa?─. Aparte de ser entretenida a rabiar, “Desafío total” cuenta entre sus méritos con el de lanzar la carrera de Sharon Stone, que un año más tarde repetiría con el cineasta holandés en el papel de nuestra muy respetada Catherine Tramell.

Arnold Schwarzenegger en El último desafío

“El último desafío” (Kim Jee-woon, 2012). La vuelta al ruedo en toda regla del actor tras su paso por la política ─regreso anticipado por el Trench de “Los mercenarios”  (Sylvester Stallone, 2010)─ de manos del director de “Encontré al diablo” (2009), ni más ni menos. Un sheriff sesentón aplica la ley en un pueblo tranquilísimo hasta que Eduardo Noriega (?) se dirige hacia allí a toda velocidad en un Corvette modificado. Sorprendente por la capacidad del cineasta para mantener su personalidad tras las cámaras, toda la producción está orquestada de un modo que las carencias interpretativas y físicas del actor queden disimuladas con una gran puesta en escena y un reparto tan divertido como simpático, que incluye a Rodrigo Santoro, Genesis Rodriguez, Luis Guzman, Peter Stormare, Johnny Knoxville, Forest Whitaker e incluso un cameo de Harry Dean Stanton. Un western en absoluto crepuscular, con ecos evidentes de “Solo ante el peligro” (Fred Zinnemann, 1952), que nos hace celebrar el retorno del machote al cine.  

Arnold Schwarzenegger en Perseguido

“Perseguido” (Paul Michael Glaser, 1987). El mismísimo Starsky se encargó de dirigir la adaptación cinematográfica ─a cargo de Steven E. de Souza, otro que de palomitas sabe lo suyo─ de la novela de Richard Bachman, el seudónimo con el que Stephen King trató de destaponar un mercado editorial saturado por su prosa incontenible. Schwarzenegger era Ben Richards, agente de la ley al que el azar y las corruptelas del poder empujaban sin remisión a participar en un programa televisivo de esos característicos de un futuro distópico, violento, injusto y destinado a satisfacer las ansias de catarsis colectiva de las masas. Richards se enfrentaba a un puñado de gladiadores formado por, atención, Jim Brown, Jesse Ventura, Toru Tanaka, Erland Van Lidth y Gus Rethwisch, con la escasa ayuda de Yaphet Kotto y Marvin J. McIntyre. Qué plantel. Y el show lo presentaba un megalomaníaco Richard Dawson gestualmente afín a Richard Nixon. ¿Quién nos quiere y a quién queremos? ¡A Killian! Maravilloso.

Arnold Schwarzenegger en Ejecutor

“Ejecutor” (John Irvin, 1986). «Su gatillo tiene todas las respuestas», rezaba la frase promocional. Schwarzenegger era Mark Kaminsky, pero se convertía en Joseph Brenner para infiltrarse en la mafia de Chicago y encontrar al asesino del hijo de un colega. Un título raro en la filmografía del austríaco, más serio y oscuro de lo esperado pero que pasó un tanto desapercibido entre los jolgorios de la anterior “Commando”  (1985) y la posterior “Depredador” (1987). Junto a un desarrollo atractivo aunque un tanto lento y una descacharrante eclosión final típicamente ochentera ─bolsa repleta de armas incluida─, hay que destacar el festival de secundarios que cruzan la pantalla, entre ellos Robert Davi, Victor Argo, Darren McGavin y Ed Lauter.

Arnold Schwarzenegger en Danko Calor rojo

“Danko: Calor rojo” (Walter Hill, 1988). Buddy movie en la que Schwarzenegger y James Belushi formaban una pareja improbable pero efectiva ─el director pidió al primero que perdiera masa y al segundo que la ganara para igualar un poco la estética física en pantalla─ a la caza de un mafioso georgiano perfectamente creíble bajo la cara de enfurruñado de Ed O´Ross. Tiroteos y chascarrillos made in USA vs. CCCP ─conversaciones acerca de qué pistola es mejor y esas cosas─ con Chicago como telón de fondo en un thriller policial que, sin ser nada del otro mundo, cumple su función de hacer pasar el rato y arranca sonrisas cómplices en el ojo que disfrute de las presencias secundarias de toda la vida: Peter Boyle, Pruitt Taylor Vince, Brion James, Gina Gershon, Richard Bright… a los que unir un Laurence Fishburne que todavía buscaba su hueco en la industria. Y al final, intercambio de relojes. 

Arnold Schwarzenegger en El último gran héroe

“El último gran héroe” (John McTiernan, 1993). Una película tremendamente denostada por público y crítica pero que para quien esto firma tiene un punto intrínseco de amabilidad ingenua que la incrusta en este repaso sobradamente. Nick (Robert Prosky) le regala al joven Danny Madigan (Austin O´Brien) una entrada mágica que le permite acceder al mundo de Jack Slater (Schwarzenegger), el héroe de acción del momento. Una pirueta metacinematográfica en la que el actor se enfrenta a sí mismo ─literalmente─ y los clichés típicos del género en una aventura palomitera que, es cierto, no necesitaba irse por encima de las dos horas de duración, pero que resulta delirante, autoparódica y sobradamente majareta como para entretener al respetable. Y además el reparto incluye a Prosky, F. Murray Abraham, Charles Dance, Tom Noonan, Anthony Quinn, Mercedes Ruehl, Toru Tanaka, Ian McKellen y cameos a patadas, al más puro estilo John Landis. Más no se puede pedir. 

Arnold Schwarzenegger en El guerrero rojo

“El guerrero rojo” (Richard Fleischer, 1985). Un ya desparramado y vetusto Fleischer, que había dirigido a Schwarzenegger en la segunda aventura cinematográfica de Conan, se encargó del salto a la gran pantalla de otro personaje de Robert E. Howard, la legendaria Red Sonja a la que dio vida la rubia de piernas interminables Brigitte Nielsen en el que supondría su paupérrimo debut como actriz. Arnie era Kalidor, un embrutecido guerrero que hacía equipo con la aguerrida muchacha protagonista para vencer a la malvada reina Gedren (Sandahl Bergman, a quien se le ofreció el papel principal pero prefirió ejercer de mala malísima) en esta aventura casposísima llena de tortazos, (inútil) sensualidad mentecata y decorados de cartón piedra. La verdad es que es malísima, pero de pequeños era lo más de lo más. Qué malo es hacerse mayor. 

Arnold Schwarzenegger en Cactus Jack/The villain

“Cactus Jack/The villain” (Hal Needham, 1979). El legendario e hiperactivo Hal Needham filmó este western sencillamente inclasificable en el que Schwarzenegger interpretaba al ceñidísimo e inocente Handsome Stranger, encargado de escoltar a Charming Jones (calentorra Ann-Margret) para recoger una sustancial cantidad de dinero. Pero Avery Simpson (Jack Elam) contrata a Cactus Jack (Kirk Douglas en su registro más demencial y disparatado) para que lo impida. Porrazos, efectos sonoros y chorradas infantiles a granel para un título que visto con los ojos de hoy puede encandilar o sacar de quicio por su apuesta por el humor cartoon de toda la vida. Pero cartoon, cartoon, no es una forma de hablar; y más allá de la imposible relación entre Kirk Douglas y su caballo, Whiskey, atención a la tropa de indios encabezada por Paul Lynde.

Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito en Los gemelos golpean dos veces

Y además… Ivan Reitman. Si su colega de mazas Sylvester Stallone no se desenvuelve del todo mal en campos más dramáticos, nuestro protagonista ha demostrado que tiene una vis cómica que le ha permitido colaborar en tres ocasiones con Ivan Reitman, un triplete que además contó con el apoyo de la taquilla, que al final es lo que cuenta en estos casos. “Los gemelos golpean dos veces” (1988). Un experimento científico fallido hace que Schwarzenegger nazca físicamente ideal, pero su hermano (Danny DeVito) parece haberse creado a partir de los restos desechados en el vientre materno. “Poli de guardería” (1990). Para cazar a un narcotraficante, Arnie ha de hacerse pasar por profesor en un jardín de infancia enfrentándose a una panda de críos que supondrá un enemigo más peligroso ─y, a la postre, dulzón─ que cualquier maleante callejero. “Junior” (1994). De nuevo formando tándem con DeVito, esta vez para quedarse embarazado ─no de él─. Esta sí que es una castaña como un piano de grande.  

Arnold Schwarzenegger con el Globo de Oro

El Globo de Oro. Schwarzenegger no cuenta con enormes reconocimientos artísticos en su carrera, pero lo cierto es que, más allá de sus siete nominaciones a los Saturn Awards, sí merece destacarse el hecho de que se hiciera con el Globo de Oro como actor debutante en 1977 por su papel en “El gran guardaespaldas”, dirigida por Bob Rafelson. En ella interpretaba a un culturista, Joe Santo, que se prepara para el concurso de Mr. Universo entrenando en un gimnasio que se encuentra en una finca que despierta el interés de un agente inmobiliario con el cuerpo de Jeff Bridges. Este se enamora de Sally Field, que casualmente es la novia de Arnie… un follón. La película es muy mala, no nos vamos a engañar, el guion firmado por Charles Gaines a partir de su propia novela no tiene interés ninguno, y no pasa nada realmente destacable a lo largo de sus 102 extenuantes minutos de duración. Para completistas y para ver a Robert Englund como ayudante del musculosísimo principiante. Delirante.

Arnold Schwarzenegger en El fin de los días

Morralla. Como prácticamente todos los intérpretes de Hollywood que han basado su carrera en los músculos, Schwarzenegger ha tenido inevitables bajones artísticos y comerciales. Lo curioso de su caso es que su mala racha se frenó para entrar en política, un terreno que no nos corresponde entrar a valorar; la cuestión es que tras “Mentiras arriesgadas” (1994), el pre-Gobernador empalmaría una serie de títulos que marcan una inercia descendiente alejada de los encantos de su filmografía 80´s-90´s: la ya mencionada “Junior” (Ivan Reitman, 1994), “Eraser” (Chuck Russell, 1996), “Un padre en apuros” (Brian Levant, 1996), “Batman y Robin” (Joel Schumacher, 1997), “El fin de los días” (Peter Hyams, 1999), “El 6º día” (Roger Spottiswoode, 2000) y, por último, “Daño colateral” (Andrew Davis, 2002).

 Arnold Schwarzenegger imagen 1 Arnold Schwarzenegger imagen 2 Arnold Schwarzenegger imagen 3 Arnold Schwarzenegger imagen 4 Arnold Schwarzenegger imagen 5 Arnold Schwarzenegger imagen 6 Arnold Schwarzenegger imagen 7

En las imágenes: “Terminator 2: El juicio final” © 1992 Carolco Pictures, Pacific Western, Lightstorm Entertainment, Canal+ y T2 Prods. “Depredador” © 1987 Amercent Films, American Entertainment Partners L.P., Davis Entertainment, Lawrence Gordon Prods., Silver Pictures y 20th Century Fox Film Corp. “Mentiras arriesgadas” © 1994 20th Century Fox Film Corp. y Lightstorm Entertainment. “Conan, el bárbaro” © 1982 Universal Pictures y Dino De Laurentiis Company. “Commando” © 1985 SLM Prod. Group, Silver Pictures y 20th Century Fox Film Corp. “Desafío total” © 1990 Carolco Pictures y Carolco International N.V. “El último desafío” © 2013 Di Bonaventura Pictures. “Perseguido” © 1987 Braveworld Prods., HBO, Keith Barish Prods. y TAFT Entertainment Pictures. “Ejecutor” © 1986 DEG, Famous Films (II) e International Film Corp. (I). “Danko: Calor rojo” © 1988 Carolco Pictures, Lone Wolf Films, Lonw Wolf y Oak Pictures. “El último gran héroe” © 1993 Columbia Pictures Corp. y Oak Prods. “El guerrero rojo” © 1985 Dino De Laurentii Company y Famous Films (II). “Cactus Jack/The villain” © 1979 Rastar Pictures.  “Los gemelos golpean dos veces” © 1988 Universal Pictures.  Schwarzenegger, con el Globo de Oro conseguido por “El gran guardaespaldas” © 1977 Frank Edwards/Fotos International/Getty Images. “El fin de los días” © 1999 Universal Pictures y Beacon Communications. Todos los derechos reservados. 

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



10 - oscar - 17:12 - 24.03.14

todas las peleculas de arnold schwarzenegger las tengo es mi personaje favorito



9 - 13 antonio - 21:24 - 09.03.14

muy mal



8 - Joaquim - 20:34 - 06.02.13

Grácias Observador. “Conan: El Bárbaro(1982)” es una de las películas favortias de los hermanos Wachowsky, creadores de la Saga Matrix y productores de “V de Vendetta(2005)”.

Incluso en el año 2002 hubo un proyecto de los Wachowsky de hacer “Conan Rey” con Arnold Schwarzenneger retomando el papel de Conan, ya como Rey, y Vin Diesel como Konn, el hijo de Conan. Incluso se contactó con John Milius para que asesorara en el guión.

Al final el proyecto no vió la luz, por desgrácia si que la vió ese engendro que no llega ni a “entretenimiento tarugo”, “Conan: El Bárbaro(2011)”. Si no la habeis visto, ahorraros de malgastar el tiempo haciendolo.

Quisiera recordar que la intención principal de “Conan: El Barbaro(2012)” era que fuese una Trilogía en la que esta sería el primer capítulo.

Por desgrácia, para la continuación Dino de Laurentis prescindió del proyecto de John Milius y optó por la muy inferior “Conan: El Destructor(1983)” que fué una decepción tanto comercial como artística.



7 - Observador - 20:40 - 03.02.13

Leido a Joaquim, totalmente de acuerdo respecto a Conan. Ni de coña es un entretenimiento tarugo pese a las limitaciones interpretativas del austriaco. De hecho es una película tan bien hecha que suple precisamente esas carencias del austriaco con otras virtudes, como el guión, la dirección, la música, o la presencia de otros interpretes, como Earl Jones o Von Sidow. Conan es el máximo exponente cinematográfico en el género de Espada y Brujeria, incluso por delante de la magnífica trilogía de ESDLA.



6 - cor - 17:58 - 03.02.13

El último gran héroe la protagoniza Tom Hanks y se lleva 15 Oscars (además de palmarla el héroe al final de la peli y dar mucha penita y todo eso…)A mí me da la sensación de idea absolutamente brillante, tierna a la vez, le tengo muchísimo cariño, lo paso pipa cada vez que la vuelven a dar, pero sí que es cierto que a veces da cierta sensación de en lo de llevar esa idea a la pantalla hay mucho “quiero” y poco “puedo”



5 - Observador - 20:33 - 01.02.13

Por cierto, que Red Sonja (El guerrero Rojo) es la tercera entrega (bastarda) de Conan el Bárbaro, pero que por cuestiones de derechos no pudo usar el nombre del Cimmerio, pasándose al de Sonja. De hecho, supuestamente, hay material filmado en el que en lugar de Kalidor, se le refiere como Conan… no sé si es verdad, pero no me extrañaría.



4 - Observador - 20:30 - 01.02.13

Bueno, El último gran héroe es tan divertida que es un peliculón sólo por eso. Yo la vi en su día en cine, y la disfruté como un enano, repleta de guiños y chistes la mar de curiosos, apropiados y divertidos. Desconocía que tuviera en contra al nivel que comentas a la crítica y al público. A mí me parece de lo mejor del Chuarchi, y más repitiendo con el director de la también estupenda Depredador.



3 - Joaquim - 14:16 - 01.02.13

Arnold ALOIS Schwarzenneger?? A ver si el austríaco será família del reconocido economista austríaco Joseph Alois Schumpeter?? XDXDXD



2 - Julio - 0:25 - 01.02.13

El sexto día! es un peliculón infravalorado, que si hubiera tenido otro protagonista quizás se lo tomaran mas en serio



1 - Joaquim - 23:30 - 31.01.13

Calificar a “Conan: EL Barbaro(1982)” solo como entretenimiento tarugo es una falta de respeto!! Solo por la magistral BSO de Basil Poledorius ya merece mejor consideración.

Pero que una película como esta…. una obra maestra como esta, una película tan filosófica como esta, Nietsche puro, sea calificado con el calificativo de “entretenimiento tarugo”, eso no tiene nombre!!!!




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  como entrenar a tu dragon 2 | el amanecer del planeta de los simios | aviones equipo de rescate | bajo la misma estrella | labutaca.net en venta

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.