Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de Jack Black

Las mejores películas de Jack Black

Escrito por el 09.06.12 a las 3:30
Archivado en: Actores y actrices

En “El gran año” (ver tráiler), Jack Black se parapeta tras unos prismáticos en busca de los pájaros más curiosos, cuando en realidad es él objetivo de legiones de fans que rastrean cada una de sus variadas apariciones. Porque Jack Black no se conforma con hacer de actor, sino que lo ha convertido en un estilo de vida que se expande a todas sus facetas. Los cameos televisivos, los pequeños papeles o protagonistas en películas, su banda Tenacious D, los vídeos paródicos y las giras promocionales han generado un culto a su personalidad expansiva, que desborda camaradería. Parece el compañero de comedia ideal para sus colegas de profesión.

Esa naturalidad basada a su vez en el exceso se contagia al espectador, tan acostumbrado a identificar a Jack Black que incluso él puede permitirse participar en una historia interpretándose a sí mismo. Junto a Owen Wilson es uno de los miembros del ‘Frat Pack’, o la banda de nuevos cómicos surgidos en Estados Unidos desde los noventa del pasado siglo, y vuelve a probar suerte en un género que suele reportarle más aplausos cuando su participación es menor que cuando se trata de algún producto diseñado expresamente para su lucimiento. En todo caso, las opciones de Jack Black no se reducen al humor, como comprobaremos al repasar sus mejores personajes, secundarios o centrales, de una carrera tan frenética como sus agudos de voz.

“Alta fidelidad” (Stephen Frears, 2000): Su amigo Tim Robbins le facilitó el salto al cine, durante pocos minutos en pantalla, en “Ciudadano Bob Roberts” (1992), pero sería el loquísimo dependiente del Championship Vinyl quien propulsase su nombre en los círculos de la industria y definiese para siempre las líneas maestras de su carácter cinematográfico. Black comenzaba como enervante compañero de John Cusack durante el desastre amoroso que atenazaba al protagonista, y añadía extras de chifladura con sus apasionadas defensas musicales, sus ataques a clientes despistados y el colofón final en el que se marca el “Let’s get it on” de Marvin Gaye. La película consiguió plasmar el espíritu de la novela de Nick Hornby, con algunas licencias, y narrar uno de los más incisivos, creíbles y rítmicos duelos post-ruptura.

“Rebobine, por favor” (Michel Gondry, 2008): Tal vez no llegó a entenderse que un cineasta tan fino como Gondry reclutase a alguien tan excéntrico como Jack Black para contar un tierno relato sobre las esencias del cine, al margen de los mecanismos mediantes los cuales se fabrique o proyecte. Sin embargo, la presencia tozuda de Black suponía un contraste muy preciso para esa fusión entre un cine explosivo, cargado de emociones obvias, y unas inclinaciones de autor en teoría más pausadas. Él y Mos Def eran dos empleados de videoclub aficionados a las cámaras que, tras una catástrofe que borra el contenido de todas las cintas, deben rodar sus propias backyard movies en sustitución de “Cazafantasmas”, “Hora Punta” o “Paseando a Miss Daisy”. Sorprendentemente, la clientela comenzaba a multiplicarse, atraída por la renovación de las historias de siempre. Nada de crítica a la gran industria ni defensa hipster de lo artesano: el testimonio de Gondry acerca de las bondades de un medio capaz de arrancar sueños incluso entre materiales de deshecho.

“Tropic Thunder” (Ben Stiller, 2008): Su fiel Stiller contó con él más allá de unos breves minutos de broma —aunque Jack Black aparecía en uno de los falsos tráilers que precedían a la película— y le reservó el papel de cómico perdido en la jungla de Vietnam junto a otros actores igual de ególatras e ingenuos. El rodaje de una cinta bélica reventaba toda la parafernalia metalingüística y servía de base para otra comedia maestra de Stiller. Pullas a tutiplén contra el mundillo de los estudios, parodia malsana del género bélico e intérpretes dispuestos a burlarse de sus colegas y de sus propios tópicos —Tom Cruise como variante obesa y ejecutiva de ese carácter que lució en “Magnolia” (Paul Thomas Anderson, 1999) y que parece haberse extendido a su vida real—. Entre ese festín, Jack Black brillaba como el caricaturesco actor adicto a la heroína, con subsecuentes episodios alucinógenos, antes de que todo su sufrimiento le reportase aún más fama con que alimentar su ego por las alfombras rojas.

“El reportero: La leyenda de Ron Burgundy” (Adam McKay, 2004): Ron Burgundy (Will Ferrell) cometía el error de cruzarse con un motero heavy en su pulcra rutina de traje celeste, y todo por culpa de un burrito. Burgundy provocaba un derrape en la moto y a continuación se sucedía el cabreo más monumental y la patada propinada a un perro más atinada vista en mucho tiempo —para los defensores de los derechos de los animales, conste que el can era un muñeco de trapo—. Cumbre de culto para los amantes de la nueva generación de humor USA, “El reportero” sumaba otros muchos cameos de lujo al de Jack Black, quien de entrada no parece que vaya a repetir en la esperadísima secuela “Anchorman 2” (McKay, 2013), aunque teniendo en cuenta los niveles de sorpresa marca de la casa y lo enfadado que parecía su motero de casco militar, todo puede suceder en la redacción de Burgundy y compañía.

“Los Muppets” (James Bobin, 2011): Jack Black como Jack Black, que en realidad es una desviación grave y traumatizada del Jack Black original. Los teleñecos del título, en busca de un famoso que apoye su programa de relanzamiento ante el gran público, intentan convencer al actor de su causa. Lo que no esperaban era encontrárselo previamente practicando técnicas de relajación en un parque público junto a Animal, el muppet en éxtasis perpetuo. Pero el peso de Black es tan poderoso que Miss Piggy propondrá secuestrarlo en su tráiler e incluirlo a la fuerza en el show. No tenía precio ver a un Jack Black apartado de sí mismo, que no deja de quejarse y lamentarse, incluso en los créditos finales, y sufrir el acoso de varios teleñecos en números de humor, prestidigitación y música, como esa encomiable versión del “Smells like teen spirit”.

“Margot y la boda” (Noah Baumbach, 2007): Porque Jack Black no comete únicamente extravagancias cómicas, sino que también sabe alistarse junto a experimentales de la talla de Baumbach, quien debió de ver en el actor un payaso triste en potencia. La película era, como todo lo que aborda el cineasta, extraña y áspera, por momentos indigerible; pero superadas las barreras iniciales resultaba un vívido y acerado retrato de la relación entre dos hermanas. Nicole Kidman deconstruía su aura de estrella frente a Jennifer Jason Leigh y un Jack Black frágil e inesperado. La tonalidad entre inmadura y cortante del film iba creciendo hasta alcanzar cotas de crudeza emocional difíciles de contemplar y comprender, y que Black se arriesgase a formar parte de ello y, lo que es más, a aportar una porción importante de verdad en el asunto, significa que su valía puede viajar más lejos de lo imaginado.

“Kung Fu Panda” (Mark Osborne y John Stevenson, 2008): DreamWorks, en respuesta a la imbatible efectividad de Pixar en taquilla y en las consideraciones de crítica y público, alcanzó mejores notas con la aventura del panda obeso que soñaba con arrear patadas que con otras de sus sagas —Jack Black también participaría en “Ice Age. La edad de hielo” (Chris Wedge y Carlos Saldanha, 2002)—. Nadie mejor que el actor para doblar a Po, quien consigue superar sus limitaciones físicas, los planes de su padre-garza y los prejuicios de los grandes guerreros, los Cinco Furiosos. La capacidad para el entusiasmo de Black quedaba reflejada en la personalidad de este oso bonachón y contumaz; un álter ego perfecto para inspirar simpatía y torpeza sólo aparente, que encierra otros muchos ases en la manga. La secuela, “Kung Fu Panda 2” (Jennifer Yuh, 2011) no resultó tan corrosiva como se esperaba y prefirió centrarse en un previsible rastreo de los orígenes de Po, pero Black volvió a sentirse como en casa bajo el pelaje osuno.

“Mars Attacks!” (Tim Burton, 1996): Antes de marchar a la falsa guerra de “Tropic Thunder”, Black se mostró decidido a alistarse en la batalla del ejército USA contra los alienígenas traídos a la Tierra por Burton. Corte de pelo militar y uniforme rígido componían las señas de identidad de un personaje todavía lejano al prototipo que Black ha terminado por hacer suyo. Mucho más contenidas —lo que indica que es capaz de mimetizarse con el personaje y ser generoso con él, no sólo en apropiárselo para lucimiento personal—, sus breves escenas en la película no eclipsaban a ningún otro secundario ni llamaban especialmente la atención sobre un gran cómico asomando la testa. Quedaba la sutil ironía de que fuese su hermano, interpretado por Lukas Haas, y su débil abuela quienes salvasen al planeta sin recurrir a nada tan elaborado como los músculos de gimnasio y los rifles desmontables.

“Escuela de rock” (Richard Linklater, 2003): Descontando “Amor ciego” (Bob y Peter Farrelly, 2003), Jack Black no había vuelto a disponer de un papel de peso desde “Alta fidelidad”. No fue casual que en su siguiente gran éxito demostrara pasión por el rock y su curiosa habilidad para el canto y la guitarra eléctrica. Virtudes que terminarán revelándose si a alguien se le ocurre contratarlo como sustituto de maestro escolar y lo encierra en un aula asfixiante junto a un buen puñado de niños dóciles, impresionables y que, verbigracia, participan en la orquesta del colegio. Instruir el oído de los críos y llevarse de paso, quizá, el pellizco de un premio en metálico en una guerra de bandas son suficientes motivos para que Black se lo pase en grande, y el público también, entre hits de Ramones, The Who, Kiss o The Clash.

“Dewey Cox: Una vida larga y dura” (Jake Kasdan, 2007): Ejemplo de otra aparición fugaz, pero inolvidable, en película ajena. Réplica en clave bufa, que no parodia declarada, de “En la cuerda floja” (James Mangold, 2005), el notable biopic de Johnny Cash, la película sigue la trayectoria, de mindundi de provincia a estrella en decadencia, de Dewey Cox, un cantante de corte country que en un momento de búsqueda espiritual se topará con nada menos que el cuarteto de Liverpool. The Beatles, de meditación por la India, eran —de izquierda a derecha en la imagen— Jack Black como Paul McCartney, Paul Rudd como John Lenon, Jason Schwartzman como Ringo Starr y Justin Long como George Harrison. Una reunión de altura y verdaderamente corta, pero pocos intérpretes pueden presumir en su currículum de haber sido un beatle y, además, de que éste siga vivo y no se haya quejado de su rechoncho retrato.

Resumir la trayectoria de Jack Black requiere de varias categorías enunciadas ya a lo largo de estas películas destacadas. Por un lado, sus comedias de trazo algo más grueso, delineadas para atraer al público de fin de semana —“Los viajes de Gulliver”  (Rob Letterman, 2011), “Año Uno” (Harold Ramis, 2009), “Super Nacho” (Jared Hess, 2006) —; por otro, la comedia que pasa desapercibida a pesar de, o precisamente por, su tono negro —“Bernie” (Richard Linklater, 2011), “Envidia” (Barry Levinson, 2004)—; más animaciones —“El espantatiburones” (Bibo Bergeron, Vicky Jenson y Rob Letterman, 2004)—; algún blockbuster —su estupendo cineasta bigger tan budget de “King Kong” (Peter Jackson, 2005)—; aparte de sus pinitos musicales —“Dando la nota” (Liam Lynch, 2006)— o en géneros que el espectador medio no le adjudicaría, como la comedia romántica —“The holiday (Vacaciones)” (Nancy Meyers, 2006)—. Con tal de no perder fuelle, Black estará próximamente en un thriller cómico, “Wild oats” (Howard Deutch, 2012), y volverá al indie humoroso de la mano de Charlie Kaufman con “Frank or Francis” (2013).

En las imágenes: ”El gran año” © 2011 Fox 2000 Pistures, Red Hour Films, Deuce Three y Suswept Entertainment. “Alta fidelidad” © 2000 Touchstone Pictures. “Rebobine, por favor” © 2008 Focus Features y Partizan Films. “Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra!” © 2008 DreamWorks Pictures y Red Hour. “El reportero: La leyenda de Ron Burgundy” © 2004 DreamWorks y Apatow Productions. “Los Muppets” © 2011 Mandeville Films, Muppets Studio y Walt Disney Pictures. “Margot y la boda” © 2007 Paramount Vantage y Scott Rudin Productions. ”Kung Fu Panda” © 2008 Paramount Pictures y DreamWorks Animation. “Mars Attacks!” © 1996 Warner Bros. Pictures. “Escuela de rock” © 2003 Paramount Pictures y Scott Rudin Productions. “King Kong” © 2005 Universal Pictures y WingNut Films. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  torrente 5 | el corredor del laberinto | el hombre mas buscado | boyhood | hercules | libranos del mal | el niño | lucy | guardianes de la galaxia

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.