Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de juergas estudiantiles

Las mejores películas de juergas estudiantiles

Escrito por el 09.06.12 a las 2:46
Archivado en: Miscelánea

Si hay algo que teme todo adolescente solo en casa y decidido a montar una fiesta multitudinaria es que al día siguiente aparezcan unos incriminatorios registros de vídeo con toda la juerga documentada. Mala suerte para los tres chicos de “Project X” (ver tráiler y escenas), protagonistas del found footage más socarrón, pero no menos arriesgado, al que se haya enfrentado un joven con el iPhone en una mano y la cerveza en la otra.

Ha cambiado la galería de espejos que refleja el recorrido, generalmente de una noche, de estudiantes recién graduados que empiezan a celebrar las mieles del verano y las (sobredimensionadas) perspectivas universitarias. Party rocking desde que el mundo es mundo, o desde que el mundo empezó a lucir aceras y jardines lo bastante limpios como para que los mozos pudiesen ocuparlos con sus tocadiscos y sus botellas. Desde aquí enviamos invitación a los desfases post-instituto más legendarios a los que puedan acudir desde sus pantallas.

“American Graffiti” (George Lucas, 1973): La fiesta no acontece en un chalet ni alrededor de la pulcra piscina de mamá y papá, sino que los chicos llevaban sus gritos por toda la ciudad, a lomos de coches prestados. El verano llega a su término y convoca en horas nocturnas a una caterva de graduados, desde el nerd hasta la cheerleader, dispuestos a madurar en una noche las impresiones de todo un curso y de una vida provinciana que queda atrás. Carreras en semáforos, flechazos de misteriosas mujeres maduras con un Thunderbird blanco y la banda sonora de un anónimo pinchadiscos que se hace llamar Wolfman Jack. Unos jovencísimos Ron Howard, Harrison Ford y Richard Dreyfuss danzaban a través del mejor ejemplo de cinta recopiladora de grandes hits cincuenteros, antes de que unos rótulos finales resumieran este desmadre juvenil como uno de los más melancólicos jamás rodados.

“Supersalidos” (Greg Mottola, 2007): Seth (Jonah Hill), Evan (Michael Cera) y Fogell (Christopher Mintz-Plasse) están decididos a desvirgarse en una noche de fiesta normalmente vedada a tipos como ellos, los raritos del pupitre al que nadie mira. La odisea de un menor de edad en busca de las bebidas alcohólicas que le faciliten al acceso a la élite, a las chicas soñadas y, por descontado, a algún lugar recóndito donde merendárselas, puede presentar los mismos niveles de ansiedad, precipitación y amargura existencial que los de un explorador por selvas amazónicas. Mottola toma una premisa siempre acusada, como la franja poblacional que representa, de estúpida y nada digna de escuchar; en sus manos de poeta de los desesperados la historia se eleva a un inolvidable viaje de crecimiento personal que tampoco renuncia al humor clarividente y a los freaks dotados de tierna sabiduría.

“¡Qué bello es vivir!” (Frank Capra, 1946): Eran otros tiempos, y los recién graduados no bebían a morro delante de la cámara ni se regaba el set con vasos de plástico rojo arrugados. Todos bailaban a dos, poniendo en práctica algún paso modernete o el clásico baile agarrado y parsimonioso, intercambiándose planes de ilusión bajo la aprobadora mirada del decano. Entonces irrumpe el gracioso de turno, la figura clásica que no ha dejado de evolucionar y mejorarse a sí misma en fiestas reales y ficticias, para abrir las trampillas de la piscina y propiciar el chapuzón de la pareja central. Y como el espíritu festivo es una sed inherente al hombre, los demás estudiantes terminaban sumándose al baño. El decano también. Volver a casa semiborracho, en albornoz y perderlo detrás de un arbusto no estaba mal para los tiempos de posguerra.

“Chronicle” (Josh Trank, 2012): Las teorías de los supersalidos llevadas al máximo extremo: ¿alcohol de alta graduación obtenido de estraperlo, historietas de enfrentamiento con tipos chungos? Trucos baratos frente a magia auténtica, la que consigue hacer chiribitas en los ojos de las chicas y de los matones que hasta entonces se han atrevido a encerrarte en las letrinas del gimnasio. Andrew (Dane DeHaan), necesitado de reconocimiento por parte de sus compañeros, emplea los superpoderes que ha obtenido de una fuente desconocida para fingir un espectáculo de lo imposible ante toda la comunidad estudiantil, algo que favorece su posterior entrada a la fiesta y a los cuartos cerrados con una moza inaccesible. Los inconvenientes empezarán cuando esos poderes, cual medicamento fogoso, se pasen de intensos y provoquen dolores y ataques de rabia nada convenientes para un rendez-vous.

“Piraña 3D” (Alexandre Aja, 2010): El clásico de Joe Dante de 1978 llevado a glorioso 3D con una fiesta más grande, más carnal y, sobre todo, más visceral a orillas del lago donde dormían las pirañas prehistóricas. Y qué pez no querría zamparse un montón de muchachas en biquinis minúsculos y llamativos, como fruta pelada, o cubiertas con esas camisetas mojadas que juzga de modo concentrado Eli Roth. La apelotonada celebración del lago Victoria, convocada en aras de la litrona, el sol, la cocaína y el sexo, se convierte en anuncio disuasorio de vacaciones en Ibiza o la Costa Brava, y en irredento y delicioso apocalipsis de la bacanal. El grupúsculo de supervivientes a bordo de un barco funciona como síntesis de la resaca que conlleva todo exceso; nunca se debe bromear con el nivel de intensidad de una fiesta, porque habrá preparado un aletazo que pinche la colchoneta, enturbie las aguas y te llene el vaso de un rojo no precisamente vino.

“Teen Wolf (De pelo en pecho)” (Rod Daniel, 1985): ¿Y si se sumaran el nerd y el superheroico? ¿El combo propiciaría aún más rechazos o la admiración rendida de la clase? Al conocer a la versión lupina de Scott (Michael J. Fox), quienes lo arrinconaban o ni siquiera sabían su nombre deben bajarse las gafas para ver mejor: ahí está el chaval objeto de mofa por lucir un bigotillo prematuro o el enclenque que, de pronto, con un chasquido es capaz de tumbar a tipos el doble de grandes. La maldición familiar de Scott no le supone los quebraderos de cabeza de los chicos de “Chronicle”, y después de haber sufrido sus propias humillaciones en fiestas con juegos de ‘cinco minutos en el paraíso’, pasa a dominar la pista de baile. La prom night, institución donde las haya en la vida de un norteamericano medio, ganaba muchos puntos con un licántropo vestido de traje blanco y ejecutando pases de basket bajo las luces rotatorias de discoteca. Los cambios físicos de la pubertad nunca habían contribuido tan bien a la causa social de un chico que pasa de vivir encerrado en la taquilla a aullar sobre el techo de los camiones.

“Risky Business” (Paul Brickman, 1983): Si ya de por sí a estas alturas uno temería dejar solo en casa a Tom Cruise, hacerlo en su etapa hormonal habría sido propio de padres ineptos e irresponsables, ¡y además con las llaves del Porsche! Pero así lo hacían sus análogos en este clásico homenaje ochentero al desenfreno de jóvenes terremoto; aquéllos que lo destrozaban todo en unas horas y en menos tiempo volvían a dejar las cosas tal cual estaban, perfectas para la revisión paterna. Cantarle a una escoba en camisa era lo de menos para Cruise, que después de eso hundía el cochazo en el lago Michigan, magreaba a una prostituta (Rebecca de Mornay) y se metía en líos con el chulo de ésta. Un angelito desmelenado que le valió al actor una nominación a los Globos de Oro justo cuando su carrera empezaba a tomar impulso, pero que a día de hoy palidece frente a las locuras de las que son capaces otros jóvenes de celuloide con muchos menos remilgos.

“Movida del 76” (Richard Linklater, 1993): La ceremonia de despedida del instituto, tan aparatosa y temible como la de bienvenida, se reinventa a finales de siglo para demostrar que, realmente, sus pruebas de fuego continúan siendo las mismas que hace décadas. Recitemos por última vez la letanía: cerveza, porros, chicas a las que uno antes no se atrevía a acercarse, vandalismo callejero, banda sonora ebria de éxitos para vender casetes —sí, en aquella época del walkman—. Desde que George Lucas se recorriera las calles junto a la generación de los sesenta, Linklater no añade ningún descubrimiento capital, salvo las variaciones de estilismos que convierten en un desaguisado la planta de tipos duros en potencia como Matthew McConaughey, quien consiguió anticiparse a la versión en carne y hueso del Fred de “Scooby Doo”. Ben Affleck y Milla Jovovich se daban un garbeo por el argumento, entre otros tantos jovenzuelos teóricamente representados por esta visión que mezcla la nostalgia con el distanciamiento crítico. Y todo asistente a una juerga sabe que mezclar no es nada recomendable.

“Chicas malas” (Mark Waters, 2004): Si hay un alma de las fiestas, ésa es Lindsay Lohan, candidata a la corona de reina del baile que marcan los pies, adornados con brazaletes policiales, entre la calle y la celda. Pero antes de que su efigie estelar se estropease definitivamente a costa de sus devaneos por el mundo real, Lilo se encontró en las filas de estudiantes ninguneados que emprenden la marcha hacia las esferas de las chicas populares y perversas. Preparativos como ese Halloween de adolescentes vestidas como animalitos playboy y la fiesta que culmina con la Lohan tapizando de vómito la casa de sus padres. La diversión se desvía hacia las lecciones y perdones del baile de fin de curso, durante el cual los astros de famosos y perdedores de instituto vuelven a alinearse.

“Desmadre a la americana” (John Landis, 1978): Otro lugar común del mundillo estudiantil en Estados Unidos lo conforma esa clasificación en casas presididas por símbolos griegos. Alfa, Omega o Delta son contraseñas para élites orgullosas de poseer el carnet de una de esas casas y de tener la guerra declarada contra las restantes. Algo de esas rencillas acontecía en esta juerga de Landis, que se asoma a las fraternidades universitarias en los momentos de gastar bromas al director y organizar fiestas, a veces tan estrambóticas como aquélla de gente cubierta por togas romanas. Lo que para los prejuicios inspiraría bufidos altaneros disponía, además, de credenciales para el pasmo: score de Elmer Bernstein, canciones de Sam Cooke y apariciones de John Belushi, Kevin Bacon, Tom Hulce y Donald Sutherland.

El desmadre no se detiene: si la cosa decae se puede recurrir a profesionales del festejo, como “Van Wilder: Animal party” (Walt Becker, 2002); otros tantos empezarán a sentir un cosquilleo irrefrenable y se esconderán en los dormitorios o tras los arbustos del jardín gritando eso de “Ya no puedo esperar” (Harry Elfont y Deborah Kaplan, 1998); tal vez un vecino alerte a la policía por exceso de ruidos y los “Super Maderos” (Jay Chandrasekhar, 2001) terminen dando unas lecciones de  gamberrismo; eso si no lo hace “La mujer explosiva” (John Hughes, 1985), o una muñeca hinchable dotada de vida —sí, el concepto ya ha sido llevado a la realidad— que facilita a un par de mocosos la juerga de su vida; o bien el ambiente irá derivando en algo más cumpleañero, para soplar “Dieciséis velas” (Hughes, 198), ir de “House party” (Reginald Hudlin, 1990), o celebrar “Un gran amor” (Cameron Crowe, 1989) justo después de la graduación, algo de lo que saben mucho los chicos de “American Pie” (Paul Weitz, 1999).

Imágenes de “Project X”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2012 Warner Bros. Pictures, Silver Pictures y Green Hat Films. “American Graffiti”©  1973 Universal Pictures, Lucas Film Ltd. y Coppola Co. Production. “Supersalidos” © 2007 Columbia Pictures y Apatow Company. “¡Qué bello es vivir!” © 1946 RKO y Liberty Films Inc. Production. “Chronicle” © 2012 Adam Schroerder Productions y Davis Entertainment. Piraña 3D” © 2010 Dimension Films, Mark Canton/IPW y Aja/Levasseur Productions. “Teen Wolf (De pelo en pecho)” © 1985 Metro-Goldwyn-Mayer. “Risky Business” © 1983 Steve Tisch y John Avnet Production. “Movida del 76″ © 1993 Gramercy Pictures y Alphaville. “Chicas malas” © 2004 M.G. Films, Paramount Pictures y Broadway Video. “Desmadre a la americana” © 1978 Universal Pictures. “American pie: El reencuentro” © 2012 Universal Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



2 - diego - 18:46 - 28.05.13

Mejor k esas es mucho mejor Resacon en las Vegas esa si k es una buena pelicula del director de Procjet x aunk a diferencia de esta Resacon en las Vegas ganó el titulo a la mejor comedia del año. Tio no puedes hacer una lista de esto sin ver esta pelicula



1 - Ignotus - 19:52 - 13.06.12

American Graffiti, una ocasión de conocer a un George Lucas ajeno a Star Wars. Es como “Aqui no hay quien viva” pero sin edificio.




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  torrente 5 | dracula | el juez | ninja turtles | the equalizer | relatos salvajes | magical girl | perdida | annabelle | la isla minima | el niño

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.