Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de Kevin Smith

Las mejores películas de Kevin Smith

Escrito por el 20.06.12 a las 17:53
Archivado en: Directores

Kevin Smith es un hombre amado de manera apasionada por legiones de espectadores, con independencia de cuál sea el argumento o el nivel de toxicidad de sus nuevos estrenos. Es amado más allá de su filmografía: es admirado y respetado como representante y defensor de una causa estereotipada hasta límites hirientes, la del friki. Y no sólo por adjudicar este estilo de vida a muchos de sus personajes, sino por vivirlo en primera persona y mostrarlo con orgullo, diversión y mucha simpatía. Sus películas, en especial durante la última década, pueden gustar más o menos, pero Smith casi siempre caerá inevitablemente bien, entre su físico campechano y su falta de pretensiones, que en ocasiones le pasa factura a sus historias más blandas.

Desde su debut ha dejado huella en el mundo interconectado de sus ficciones con el papel de Bob el Silencioso, a quien ha interpretado —haciendo mutis— en numerosas oportunidades. Director y guionista a tiempo completo y actor a ratos, de ésos que necesitan interpretarse a sí mismos o simular que acaban de introducirse en los universos de cómic y animación que aman, como adolescentes que sueñan con sus juguetes de colección recién comprados por eBay. Y de esas fantasías surgieron las mejores películas de un cineasta de culto, en el que se entremezcla lo inocente con lo lúbrico.

“Persiguiendo a Amy” (1997): El microuniverso de Kevin Smith ya había trazado su disposición galáctica en películas anteriores a ésta, pero fue con esta historia que alcanzó su máximo punto de expansión y una luz central nueva: la de Alyssa Jones (Joey Lauren Adams). De ella queda prendado Holden (Ben Affleck), un dibujante de cómics estancado en un punto muerto, como fingiendo ser protagonista de un cuento de Salinger. Y su marcha no se remprenderá precisamente cuando descubra que Alyssa es en realidad lesbiana y que sus posibilidades románticas con ella quedan fuera de toda discusión… o eso parece. ¿Y Amy? Pues la representación sin rostro de todas las heridas pasadas de Holden, ese socavón amoroso y existencial en el que continúa revolcándose. Rompiendo la norma de su apodo, Bob el Silencioso le narra a Holden su ruptura con una tal Amy, a la que no ha dejado de buscar desde entonces, arrepentido. La autocompasión no es la debilidad de Smith, quien prefiere el tono esperanzador, salpicado de humor freak y detalles tiernos, para infundir valor a jóvenes que logran su sueño: exorcizar sus frustraciones en viñetas que triunfan en las convenciones.

“Clerks” (1994): Los directores veinteañeros de los primeros noventa, poco tolerantes con las escuelas de cine o equipados con bolsillos que de ningún modo les permitían asistir a ellas, elevaron el videoclub a categoría de templo canónico. Y donde Tarantino se crió fue materia de inspiración directa para Kevin Smith, dependiente de uno de esos locales durante varios años. Hoy constituiría una oda a las estrategias de cómo-rodar-tu-propio-indie, pero en su momento al cineasta en potencia no le quedaba otro remedio y supo emplearlo como algo nada calculado: amigos actores, set en el local de trabajo, préstamos de dinero paterno, fotografía en blanco y negro para disimular la precariedad lumínica, planos fijos ante la escasa movilidad en una tienda de dimensiones reducidas. La creatividad recibió la recompensa jamás soñada: el máximo galardón en el Festival de Sundance y un acuerdo de distribución con Miramax, siempre atenta a los bombazos del certamen. Smith no abandonó su primer manifiesto cinematográfico y continúa recurriendo a personajes como Jay y Bob el Silencioso, además de atreverse con una secuela —“Clerks II” (2006)— y una serie animada entre 2000 y 2001.

“Mallrats” (1996): La viabilidad de “Clerks” le facilitó a Smith el acceso al siempre temido segundo largo, para el que mantuvo unos códigos similares —y actores fetiche como Ben Affleck y Jason Lee—, pero arropados por mayores medios. Para esta ocasión recurría a otro espacio emblemático en la vida del veinteañero de los noventa, aparte de revancha personal tras haber rodado su debut en una tienda de escasos metros cuadrados. El centro comercial se convertía en albergue para dos jóvenes que pierden las novias y la autoestima, puntales que tendrán que recuperar entre muchos cómics, videojuegos, referencias a Star Wars, un nutrido catálogo de amigos colgados, cameos estelares —nada menos que Stan Lee, el amadísimo padre de Marvel, y los omnipresentes Jay y Bob— y adultos cabreados con la inapetencia de los chicos. Suicidio creativo u olfato comercial, pues repetir fórmula podía consolidar simpatías o empezar a generar cansancio, “Mallrats” confirmó que Kevin Smith era capaz de tomarse el cine como una pedorreta, pero una bien hecha.

“Dogma” (1999): En pleno fervor apocalíptico por el cambio de siglo y milenio, la suma de comedia y religiosidad empezó a colarse en varias producciones, entre las que no podía faltar la irreverencia absurda y escatológica de Smith. Estados Unidos será una vez más escenario de confrontaciones entre el Bien y el Mal, pero nada de Nueva York o Washington D.C.: el cineasta adora tanto Nueva Jersey que también la sitúa como enclave de guerras entre hombres y divinidades. Ben Affleck y Matt Damon, nuevo fichaje en la causa Smith, son dos ángeles caídos decididos a cualquier cosa con tal de regresar al Paraíso, aunque sus actos conlleven la aniquilación de la especie humana. Un gamberrismo más desatado que en películas previas y rostros conocidos como Alan Rickman, Chris Rock, Salma Hayek o la cantante Alanis Morissette sirven para esta ópera bufa y catastrofista que encubre las críticas aceradas al culto católico con el leve manto de las bromas infantiles y el lenguaje basto. Un cielo en la Tierra para sus seguidores y un infierno anticipado para quienes no encajan bien la combinación de insolencia sobre el dogma y el chiste de tetas.

 

“La jungla 4.0” (Len Wiseman, 2007): Porque Smith no es sólo director y guionista, como ha confirmado desde sus inicios con el personaje de Bob el Silencioso. Aparte del speech espontáneo de “Persiguiendo a Amy”, ¿se atrevería con unas cuantas líneas de diálogo? Por supuesto, y con una verborrea exaltada y al límite de lo paranoide si el personaje es el tópico que su carrera cinematográfica ha ido atribuyéndole. Un tipo cuarentón que practica el frikismo como degustación delicatesen y, de añadido, hacker informático de élite que presta sus servicios, y cómo negárselos, a John McLane (Bruce Willis). La cueva de las maravillas de este individuo, que se hace llamar Warlock, resume el síndrome de Diógenes geek: figuras de coleccionista, consolas arcade, libros de programación, gadgets último modelo, restos de comida rápida y café, pantallazos por todos los rincones. Ubicada, faltaría más, en casa de mamá. Una sana carcajada sobre sí mismo y última demostración de que el espíritu que nació del indie no está reñido con la pureza del mainstream.

Aún es joven para seguir sumándose tantos, pero parece que su trayectoria ha ido diluyendo las cargas inaugurales de relajación verbal y argumental por historias algo más constreñidas dentro de esquemas industriales. Ni la deconstrucción de la buddy movie en “Vaya par de polis” (2010), o el recuerdo de sus tiempos de rodaje en la trastienda en “¿Hacemos una porno?” (2008), o la reducción de la carga grosera en “Jersey girl (Una chica de Jersey)” (2004), o el spin off de “Jay y Bob el silencioso contraatacan” (2001) consiguieron los aplausos unánimes de sus primeras producciones. Con “Red State” (2011), cinta que obtuvo el premio a Mejor Película en el Festival de Sitges 2011, realiza un cambio de registro que esconde el sarcasmo propio del director, de modo que intercambia su humor explícito por una descarga de violencia, condenada por los mismos que se tapan los oídos frente a la escatología.

Últimamente más popular, pues, como personaje que como cineasta, Kevin Smith no ha parado de ampliar otras entradas en su currículum, con el cameo de su creación Bob el Silencioso en “Scream 3” (Wes Craven, 2000) y apariciones en programas de televisión, cortometrajes y series, desde el doblaje en “Phineas y Pherb” hasta la mítica “Veronica Mars”. En cine también ha dejado verse por ambientes tan próximos a él como el de “Fanboys” (Kyle Newman, 2009), esa odisea de unos chavales que harán lo posible por colarse en el rancho Skywalker de George Lucas; el superhéroe marvelita “Daredevil” (Mark Steven Johnson, 2003), junto a su buen colega Affleck para aliviarlo del fiasco, o “TMNT: Tortugas ninja jóvenes mutantes” (Kevin Munroe, 2007), la reformulación CGI de un clásico de la infancia. Y para rarezas, la de “Las vueltas de la vida” (Susannah Grant, 2006), comedia romántica protagonizada por Jennifer Garner —esposa de Ben Affleck: todo queda en familia, y ésta no siempre es buena consejera—, y “Southland tales” (Richard Kelly, 2006), el incomprendido artilugio coral y futurista del director de “Donnie Darko” (2001).

En las imágenes: “Vaya par de polis” © 2010 Warner Bros. Pictures y Marc Platt Productions. “Persiguiendo a Amy” © 1997 Miramax International y View Askew Productions. “Clerks” © 1994 Miramax International y View Askew Productions. “Mallrats” © 1996 Gramercy. “Dogma” © 1999 Lions Gate Film y View Askew Productions. “La jungla 4.0″ © 2007 20th Century Fox, Dune Entertainment e Ingenious Film Partners. “Jersey girl (Una chica de Jersey)” © 2004 Miramax Films y View Askew Productions. “Jay y Bob el silencioso contraatacan” © 2001 Miramax Films y View Askew Productions. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.