Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de Owen Wilson

Las mejores películas de Owen Wilson

Escrito por el 09.06.12 a las 3:13
Archivado en: Actores y actrices

Es la primera vez que Owen Wilson y Jack Black coinciden en pantalla gracias a “El gran año” (ver tráiler)… ¡Error! Al final del capítulo “Investigative journalism” de la genial serie “Community”, Owen Wilson hacía una aparición estelar como líder del grupo ‘guay’ de estudio frente a la repentina y revelada mediocridad de los protagonistas. Jack Black era el alumno jugando a dos bazas antes de caer extasiado del bando de Wilson, y ambos actores tardaban en haber sumado fuerzas, aun para una escena tan breve como antológica. Aunque los dos han compartido experimentos desde sus comienzos, siempre con Ben Stiller de mediador, y a punto estuvieron de trabajar juntos en “Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra!” (Stiller, 2008).

Para esta película, Wilson fue sustituido a última hora por Matthew McConaughey, tras un intento de suicido derivado de las depresiones que, según declaraciones propias, le acarreó su ruptura con la actriz Kate Hudson —a la que había conocido en el rodaje de “Tú, yo y ahora… Dupree” (Joe y Anthony Russo, 2006)—. Wilson no ha tenido nunca ningún problema en reconocer su carácter problemático, algo que no parecería revelar el tono cómico predominante en su trayectoria interpretativa y su expresión de persona accesible y benévola, a pesar de esa nariz rota que lo aparta de las grandes bellezas del cine. Actor de casta y guionista vocacional, Wilson es el miembro del ‘Frat Pack’ que más ha oscilado entre la comedia de estudio y el cine independiente. Y para legitimar su trabajo y el de su generación de nuevos cómicos, reivindicamos una selección de sus mejores títulos.

“Life Aquatic” (Wes Anderson, 2004): Owen Wilson conoció a Wes Anderson cuando ambos estudiaban en la Universidad de Texas, y desde entonces este par de rubios espigados y con ideas estrambóticas en la cabeza han firmado algunas de las películas más innovadoras de la última década. “Life Aquatic” no fue la primera —sería “Ladrón que roba a ladrón” (1996)—, pero sí la más cargada de ternura, entusiasmo y predominancia para el papel de Wilson. Él era el hijo de Steve Zissou (Bill Murray), un remedo del cineasta oceanográfico Jacques-Yves Cousteau, al que se acerca en busca de la figura paterna oculta durante toda su vida. Tocados con sus distintivos gorros de lana roja y vestidos de azul para la caza de un tiburón leopardo, descerrajar rifles contra piratas, sortear playas cubiertas de medusas fosforescentes, disputarse el afecto de una chica embarazada y comparar fechas y hechos del pasado para determinar si realmente son padre e hijo. Una preciosa odisea marina con canciones de Bowie versionadas al portugués y animaciones de Henry Selick. No se puede pedir más a la vida.

“Fantástico Sr. Fox” (Wes Anderson, 2009): La voz de Owen Wilson, suave y ligeramente nasal, ha demostrado en varias ocasiones su versatilidad en tareas de doblaje. Anderson no pudo dejar de contar con él para su primera incursión en el terreno animado, del que ambos salieron airosos y con matrícula de honor estampada sobre sendos currículos. La cinta adaptaba el libro de Roald Dahl “El superzorro”, pero sin limitarse a las líneas argumentales y ecologistas del original y llevando los personajes a ese territorio nerd, o naturalismo surrealista, tan propio del cineasta. Wilson prestaba su voz al ¿oso polar?, ¿comadreja gigante? Skip, entrenador de una extravagante variedad de críquet y un vecino más de la curiosa población animal que rodea a Mr. Fox (George Clooney). La stop motion, cargada de texturas y apenas idealizada con procesamientos digitales, imprimía una vida inusual en esta historia de corte infantil y fondos adultos, con guiños tan sublimes como la comadreja ninja o la selección musical que suena en la radio de los Fox —la canción romántica del zorruno “Robin Hood” (Wolfgang Reitherman, 1973) de la Disney—.

“Zoolander” (Ben Stiller, 2001): Su amiguísimo Ben Stiller ha contado con él desde su debut como director en esta suprema comedia ambientada en el mundo de la moda. Owen Wilson comenzaba como relamido detestable, un papel que después ha repetido en más ocasiones frente a su faceta de chico bueno. Hansel era el típico modelo acaparador de marquesinas y macizas que termina ayudando a Derek Zoolander (Stiller) en su cruzada contra otro fashion victim, Mugatu (Will Ferrell). El duelo de pasarela arbitrado por David Bowie ya forma parte de los momentos cumbre de la comedia contemporánea, a la espera de que “Zoolander 2” se haga realidad junto al regreso de otros iconos del ‘Frat Pack’ como Ron Burgundy. Que alguien tan outsider como Terrence Malick la proclame película favorita de los últimos años es síntoma de que algo mejor que bueno latía en ella. Y a quien no lo crea, mirada de Acero Azul. O Magnum.

“Midnight in Paris” (Woody Allen, 2011): Woody Allen ha tenido muchos alter ego a lo largo de su carrera, y pocos de ellos tan eficientes como Owen Wilson al lucir los pantalones chinos y las camisas uniformadas que suele utilizar el cineasta. Wilson era Gil, un doble rejuvenecido de Allen con toda su pelea interna entre la búsqueda de lirismos en el tiempo presente y la nostalgia por las épocas sólo conocidas en papel, o celuloide, o a través de terceros. Sin pizca de retórica o concesión al endulzamiento de ese debate, Wilson recorría de modo brillante el París de hoy por el día y el de los años veinte a partir de la medianoche, cruzándose con personajes tamizados por la visión tan romántica como irónica de Allen. Hemingway, Zelda y Scott Fitzgerald, Cole Porter, Dalí, Buñuel, Picasso y Gertrude Stein eran algunos de los famosos conocidos por Gil, al que Wilson otorgaba toda su capacidad para el asombro sincero e infantil y para el humor escueto sin gesticulaciones rocambolescas. Consiguió una nominación al Oscar® a la Mejor Película y relanzó el listón de un Allen a menudo perdido en estampas europeas sin más trasfondo que el grosor de una acuarela.

“Los Tenenbaums. Una familia de genios” (Wes Anderson, 2001): Y Wilson también atesora su propia nominación al Oscar®, aunque gracias a la faceta que él personalmente prefiere, la de guionista. Junto a Wes Anderson escribió el libreto de la película que lanzaría la fama internacional y el prestigio crítico del cineasta; un retrato de estructura literaria sobre una familia disfuncional que tiene por vecino a Eli Cash, un Owen Wilson con pintas de empleado de rodeo que escribe novelas de la Guerra de Secesión, devastadas por los expertos. El papel de Wilson era secundario, aunque clave para la culminación de secuencias como el recorrido vital de Margo Tenenbaum (Gwyneth Paltrow). Anderson le reservaría una parte de mayor peso en “Viaje a Darjeeling” (2007), tal vez la menos conseguida de sus películas recientes, mientras el actor sigue acumulando sus deseos por volver a escribir y, quizá, por coincidir con su hermano Luke Wilson, como aconteció en “Los Tenenbaums”.

“Cars” (John Lasseter, 2006): Uno de los personajes favoritos de los niños y de los vendedores de juguetes es Rayo McQueen, ese cochecito de carreras en rojo cereza y brillo plástico que para gran parte de la crítica significó la primera hondonada cualitativa de Pixar, aunque la taquilla no lo notase en absoluto. Esta consideración resulta injusta ante lo que es una más que efectiva cinta de western clásico, capitaneada por el duelo vocal de Wilson y Paul Newman como el veterano Doc Hudson. La película rendía tributo a las clásicas conversaciones infantiles que prestan voz a cochecitos en carreras descontroladas por los pasillos y las alfombras; ese espíritu ya resultaba bastante encomiable por sí solo, y Lasseter le añadía su receta maestra de ternura y humor acelerado a partes iguales. El dinero llama al dinero, con independencia de lo que pregone la prensa, y tuvo continuación en “Cars 2” (2011), que corrió la misma suerte en las columnas de opinión aunque mezclaba de manera fantástica las tramas de espionaje sesenteras y el macrouniverso automovilístico saturado de detalles y cameos vocales.

“Los padres de ella” (Jay Roach, 2000): Aparte de su asociación con Anderson, Owen Wilson parece cómodo al ser vinculado a diversos franquiciados, como el caso de “Cars” o el mundo de los Fockers, que Roach abordaría de nuevo en “Los padres de él (2004) y Paul Weitz en “Ahora los padres son ellos” (2011). Wilson repetía como rol antagónico de Ben Stiller y como vecino plasta; su Kevin Rawley, pijotero de manual de tapa dura, parapetado bajo jerséis de ochos y eterno candidato ideal para suegros exigentes, también colocaba obstáculos en el camino del héroe con forma de pérgolas para bodas. Como todo villano repulsivo que no puede dejar de practicar la perfección en cada parcela, el personaje vivía su redención, en la que quizá sea el grupo de comedias más olvidables de Wilson. Sin embargo, al menos esta primera parte contenía escenas bien construidas y la curiosidad de ese Robert De Niro intentando registros que no le encajan con la naturalidad que a él le gustaría.

“Noche en el museo” (Shawn Levy, 2006): El uniforme de vaquero de “Los Tenenbaums” reutilizado ahora como protagonista de esos duelos en las llanuras del Oeste norteamericano. Su Jedediah era un muñequito de diorama en perpetuo estado de cabreo, y que debe aliarse con sus compañeros legionarios de la Antigua Roma para salvar al museo de la devastación de los hunos y los tejemanejes de unos guardas viejales, entre quienes se contaba el incombustible Mickey Rooney. La película recuperaba la idea de cintas de aventuras como “Jumanji” (Joe Johnston, 1995) o “Pequeños guerreros” (Joe Dante, 1998), y abordaba la fantasía de imaginar un museo una vez que éste cierra sus puertas. El periplo se repetiría, esta vez en el famoso Smithsonian de Washington D.C. y con más protagonismo de Wilson, en “Noche en el museo 2” (Levy, 2009), asentando la tradición de Wilson en el universo de las sagas y de las comedias para casi todos los públicos.

 

Porque, si bien Owen Wilson no deja de engrosar la lista de títulos que permiten la reunión familiar frente al televisor —caso de “Shanghai Kid” (Tom Dey, 2000), “La vuelta al mundo en 80 días” (Frank Coraci, 200), “No tan duro de pelar” (Steven Brill, 2008), “Una pareja de tres” (David Frankel, 2008)—, también ha cultivado registros sólo aptos para adultos —“Carta blanca” (Bobby y Peter Farrelly, 2010), “De boda en boda” (David Dobkin, 2005), “Starsky y Hutch” (Todd Phillips, 2004)— o sin asomo de sonrisa, ya fuese en el terror —“The haunting (La guarida)” (Jan de Bont, 1999), “Anaconda” (Luis Llosa, 1997)—, el bélico —“Tras la línea enemiga” (John Moore, 2001)—, o ante el pavor de la calidad ofrecida por el resultado final —“Armageddon”  (Michael Bay, 1998), “Golpe en Hawai” (George Armitage, 2003), “¿Cómo sabes si…?” (James L. Brooks, 2010)—. ¿Volverá Hansel junto a Zoolander? A la espera de confirmación, Owen Wilson continuará prodigándose en la comedia junto a estrellas análogas como Zach Galifianakis, Paul Rudd y Woody Harrelson, y el thriller “The coup” (John Erick Dowdle, 2013) con Pierce Brosnan.

En las imágenes: “El gran año” © 2011 Fox 2000 Pictures, Deuce Three Productions, Red Hour Films y Suswept Entertainment. “Life aquatic” © 2004 Touchstone Pictures y American Empirical Picture. “Fantástico Sr. Fox” © 2009 20th Century Fox, Indian Paintbrush, Regency Enterprises y American Empirical Pictures. “Zoolander” © 2001 Paramount Pictures. “Midnight in Paris” © 2010 Mediapro, Versátil Cinema y Gravier Productions. “Los Tenenbaums. Una familia de genios” © 2001 Touchstone Pictures y Buena Vista Pictures. “Cars” © 2006 Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios. “Los padres de ella” © 2000 Dreamworks SKG, Nancy Tenenbaum Productions, Tribeca Productions y Universal Pictures. “Noche en el museo” © 2006 20th Century Fox, 1492 Pictures y 21 Laps Entertainment. “Tras la línea enemiga” © 2001 20th Century Fox y Davis Entertainment. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - alberto - 2:29 - 11.06.12

me sorprendio muy gratamente su cambio de registro en Tras la linea enemiga..y creo que deberia hacer mas suspense y accion




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  torrente 5 | dracula | el juez | ninja turtles | the equalizer | relatos salvajes | magical girl | perdida | annabelle | la isla minima | el niño

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.