Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de prisiones

Las mejores películas de prisiones

Escrito por el 14.06.12 a las 14:13
Archivado en: Géneros

Recientemente hemos podido asistir a la fuga pirotécnica de un preso en la cárcel espacial de “Men in Black 3” (Barry Sonnenfeld, 2012), y ahora Luc Besson —que ya viene entrenado de las persecuciones en espacios futuristas y chatarreros con “El quinto elemento” (1997)— apadrina el encierro de Guy Pearce en una prisión estelar en “MS1: Máxima seguridad” (ver tráiler). Desde las injustas condenas, con sus correspondientes etapas de planes de fuga, reconcomes y venganzas, de personajes emblemáticos para la literatura y el cine como el conde de Montecristo y el Jean Valjean de “Los miserables” —cuyo próximo musical cinematográfico ya anda publicitándose con toda fanfarria—, muchos han sido los presos confinados, con motivo o no, en un zulo indignante, un pasillo lleno de buenas migas entre convictos o un infierno de amenazas y humillaciones diarias.

Una cárcel es una cárcel, podría decirse, con independencia de sus dimensiones y prestaciones; pero ni todas las estancias ni todos los escenarios sorprenden con las mismas pruebas a personajes aislados de la sociedad. Hacerlo más allá de la atmósfera cuenta con pocos precedentes directos —por ahí resuena el “Motín en el planeta prisión” (Conrad E. Palmisano, 1985)—, pero con mucho interés popular en ese concepto del inocente encerrado y que practica los butrones que hagan falta contra el sistema. Las series “Prison Break” (2005-2009) y la cancelada “Alcatraz” (2012) alimentan esta identificación de aromas kafkianos, aunque la última mejor fuga de ciencia ficción la haya protagonizado David Robert Jones en “Fringe” (2008). Son muchas formas de enfrentarse a los barrotes, y aquí volvemos a confinar a varios buenos hombres en las mejores películas de cárceles terribles.

“La gran evasión” (John Sturges, 1963): Que la privación de libertad y los toques de queda en cuartuchos con litera y letrina son cosas detestables no supone una novedad para el público. He aquí que Sturges introduce con humor un largo periplo en la estancia penitenciaria de varios presos de la Segunda Guerra Mundial. Soldados aguerridos —Charles Bronson, James Garner, James Coburn y Richard Attenborough — capitaneados por un Steve McQueen erigido a icono a lomos de su motocicleta, en actitud kamikaze pero repleta de los valores de la honradez, la bravura y el sacrificio por los compañeros en tiempos y territorios de ejércitos nazis infernales. La historia rendía tributo a un suceso real y realmente se dividía en dos paneles complementarios: el largo cautiverio y la cinta épica de escapismo y malabares de despiste frente a los guardas y perseguidores alemanes. Eso y la receta para destilar un aceptable licor de patata.

“La leyenda del indomable” (Stuart Rosenberg, 1967): Muchas mujeres habrían soñado con encerrar a Paul Newman y así tener para sí solas el reproche matutino de sus ojos azules. Lo que deberían prever es que no se trata de un recluso fácil: su Luke reintenta una y otra vez las escapadas de ese caluroso campo del Sur de Estados Unidos al que alguien osó encadenar su belleza. Una rebeldía del todo comprensible si se hojea su historial y se comprueba que la pena de dos años de cárcel responde a una noche de borrachera y un poco de vandalismo urbano contra un parquímetro. Mucha chulería de casta para desenmascarar los abusos del sistema penitenciario, la exageración de algunas sentencias judiciales y esa ley de supervivencia que dentro de las rejas crea héroes y fuera de ellas los destroza.

“Un profeta” (Jacques Audiard, 2009): Audiard sorprendió a seguidores y extraños con su vehemente retrato de un preso de origen árabe en una cárcel francesa, donde termina escalando como cabecilla de la mafia interna. El jovencísimo protagonista, con sólo diecinueve años, ya puede inaugurar su estancia con una cartilla de paseos por diversos centros para menores delincuentes, pero su estreno en el mundo de las prisiones para adultos será más negro e intrincado que un tatuaje provisional dibujado con rotuladores. Las heridas se vuelven más ciertas y permanentes, a la vez que los bandos se confunden entre musulmanes y corsos, policías y prisioneros. No existen fronteras morales ni contraseñas para desatrancar el paso de unas mentiras a otras, actitud que abduce por completo al protagonista y aleja al espectador de todo posible acto de comprensión, contrición o identificación. Es el profeta que trae más dolor y brutalidad a un lugar vacío de creyentes, y Audiard es el agorero de la incomodidad audiovisual ante plateas anestesiadas como presos sin luz solar.

“Cadena perpetua” (Frank Darabont, 1992): La voz narrativa de Stephen King, áspera y lúcida sobre su tiempo, no sólo sabe apartarse del terror al que el conocimiento popular le tiene asociado, sino que elabora relatos de precisa referencia al pavor de la nostalgia. Unas cuantas notas de ese perfume se volcaban en la amistad de dos reclusos en una cárcel de los años cuarenta que programa sesiones de películas con Rita Hayworth. Andy (Tim Robbins) era acusado del asesinato cometido contra su esposa y el amante de ésta, crimen que le reporta una pena de dos cadenas perpetuas en la prisión Shawshank. A los espíritus libres no hay quien pueda encarcelarlos, o eso destila el optimismo de King y de Darabont, y Andy halla un fiel aliado en Ellis (Morgan Freeman) para aprender a moverse por los trapicheos y los proyectos de fuga heredados de Dumas. La película gustó tanto que Darabont volvió a abrazarse a King para su adaptación de “La milla verde” (Darabont, 1999), menos aplaudida que ésta.

“Un condenado a muerte se ha escapado” (Robert Bresson, 1956): Muchos cineastas franceses previos a la nueva ola, más próximos a los escenarios del horror nazi que los americanos, mostraron interés por los relatos de presos de guerra sometidos al cautiverio o la persecución —o una denuncia del sistema penal, como Jacques Becker en “La evasión” (1960)—. La Resistencia tuvo su representante en este joven apresado que planea una fuga en tiempo exprés, antes de que le apliquen la pena de muerte y los cambios de celda y las sospechas entre compañeros añadan nuevos contratiempos a sus propósitos. Rodada en un blanco y negro menos amable que la textura de las películas que completan esta lista, la cinta se servía del montaje de sonido, la música de Mozart y los planos asfixiantes para generar una tensión que ya de por sí suelen disponer con holgura los thrillers de huidas. Sin demasiada ambigüedad ética, Bresson se centraba en las consecuencias del encierro sobre el alma y la paciencia del joven, y en los límites físicos de un suspense minimalista.

“Hunger” (Steve McQueen, 2008): Antes de añadir un pecado más a su moderna visón del hombre con “Shame” (2011), el director Steve McQueen escogió una prisión de Irlanda, pero sin grandes motos, ni cazadoras de héroe caído, ni rastro de relajación por una sonrisa. Se solapaban entonces dos denuncias: por un lado, la del conflicto irlandés entre católicos y protestantes con sus inútiles estrategias de revancha contra los rebeldes; por otro lado, la del confinamiento como técnica disuasoria para enmendar la conducta de un criminal o, cuanto menos, destrozarle la vida. Menos dialogada que “En el nombre del padre” (Jim Sheridan, 1993) —aunque el protagonista de esta huelga de hambre, Michael Fassbender, se marcaba un escalofriante plano fijo de quince minutos con el sacerdote que acude de visita—, “Hunger” conseguía dejar las tripas vacías de hambre y empachadas por el aire viciado de una autodestrucción por motivos políticos e ideológicos. El trabajo de Fassbender era asombroso y su marchitamiento como preso que deja de comer resultaba tan realista y arduo como necesario y algo maniqueo su mensaje.

“1997: Rescate en Nueva York” (John Carpenter, 1981): La más cercana en códigos estéticos a “MS1: Máxima seguridad” es este boom de la gran ciudad, una Nueva York entendida como gigantesca prisión por la que un convicto debe manejarse para rescatar al presidente del país a cambio de su libertad. Kurt Russell, en la piel tatuada de Snake, construyó un fenómeno con su parche y su camiseta negra, moviéndose por esas manzanas arrabaleras y desencantadas que Ridley Scott abordaría después como acción filosófica en “Blade runner” (1982). Aquí el credo de Carpenter es bien distinto: un western futurista —hoy ya pasado alternativo—, con notas de catástrofe nuclear, en el que no faltaban los enormes Lee Van Cleef y Ernst Borgnine como espontáneos colaboradores de Snake, esa culebra escurridiza que tanto conduce un Cadillac como enarbola sus fieles pistolas con mira en la cárcel más interactiva jamás rodada.

“Soy un fugitivo” (Mervyn LeRoy, 1932): La que quizá sea la primera gran producción hollywoodiense en ámbito carcelario reflejaba las duras condiciones de los campos de presos encadenados entre sí y sometidos a trabajos más propios de la antigua Babilonia, como picar piedra. Paul Muni, quien había bordado la interpretación del prototipo opuesto, el de gánster orgulloso de sus fechorías en “Scarface, el terro del hampa” (Howard Hawks y Richard Rosson, 1932), sudaba y sufría como el típico inocente que no soporta el peso de una penitencia de ecos esclavistas. Y eso que el personaje acababa de regresar de unas vacaciones nada agradables como soldado durante la Primera Guerra Mundial. De mal en peor, pues: salir a tomar una hamburguesa con un nuevo amigo deriva en acusación por robo, sucesivos intentos de fuga y, finalmente, la posibilidad de que la única alternativa de un hombre honesto a quien el estado no ha querido escuchar sea entregarse al vicio. Su ejemplo para el género fue tan importante que ya en la excelsa comedia “Los viajes de Sullivan”  (Preston Sturges, 1941) se introducían unas escenas paródicas sobre estas cárceles de cadenas, que en un país tan desarrollado aún mantenían su vigor.

“Fuga de Alcatraz” (Don Siegel, 1979): La serie “Prison Break” no habría existido de no ser por los trucos de adaptación y huida en la archifamosa e impenetrable prisión de Alcatraz que ponía en práctica Clint Eastwood. Conocida por ser tan prácticamente imposible entrar como salir de ella, Alcatraz es el escenario de ensueño para una fuga espectacular, en la que cuenta más la suma de pequeños detalles, omisiones y descuidos sin importancia que el petardazo contra muros y rejas. Siegel optaba, por tanto, por la tensión acumulada y un thriller casi con estructura de whodunit, o cómo demonios van a conseguirlo este pobre diablo y un par de hermanos que, además, se inspira en una historia real. Llegar allí como atracador de bancos convicto añade unos puntos extra en las probabilidades de éxito, aunque serán más útiles las cucharas y las clases de manualidades extraescolares. El caso real nunca determinó si los fugitivos salieron con vida o no de la isla; no diremos si la película es fiel a la realidad también en ese punto…

“La Roca” (Michael Bay, 1996): No todo lo que firma Michael Bay es de barro, y en esta ocasión traslada a la abandonada isla de Alcatraz un tropel de psicópatas armados con peligrosísimas esferas verde esmeralda. El desastre nuclear de Carpenter y la intrepidez de Siegel y John Sturges agitados y revueltos en una cinta de acción milimétrica que, por si supieran a poco el enclave y la tensión, regala un duelo de altura e histeria entre Sean Connery y Nicolas Cage. Éste ya había sido un convicto del aire en “Con Air” (Simon West, 1997), o cómo compilar el estrés de la celda en los metros cuadrados de un avión, y para abordar “La Roca” no recurre a uno de sus estilismos camaleónicos más señalados, pero sí a gestos, escenas y memes inolvidables para el fan. Por supuesto que el exigente podría echarle en cara a la película su frivolidad frente al delicado asunto del armamento biológico, pero no es ése el objetivo de un film que reúne todo lo bueno —giros argumentales bien engarzados, chifladura creíble, villano de intérprete notorio, en esta ocasión Ed Harris— del blockbuster de calidad de los noventa.

“Celda 211” (Daniel Monzón, 2009): La última edición de los Premios Goya de la Academia de Cine, que consagró a “No habrá paz para los malvados” (Enrique Urbizu, 2011), venía a certificar cierta tendencia por reconocer el cine de género, o al menos de género menos común en la producción nacional. Sin embargo, esa sorpresa respondía a celebraciones un tanto vanas, pues el thriller ha formado parte inexcusable de la industria española desde mucho antes de la Transición. Lo que motivaba tanta mandíbula desencajada de pasmo, quizá, era la aproximación presupuestaria y visual al concepto: “Celda 211” es una película de clara marca Monzón, apoyada en recursos muy atractivos que convencerían al consumidor habitual de obras norteamericanas. Eso y que una prisión de Zamora no se diferencia tanto de una de Ohio, con sus puertas metálicas y sus presos malhablados. Pero para malo Malamadre, el personaje que condujo a Luis Tosar hacia una dulce temporada de galardones y a la historia hacia la contundencia que, en manos de otro, se habría diluido como tantos otros buenos guiones recitados por actores sin declamación poderosa, presencia física y mirada. Un afortunado combo que hizo de este motín de convictos, con funcionario infiltrado, una sugerente mezcla de gamberrismo y escalofrío.

 

Hasta aquí, todos los prisioneros citados se caracterizan por su inocencia violada por los equívocos y las faltas de pruebas, o los pillos y culpables cuyos delitos no destacan tanto como su carisma frente al espectador. Otros curiosos reclusos que podrían completar el cupo de una prisión imaginaria serían los enamorados gay de “Philip Morris ¡Te quiero!” (Glenn Ficarra y John Requa, 2009), el quién-es-quién de “Sospechosos habituales” (Bryan Singer, 1995), el amante de los pájaros en “El hombre de Alcatraz” (John Frankenheimer, 1962), el neonazi redimido por las malas en “American History X” (Tony Kaye, 1998), los agentes que llevan al paroxismo las técnicas del método actoral con una temporada en la cárcel en “Infiltrados” (Martin Scorsese, 2006) y “El hombre de Mackintosh” (John Huston, 1973); el “Falso culpable” (Alfred Hitchcock, 1956) típico que parece a punto de caer en la locura, y, delante de todos ellos reunidos, que Johnny Cash se preste para un concierto como “En la cuerda floja” (James Mangold, 2005).

Todo hombres, claro, porque es bien sabido que tanto en prisiones como en campos de trabajo los sexos se han dividido. Lo cual no convierte a las cintas de prisiones en un género machista per se, ni libra a las mujeres del crimen punible o la ira y el azar del sistema aplicados en sus carnes. La más gritona fue Susan Hayward en “¡Quiero vivir!” (Robert Wise, 1958), que le trajo un Oscar® ; pero también sufrieron de lo lindo Ida Lupino y Jan Sterling en “Women’s prison” (Lewis Seiler, 1950), Eleanor Parker en “Sin remisión” (John Cromwell, 1950), la nazi analfabeta de “The reader (El lector)”  (Stephen Daldry, 2008), Penélope Cruz en “Entre rojas” (Azucena Rodríguez, 1995) o la madre de “Leonera” (Pablo Trapero, 2008); mientras algunas se encaminaban hacia las rejas con poca consciencia de ello, como en “Bailar en la oscuridad”  (Lars von Trier, 2000), o tomándoselo como una estancia hotelera con mucha música y cotilleos si viven en “Chicago” (Rob Marshall, 2002).

No es lo mismo que una cárcel, y tampoco los métodos aplicados en él. Un campo de concentración se adecua a cualquier territorio —o medio, compréndase por tal las galeras de “Ben-Hur” (William Wyler, 1959)—, y levanta una mini ciudad insalubre para ciudadanos obligados y sin derechos. O para gallinas que imitan a Steve McQueen en “Chicken run: Evasión en la granja” (Peter Lord y Nick Park, 2000). La épica de estos campos ha sido incluso más cantada que la de celda, debido a su vínculo con acontecimientos bélicos que aún provocan la comezón de la memoria. Pero podía extraerse buen entretenimiento de ello, como “El imperio del sol” (Steven Spielberg, 1987), “La séptima cruz” (Fred Zinnemann, 1944), “Regresaron tres” (Jean Negulesco, 1950), “El puente sobre el río Kwai” (David Lean, 1957) o “Traidor en el infierno” (Billy Wilder, 1953) —y la teleserie “Los héroes de Hogan” (1965-1971)—; o poesía del barrizal, como “La gran ilusión” (Jean Renoir, 1937), “La colina” (Sidney Lumet, 1965) o “El ejército de las sombras” (Jean-Pierre Melville, 1969), aparte de docu-ficciones abiertamente comprometidas como “Camino a Guantánamo” (Mat Whitecross y Michael Winterbottom, 2006).

Y aunque algunos de ellos no sólo no consiguieron fugarse de sus encierros, sino que ni siquiera se lo plantearon, otros han recurrido a estratagemas más o menos aviesas para reducir sus condenas. Escapismos casi propios de magos, o al menos de prestidigitadores del montaje adrenalínico, como el arranque de “Misión: Imposible. Protocolo fantasma” (Brad Bird, 2011), los engaños de sociópatas como el Joker de “El caballero oscuro” (Christopher Nolan, 2008), “El silencio de los corderos”  (Jonathan Demme, 1991), “Harry Potter y el prisionero de Azkabán” (Alfonso Cuarón, 200) o “Iron Man 2” (Jon Favreau, 200). O los inocentes que han emprendido costosísimas huidas, como ese  Edward G. Robbinson eludiendo la silla eléctrica en “Martes negro” (Hugo Fregonese, 1954), la rapada Natalie Portman de “V de Vendetta” (James McTeigue, 2005), los juguetes atrapados en una guardería infantil en “Toy Story 3” (Lee Unkrich, 2010) o la Princesa Leia de “La guerra de las galaxias” (George Lucas, 1977).

Sueñan reclusos que no sabemos si volverán a saborear o no su libertad, ya sean maestros del despiste como en “El día de los tramposos” (Joseph L. Mankiewicz, 1971), tipos perdidos en prisiones turcas como “El expreso de medianoche” (Alan Parker, 1978), sujetos sometidos a la “Fuerza bruta” (Jules Dassin, 1947) de los que están al mando, o quienes quisieran ser mariposas y colarse entre los barrotes como “Papillon” (Franklin J. Schaffner, 1973). Mientras sus destinos se deciden, el de algunos criminales sin remordimientos se registra “A sangre fría” (Richard Brooks, 1967) o lo hace un escritor como “Capote” (Bennett Miller, 2005), quien también incluiría en su “Desayuno con diamantes” (Blake Edwards, 1961) la antológica escena en que Holly Golightly pasa informaciones secretas a un recluso mediante observaciones acerca del tiempo. Con tanto preso reunido, hoy, sin duda, amanecerá nublado.

En las imágenes: “MS1: Máxima seguridad” © 2012 Europa Corp. y FilmDistrict. “La gran evasión” © 1963 MGM y UA. “La leyenda del indomable” © 1967 Warner Bros. Pictures y Seven Arts. “Un profeta” © 2009 Chic Films, Page 114, Why Not Productions, France 2 Cinéma, UGC Images, BIM Distribuzione y Celluloid Dreams. “Cadena perpetua” © 1992 Columbia Pictures y Castle Rock Entertainment. “Un condenado a muerte se ha escapado” © 1953 Gaumont. “Hunger” © 2008 Blast! Films y Film 4. “1997: Rescate en Nueva York” © 1981 Metro-Goldwyn-Mayer. “Soy un fugitivo” © 1932 Warner Bros. Pictures. “Fuga de Alcatraz” © 1979 Universal y Malpaso. “La Roca” © 1996 Don Simpson & Jerry Bruckheimer production. “Celda 211″ © 2009 Vaca Films, La Fabrique 2, Morena Films y Telecinco Cinema. ”Sospechosos habituales” © 1995 Polygram Film Entertainment y Spelling Films International. “¡Quiero vivir!” © 1958 Metro-Goldwyn-Mayer. “Chicken run: Evasión en la granja” © 2000 DreamWorks SKG, Aardman Animations y Pathé Pictures International. “El Caballero Oscuro” © 2008 Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures y Syncopy. “Papillon” © 1973 Allied Artists y Solar Productions. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



22 - luis soto - 12:31 - 13.05.14

hola disculpa quisiera saber el nombre de una película donde había mucha corrupción y el nuevo director de la cárcel entra infiltrado como un preso mas y se da cuenta de las torturas y humillaciones que sufren los presos hay en la película se que trabaja el recordado y fallecido Patrick edwen



21 - paul alexander - 8:24 - 21.04.14

Me gusta es o mejor



20 - Oscar - 19:32 - 19.04.14

Consulto por si alguien puede ayudarme a encontrar una película sobre cárceles. La vi hace muchos años y me quedó un excelente recuerdo que quiero traer viéndola de nuevo. Obvio que no recuerdo el título , si algo de su trama (trata de un asesino preso que logra escaparse de la cárcel para cometer otro crimen ,el que queda impune pues el tipo logra despistar a todos hasta que alguien a través de la presencia de un simple pájaro ( gorrión creo que era) de da cuenta que este preso había logrado salir de su celda con ese propósito: el de asesinar a una persona fuera de la cárcel) Agradezco puedan darme una mano. Son lo súnicos datos que tengo.
saludos , Oscar



19 - juana arco - 2:56 - 01.04.14

papillon la mejor



18 - Natalia - 18:51 - 04.03.14

hola, quiero saber el nombre de una película donde hay un condenado por violación y su hermana estudia y logra convertirse en abogada y sacarlo de la cárcel.



17 - pilar castro rueda - 3:53 - 01.02.14

hola ando buscando una pelicula k trata de una carcel en el desierto y es como un sotano asia abajo y los barrotes son de rayo lazer te agradeseria k me mandaras el nombre gracias



16 - Lolo - 14:33 - 09.01.14

marisol la película a la que te refieres se llama Los hijos de la calle de 1996. con dirección y guion de Barry Levinson según la novela de Lorenzo Carcaterra, y que tuvo como protagonistas principales a Kevin Bacon, Billy Crudup, Robert De Niro, Minnie Driver, Ron Eldard, Vittorio Gassman, Dustin Hoffman, Jason Patric y Brad Pitt. La película trata sobre la historia de cuatro amigos que, durante la infancia, cometen un crimen por imprudencia y son enviados a la prisión para menores, donde son víctimas de brutales palizas y abusos sexuales por parte de varios guardias.



15 - marisol - 0:51 - 19.12.13

Me podriais ayudar?.
No me acuerdo del titulo dr una pelicula en la cual unos adolescentes tiran un carro de perritos en el metro y matan a un hombre con lo cual son llevados a prision y trasforma sus vidas



14 - Julio - 5:32 - 01.12.13

Quisiera saber el nombre de una película de hacen mas de 25 años.Trata de un boxador al que drogan y por ello en una pelea mata al rival. Va preso y en la cárcel para obligarlo a pelear, lo encierran con un enano que mata a los que encierran en un túnel. Se hacen amigos y el enano le ensena las artes de la lucha. Estaria muy agradecido si alguien me la recuerda y me dice como hallarla. Gracias



13 - alejandro - 17:01 - 30.09.13

Quiero saber como se llama una donde son 3 presos q se escapan y pasan ciertas situaciones graciosas pero al final llegan a una montalla donde suben al cielo porq durante el escape ellos mueren pero no se habian dado cuenta.



12 - Antonio P - 19:53 - 14.09.13

Quisiera conocer el nombre de la pelicula en la cual 3 jovenes son presos y durante ese tiempo son sometidos a muchas vejaciones por parte de los carceleros, cuando quedan libres uno de ellos que termina su carrera de abogado se reune con los demas y planean su venganza contra los carceleros



11 - alejandra - 0:00 - 29.08.13

hola quisiera saber el nombre de una pelicula de hace mas de diez años.
el protagonista esta preso por asesinato a su mujer, en la carcel conoce a una dentista de la cual se enamora, ellos se ven cada salida que el tiene a estudiar…
una escena es en la que ellos hacen el amor en un baño de un comedor.



10 - uwald - 6:34 - 21.08.13

Buen dia. Quiero saber el nombre de una pelicula de hace 20años. De un asesino de vestimenta overol o pantalon de pechera anaranjado que se escapa de la silla electrica
Sin mas por el momento saludos.



9 - Lucas UdeChile - 6:30 - 14.07.13

Mas de La Mitsd de la lista estan buenas,me quedo con Los Clasicos Papillon,El Expreso de Medianoche,y Blood in Blood out(que no aparece en la lista)



8 - ricardo - 12:57 - 10.06.13

Llevo años intentado localizar una pelicula carcelaria.en la que un escritor ingresa en lam carcel con permiso del alcaide para convivir con los presos para escribir una novela.En un momento al alcaide se le ocurre meterle en el corredor de la muerte haciendole creer que le van a ejecutar,para que viva mas realmente la situacion,llegado el momento de la ejecucion esta es falsa pero de la im presion el escritor muere.Eso es lo que recuerdo
Saludos



7 - alexis castro - 20:26 - 04.05.13

sobre la pelicula se trata de un reo que habia sido sentenciado a la silla electrica y dentro del presidio quedo como un fantasma maldito cometiendo crimenes horrendos, el fondo en si de terror.



6 - junior - 23:10 - 27.04.13

la gran avicion



5 - joel leal - 3:27 - 11.01.13

“las Islas Marías” con Pedro Infante;



4 - SCORPION - 6:03 - 10.12.12

ATICA .



3 - Raul... - 5:35 - 19.06.12

Te falto Sangre por Sangre o blood in, blood out…



2 - New_Devil - 3:11 - 15.06.12

He echado de menos “Escape de Absolom” en la lista. Curiosa pelicula en la que la carcel es toda una isla.



1 - Ignotus - 16:31 - 14.06.12

Para mi la mejor es la de “Cadena Perpetua”.




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  lucy | guardianes de la galaxia | los mercenarios 3 | transformers 4 | chef | como entrenar a tu dragon 2 | el amanecer del planeta de los simios

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.