Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de profesores modélicos

Las mejores películas de profesores modélicos

Escrito por el 16.05.12 a las 15:02
Archivado en: Personajes

El “Profesor Lazhar” (Philippe Falardeau, 2011) es argelino y comienza sus clases en un colegio canadiense. La confrontación inicial entre los orígenes del maestro y su cultura de acogida se revela como el menor de los males al estallar los traumas acumulados por él y sus nuevos pupilos. Premiada en el Festival de Toronto y nominada al Oscar® a Mejor Película de Habla No Inglesa, esta historia se suma a una larga tradición cinematográfica que pretende resucitar cada cierto tiempo las evaluaciones sobre el sistema educativo occidental.

Como Bachir Lazhar, otra amplia sala de profesores ha buscado el cum laude de su labor añadiéndole extra de tiempo, dedicación y un humanismo cada vez más exiguo en los centros. Siempre arduo, colocarse entre la pizarra y los pupitres se asemeja a una valentía de trinchera que el cine ha intentado reflejar con la misma pasión que viven sus protagonistas. Y aunque poco o nada consigan contagiar a los espectadores, al menos esta tropa de los maestros más esforzados y recordados reivindica un oficio injustamente despreciado… y el alivio por haber dejado tiempo atrás las aulas.

“La clase” (Laurent Cantet, 2008): Una de las menos discutidas Palmas de Oro del Festival de Cannes de los últimos años fue esta ficción de tientos realistas sobre un profesor de francés que consigue la maravilla de motivar a los alumnos de uno de los peores barrios de París, en teoría sacudido, como el aula, por piques interraciales. La mirada de Cantet resultaba tan cristalina, entusiasmada y curiosa como la de los alumnos que comienzan a abrir los ojos, y a la vez cargada de la firmeza y la sabiduría de un maestro que sabe muy bien hacia dónde se dirige y con qué puntos débiles está lidiando. Es por ello que la película no introduce el pie en ningún momento en los hoyos de la moralina, o el contraplano fácil, o el mensaje descaradamente crítico con un sistema social representado en una miniatura que funciona a la perfección como simple estudio aislado y como representación de las desmotivaciones modernas. Sobrecargas de diálogo de primera fila para transmitir la misma sensación que al contemplar a un virtuoso de la música: el profesor arranca eufonías del ruido ante el que los demás se tapan los oídos, con esa virtud de ejecutar con aparente facilidad lo más complejo.

“Semilla de maldad” (Richard Brooks, 1955): Es mucho más común en la vida real, y más atractivo para el cine que acaricia el morbo junto a la concienciación educativa, que el profesor tenga en su contra a los alumnos e incluso al resto del cuerpo docente. El primer gran héroe de los pupilos insoportables sería el Richard Dadier de Glenn Ford, decidido a evitar que todos ellos se conviertan en carne de reformatorio. De su parte estaba la disciplina de guerra propia de todo veterano que ha vuelto a reinsertarse en la sociedad con la esperanza de volverla más pacífica. Pronto se daba cuenta de la necesidad de métodos casi bélicos para conseguir ese objetivo, y la fiereza visual de Richard Brooks reflejaba el chirrido polvoriento entre un modelo que no se siente como tal y unos alumnos que tampoco desean verlo de ese modo. La tiza al ojo y las uñas contra la pizarra, además de logros más ligeros como una potente banda sonora rock con Bill Halley and The Comets. En la misma línea, otras clases conflictivas se han citado en “Rebelión en las aulas” (James Clavell, 1967), “Escuela de rebeldes” (John G. Avildsen, 1989) y “187” (Kevin Reynolds, 1997).

“El club de los poetas muertos” (Peter Weir, 1989): No empezaremos invocando la máxima de Walt Whitman que popularizó esta película, una de las favoritas de todo profesor de instituto a la hora de intentar ganarse el afecto de sus alumnos. El ya antológico profesor John Keating (Robin Williams) inculcaba amor por la poesía en un grupo de muchachos en edad de tener otras cosas en la cabeza, en especial viviendo en un internado típicamente inglés. Pero esta caterva de rebeldes se rasgaba el uniforme para formar un club lírico casi clandestino y declamar a Shakespeare sobre las tablas de un escenario a espaldas de los padres. Parece que unos estudiantes no necesitan mucha insistencia para aprenderse al pie de la letra el carpe diem o el seize de day que tanto gustaba a Keating, pero a unos imberbes Ethan Hawke y Robert Sean Leonard les costaba aprobar esta asignatura de la vida. Su espíritu inspirador llegó tan lejos que a Weir le crecieron los enanos con una mala copia como “El club de los emperadores” (Michael Hoffman, 2002) y ese rarísimo díptico en la filmografía de Gus Van Sant, “El indomable Will Hunting” (1998), en la que además repetía Williams como modelo, y “Descubriendo a Forrester” (2000). Ahora sí, súbanse a las mesas y declamen: «¡Oh, capitán, mi capitán!».

“Escuela de rock” (Richard Linklater, 2003): Dewey Finn dejaba a Keating en pañales: ¿poesía disponiendo de rock&roll? Un rockero que no levanta cabeza acepta un trabajo de sustitución temporal en una escuela que terminará empleando como centro de terapia y conservatorio improvisado. Ni álgebra, ni pretéritos pluscuamperfectos, ni los huesos del pie: Finn enseñaba a sus alumnos cómo apreciar la música de AC/DC y reciclar sus instrumentos de orquesta escolar en una formación más heavy que le brindase la victoria de una típica ‘guerra de bandas’, el dinero para salir de sus apuros y, de paso, un extra de fama. Jack Black, que ya había demostrado brevemente sus dotes para el rock en “Alta fidelidad” (Stephen Frears, 2000), lideraba esta cinta eléctrica y altamente disfrutable que conlleva una norma de uso: no ver bajo ningún concepto en versión doblada —el marketing decidió en un arrebato, sólo comprensible si fue tras una borrachera, que Dani Martín era lo más apropiado para Mr. Black—. Y aunque Dewey Finn trastocaba los planes de estudio, otros profesores modelos han seguido el patrón con resultados no menos notorios entre sus alumnos —no así en sus respectivas películas, algo menos notables—, como el “Profesor Holland”  (Stephen Herek, 1995) de Richard Dreyfuss, que cambiaba las partituras clásicas por las pizarras, o la violinista de Meryl Streep que educa oídos de Harlem en “Música del corazón” (Wes Craven, 1999).

“Adiós, Mr. Chips”(Herbert Ross, 1969): Chipping surgió de la pluma de James Hilton en 1934, inicialmente como una idea para el suplemento de un periódico evangelista. La historia terminó adquiriendo formato de novela, pero el cauce bienintencionado que habría tenido en esa publicación religiosa no se desvió del todo. Mr. Chipping, o Chips para sus queridísimos alumnos, desempeña la desagradable tarea de impartir latín a chavales que no mostrarán el más mínimo interés en la materia, pero unas vacaciones y un amor extraordinario lo transformarán en el profesor más querido del internado. Sentimentalismo que olfatea más galardones que perdurabilidad: por esta versión musical, con acordes de John Williams, Peter O’Toole consiguió una nominación al Oscar®, rozando el premio que en 1939 sí había conseguido el Mr. Chips de Robert Donat en la versión dirigida por Sam Wood —más fiel a la trama literaria, menos rebozada en azúcar—. Aparte de la sorpresa que causa comprobar que el personaje de Hilton continúa muy vivo con otras dos miniseries para televisión, estrenadas en 1984 y 2002, todas las versiones han perdido algo de vigor en la nómina de profesores de pantalla por su conflicto endeble y elitista, nada que ver con los maestros enfrentados a impúberes equipados con auriculares y navaja automática.

“La lengua de las mariposas” (José Luis Cuerda, 1999): Disección de la ingratitud y del olvido de las valiosas lecciones recibidas de los mayores antes de fuesen sustituidas por informaciones más urgentes, pero nocivas. El enfoque de la película se ubicaba en esa vertiente tan querida del cine de guerra civil española: colocar el punto de vista a la altura de los ojos de un inocente con el fin de suavizar las cargas dramáticas, otorgarles la pátina de misterio sobre el tema que sólo sentiría un niño y propiciar el golpe final, en este caso lo más recordado e impactante de la película. Fernando Fernán Gómez compuso uno de sus papeles más amables gracias a este maestro de escuela gallega que daba sus clases primaverales al aire libre, llenándoles la cabeza a sus alumnos con ideas luminosas sobre la naturaleza de un mundo en el que él ha pisado una gran grieta. Las intrigas políticas y los tambores de guerra sonaban con intensidad variable en este retrato de mentor y discípulo deslumbrado, quien enseguida sentiría cómo se retrotraen sus esperanzas, sus sueños, sus ideales y sus lealtades como la lengua de una mariposa.

“Diarios de la calle” (Richard LaGravenese, 2007): Ejemplo perfecto del nuevo modelo de cinta con efecto calmante sobre conciencias revueltas, la película adaptó un caso real, el de un grupo de estudiantes reunidos bajo la iniciativa “Freedom writers”. La profesora —y después escritora de la novela en que se basa la cinta— Erin Gruwell se decidió a apartarse de las vías troncales de los libros de texto y a enseñar a sus alumnos, los más díscolos del instituto, un cuadro básico de valores. LaGravanese es un director dotado del extrañísimo don de romper la expectativa sobre puntos de partida sensibleros con destellos de una narración madura y, a ratos, desenfadada. Sin embargo, sobre este material era muy difícil soslayar su lectura benéfica y el recurso de clichés que facilitan el perfilado en un par de horas de lo que en un aula resulta infinitamente más impredecible y complejo. Hilary Swank apenas sudaba luchando contra estos adolescentes obtusos, en la línea de Michelle Pfeiffer en “Mentes peligrosas” (John N. Smith, 1995), que lo más que brindó al mundo fue la insistente canción “Gangsta’s Paradise” para las emisoras de radio.

“The great debaters” (Denzel Washington, 2007): Denzel Washington ya había probado la silla de director en “Antwone Fisher” (2002), y para su segundo largometraje recurrió de nuevo a la efectividad comercial de los hechos reales, principio prácticamente obligado en el caso de estas historias de profesores heroicos. Reservándose el papel protagonista, el actor encarnó a Melvin B. Tolson, un profesor que en los años treinta consiguió el primer debate escolar de la Historia norteamericana entre un grupo de alumnos negros y otro de alumnos blancos. El tono revolucionario no parece tal, debido a esa terca oposición étnica y social, aunque las competiciones de debates, que en nuestro país apenas tienen repercusión, en Estados Unidos constituyen un auténtico acontecimiento anual y curricular para los alumnos con perspectivas de ingresar en alguna universidad de prestigio. Buenas intenciones con dirección modesta que consiguieron una nominación al Globo de Oro como Mejor Película Dramática, así como fueron objeto de aplausos otros maestros del imposible escolar en “Lecciones inolvidables” (Ramón Menéndez, 1988) y “Conrack” (Martin Ritt, 1974).

“La sonrisa de Mona Lisa” (Mike Newell, 2003): El misterio de la Gioconda no era desentrañado por un grupo de muchachas entrenadas para ir a clase de costura, cocina y modales, a fin de convertirse en modélicas esposas de los suburbios de los cincuenta. En parte porque algunas de ellas terminaban abrazando ese papel en lugar de profundizar en las glorias del conocimiento; pero un pedazo importante de responsabilidad recaía en la profesora Katherine Ann Watson, interpretada por una Julia Roberts que parece confiar exclusivamente en el suspense de su propia sonrisa. Y el enigma era nulo cuando se enrevesaban romances de pretensión avant garde y una muy cobarde y bostezante manera de enfrentar a las chicas con sus temores, sus prejuicios y sus recatos, entre citas de alta cultura de manual. A pesar de su insulsez, la Roberts habría hallado referentes en compañeras dedicadas con algo más de empeño en salvar a las hijas de las conservadoras generaciones del hambre y la guerra, como Maggie Smith en “Los mejores años de miss Brodie” (Ronald Neame, 1969), la apocada Sandy Denis en “Contra corriente” (Robert Mulligan, 1967) y Jennifer Jones en “La terrible miss Dove” (Henry Koster, 1955).

En las imágenes: “Profesor Lazhar” © 2011 Micro_Scope. Todos los derechos reservados. “La clase” © 2008 Haut et Court. Todos los derechos reservados. “Semilla de maldad” © 1955 Metro-Goldwyn-Mayer. Todos los derechos reservados. “El club de los poetas muertos” © 1989 Touchstone Pictures y Silver Screen Partners IV. Todos los derechos reservados. “Escuela de rock” © 2003 Paramount Pictures. Todos los derechos reservados. “Adiós, Mr. Chips” © 1969 Metro-Goldwyn-Mayer. Todos los derechos reservados. “La lengua de las mariposas” © 1999 Sogetel, Las Producciones del Escorpión y Grupo Voz. Todos los derechos reservados. “Diarios de la calle” © 2007 Paramount Pictures, MTV Films y Jersey Films. Todos los derechos reservados. “The great debaters” © 2007 Miramax Films, Harpo Films y Marshall Production. Todos los derechos reservados. “La sonrisa de Mona Lisa” © 2003 Columbia Pictures y Revolution Studios. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



7 - Celso - 22:30 - 27.09.13

Es inconcebible que no hayas puesto “Rebelión en las aulas”, dirigida James Clavell y protagonizada por Sidney Poitier.



6 - Roberto - 19:45 - 09.09.13

También recuerdo una película emblemática de origen estadounidense: “Cosecharás tu siembra” en la que se ubica al educador en el riesgoso lugar de difundir la verdad científica en oposición a las doctrinas oscurantistas.



5 - Roberto - 18:55 - 09.09.13

Me permito incluir las siguientes películas: Todo comienza hoy (Francia), La cinta blanca (Alemania), Ni uno menos (China), Educando a Rita (Inglaterra), Elephants (EE.UU., Mr Holland (EE.UU) y la serie Boston Public (EE.UU). Quiero además mencionar a una serie española de finales de los ochenta que no recuerdo su nombre sobre la escuela secundaria. De origen argentino destaco, Corazón, Cuando en el cielo pasen lista, La historia oficial y Almafuerte. Gracias.



4 - Jorge Luis - 1:30 - 02.06.12

no puede creer que no hayan considerado Al maestro con Cariño. Hay una pelicula con Michelle Pfieffer: Mentes Brillantes o algo asi, tambien esta otra con James Belushi: The principal. Hay otra mas tambien con Samuel L. Jackson.



3 - Fresa Salvaje - 12:19 - 25.05.12

Yo echo de menos la película “Al maestro con cariño”, es muy emotiva, y caso precursora de esta sub-género, y la francesa “Los chicos del coro”. ¿Es que sólo han considerado películas más modernas?



2 - Alex Revert - 23:04 - 21.05.12

También falta “Cadena de favores”
Como profesora anti modélica estaría la de “The Wicker Man 1973″ o la de “Matilda” jeje



1 - Jose - 22:00 - 16.05.12

Os falta la imprescindible Emperor’s Club (El club de los emperadores) protagonizada por Kevin Kline.

Una gran película, con una gran historia de valores y con un concepto por encima de otros: “el reconocimiento al educador”.




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el amanecer del planeta de los simios | aviones equipo de rescate | bajo la misma estrella | malefica | xmen | labutaca.net en venta

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.