Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de Ricardo Darín

Las mejores películas de Ricardo Darín

Escrito por el 14.07.12 a las 0:26
Archivado en: Actores y actrices

No hay espectador hispanoparlante que no responda con una exclamación de júbilo o por lo menos de reconocimiento cuando escucha el nombre de Ricardo Darín. La asociación entre cine argentino y su persona ha alcanzado una suerte de ritmo constante en las carteleras, de modo que lo extraño es no verlo en los repartos de más éxitos llegados desde Buenos Aires. Y, sin embargo, su filmografía esconde, como ciertas carteras melladas por el tiempo, un abultamiento de películas pasadas apenas vistas por sus admiradores contemporáneos, y una cantidad menor, pero más lustrosa, de cintas de culto para el gran público. Los pinitos del actor bonaerense se remontan a los setenta y a comedias olvidables o ejemplos menores de cineastas reconocidos —para un recuento, lo mejor es consultar el repaso cronológico abordado por Jordi Revert en su artículo a propósito de “Carancho”—.

 

El rescate que Juan José Campanella ejerció sobre su trayectoria, adjudicándole el papel incuestionado de protagonista en comedias y, más tarde, en dramas de calado social, relanzó el porte de un intérprete con físico alejado del prototipo de star, voz armada de requiebros y mirada azul que tanto sirve para la tristeza romántica como para la frialdad del caradura. Veamos cuáles han sido las mejores películas que han contribuido a que la etapa media en la carrera cinematográfica de Darín sea una sucesión de recuerdos y de motivos que imponen al intérprete como argumento mayor frente a cualquier defecto de sus filmes.

“El secreto de sus ojos” (Juan José Campanella, 2009): Las comedias habían sido su parvulario y su confirmación en la gran pantalla; Campanella venía acompañándolo desde hacía varios años con ejemplos de ese género, pues Ricardo Darín sabía hacer reír sin necesidad de hacerlo él, sufriendo y torciendo el gesto. Y las cosas se le torcían y sufría sin remedios humorísticos en esta incursión del cineasta en el drama de larga envergadura. La historia venía de una novela de Eduardo Sacheri, pero Campanella le imprimió la popularidad definitiva con una película generosa en metraje y recursos cinematográficos; un alarde de construcción narrativa y audiovisual que encontró muchos apoyos entre todo tipo de espectadores, gracias a su medida mezcla de romance imposible, crímenes sin resolver, combinación de tiempos, psicokiller y tensión en set pieces. Darín, que ya había encarnado a tipos duros con anterioridad, sabía cómo aparentar la solidez del veterano que, en el fondo, tras tantos años sólo sueña con abandonarlo todo y aferrarse a algo pacífico. Aunque sea un secreto irresuelto.

“XXY” (Lucía Puenzo, 2007): Saltó al estrellato como hijo y comenzaron a llegarle, a colación de su edad, los papeles de padre. En esta peculiar, hipnótica historia de la directora y escritora Lucía Puenzo, Ricardo Darín se enclaustraba junto a su mujer y su hija Alex en una casa al lado del mar. Aislar a la niña de toda influencia exterior para forjar su identidad sin influencias perniciosas trae consigo temibles consecuencias que echan por tierra toda pretensión utópica. Sobre todo cuando las visitas y los encontronazos con la gente de los alrededores comiencen a sucederse y se revele el secreto de Alex. Darín contribuía de forma muy convincente con su interpretación a este desolador y extraño cuento de hadas en el que le corresponde ser el progenitor castrador y protector a un mismo tiempo; el contrapunto realista a un punto de partida que se antoja tan increíble y onírico como una pesadilla adolescente.

“El hijo de la novia” (Juan José Campanella, 2001): En realidad, Campanella le tendió la mano a Darín por vez primera en “El mismo amor, la misma lluvia” (1999), iniciando esa trilogía inconfesa que culmina con “Luna de Avellaneda” (2004), pero el circuito internacional, de repercusión similar a la conseguida más adelante por “El secreto de sus ojos”, comenzó aquí. La capacidad para la vena distendida del actor se materializó en el relato de un hombre estresado por el trabajo en su restaurante, la vida amorosa y el padre empeñado en casarse de nuevo con su madre, enferma de Alzheimer. Quizá estos dos personajes se cobraban las partes más tiernas de la película, mientras Darín ofrecía el contrapunto moderno de personaje que necesita llegar a un punto de paroxismo para empezar de cero, a un ritmo lento, como hacían las generaciones previas en los viejos tiempos.

“Carancho” (Pablo Trapero, 2010): Antes de “Elefante blanco” (2012), Darín se asoció con el talento emergente de Trapero en otro de sus crudos retratos de una contemporaneidad vista a través de los patios de atrás. Volvía a abandonar su máscara de romántico emperdernido y se convertía en abogado a su vez corrompido por las redes de timos contra aseguradoras de automóviles. El estilo sucio y trepidante del cineasta halla buena réplica en la mirada de acero de un Darín que se ablanda en cuanto entra en escena Martina Gusman, la mitad del alma de un filme que de otro modo habría arrojado unas dolorosas dosis de realismo y pesimismo social. Para evitar la gazmoñería que asoma por encima de esos conceptos, Trapero y Darín se alían para que predomine un pulso de thriller frenético que no esconde sus genes ni los lugares de su inspiración. una Argentina donde el género y el crimen contra el tópico están permitidos.

“Kamchatka” (Marcelo Piñeyro, 2002): La fotografía de familia transmite un encuadre meloso cerca de lo insoportable; las sonrisas bien podrían haber nacido de una comedia blanca —esos jerseys que anuncian la Navidad— o de un drama con niño enfermo —es el único de la composición que no sonríe, como si anticipase el drama que van a vivir sus despreocupados padres—. Por fortuna, “Kamchatka” no fue una cosa ni otra, aunque lo parecía. Darín llevaba a su mujer y retoño a un escondite campestre, como en “XXY”, pero con motivo de las persecuciones militares iniciadas en Argentina por el gobierno dictatorial en 1976. El drama intentaba, entonces, verse tamizado por la perspectiva soñadora del niño, que no puede medir el alcance de los cambios políticos que están afectando a su vida. La infancia tomaba más protagonismo que las apariciones adultas, pero Darín se convertía en ese recuerdo luminoso, de trasfondo apenado, que su hijo guardará en el espacio idílico de Kamchatka.

“Nueve reinas” (Fabián Bielinskym, 2000): Entre su debut con Campanella y este sleeper con trampa, la fama de Ricardo Darín se fue asentando a unas velocidades envidiables para cualquier actor ya llegado a los cuarenta. Quizá “El aura” (2005) fue una colaboración mejor con el director Fabián Bielinsky, menos engañosa y más inquieta en el apartado estético, pero el intérprete no puede negarle a esta película el favor que le hizo a su consideración como estrella argentina emergente. Suele ser el héroe, pero esconde un brillante destello de pillastre que a Darín le vino de perlas para ser un ladrón que tima y es timado, persigue y huye a la carrera, durante dos incansables horas que arrastran al público por las orejas antes de lanzarlo con un zarandeo, al tan temido y amado final sorpresa. Iba en busca de algo, sin la certeza de apresarlo al final de un espídico día y de una feroz apuesta. Era un estafador que confiaba en no ser descubierto, recogido tras su eficaz sonrisa. Ricardo Darín no sabía que así dejaba atrás una década insulsa y que daba un brinco inusitado a su trabajo: sin necesidad de timos, conseguía el puesto en el mundo del cine que tanto tiempo había buscado.

En las imágenes: “Elefante blanco” © 2012 Matanza Cine, Morena Films y Patagonik Film Group. “El secreto de sus ojos” © 2009 Alta Classics.  ”XXY” © 2007 Historias Cinematográficas, Wanda Visión y Pyramide Productions. “El hijo de la novia” © 2001 Pol-Ka Producciones, Patagonik Film Group, Jempsa y Tornasol Films. “Carancho” © 2010 Golem. “Kamchatka” © 2001 Patagonik Film Group, Oscar Kramer y Alquimia Cinema.“El aura” © 2005 Alta Films. “Nueve reinas” © 2000 Alta Films. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el niño | en el ojo de la tormenta | lucy | guardianes de la galaxia | infiltrados en la universidad | los mercenarios 3 | como entrenar a tu dragon 2

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.