Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas de terror en casas malditas

Las mejores películas de terror en casas malditas

Escrito por el 03.11.12 a las 14:17
Archivado en: Géneros

Hogar. La sola mención de esta palabra traslada una confortable sensación de seguridad y calidez. Pues no en este reportaje, amigos, porque hacemos un pequeño repaso de algunos de los títulos fantaterroríficos en los que espacios ocupados-habitados-invadidos-atacados por entes o personas malignas son los protagonistas. Es un recorrido saltimbanqui, ojo, sin una raíz lógica específica ni un ánimo determinado más allá de entretener con su lectura. Quizá debiera catalogarse como “Las mejores películas de inmuebles chungos”, pero nuestra vocación de servicio y seriedad propone un etiquetado al uso. Más o menos.

“The haunting” (Robert Wise, 1963). Puede que la más popular película de casas encantadas de todo el subgénero, y eso que esta producción del maestro Robert Wise, adaptación de la novela “The haunting of Hill House”, de Shirley Jackson, indaga más en los demonios de la mente que en los espectros propiamente dichos. Brillante por su disposición técnica y visual ─tan cuidada como es habitual en el cineasta─, incrustó en el imaginario colectivo la silueta de la mansión recortada contra el horizonte y nos regaló papeles legendarios como la Eleanor de Julie Harris y el Luke Sanderson de Russ Tamblyn. Como casi todo clásico que se precie, contó con un remake inferior, “La guarida” (Jan de Bont, 1999), del que no hay nada que decir.  

“Psicosis” (Alfred Hithcock, 1960). Hablando de casas silueteadas contra el cielo… Qué podemos contar ahora que no se haya dicho ya sobre este inmortal thriller de terror; sencillamente, que si aún no lo habéis visto, tenéis deberes. La pesadilla orquestada por Hitchcok a partir del texto de Robert Bloch sigue fascinando y aterrando a día de hoy, y secuencias como el apuñalamiento de la ducha o el plano final forman parte de la Historia del Cine. Su protagonista, Anthony Perkins, quedó asociado de por vida al papel de Norman Bates, en cuya piel se introdujo tres veces más. En 1998, Gus van Sant fotocopió plano por plano la película en una reactualización tan innecesaria como escasamente dañina. 

“La semilla del diablo” (Roman Polanski, 1968). Rosemary y Guy (Mia Farrow y John Cassavetes) se mudan a un piso precioso frente a Central Park desoyendo las advertencias de que está maldito. Se hacen colegas de los afables Castevet (Ruth Gordon y Sidney Blackmer), esperan su primer hijo, todo bien… pero lo que en realidad lleva Rosemary dentro es, precisamente, el título de la película. Esta brutal y claustrofóbica adaptación de la novela de Ira Levin catapultó a la fama de Polanski, a Vidal Sassoon ─por el corte de pelo de la protagonista, que le costó el divorcio de Frank Sinatra, dicen─ y, a la larga y tristemente, al propio bloque que acogió el rodaje, ya que en su puerta fue asesinado John Lennon el 8 de diciembre de 1980. 

“La leyenda de la mansión del infierno” (John Hough, 1973). El adaptadísimo Richard Matheson preparó la versión cinematográfica de su propia novela en este estupendo ejercicio de terror de visionado obligado para los incondicionales del irrecuperable aroma del género setentero. Entre lo efectista y lo elegante, una propuesta que puede alardear de ser casi completamente imprevisible en muchos de sus pasajes, algo desgraciadamente muy poco habitual. Actores mayúsculos ─Pamela Franklin, Roddy McDowall, Clive Revill, Michael Gough─, atmósfera mayúscula, clímax mayúsculo… con razón se dice de ella que es el Everest del subgénero. Horror vs. Razón. Genial.

“¡Suspense!” (Jack Clayton, 1961). Truman Capote y William Archibald adaptaron la obra de Henry James con inquietantes resultados, y es que la historia de una institutriz (la maravillosa Deborah Kerr, ni más ni menos) que ha de hacerse cargo de la educación de dos huérfanos en una poco acogedora mansión rural sigue atenazando el ánimo del espectador actual. Personalmente, quien esto firma sigue encontrando especialmente desasosegantes los títulos de crédito iniciales, que van anticipando lo que vamos a encontrar en la película: mal rollo. Para pasarlo verdaderamente mal en una sala a oscuras y seguir dando botes con el reflejo en el cristal de Peter Wyngarde.

“Al final de la escalera” (Peter Medak, 1980). Una de las más clásicas demostraciones cinematográficas de la posibilidad de fundir efectismo y efectividad. Hecho polvo emocionalmente ─con razón─, John Russell (ese monstruo llamado George C. Scott) se traslada a una casa que en realidad no le va a venir nada bien para recuperarse… aunque el espectador lo va a pasar de lo lindo sufriendo con una puesta en escena espectacular, una agudeza intachable en la utilización de los mecanismos de resorte del terror tradicional y elementos grabados a fuego ─la pelotita, la silla de ruedas─ en la memoria colectiva de los incondicionales del género. Otra obligada para quien no la conozca todavía.

“El exorcista” (William Friedkin, 1973). Un auténtico bombazo en su momento. El revuelo montado en torno a la tragedia de la pequeña Regan (Linda Blair), poseída por el mismísimo Demonio, marcó una época industrial y genérica. Por la parte que nos toca, se incluye aquí por su tramo final, que convierte la habitación de la niña en todo un ejemplo de desparramo paranormal, soez, purulento, dislocado y definitivamente intemporal. La propia Blair, las campanas tubulares de Mike Oldfield, la eterna pesadumbre de Jason Miller y el figurón de Max von Sydow forman parte de la iconografía elemental del séptimo arte. Satán y los representantes de Cristo en la Tierra se han enfrentado en pantalla millones de veces después, pero no así.

“La matanza de Texas” (Tobe Hooper, 1974). El american gothic alcanzó uno de sus mayores picos de esplendor con este survival horror inspirado en hechos reales que puso en el candelero a Tobe Hooper con todo merecimiento. Con tan sólo ciento cuarenta mil dólares de presupuesto, el cineasta vomitó una pesadilla rural planificada con una inteligencia narrativa intachable y con una puesta en escena tan cortante que aún sigue siendo referente para generaciones enteras. Los gritos de Marilyn Burns y el corpachón de Gunnar Hansen son patrimonio de la humanidad cinéfaga, y la secuencia de la pitanza final sigue dejando a la altura del betún a cualquier celebración navideña de postal. La sierra es la familia.

“The house of the devil” (Ti West, 2008). Tremendo homenaje de nuestro querido Ti West a los envolventes horrores atmosféricos de los años 70. Jocelin Donahue se pasa la mitad de la película recorriendo la casa del título en una propuesta arriesgada, que o atrapa desde su arranque o no despierta la más mínima emoción, algo propio de la mayor parte del trabajo del aguerrido cineasta. Quien esto firma se rinde a sus virtudes, máxime cuando entre el reparto pululan Mary Woronov y el siempre alucinante Tom Noonan, una de nuestras debilidades del orbe interpretativo de las últimas décadas. West volvió a los inmuebles poco acogedores con la notable y divertida “The Innkeepers” (2011).  

“Posesión infernal” (Sam Raimi, 1982). A pesar de que se trata de una incontestable joya del horror gore y de la carta de presentación de ese genio del manejo de la cámara que es Sam Raimi, si Stephen King no hubiera tenido a bien opinar positivamente sobre ella ─«la película de terror más original del año», dijo─, posiblemente habría pasado desapercibida para el común de los mortales. Las salvajes y desternillantes desventuras de la pandilla encabezada por el icónico Bruce Campbell ─Ash, ese hombre─ mantienen su estatus de obra de culto total y absoluto, en una demostración de lo delirante que puede llegar a ser el mercado actual: hace unos días se estrenó el musical homónimo en nuestro país.

“House on haunted hill/La mansión de los horrores” (William Castle, 1959). El gran rey del reclamo publicitario, el legendario William Castle ─¡cómo habría disfrutado con las técnicas de marketing actuales!─ invitó a los espectadores a un viaje en el tren de la bruja de la mano de Vincent Price con una película divertidísima y amena hasta más no poder, llena de gritos, puertas falsas, esqueletos y goteos de sangre en blanco y negro. ¿Y quién no ha querido uno de esos pequeños ataúdes? Dentro del proyecto Dark Castle, Robert Zemeckis, Joel Silver y Gilbert Adler produjeron un remake en 1999 con William Malone a los mandos y un taradísimo Geoffrey Rush en el papel principal. Ver y olvidar, pero ver.

“La caída de la casa Usher” (Roger Corman, 1960). Edgar Allan Poe + Richard Matheson + Roger Corman + Vincent Price… cuatro nombres que hacen que esta película deba estar no ya en este listado, sino en cualquier listado. El punto de partida del ciclo Poe del totalmente seminal Roger Corman es una de sus mayores obras maestras ─si no la mayor de todas─, con un Vincent Price colosal empecinado en impedir que la estirpe familiar siga adelante para acabar de una vez por todas con la maldición que acompaña su apellido. Un ambiente enfermizo, paletadas góticas de las que ya no se ven, terror, drama y un trazado inexorable que literalmente revienta en un clímax antológico. Grande.

“Pesadilla en Elm Street” (Wes Craven, 1984). Freddy Krueger (Robert Englund), uno de los grandes emblemas del terror masivo moderno, nació en esta fantástica propuesta para convertir los sueños en campo abonado para la matanza de teenagers que injustamente habían de pagar los pecados de sus padres. La casa de Nancy (Heather Langenkamp) se convertía en laberinto infernal mientras era perseguida, dormida y despierta, por el alucinado asesino de las cuchillas y el jersey a rayas. Seguida por montones de secuelas, como es de ley en el género, y pisoteada por un remake infame del que lo único que merece ser salvado es la entrega del gran Jackie Earle Haley


 
“La maldición” (Takashi Shimizu, 2002). La cercanía del nuevo milenio trajo a España un verdadero aluvión de terror de ojos rasgados a raíz del éxito que acompañó el estreno de “The ring” (Hideo Nakata, 1998). De aquel bombardeo, en el prácticamente todo lo que llegaba incluía algún chaval chungo y un inmueble maldito, destacamos por su descarnada puesta en escena esta película de Simizu, una valerosa inmersión en el horror puro y duro capaz de poner los pelos de punta al más pintado con su voluntaria falta de criterio narrativo en aras de la acumulación de postales espeluznantemente efectivas. Un par de años más tarde Shimizu se encargó de autoviolarse con la versión yanqui, “El grito”, nada sorpresiva e inevitablemente descafeinada. 

“El resplandor” (Stanley Kubrick, 1980). Difícil encontrar un compilatorio de género que no incluya algún título basado en un libro o relato de Stephen King. El descenso a los infiernos de la mente de Jack Torrance (Jack Nicholson, nunca tan sobreactuado, tan divertido y tan esquizoide como aquí) durante su estancia junto a su familia (Shelley Duvall y Danny Lloyd) en el aisladísimo Hotel Overlook regala algunas imágenes icónicas del terror, mil veces parodiadas, imitadas e impresas en carteles, pegatinas y camisetas. Nada novedoso se puede apuntar de una película que también provocó espasmos en España gracias a las delicias de un doblaje verdaderamente antológico. No por mucho madrugar…

 

“Misery” (Rob Reiner, 1991). Más Stephen King. Estupendo thriller de suspense con James Caan en el papel de un escritor de éxito que tiene la nefasta idea de liquidar a su creación más popular, el personaje del título, para después tener un accidente de coche y acabar recuperándose en casa de una fan psicótica interpretada por una genial Kathy Bates ─Oscar® y Globo de Oro por su recreación de Annie Wilkes─. Reiner sostiene el tono y la tensión apoyado en un gran guion de William Goldman, extraordinariamente respetuoso con el texto original salvo por su escena más impactante ─sí, esa que reúne un mazo y dos tobillos─, modificada respecto del libro por ser demasiado salvaje ─quita un mazo, pon un hacha─.

“Los otros” (Alejandro Amenábar, 2001). La principal aportación nacional a este somero listado viene de la mano del chileno de nacimiento Alejandro Amenábar, que filmó una estilizada, sombría y globalmente inquietante fábula de esas tan de moda en su momento ─ya sabéis, de las de no-contéis-el-final-que-nos-cargamos-toda-la-producción─ con gran revuelo mediático alrededor. Y es que tener en Cantabria a Nicole Kidman ─protagonista─ y Tom Cruise ─productor─ era todo un espectáculo en sí mismo. Aunque quien daba más miedito de todos era la gran Fionnula Flanagan, que recorría la mansión con más cerraduras de la historia del cine tan fría y etérea que parecía ciertamente un fantasma. Ups.

 

“Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982). Verdadero éxito comercial que sigue funcionando con gran efectividad vista hoy en día. Steven Spielberg firmó el argumento de esta historia de fenómenos paranormales que unía diversión espectacular y colorida con algunas secuencias ciertamente aterradoras. Además, Heather O´Rourke forma parte del panteón del fantástico por méritos propios gracias a su recreación de la pequeña Carol Anne, a la que interpretó en tres ocasiones antes de fallecer trágicamente y contribuir a la leyenda maldita que acompaña a la saga desde siempre a ambos lados de la pantalla. Toda tele mal sintonizada siempre nos recordará a la pequeña. Descanse en paz.

“[Rec]” (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007). Ni fantasmas, ni espectros, ni entes, ni apariciones: infectados babosos, purulentos, ultraviolentos y palomiteramente irresistibles. Balagueró y Plaza orquestaron un verdadero festival de caos sanguinolento en un edificio barcelonés en una de las películas más impactantes que nos ha regalado nunca el fantaterror patrio. Manuela Velasco hacía lo que podía para narrar en directo los acontecimientos ─en la versión USA el marrón le tocó a Jennifer Carpenter─, en un ejemplo encomiable de vocación de servicio periodístico. Funcionó en taquilla, así que la infección se propagó en “[Rec]2” (2009), “[Rec]3 Génesis” (2012) y la próxima “[Rec]4 Apocalipsis”. ¡Ñam!

“Hellraiser” (Clive Barker, 1987). Frank (Sean Chapman) compra La Caja, la abre… y la lía. Clive Barker, fundamental indagador del horror visceral y mutante, debutó tras las cámaras adaptando uno de sus relatos más celebrados, un cuento de carne ─mucha─ y sangre ─mucha─ cochino, perverso, masoquista y deliciosamente malsano. El ático de la casa de Larry y Julia (Andrew Robinson y la sórdida Clare Higgins) se convierte en el patio de juegos de los amantes del placer y del dolor en una película que nos regaló otro mito del género moderno ─el impresionante Pinhead interpretado por Doug Bradley─ y que prolongó su historia a lo largo de incontables secuelas progresivamente alejadas de los deleites de la propuesta original.

“Aquella casa al lado del cementerio” (Lucio Fulci, 1981). El maestro italiano del salvajismo bizarre tiene en este título ─de culto, diríamos; pero todas sus películas lo son por lo que suponen para los que gozamos con sus extremos─ una de sus cumbres visuales. El guion propone una mansión de Nueva Inglaterra, un hombre del saco impactante hasta decir basta, un niño rubiales (Giovanni Frezza) que se va a enfrentar al miedo como pocos lo han hecho, y escenas gloriosas tan burras y explícitas que nos hacen llorar de nostalgia cada vez que las comparamos con el apogeo digital de buena parte del horror moderno de centro comercial y multisala. Qué tiempos, qué libertad, qué divertido, qué carteles, qué BSO. Y qué lejos queda.

“La última casa a la izquierda” (Wes Craven, 1972). Los embrutecidos 70 no sabían de limitaciones a la hora de reflejar el hostil ambiente en el que se desenvolvía la vida de los norteamericanos de a pie. Y unos por entonces desconocidos Wes Craven ─director─ y Sean S. Cunningham ─productor─ propusieron al espectador un remolino trash en el que unos tarugos abusaban mucho, mucho de la retoña de una familia bien. Papá y mamá luego abusarán de ellos mucho, mucho. No es una gran película, pero su ambiente sucio y cochino supura suficiente pus como para que aparezca en este catálogo. Contó con un remake de lo más decente en 2009, con Dennis Iliadis a los mandos.

“The last house on Dead End Street” (Roger Watkins, 1977). A renglón seguido de la película de Craven colocamos esta filmada más o menos a la vez pero estrenada años más tarde en plena fiebre del cine exploit y con las sesiones grindhouse en su apogeo. Y la incluimos también por contribuir a la leyenda negra del cine snuff, como una de las pioneras en ese sentido. Inspirada en los asesinatos de la familia Manson, Watkins ─que dirigió como Victor Janos y protagonizó como Steven Morrison─ articula una narración plagada de brutalidades, tormentos y animalismos diversos envueltos en un ambiente sórdido, lisérgico, visceral y violento de lo más grueso. Una rareza.

“House, una casa alucinante” (Steve Miner, 1986). Miedito ligero y risas palomiteras se dan la mano en esta propuesta bastante popular en su momento pese a no ser nada del otro jueves. William Katt, el gran héroe americano, muy traumatizado por su participación en Vietnam, por la muerte de su tía y, sobre todo, por la desaparición de su hijo, se enfrentaba a las fuerzas del mal en esta entretenida historia firmada por Fred Dekker ─al que nunca nos cansaremos de reivindicar y echar de menos─ y Ethan Wiley. Seguida por una secuela psicotrónica ─“House II: Aún más alucinante” (Ethan Wiley, 1987)─, otra oscura y sanguinaria ─“House III” (James Isaac, 1989)─, y otra que no hemos visto ─“House IV” (Lewis Abernathy, 1992)─.

“Terror en Amytiville” (Stuart Rosenberg, 1979). Una de las más señeras representantes del sub-subgénero “basado en un hecho real”, sub-ramal “vivo en la escena del crimen”. El barbudo James Brolin y la guapa Margot Kidder se mudan con sus retoños a una casa con trágico pasado ignorando ─por supuesto─ las señales que indican que algo no va bien. La verdad es que es una lástima que, por muchas veces que sea vea, siempre quede la sensación de que a la película le falta ese algo que la haga grande, pero tampoco está mal. Eso sí, funcionó bien, y la consecuencia fueron montones de secuelas casposas ─siete oficiales, creemos─ y un remake auspiciado por el avispado Michael Bay en 2005.  

“Ahora empiezan los gritos” (Roy Ward Baker, 1973). Amicus aparece en esta filmografía maldita con esta simpática producción en la que Stephanie Beacham e Ian Ogilvy se trasladan a un caserón en el que una mano sobreimpresionada en pantalla pulula a su antojo con divertida sed de venganza. Peter Cushing trata de poner las cosas en su sitio en una película que no ha envejecido muy bien pero que rezuma clasicismo B por los cuatro costados ─un tanto forzosamente, obvio─ gracias a su ambientación en una mansión llena de candelabros, estanterías, ventanales y cuadros que se mueven solos. Y encima, junto a los mencionados, Herbert Lom y Patrick Magee. Motivos no faltan para echarle un vistazo.

“The human centipede (First sequence)” (Tom Six, 2010). Una de esas propuestas que recorren festivales de género y acaban despertando considerables niveles de morbo que infestan la Red hasta elevar sus virtudes hasta niveles que coquetean con el absurdo ─¿recordáis la que se montó con “A serbian film”, por ejemplo?─. Aunque lo cierto es que hay que alabar la inteligencia del director, que exprime las posibilidades de acongojar al personal con un mengelizado Dieter Laser cosiendo bocas a anos en un experimento que, en realidad, es mucho menos explícito de lo que parece. Curiosa, bien ambientada en una casa aséptica y chunga, y seguida de dos secuelas, la última de ellas aún en postproducción. 

Y además… No es que nos parezcan buenas, ni mucho menos, pero su relevancia comercial abre un hueco en este reportaje a Oren Peli y su garantía de una jubilación dorada con la baratísima saga formada por las cuatro entregas de “Paranormal activity” (2007-2012). Articuladas básicamente en torno al amor que una panda de espectros siente por Katie Featherson, la franquicia aprovecha la sugestión que en el espectador teen provocan las campañas de marketing viral para marear la perdiz durante el noventa por ciento de sus metrajes, salpicados de algún que otro subidón de volumen y una pequeña traca de efectismos finales. Si es lo que quiere el público, por nosotros que no quede. La quinta está en marcha.

Orfanatos y hoteles. Edificios grandes y niños con mala cara… todo un banquete para los que quieren pasar miedito solos o en compañía. Ahí están “El espinazo del diablo”  (Guillermo del Toro, 2001), “El internado” (Pascal Laugier, 2004), “Frágiles” (Jaume Balagueró, 2005), “El orfanato” (Juan Antonio Bayona, 2007) o “La maldición de Rookford” (Nick Murphy, 2011), por citar ejemplos recientes. Quien lo prefiera, puede optar por recorrer las instalaciones de “El hotel del horror” (John Llewellyn Moxey, 1960), “Trampa mortal” (Tobe Hooper, 1976), “Motel hell” (Kevin Connor, 1980), “Pesadilla en el piso 13” (Walter Grauman, 1990), “Hostel” (Eli Roth, 2005), “Los ojos del mal” (Gregory Dark, 2006), “Habitación sin salida” (Nimród Antal, 2007) o “1408”  (Mikael Håfström, 2007)…

Manicomios. Aunque su concepción y funciones esenciales son positivas y necesarias, lo cierto es que los sanatorios mentales son toda una invitación para meternos el miedo en el cuerpo. El primero en demostrarlo fue Robert Wiene en 1920 con la fundamental “El gabinete del dr. Caligari”, y el género y cercanías no ha dejado de explotar sus instalaciones desde entonces: “Nido de víboras” (Anatole Litvak, 1948), “Refugio macabro” (Roy Ward Baker, 1972), “Halloween” (John Carpenter, 1978/Rob Zombie, 2007), “El silencio de los corderos” (Jonathan Demme, 1991), “12 monos” (Terry Gilliam, 1995), “Session 9” (Brad Anderson, 2001), “Gothika” (Mathieu Kassovitz, 2003), “Shutter island” (Martin Scorsese, 2010)…

Otros espacios. El Mal puede ejercer su terrible influencia en todo tipo de lugares, como bien saben los aventureros del centro comercial de la épica “Zombi” (Dario Argento, 1978) y su reactualización, “Amanecer de los muertos” (Zack Snyder, 2004), los estudiantes atrapados en el búnker de “The hole” (Nick Hamm, 2001), los espectadores del cine Metropol de “Demons” (Lamberto Bava 1985) o los feligreses, forzosos o no, de “El príncipe de las tinieblas” (John Carpenter, 1987), “El engendro del diablo” (Michele Soavi, 1989) o “El convento del diablo” (Mike Méndez, 2000); y en una muestra de especificidad cúbica, hemos de recordar a la adorable criatura protagonista de “Un monstruo en el armario” (Bob Dahlin, 1986). Y, de momento, lo dejamos aquí.

En las imágenes: “The haunting” © 1963 Argyle Enterprises. “Psicosis” © 1960 Shamley Productions.  “La semilla del diablo” © 1968 William Castle Productions. “La leyenda de la mansión del infierno” © 1973 Academy Pictures Corporation. “¡Suspense!” © 1961 Achilles y 20th Century Fox Film Corporation. “Al final de la escalera” © 1980 Chessman Park Productions. “El exorcista” © 1973 Warner Bros. Pictures y Hoya Productions. “La matanza de Texas” © 1974 Vortex. “The house of the devil” © 2009  MPI Media Group, Constructovision, RingTheJing Entertainment y Glass Eye Pix.  “Posesión infernal” © 1981 Renaissance Pictures. “House on haunted hill” © 1959 William Castle Productions. “La caída de la casa Usher” © 1960 Alta Vista Productions. “Pesadilla en Elm Street” © 1984 New Line Cinema, Media Home Entertainment, Smart Egg Pictures y The Elm Street Venture. “La maldición” © 2002 Pioneer LDC, Nikkatsu, Oz Company y Xanadeux Companey. “El resplandor” © 1980 Warner Bros. Pictures, Hawk Films, Peregrine y Producers Circle. “Misery” © 1990 Castle Rock Entertainment y Nelson Entertainment. “Los otros” © 2001 Cruise/Wagner Productions, SOGECINE, Las producciones del escorpión S.L., Dimension Films, Canal+, Lucky Red y Miramax Films.  “Poltergeist” © 1982 MGM y SLM Production Group. “[REC]” © 2007 Castelao Producciones, Filmax, TVE, Canal+ España, ICAA, ICO, ICF y Institu Català de les Indústries Culturals. “Hellraiser” © 1987 Cinemarque Entertainment BV, Film Futures y Ridvel Films. “Aquella casa al lado del cementerio” © 1981 Fulvia Film. “La última casa a la izquierda” © 1972 Lobster Enterprises, Sean S. Cunningham Films y The Night Co. “The last house on Dead End Street” © 1977 Production Concepts Ltd. Y Today Productions Inc. “House, una casa alucinante” © 1986 New World Pictures. “Terror en Amytiville” © 1979 AIP, Cinema 77 y Professional Films. “Ahora empiezan los gritos” © 1973 Amicus Productions.  “The human centipede (First sequence)” © 2009 Six Entertainment. “Paranormal activity” © 2007 Blumhouse Productions. “Hostel” © 2007 Hostel LLC, International Production Company, Next Entertainment y Raw Nerve. “El gabinete del dr. Caligari” © 1920 Decla-Bioscop AG. “Demons” © 1985 DACFILM Rome. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



13 - Richard - 20:08 - 08.08.14

ufff, llevo años buscando una de una casa, donde se encuentra un grupo de personas, que hacen de todo por salir y no pueden. He sacado la cuenta que debe ser de entre el año 84 y el 90. SPOILER: Recuerdo que al final sacando el papel mural, debajo de las alfombras y en todos sitio, sale un símbolo redondo (no recuerdo bien su forma). El desenlace llega cuando se descubre que estaban en una casa de muñecas.



12 - Luis - 20:20 - 03.08.14

busco una pelicula en la que tres hermanos el mayor es varon la de enmedio es mujer y la menor una niña con asma viven en un edificio donde su departamento de a lado esta embrujado y la niña ve en un espejo de una casita de juguete la imagen de un fantasma algo asi es de hace como unos 3 a años por mucho



11 - Carlos - 3:06 - 15.06.14

Ando buscando una película que vi en entre 1970/78, creo su nombre holocausto con Doris Day (sin seguridad).Tema: Un matrimonio con 1 hijo se mudan a una mansión en las afuera para descansar, al llegar, el hombre recuerda cuando era niño y murió su madre y ve al funebrero con lente negro que lo miraba insiste menté, en una oportunidad le arroja a su hijo con un triciclo viejo, otra lo sumerge en una pileta, noche de temporal la esposa e hijo se quieren ir en coche y lo árboles los envuelven con sus raíces, al final el estando en una sala siente ruidos en la escalera , de repente se abre la puerta y entra de golpe un ataúd, él se arroja por los ventanales y la mansión se renueva totalmente. Esto ocurría cada vez que moría alguien. Tengo mas de 85 años y no quisiera morir sin volver a verla



10 - Jose Luis - 9:02 - 25.05.14

Buenas ando buscando el nombre de una pelicula la vi hace como 5 o 6 a~os se trata de una familia (Padre,Hijo e hija)que se mudan a una casa y la casa ellos tienen que hecharle sal alrededor no c muy bn por q pero lo que se es que salen unos peque~os monstruos unvicibles q solo los pueden ver atravez d un espejuelo … es todo lo que me acuerdo por favor ayudenme a encontrar el nombre de la pelicula se los agradecere…



9 - LETICIA HERNANDEZ - 4:11 - 21.04.14

YAA… ES HOUSE ON HAUNTED HILL REALIZADA EN 1999 CHECALA JONATHAN CAMACHO ES LA QUE BUSCAMOS….



8 - LETICIA HERNANDEZ - 3:49 - 21.04.14

TAMBIEN ESTOY BUSCANDO LA MISMA PELICULA QUE JONATHAN CAMACHO ASI QUE SI YA LA ENCONTRASTE O ALGUIEN RECUERDA EL NOMBRE SE LOS AGRADECERIA MUCHISIMO…..SALUDOS



7 - Jonathan Camacho - 0:03 - 06.04.14

buenas son muy buenas películas, ando buscando una de terror como de hace 10 años o menos no me acuerdo, el nombre no estoy muy seguro de la mansión maldita o la casa de la muerte o no se ni idea, y no la encuentro ocupo ayuda, se basa de un hospital viejo, que van de paseo un grupo de estudiantes, la casa tiene cámaras xq querían hacerle unas bromas a esa personas, se trata de pasar una noche en esa casa sin que nadie pudiera salir la cual las puertas y ventanas se cerraban automática mente, después a pasar la noche muchas cosas raras suceden y comienzan a desaparecer la gente y a morir, los de la casa que tenían en vigilancia con las cámaras se dan cuenta de que algo sucede salen fantasmas de doctores y imágenes de la gente quejándose en el hospital, al final de la película una muchacha y un hombre de piel morena salen por una ventana en lo mas alto de la casa, y con ellos una carta con los cheques que iban a ser ganados por los que pasaran la noche en la casa… me recuerda mucho el final la canción de RED HOT CHILLY PEPPER, ROAD TRIPPIN, también se me pareció escucharla de MARILY MANSON, Muchas gracias . . .



6 - Daniel - 18:07 - 31.03.14

Ya que veo que has visto cantidad de este estilo te quería preguntar si recuerdas una pelicula “mansion embrujada” en donde se encerraban y las puertas se doblaban hacia adentro (con un efecto especial que ahora parecería primitivo) es de los 60 o 70 por las barbas y pelo largo. Gracias



5 - Rictus - 19:58 - 07.10.13

Echo en falta “Pesadilla Diabólica” (Dan Curtis, 1976).



4 - julieta - 3:35 - 10.09.13

creo que las imagenes estan un poco imoresionante per hay otras mas terrorificas como en la pagina derin web



3 - Nangatifeu - 5:14 - 29.07.13

aun recuerdo una película que me gusto mucho en la que un grupo de personas recibían una invitación para una supuesta fiesta en un manicomio, y al estar ahí comenzaba el horror, no recuerdo muchos detalles solo que había una maquina que podía volver loca a la gente, entonces se utilizaba a la inversa trataban de que volviera cuerdos a los locos y lo que mas recuerdo es que se veía un doctor o algo así al final de un pasillo y comenzaba a mover la cabeza de una forma muy fuerte, hasta que aparecía cerca de las personas…. es de las que mas me a gustado y eso que siendo sincero no disfruto mucho de este genero, espero alguien pudiera darme una referencia del nombre de la película para ver si puedo conseguirla, quizá estoy equivocado pero era la cansa del terror, la mansión del terror o algo así, sinceramente no recuerdo :( así que agradecería su ayuda sabiendo de ante mano que son expertos en el tema

pd parece que recuerdo que había como musculos disecados en vitrinas o estantes me parece :S jejeje disculpen mi mala memoria pero la vi hace unos 10 o 15 años en el cine



2 - Carolina - 13:49 - 13.01.13

Me encanto este articulo, soy una amante del cine de terror aunque la paso muy muy mal y tarde semanas en olvidar las pelis me gusta mucho, hay 2 o 3 pelis de esta lista que no e visto, tomo notas y a por ellas.
Gracias **



1 - nag - 12:01 - 06.11.12

Hola,chic@s!!
Muy buena eleccion de casas malditas,aunque echo en falta una…
Salu2




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el niño | en el ojo de la tormenta | lucy | guardianes de la galaxia | infiltrados en la universidad | los mercenarios 3 | como entrenar a tu dragon 2

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.