Las mejores películas de la cartelera

Escrito por el 05.06.12 a las 13:35
Archivado en: Cartelera

El verano ya ha llegado y con él, los grandes blockbusters que se esperan en esta época del año empiezan a aterrizar en cartelera semana tras semana. Superhéroes y productos familiares varios copan los datos de taquilla y dejan poco margen para que en sus respectivos fines de semana se estrenen propuestas que den la alternativa a la superproducción de corte más comercial. Aún así, si rebuscamos encontraremos opciones más que interesantes para todos los gustos: estrenos que aguantan sus últimas sesiones, cine de autor que sobrevive entre mastodontes y hasta alguna comedia a la que no le hace falta ser políticamente correcta para ser número 1.

“Moonrise kingdom” (Wes Anderson, 2012): Le correspondió el alto honor de inaugurar la última edición del Festival de Cannes, donde se produjeron las primeras opiniones contrapuestas. Porque Wes Anderson es un cineasta con capacidad para tocar fibras sensibles o provocar la más bostezante de las indiferencias o irritaciones. En su séptima película logra lo primero mediante la historia de amor y fuga entre una niña problemática, encerrada en su casa de veraneo, y un niño marginado que abandona su campamento de boy scouts. Con sus ingredientes habituales —estética repleta de fetiches, actores famosos que oscilan entre la cara de palo y el humor ridículo, narración con formato de cuento, canciones para nostálgicos—, Anderson regala a la cartelera un relato sobre el primer amor y la escasa diferencia entre las locuras y estupideces que cometen niños y adultos. La sesión más colorista y vivaz para dar comienzo al verano en las salas.

“El dictador” (Larry Charles, 2012): Sacha Baron Cohen tampoco es plato del gusto de todos. Nunca podría serlo un cómico con pocos miramientos a la hora de sabotear los supuestos límites del buen gusto y rebasar las presuntas líneas rojas del humor. De la mano de Larry Charles, ya llevó al cine dos de sus más célebres personajes en televisión, “Borat” (2006) y “Brüno” (2009) —el otro sería Ali G, un rapero que daba nombre al programa en el que Cohen empezó a labrar su camino en la comedia y que también tuvo su propia película, “Ali G anda suelto” (Mark Mylod, 2002)—. Su última creación, el Almirante General Aladeen, apunta a la sátira política de carácter salvaje y vuelve a explotar la comedia de la incorrección política, del choque cultural que desenmascara dobles raseros y esencias de una sociedad. Una película hilarante en la que la risa y la crítica donde más duele siempre van de la mano.

“Profesor Lazhar” (Philippe Falardeau, 2011): La nominada al Oscar® a Mejor Película de Habla No Inglesa por Canadá rompe la tradición de cintas profesores-alumnos entendidas como mensajería de ética para cortos de entendederas. Que el nuevo maestro, de origen argelino, de una escuela de Montreal tenga que lidiar con una clase traumatizada por el suicidio de su predecesor indica que las moñerías serán las justas. Con pulso desnudo y química envidiable entre mentor y alumnos, la película devuelve la fe en las historias de colegio y una muy conveniente legitimidad a un gremio cada vez menos valorado.

“Los Vengadores” (Joss Whedon, 2012): Supremo ejemplo de blockbuster de calidad, auspiciado por un experto en superhéroes, cómics y narrativa de infarto. Whedon consigue reunir a la caterva de iconos marvelitas sin que salten los plomos y regalando a la audiencia esa compleja combinación de frases memorables, desprovistas de tono gravoso, emoción de sala de montaje, naturalidad en la convivencia entre la carne y lo digital, y no poco humor paródico. Lo que parecía un gazpacho de marketing ha terminado por revelarse como la mejor película Marvel hasta la fecha.

“Las nieves del Kilimanjaro” (Robert Guédiguian, 2011): Otra superviviente de cartelera gracias al boca-oreja y a su intensa carrera en el circuito de festivales aborda las precariedades contemporáneas desde la mirada de un matrimonio con décadas a sus espaldas. Cuando un simple atraco trastoque su rutina, la película comenzará a revelarse como decidida y, a pesar de todo, optimista disección de los vapuleos a la dignidad que acarrea la situación económica y el recorte de los derechos sociales. Michel y Marie-Claire abrazan la estabilidad de la familia, los amigos y la coherencia de sus puntos de vista políticos en un presente a la deriva; idóneos para contagiar de relativa y honrada esperanza a un público acostumbrado ya a las profecías catastrofistas.

“La cueva de los sueños olvidados” (Werner Herzog, 2010): El nombre de Werner Herzog al frente del proyecto siempre apunta a  una experiencia única, conducida por la pasión y el genio aventurero —algunos dirán megalómano— del director alemán. En esta ocasión, hace uno de los usos más interesantes del 3D hasta la fecha: mete la cámara en una caverna que contiene milenarias pinturas rupestres, los primeros signos que indican la presencia del hombre. Y no se conforma con hacernos testigos de esa maravilla, sino que rastrea el alma de los primeros seres humanos en lo que es otro documental inclasificable en su filmografía.

“Un lugar donde quedarse (This must be the place)” (Paolo Sorrentino, 2011): El papel más llamativo de la cartelera lo luce Sean Penn, en su eterna búsqueda del brusco cambio de registro. Esta vez como antigua estrella del heavy metal que aún recurre a su look gótico para moverse por una Norteamérica desértica y cutre. Inusual road movie que incorpora la venganza hacia un viejo nazi, como un cruce imposible entre la banda Kiss y “La deuda” (John Madden, 2010). Actores excelentes —junto a Penn está Frances McDormand y Harry Dean Stanton— en este trayecto henchido de humor, extravagancia, barroquismo y aguas muy revueltas donde lo único claro es que resulta inevitable sentirse perdido.

“¿Y si vivimos todos juntos?” (Stéphane Robelin, 2011): La tercera edad queda representada con este título que, por otra parte, pretende rejuvenecer los ánimos de sus personajes y del sector de población que, de entrada, acudiría a verlo. Un grupo de intérpretes frescos y cómodos en sus papeles, entre quienes están las muy reconocibles Jane Fonda y Geraldine Chaplin, articulan una película de colegas fuera de lo habitual. Los sinsabores de la salud cada vez más achacosa, de la convivencia de muchas décadas aún cargada de secretos y rencillas, y del relevo generacional que debe sacar lecciones de la experiencia salpican esta historia simpática e inofensiva que no teme ser mordaz, deslenguada o tierna cuando corresponde.

En las imágenes: “Moonrise kingdom” © 2012 American Empirical Pictures, Indian Paintbrush, Moonrise y Scott Rudin Productions. “El dictador” © 2012 Four By Two Films.“Profesor Lazhar” © 2011 Micro_Scope. “Los Vengadores (The Avengers)” © 2012 Marvel Studios. “Las nieves del Kilimanjaro” © 2011 Agat Films & Cie, Ex Nihilo, France 3 Cinéma y LEs Films de la Belle De Mai. “Un lugar donde quedarse (This must be the place)” © 2011 Indigo Film, Lucky Red, Medusa Film, France 2 Cinéma, ARP Sélection y Element Pictures. “¿Y si vivimos todos juntos?” © 2011 Les Films de la Butte, Rommel Film, Manny Films y Studio 37. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.