Web Oficial del IV Festival de Cine Español de Málaga   .LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial IV Festival de Málaga] [Crónicas] [Películas]


SIN VERGÜENZA
..................................................................................................................

cartel Dirección: Joaquín Oristrell.
Año:
2000.
Duración: 116 min.
Interpretación: Verónica Forqué (Isabel), Daniel Giménez-Cacho (Mario Fabra), Candela Peña, Elvira Lindo, Rosa María Sardá, Jorge Sanz, Marta Etura, Pablo Quejido, Carmen Balagué.
Guión: Joaquín Oristrell, Dominic Harari, Teresa Pelegri y Cristina Rota.
Música: José carlos Gómez.
Fotografía: Jaime Peracaula.
Montaje: Miguel A. Santamaría.

..................................................................................................................

CRÍTICA

Mateo Sancho Cardiel

No es extraño que Joaquín Oristrell se haya decantado por la comedia en sus trabajos como director, siendo que ha triunfado clamorosamente coescribiendo con Gómez Pereira películas como "Boca a Boca". Sin embargo, para su último trabajo como autor, deja de lado la vocación meramente lúdica de sus trabajos con Pereira para mimar con su ejemplar guión hasta el extremo este tipo de películas, de manera que ha conseguido con "Sin vergüenza" una película cómica, pero cargada de cariño, emoción, frescura y de matices que le otorgan una flexibilidad inusual y que el espectador agradece entregándose al transcurso de los acontecimientos y los personajes.

Y es que "Sin Vergüenza" es una película que puede encuadrarse, como se hace en cierta secuencia dentro del propio filme, en todos y en ningún género: comedia urbana, de situación o sátira, drama de personajes o incluso retrato generacional. De sus múltiples facetas, todas bien acabadas, se ha decidido lanzar al público a través de los medios como una ácida mirada a la industria cinematográfica, en concreto, al mundo de los actores. Efectivamente, se nos presentan como seres neuróticos, corroídos por la ambición, algo que a mí no me dejó de sonar a tópico. Muy bien expresado, pero carente de originalidad al fin y al cabo. Por eso, me resultaron mucho más valiosos e interesantes aquellos momentos en que la película tiene la dualidad de rendir su particular homenaje a la fábrica de sueños. Existente desde que el mundo es mundo, la interpretación y las artes escénicas representan no sólo una fuente de imaginación, sino de pensamientos y filosofías que han sido plasmadas a lo largo de la Historia y, por tanto, elocuentes de las eternas cuestiones de la naturaleza humana. Sabiduría en la que ampararnos para el aprendizaje o ante la desorientación existencial, pues, como reflejo de la vida misma, tiene como fin último el carácter docente para el espectador. Por eso, en los fragmentos que Oristrell selecciona magistralmente de obras clásicas, aunque escuchemos a unos intérpretes recitar los diálogos de un Hamlet o un Romeo, son los sentimientos de los protagonistas los que están siendo expresados. Más poéticos y mejor expresados, pero igualmente reales. Y es que, como dice uno de los mejores diálogos, "la vida está muy mal escrita". Pero, desde luego, "Sin Vergüenza" no. En su inicial labor de guionista, Oristrell construye un hilo argumental que funciona como un reloj, perfecto para incluir la situación y el azar que encuentra a los personajes, heredados de sus mejores trabajos con Pereira, y sus inmejorables tintazos de humanidad, mosaico de personajes que conforman un manifiesto del comportamiento humano.

Para semejante desfile de caracteres, el elenco es tan extenso como heterogéneo. De los actores debutantes, recién salidos de la escuela de interpretación, se atisban momentos de talento, pero aún sin pulir, por lo que están mezclados con diálogos mal recitados y envarados. Pero es muy difícil no quedar eclipsado por cuatro magníficos actores. De la escasa presencia masculina, Daniel Giménez Cacho cumple con corrección, pero es especialmente sobresaliente el trío femenino formado por Candela Peña, Rosa María Sardá y Verónica Forqué. La primera aporta su potente acento y fuerza que se desgranan de su boca a cada palabra que pronuncia. La segunda, domina perfectamente su vis cómica, y la tercera, pese a representar su eterno papel, ofrece una interpretación abordada con suma ductilidad y con sentimiento a flor de piel. Ellas tres forman uno de los pilares básicos de esta película cómica y dramática, para reflexionar, analizar y aplicar, para descubrir los valores de un gran guión y del complejo mundo de la actuación.

..................................................................................................................

Imágenes de Sin vergüenza - Copyright © 2000 Tornasol Films, Cartel y Ensueño Films. Todos los derechos reservados.

< Página principal de Sin vergüenza

..................................................................................................................

© 2001 La Butaca - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.