Síguenos

Ben Barnes, protagonista de «El retrato de Dorian Gray»: «Escojo con el corazón, no para posicionarme en el mercado»

Adaptaciones

Ben Barnes, protagonista de «El retrato de Dorian Gray»: «Escojo con el corazón, no para posicionarme en el mercado»

FichaCartelFotosSinopsisCómo se hizoTráilerClipsEntrevistas
NoticiasReportajeCríticasComentarios

Popularmente conocido por dar vida al Príncipe Caspian de la problemática saga de Narnia, Ben Barnes esconde tras su juventud una carrera nutrida sobre las tablas y los escenarios. Ahora se enfrenta al reto de dar vida a una de las más inmortales figuras de la literatura universal.

Charlamos con él antes del desembarco en nuestra cartelera de “El retrato de Dorian Gray”, producción para la que se ha puesto en manos del cineasta Oliver Parker. Seguro de sí mismo, convencido de que lo ha dado todo, Barnes está tranquilo y satisfecho con el resultado de la película.

¿Qué imagen tenías de Dorian Gray antes de embarcarte en el proyecto?
Había leído la novela, claro, y como la mayoría de la gente había visto de manera muy clara el personaje, por cómo se define en el libro. Rubio, con unos bonitos ojos azules… ni en un millón de años imaginé que me darían el papel. A mí siempre me ha parecido que no tenía mucha personalidad en el texto, me parecía más bien la representación de una idea, el poder de la juventud, la fama, la belleza. Y en las primeras versiones cinematográficas se representaba como una figura muy estoica, muy tiesa; ahora hemos tratado de entrar dentro de la psicología de Dorian Gray, averiguar qué está pensando realmente, algo que no se refleja en la novela.

Has protagonizado un clásico de la literatura juvenil, y ahora un clásico de la literatura universal. ¿Buscas esa relación, o surge de manera natural en los papeles que te ofrecen?
Me licencié en Arte Dramático y Literatura en la universidad, y uno de mis temas favoritos era la literatura infantil. Lo cierto es que creo que simplemente he sido afortunado al recibir estas oportunidades. Son obras especiales, sobresalientes, porque son narrativas que han soportado perfectamente el paso del tiempo, tratan temas eternos, con unas cualidades didácticas muy interesantes.

¿Algún personaje al que te gustaría dar vida?
Bueno, estoy pensando en involucrarme en una obra de teatro basada en una novela, pero aún no sé si lo voy a hacer, así que prefiero no comentar nada aunque es un proyecto que siempre ha sido uno de mis sueños. Por otro lado, Hamlet, por supuesto. ¿Qué actor no ha querido ser Hamlet? Si alguno te responde negativamente, habría que hacerle un examen psicológico para ver qué va mal con él…

¿Es complicado desligarse de la percepción que se tiene de una producción Disney para abordar una más adulta?
Primero tengo que decir que Disney me dejó marchar porque la franquicia de Narnia fue comprada por Fox. Hasta el momento he trabajado en ocho películas, y sólo dos de ellas pertenecen a esa saga. Y mantengo en paralelo mi carrera en teatro. Así que para mí es casi al revés: cuando trabajo en producciones infantiles, tengo que prepararme para una propuesta destinada a un público más joven, en vez de estar acostumbrado a ello. La mayoría de la gente sigue pensando que tengo veinte años, aunque rondo la treintena. Es gracioso.

Ciñéndonos únicamente a tu trabajo en cine, llevas pocos años en la industria, pero sin pausa. ¿Hacia dónde ves que se encamina tu carrera?
Me gusta la variedad de personajes a los que he podido dar vida, todos tan distintos. Es una experiencia constante y muy intensiva. Cargas con todas las características de cada papel continuamente, tienes que estar siempre preparado en muy poco tiempo. Es extraño, pero satisfactorio. Lo que quiero es escoger con el corazón, no posicionarme en un mercado. Quiero poder elegir personajes que a mí me interesan. Si tienes problemas con el director, o no te gusta el trabajo de edición de una película, por ejemplo, lo único que te queda es el guión, las palabras, las emociones.

Oliver Parker nos comentaba que había habido muy buena relación entre Colin Firth y tú.
Tengo muy buena relación con Colin, es cierto, máxime después de colaborar en “Una familia con clase”. En esta película nuestra relación es más compleja, así que la colaboración ha sido más profunda e intensa. Es un referente, con el que además comparto orígenes sobre las tablas, al igual que otros grandes como Kenneth Branagh. Su trayectoria es gigantesca y variada, me encantaría emularle, desde luego.

En las imágenes: En la primera, Ben Barnes, protagonista de “El retrato de Dorian Gray”, en la premiere española de la película. En la segunda, junto al director Oliver Parker © 2010 Aurum. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir