Anna Muylaert (“Una segunda madre”): «Poco a poco va subiendo el nivel de las películas en Brasil»

Escrito por el 22.06.15 a las 13:50
Archivado en: Cine latinoamericano, Cine social, Comedia, Drama, Entrevistas, Preestrenos, Presentaciones

Premio del Público en el Festival de Berlín y Premio del Jurado en Sundance. Con esta carta de presentación, ¿quién no querría charlar con Anna Muylaert, directora de “Una segunda madre”? La brasileña aprovecha esta historia sobre niñeras y “madres a tiempo parcial” para ahondar en la relación de clases y reflejar algunas de las realidades sociales existentes en su país.

Una segunda madre

¿Cómo surge el proyecto?
Hace 20 años, coincidiendo con la vuelta [a la primera línea] del cine brasileño, nació mi primer hijo y yo dejé de trabajar para cuidarle. En aquel momento empecé a pensar en mi primer largometraje y surgió el tema de la educación. Yo sentía la llamada de la maternidad y veía el trabajo de educar como algo sagrado, pero a mi alrededor todo el mundo tenía una niñera. Algo intrínseco a la cultura brasileña, y surgió esa cuestión, la de la educación por un lado, la desvalorarización del trabajo de la madre, y todo lo relacionado con las cuestiones sociales. Comencé este trabajo hace 20 años pero en aquel momento no podía hacerlo porque era algo muy complejo, pero considero que es mi primer trabajo a pesar de que haya sido el cuarto.

Háblanos de la cuestión de la diferencia de clases que se expone en la película, ¿es algo tan marcado en Brasil?
Sí, en Brasil como en otros muchos países, hay mucha diferencia de clases; pero el agujero en Brasil es muy grande, el acceso a la educación y al dinero es de unos pocos, y la mayoría no tiene acceso. En la casa están todas las reglas no escritas pero que, son invisibles, existen, y se siguen porque cada uno sabe cuál es su lugar. Cuando Jessica llega a la casa no conoce esas reglas. Llega totalmente inocente, no es que quiera romper esas reglas, sino que no las conoce, y ahí es cuando lo desestabiliza todo y se vuelven visibles.

Una segunda madre

Sobre la dinámica que se establece entre la niñera y la familia, ¿conocías casos cercanos o has vivido alguno en primera persona? ¿Cómo fue el proceso de documentación?
En mi casa hubo niñera, es muy común en Brasil, estuvo 30 años viviendo en casa. También hice entrevistas y contratamos a una persona para que hiciera unas investigaciones, y al final nos basamos en la historia de Edna, la mujer que trabajó en mi casa; la conozco y es mi amiga. En su caso, su madre la dejó en Bahía a los 3 años y volvió a por ella a los 16. Ella quería ser peluquera pero acabó siendo niñera y dejaba a sus propios hijos con un vecino. Por un lado esa fue la base, y por otro lado quise salir del cliché de ese destino al que las niñeras están abocadas. De ahí surgió el papel de Jessica. Tardé mucho en definir a Jessica porque no quería un final feliz pero tampoco uno infeliz, no sabía muy bien qué hacer. Para encontrar ese camino intermedio me encerré en casa y darle vueltas y ahí fue cuando la directora de fotografía, Bárbara Álvarez me dio el libro de Julio Cortázar, Casa tomada, un cuento en el que se van cerrando puertas y los habitantes tienen que ir saliendo de la casa. Fue esa estructura la que seguí, Jessica va entrando en la casa, llega hasta la piscina y luego vuelve, se le van cerrando puertas. De hecho el primer título que pensé para la película era La puerta de la cocina.

Siguiendo con las relaciones, me parece muy interesante la que se establece también entre las madres (Val y Bárbara) con sus respectivos hijos marcadas por las dificultades en la comunicación.
Es como el juego de las sillas, en el que está todo el mundo sentado en un lugar que no le corresponde. O el set de café que le regala Val a su jefa, en el que las tazas negras van en los platos blancos y viceversa. Nadie cuida a quien debería y cuando llega Jessica todo se vuelve a recolocar. Lo interesante de la película es además que la heroína es a la vez la mala porque es la que ha abandonado a su hija. Bárbara en cierta manera vive en su casa con su hijo, aunque no se ocupe de él tanto como Val. Cuidar a los hijos no siempre es fácil.

Una segunda madre

Yendo a temas más generales, ¿qué le falta a la cinematografía brasileña para exportarse más a territorios como España? Aquí por ejemplo nos llegan muchas películas argentinas o mexicanas, pero no brasileñas.
Con el presidente Fernando Collor [de Mello] se acabaron con los incentivos fiscales al cine y hubo un parón muy grande que se ha ido retomando en los últimos años. Estamos como quien dice empezando porque el nuevo gobierno ha vuelto a dar incentivos. Ahora se hacen más de 100 películas por año. La calidad media sigue siendo baja, pero de vez en cuando sale alguna buena como “Sonidos de barrio” [de Kleber Mendonça Filho], que no tuvo tanto éxito como “Tropa de élite”, pero sí demuestra que poco a poco van surgiendo más películas y va subiendo el nivel. También es algo que está ligado al tema de la educación, en Argentina o en España hay un nivel medio mucho más alto que en Brasil; se ve a nivel de lectura o en los debates que tengo después de las películas. El periodista en Brasil puede llegar incluso sin haber visto la película.

“Una segunda madre“, película distribuida en España por Caramel Films © 2015 Africa Filmes, Globo Filmes y Gullane Filmes. Todos los derechos reservados.

 



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1
 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.