Anne Fletcher, directora de “La proposición”: «Quería ser actriz de comedia más que nada en el mundo»

Escrito por el 15.07.09 a las 0:08
Archivado en: Comedia, Entrevistas, Hollywood, Presentaciones, Romance, Tráilers

Quizá se deba a que además de dirigir, actuar y producir, Anne Fletcher también sea una reputada coreógrafa y bailarina. O quizá se deba, sencillamente, a que disfruta con su trabajo hasta límites insospechados. De cualquier modo, es indudable que destila energía y vitalidad por los cuatro costados.

La responsable de “La proposición” visitó España para presentarnos la película tras cosechar un éxito de lo más meritorio en Estados Unidos. Charlamos con ella tras la rueda de prensa, en la que, a decir verdad, su fogosa simpatía dejó boquiabierto a más de uno. Bien por ella.

José Arce: ¿Influye en tu trabajo como directora el hecho de ser actriz?
Anne Fletcher: ¡Gracias por saber eso! Creo que sí. Quiero ser actriz siempre. Me encanta la comedia física. Quería ser actriz de comedia más que nada en el mundo, pero yo era bailarina. Fui a Los Ángeles para bailar, y allí sería esa bailarina cómica a la que llamaban porque necesitaban a alguien que pudiera hacer el tonto, exagerar. En esencia: entendía la comedia física, entendía la interpretación… y después me convertí en coreógrafa, y tienes que pensar por qué esa gente baila en esa escena, cuál es el propósito del baile, de los personajes, qué relación tiene con la historia… te lees el guión, analizas a los personajes… Así que todas estas lecciones que he tenido en la vida me han permitido dirigir, y me encanta trabajar con actores, plantearme por qué estos personajes están ahí, dónde van, me gusta todo eso… Así que sí.

¿Pero por qué no saltas a la dirección hasta 2006 con “Step up (Bailando)”?
¿Por qué no? Es curioso, pero no lo esperaba. Yo trabajaba con Adam Shankman, que también es coreógrafo. Trabajé con él durante muchos años, bailando, haciendo coreografías… y luego él se puso a dirigir. Y me decía: “tienes que hacer esto, tienes que dirigir”. Yo le contestaba: “no, estoy bien haciendo coreografías, ya lo intentaré en otro momento, algún día lo haré, pero ahora déjame hacer esto”. Pero, de hecho, él es el responsable, porque un día recibí una llamada suya para dirigir, diciendo que necesitaban a un coreógrafo con experiencia, que tenía que hacerlo Y era como…  “vale”. Sabes, no te ves en la situación, no te ves haciéndolo, pero no puedes perder una oportunidad así. Así que era como “por favor, que no haga el ridículo”. Me lancé a ello… y tres meses después me llamaron y me dijeron: “Queremos contratarte”. Me quedé patidifusa. Pero sucedió así, sin más. En el momento en que sucedió no estaba precisamente loca por entrar en todo eso. Pero si no hubiera aceptado en ese momento, probablemente no habría tenido esta oportunidad hoy. He tenido muy suerte.

Sandra Bullock, Ryan Reynolds, Craig T. Nelson, Mary Steenburgen… pero háblame de Oscar Nuñez.
¿Oscar? Pffffff. ¿Por qué le contratamos? (Risas)

¿Qué grado de improvisación has tenido con él, o le has permitido?
Para todos los personajes de la película partimos del guión y permitimos improvisar, porque creo que los actores conocen a los personajes mejor que nadie, y nunca sabes qué es lo que puede surgir. Y si tengo una idea para esto o aquello, no quiero quedarme sólo en eso. Así que si algo surge, lo haces. El personaje de Ramon, que Oscar interpreta… cuando piensas en Alaska, piensas: “gente blanca” Es lo que se te ocurre. Nunca he estado allí, así que no lo sé… Cuando lees el guión piensas en indios americanos nativos y gente blanca, realmente. Y resulta que el guionista había estado muchas veces en Alaska, y este personaje, Ramon, es mexicano… Y tenía productores que se preguntaban por qué era mexicano, y… (perdón, estoy farfullando)… y llamé al guionista y le pregunté: ¿Por qué Ramon es mexicano? Y me contestó: “Porque hay una población enorme de mexicanos en Alaska”. Así que siguió siendo mexicano. Oscar tenía una serie de la que yo estaba locamente enamorada, “Halfway home”. Estoy enamorada de ese hombre. Estamos muy unidos. Me sentía muy afortunada de tener a Oscar, porque podía venir y hacer lo que le pidieras, ir tan lejos como le pidieras… Muchas de las cosas en la película son suyas. Si se daba el caso, le decía: “Oscar, inténtalo, que sea lo que tenga que ser”. En la escena en la que el personaje de Sandra le conoce por primera vez… “sólo quiero… y soltarlo”, y ella está como “Vale”… Yo le decía: “Oscar, simplemente lánzate a ello” Y salió con la línea que de hecho está en la película, aportó su background en la comedia e improvisando, y te permite tener cosas auténticas, muchas maravillosas. Soy muy afortunada de conocerle.

Y dos cosas para acabar. 1, rápido, dime un número primo. Y 2, cántale algo a mis espectadores, por favor.
¡17!… ¿Cantar algo? Hacen falta dos para hacer que vaya bien. Hacen falta dos para hacer que sea increíble… Mmmm.

¡Maravilloso! ¡Gracias!
¡Horrible!

En la imagen: Anne Fletcher, directora de “La proposición”, durante la entrevista © 2009 LaButaca.net. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.