Síguenos

Jackie Earle Haley, protagonista de «Pesadilla en Elm Street: El origen»: «Es alucinante dar vida a un icono como Freddy Krueger»

Entrevistas

Jackie Earle Haley, protagonista de «Pesadilla en Elm Street: El origen»: «Es alucinante dar vida a un icono como Freddy Krueger»

FichaCartelFotosSinopsisTráilerEntrevistasNoticias
PreviaCríticasComentarios

Dormirse vuelve a dar miedo, porque Freddy Krueger ha vuelto a por nosotros desde lo más profundo de nuestros sueños. Y es que el asesino de las garras asalta las pantallas en “Pesadilla en Elm Street: El origen”, remake del clásico producido por Michael Bay y con Jackie Earle Haley oculto tras las quemaduras y el jersey a rayas.

El actor pasó por Madrid hace un par de días para promocionar la película, una estupenda ocasión para charlar con un intérprete que no ha parado desde que se recuperara para el cine en 2006 con “Juegos secretos”, que le supuso una nominación al Oscar® y marcó el mejor retorno posible tras una prolongada pausa en su carrera de más de una década.

¿Por qué vuelve Freddy Krueger?
Bueno, es alguien a quien realmente no se puede matar, así que siempre vuelve… Creo que mantiene intactos los valores que le hacen atractivo, aporta miedo pero también provoca esas risitas nerviosas que aparecen cuando el espectador quiere tener miedo. Es una especie de hombre del saco moderno, cuando somos niños nos gusta sentarnos alrededor de la hoguera y que los mayores nos cuenten historias tenebrosas; forma parte de nuestra cultura, y esta película tira por ahí.

¿Te acercaste tú al proyecto o contactaron contigo?
No sabía que estaban haciendo un remake de “Pesadilla en Elm Street”. A través de Internet, algunos fans me proponían como un buen Freddy Krueger. Hablé con mi agente, y me dijo que precisamente había estado en contacto con los productores de esta nueva versión; nos reunimos con el director, Samuel Bayer, y un par de semanas me ofrecieron el papel. Alucinante, poder interpretar a un icono semejante. Tuve dudas al principio, pero una pequeña voz en mi cabeza me decía que era una locura rechazar esta oportunidad. Desde que volví a ponerme delante de las cámaras, he hecho drama, comedia, thriller, ¡y ahora soy Krueger! Es emocionante.

¿Has tenido libertad para componer tu papel, para aportar cosas?
Fue un proceso bastante colaborativo, pero Sam quería que me centrase sobre todo en los aspectos más oscuros del personaje. Fue complicado para mí, porque de alguna manera quería apropiarme del personaje, hacer que fuese mío. Para aclimatarme me llevaba el guante puesto a casa, para poder utilizarlo en mi vida normal y que se convirtiese en algo instintivo.


¿Por qué te has apartado de la interpretación durante trece años?
Pasa mucho con los niños actores, muchos se pierden por el camino. Con seis años llevaba ya varios trabajos, y todo cogió velocidad con “The Bad News Bears”, en 1976. Me hice muy famoso, tenía muchas ofertas. La gente de Hollywood veía en mí un tío bueno en potencia, fuerte, alto, fornido; pero mi cuerpo no fue por ese lado, y no sabían muy bien qué hacer conmigo. Dejaron de llegar buenas ofertas, y todos los proyectos que me llegaban eran pequeños, poca cosa. Tenía veintitantos, y debía elegir entre reinventarme o seguir adelante con mi vida. Escogí lo segundo, busqué mi camino y encontré éxito como director de spots. Hasta que Steve Zaillian me dio mi gran oportunidad para volver.

¿Te has sentido alguna vez como un juguete roto? Es habitual en quienes empiezan a actuar cuando aún son muy niños.
He sentido todo tipo de mierdas, sinceramente. Cuando no estás bien, es muy fácil que tu cabeza flaquee y veas todo tipo de conspiraciones, crees que todos están en tu contra. Pero sin analizas Hollywood, te das cuenta de que muy pocos de aquellos que tienen éxito como niños o adolescentes tienen una verdadera carrera una vez son adultos. Se convierten en almas perdidas, de algún modo; y no me refiero sólo como actores, sino como personas, quedan bastante tocados. Cuando me llamo Steve, yo no estaba mal, tenía todo bastante en su sitio, adaptado a una vida normal. Pero aún así, sí he tenido momentos en los que veía una película y me sentía mal, recordaba que yo estaba ahí y que había formado parte de todo eso.

Y desde tu regreso, no has parado: nominación al Oscar® en 2006, trabajos con Zaillian, Martin Scorsese, Zack Snyder, la serie de televisión “Human target”
Ha sido una locura, no puedo expresar con palabras lo que siento al volver a trabajar como actor, volver a mi vocación. Llevo cinco años a tope de trabajo, estoy cansado pero encantado. Paso en mi casa tres o cuatro meses al año, no más; el resto, viajando de un lado para otro. Aún ahora hay momentos en los que tengo que pellizcarme para ver si estoy despierto o estoy soñando. Soy muy, muy feliz, sobre todo teniendo en cuenta por todo lo que había pasado anteriormente.

¿Tienes alguna pesadilla recurrente?
Como le pasa a tantísima gente, soñaba mucho con volar. Pero me ocurría un poco como a “El gran héroe americano”, no podía controlar el vuelo. Y de niño tenía una pesadilla rarísima y constante: soñaba que estaba dormido y me despertaba, pero entonces aparecía un hombre-tarántula que me perseguía por el pasillo, y siempre me despertaba justo antes de que me cogiera. No sé qué significado puede tener, ¡quizá sea un mensaje para que interprete a un superhéroe o algo así!

En las imágenes: En la primera, Jackie Earle Haley, en la premiere española de “Pesadilla en Elm Street: El origen” © 2010 Warner Bros. Pictures International España. Foto por Pipo Fernández. Todos los derechos reservados. En la segunda, el actor, caracterizado en un fotograma de la película © 2010 New Line Cinema y Platinum Dunes. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir