Síguenos

Adaptaciones

Jamie Bell nos habla de «Las aventuras de Tintín»: «En esta película, la intensidad de la animación es creíble»

Pocas dudas hay de que este fin de semana el gran protagonista de la cartelera tiene nombre propio. Y es que “Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio” (ver tráiler) llega preparada para arrasar el box office internacional, sin que nuestro país, a pesar de los discretos resultados que está registrando la taquilla durante este 2011, vaya a ser una excepción.

 

Dentro de la gira de promoción de la película recibimos a Jamie Bell, que aporta vida al personaje que da título a la súper producción y con quien ya pudimos charlar hace tan sólo unos meses por un proyecto totalmente distinto, “La legión del águila”. Sigue igual de simpático y vivaracho, no esperábamos menos; razones le sobran para estar contento.

Han pasado diez años desde “Billy Elliot”, y ya estás trabajando con Steven Spielberg
Empecé a leer los cómics de Tintín con ocho años, y me encantaron. Y trabajar en este proyecto con Steven es un sueño, qué te voy a contar, es alucinante.

¿Cómo ha sido el día a día del rodaje?
Agotador. Es como las Olimpiadas para un actor, porque no hay tiempos de espera, no hay tiempos muertos, no hay que esperar a que baje el sol, ni cambiar el set, ni tocar la luz. Siempre estás listo para la siguiente escena; por ejemplo, la escena en la que estamos remando en la barca fue extenuante, con Andy Serkis, que pone la voz a Haddock, y yo remando sin parar. Pensaba que me moría. Y de repente te dicen “venga, ahora la secuencia en el mercado marroquí”, y tú piensas “¿cómo es posible? ¿ya?”. Es muy, muy intenso, no te puedes relajar ni guardar energías, todo lo que haces es registrado. Todo el rodaje estuvimos a base de plátanos y bebiendo agua con una pajita, porque no te puedes quitar el traje ni el casco… otro mundo. Y además acabas con heridas, hematomas, costillas rotas, vértebras desplazadas, ¡madre mía!

¿Qué sensaciones tuviste cuando viste la película acabada por primera vez? El resultado es increíble.
Muchas gracias. Estoy totalmente de acuerdo. La película es una mezcla de animación y captura de movimiento, y la verdad es que durante el proceso no tienes ni idea de cómo va a ser el resultado; ves un poco del arte conceptual, una mínima previsualización, es un poco difícil de explicar. Lo que ves es muy básico, con unos gráficos muy malos, como si estuvieras con un juego de la PlayStation 1. Como actor incluso te preocupas, no es muy gratificante. Pero cuando ves el final, te asombras. Yo estoy pasmado de lo que hemos avanzado desde “Avatar” en cosas como los ojos, porque en aquella parecía que no había vida detrás de ellos. Esta película es la punta de lanza de la tecnología, que es donde está siempre Steven Spielberg. Hay secuencias que se sienten como si fueran actores reales. Estoy muy orgulloso, también porque me encanta la tecnología.

La parte emocional es lo más complicado de captar, trasladar la fidelidad del actor. Ese detalle de los ojos que destacas es un muy buen ejemplo.
Afortunadamente, lo que tenemos que tener en cuenta aquí es que es una película de aventuras, otra cosa sería tener que sostener la intensidad emocional de Meryl Streep llorando a moco tendido. Para mí es creíble, yo veo a los personajes y me los creo. Es verdad que todavía no he visto nada en captura de movimiento que pueda reflejar la intensidad de una mirada real; Robert Zemeckis es quien más ha trabajado este aspecto con “Polar Express”, «Beowulf» y “Cuento de Navidad”. Pero aún no se llega a transmitir lo mismo que un actor. Cuando en esta película Haddock habla a Tintín del fracaso, de no dejarse vencer, es una interpretación real, a mí me llega. Creo que en este caso la tecnología sí hace justicia al trabajo de los actores, teniendo en cuenta la sutileza, los matices de los intérpretes de carne y hueso.

Y sin embargo hay quien sostiene que los actores podéis quedaros sin trabajo.
Alguna vez he oído cosas así, pero me parece una ridiculez total. En inglés no se llama “captura de movimiento”, se denomina «captura de interpretación”, lo importante es el intérprete, la animación necesita del actor. Puede que los que resulten inútiles en el futuro sean las estrellas de cine, pero no los actores. Porque cualquier persona puede interpretar a Tintín con esta tecnología. Nos adentramos en una nueva era, pero el cine es evolución constante desde sus inicios. Primero la cámara, luego la película, luego la luz… todo evoluciona. En sus orígenes imagino que la gente tampoco entendía muy bien cómo se iba a desarrollar el cine, era una cosa muy compleja. Ahora pasa lo mismo.

También hay cada vez más voces a favor de crear una categoría en los Oscar® para estas propuestas, e incluso de premiar ya mismo el trabajo de Andy Serkis.
Creo que la Academia debería ponerse las pilas, porque este sistema cada vez gusta más, está emocionando a la gente. Y vuelvo a lo de antes, lo que emociona al público es el actor que está detrás. Y Andy Serkis es un pionero en este aspecto, es un pedazo de actor como pueden ser Sean Penn o George Clooney. Hay que reconocer su trabajo, sin duda.


En las imágenes: En la primera, Jamie Bell durante la promoción en Madrid (foto por Goyo Conde) © 2011 Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados. En el resto, fotogramas de “Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2011 Columbia Pictures, Paramount Pictures, Hemisphere Media Capital, Amblin Entertainment y The Kennedy/Marshall Company. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Busca tu película

Subir