Síguenos

Adaptaciones

«Los crímenes de Oxford» llegan a Madrid

Unas semanas después de acoger la presentación de «Soy leyenda», el Hotel Intercontinental de Madrid ha vuelto a reunir esta mañana a la prensa para la puesta de largo ante los medios de la última y más ambiciosa película de Álex de la Iglesia, «Los crímenes de Oxford», en la que el director ha estado acompañado de sus tres actores principales, John Hurt, Elijah Wood y Leonor Watling. Antes de arrancar el turno de preguntas, el realizador ha querido agradecer personalmente a los asistentes «lo cómodos que nos habéis sentir con vuestro apoyo. Este es un proyecto complicado, pensamos que es un tipo de cine difícil de hacer en España, y se ha convertido en una apuesta internacional, lo que es maravilloso». Tras estas amables palabras, su intervención se ha centrado inicialmente en aclarar que lo más atractivo para él en un principio fue «combinar una historia clásica, de misterio, de averiguar quién es el asesino, sin perder el empaque visual, que fuese atractivo para el espectador, unido a que la esencia está en lo que dicen los personajes y cómo lo dicen, no en lo que hacen».

Obviamente, había curiosidad por saber cómo ha sido trabajar en otro idioma. «¡Complicado!», ha exclamado entre risas. «Pero John y Elijah tienen una paciencia tremenda. Lo fundamental es el tono, marcar dónde hay que hacer hincapié en cada frase, y eso sí he podido hacerlo, gracias a que disponen de un catálogo interpretativo asombroso». Igualmente inevitable ha sido referirse al doblaje castellano, que para él supone «un infierno, porque se pierden esas voces increíbles. De todas formas, he elegido personalmente a los dobladores para que sea un mal menor, y en nuestro país el trabajo de doblaje tiene un gran nivel». Los actores han confesado que el responsable de títulos como «800 balas» o «Crimen ferpecto» no tuvo que hacer ningún esfuerzo para que formaran parte del proyecto. John Hurt estaba «encantado con el proyecto, quiero trabajar con Álex otra vez, disfrutar de este ambiente de rodaje tan cómodo y positivo»; por su parte, Elijah Wood ha afirmado que el director «me contagió su pasión, nos conocimos en Nueva York y todo fue muy rápido, nos pusimos a trabajar al poco de encontrarnos, a pesar de que no conocía sus películas. Ha sido estupendo».

Ambos intérpretes han coincidido en su respuesta sobre los referentes que han utilizado a la hora de preparar sus papeles: experiencias anteriores, tanto laborales como vitales, cosas que han visto y oído en otros compañeros, con un añadido de Wood, que ha explicado que lo que ha de hacer un actor es «llegar al centro del personaje y tratar de dotarle de alma, es la clave. Si no, sería imposible, porque, por ejemplo, yo era pésimo en matemáticas en el colegio…». Álex de la Iglesia no ha podido evitar referirse a la experiencia real de Hurt como profesor en Oxford, aunque ha matizado que quizá «él prefiera no comentar nada al respecto, para parecer aún mejor actor». Leonor Watling ha reconocido tener una cierta inquietud el primer día de rodaje, «por mis propios prejuicios e ideas preconcebidas sobre ellos, una estrella tan joven y un actor tan respetado y admirado durante tantos años. Pero enseguida pasaron a ser compañeros de trabajo, tan humildes y amables como realmente aparentan ser».

Elijah Wood lleva trabajando en la industria desde que no era más que un niño, lo que le ha llevado a tener que explicar cómo ha sido capaz de mantener los pies en el suelo. «Me encanta mi trabajo, siempre he disfrutado; hay que saber diferenciar el ámbito profesional del personal, compaginarlo todo. Si he de agradecérselo a alguien, es a mi madre, que ha estado siempre a mi lado, y ha tratado que, por encima de todo, fuese un mejor ser humano». El director, sentado a su lado, ha querido comentar que «su actitud no es normal, la humildad que muestra como persona también la tiene trabajando, es increíble. Lleva desde los ocho años haciendo películas, ha pasado casi más tiempo en un set que fuera de él». Durante esta última intervención, John Hurt contemplaba al joven con cierta melancolía, y no ha podido evitar una apreciación nostálgica: «Un día, yo era el más joven del rodaje; al día siguiente, soy el más mayor. Si alguien puede explicarme qué ha pasado entre medias, estoy dispuesto a escuchar…». Aprovechando el momento, se le ha preguntado sobre su disfraz en una de las escenas, en la que aparece pertrechado como Guy Fawkes, personaje fundamental en una de sus últimas producciones, «V de Vendetta». «Simplemente ha sido una coincidencia, no un guiño. Se necesitaba una fiesta de disfraces, y es una de las pocas que se celebran en Oxford, nada más».

La parte final de la comparecencia ha estado presidida por las impresiones del cineasta acerca de la confrontación entre las dos figuras centrales que investigan los asesinatos del título. «Seldom sabe demasiado, lo sabe prácticamente todo, por lo que no cree en nada, desconfía de todo y de todos, e intenta evitar el dolor de la vida refugiándose en los libros; Martin es todo lo contrario, confía en sí mismo, se cree más listo que los demás, y cree que todo tiene sentido, que si te esfuerzas llegas a algo. Este enfrentamiento entre sus formas de concebir la vida hace saltar la chispa que arranca el motor de la narración». Pero, ¿en qué punto se encuentra él? «Estoy en el medio: por un lado, tengo cierta desconfianza ante las cosas, pero por otro creo que todo puede tener un sentido, o debe tenerlo, al menos». Un mensaje esperanzador, plasmado en una obra que ya tiene prácticamente asegurada su distribución en todo el planeta, en buena medida gracias a su espectacular elenco internacional, completado con Julie Cox, Jim Carter y Alex Cox. Respecto al futuro, De la Iglesia ha señalado que «esto no es un cambio de rumbo, yo quiero disfrutar con el cine, y la manera de hacerlo es escoger proyectos arriesgados, que me atraigan». Por lo que a nosotros respecta, su camino nos parece de lo más acertado. Que siga así.

En la imagen: Momentos del photocall de «Los crímenes de Oxford» – Copyright © 2008 LaButaca.net. Fotos de Ralf Pascual. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Busca tu película

Subir