Miguel Ángel Lamata, director de “Tensión sexual no resuelta”: «Con esta película nos reímos de las comedias románticas americanas»

Escrito por el 19.03.10 a las 14:31
Archivado en: Cine español, Comedia, Entrevistas, Presentaciones, Romance

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsEntrevistas
PreviaCríticasComentarios

Miguel Ángel Lamata firma “Tensión sexual no resuelta”, su tercer largometraje tras “Una de zombis” e “Isi/Disi: Alto Voltaje”. Una comedia calificada como “románticamente incorrecta”, que insufla nuevos aires a un género tan encorsetado como infinito en sus propuestas y títulos.

Charlamos con el director mientras su reparto principal hormiguea de un lado a otro a nuestro alrededor, atendiendo a los compañeros de los medios. Un actividad frenética, tanto como la historia que cuenta este cineasta deseoso de hacer pasar un buen rato al público.

Esta es la película de la que estás más orgulloso.
Supongo que a todo el mundo le pasa que cuando mira su trabajo anterior ve un montón de defectos. Con “Una de zombis” incluso ganamos algún premio, y mis dos trabajos anteriores funcionaron bien en taquilla, pero ahora les veo muchos fallos. Con esta, de momento, estamos recibiendo buenos comentarios.

Sabes que el público, de entrada, puede ser muy prejuicioso. Muchos verán en este cartel la insinuación de otra “Mentiras y gordas”.
Bueno, aquello era un drama bastante sórdido sobre gente que se droga y se destruye, tenía un tono totalmente distinto a esta. Nuestra película trata de unas personas que están dispuestas a remover Roma con Santiago por conseguir a la chica o al chico de sus sueños. El tono es abiertamente cómico, hemos buscado hacer una comedia de enredo de la que la gente saliese feliz, después de pasar un buen rato y echarse unas risas. Nos hemos querido reír un poco de las comedias románticas americanas, que las hay muy buenas pero otras también en las que sabes todo lo que va a pasar de principio a fin.

Has conseguido un buen reparto principal, lleno de rostros muy reconocibles.
El reparto está lleno de caras conocidas, sí, pero en ningún momento he dado un papel a alguien por ser famoso. Evidentemente, si tengo un casting de gente querida por el público, es un plus, pero el buen casting es el de gente que encaje, que lo vaya a hacer bien, sea currante y no tenga miedo a arriesgar. Que aguante el látigo lamatiense, en definitiva, y esté dispuesta a ofrecer algo diferente a lo que les ha dado la fama y la gloria desde la tele.

Además, casi todos están fuera de lo que se les presupone. ¿Te ha sorprendido algún actor con su trabajo?
Amaia Salamanca tiene gran payasa en su interior. Estamos acostumbrados a verla sufrir en la pequeña pantalla, la hemos visto vapuleada, violada, maltratada. Y aquí ha tenido la oportunidad de dar rienda suelta a su capacidad de generar risas, en el segundo ensayo ya me di cuenta de las posibilidades que tenía de ser tan gansa como Fele Martínez. En el caso de Norma Ruiz, su personaje está un tanto inspirado en la figura de Lucía Etxebarría, visto desde fuera, y una serie de cosas mías también; pero le ha dado una serie de toques suyos que me encantan. Es como el papel de Adam Jezierski, que también tiene algo de mí. Estoy repartido entre ambos, y ver lo que han puesto suyo para mí es sorprendente, y satisfactorio. Es lo maravilloso de los actores, tú les das algo y ellos lo mejoran con creces.

¿Qué ha sido lo más difícil?
Bueno, armar cualquier película en el cine español es complicado. Moverlo todo, la financiación, conseguir el dinero, la producción… todo eso te genera cierta psicosis. Pero la verdad es que preparamos la película muy tranquilamente, rodamos en un estado de paz absoluta porque lo teníamos todo muy cuadrado en lo actoral. La primera planificación de estreno era para verano de 2010, la segunda para primavera de 2010, y al final, mira, estrenamos en invierno. Todo ha ido muy rápido, porque todo estaba muy bien preparado.

Has dirigido tres películas, muy distintas entre sí, pero tres comedias.
Y no sé por qué, la verdad. Alguien dijo que el humor no es la capacidad de hacer reír, sino que es la herramienta que usamos para no volvernos locos. A lo mejor es que siempre estoy al borde de la locura, y me sirvo del humor para no enloquecer del todo. No te negaré que me encantaría hacer algo completamente diferente. Si lo haré o no, quién sabe, porque si me surge un material de comedia irresistible, me meteré con él de cabeza, sin duda.

Es curioso, porque tus primeros cortos, “Rencor visceral” y “¿Quién te pides?” eran más bien thrillers de acción.
Sí, pero es que la comedia va bastante bien con todo. Abundan ejemplos mucho mejores que los míos, hay géneros que conviven muy bien con la comedia, al margen de que los desmitifique mucho o no.


Fuiste guionista de la gala de los Goya 2009. Desde tu experiencia, ¿qué te ha parecido la última, que parece haber tenido muy buena recepción entre el publico?
Me ha parecido bien, la verdad. De hecho, se han hecho cosas que teníamos pensado hacer en la anterior, como la secuencia del aguacero o los elementos musicales. En aquel momento no se pudo hacer, pero mira, han funcionado muy bien. Lo que pasa es que las galas siempre corren el riesgo de ser pesadas.

Los Oscars® de este año…
Exacto. Cualquier espectáculo televisivo que se acerque a las tres horas puede resultar aburrido. Igual que cualquier película de tres horas inevitablemente tiene algún bajón, es así. Además, el espectador es cada vez más adicto al ritmo, a la rapidez. Y lo de la ceremonia de Steve Martin y Alec Baldwin, me choca que haya sido tan plomiza, porque soy fan absoluto de los dos. Pero mira, cuando entré de guionista para los Goya, en la Academia me dijeron que el fin de la ceremonia es dar treinta premios. Metes chistes, actuaciones y tal, pero el objetivo final es dar premios. Lo importante es apoyar al cine español.

Después de un 2009 espectacular para nuestro cine, ¿cómo ves este año?
Creo que hay que hacer películas que interesen al público, o intentar enfocar tu propuesta lo mejor posible. Puedes hacer una película pequeña, de arte y ensayo, hermética, para estrenar en treinta salas. Si te ajustas a eso, porque es lo que quieres hacer, adelante. A mí me gusta hacer películas orientadas al gran público, porque yo soy el gran público. Me encanta Kieslowski, pero disfruto más con John McTiernan y con James Cameron, con Álex de la Iglesia y con Alejandro Amenábar. Me gustan más las propuestas orientadas al entretenimiento general. Y desde mi punto de vista, el cine español tiene que apostar sin ningún tipo de reparo por los géneros, hacer comedias desternillantes, thrillers trepidantes, terrores acojonantes. Es lo suyo.

En las imágenes: Miguel Ángel Lamata, director de “Tensión sexual no resuelta” © 2010 LaButaca.net. Fotos por Ralf Pascual. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1


 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.