Peter Sarsgaard, el doctor Hector Hammond en “Green Lantern (Linterna Verde)”: «No me veo en el papel del superhéroe»

Escrito por el 27.07.11 a las 18:30
Archivado en: Acción, Adaptaciones, Ciencia-ficción, Entrevistas, Hollywood, Preestrenos, Presentaciones

Peter Sarsgaard se enfrenta a su papel más comercial hasta el momento dando vida al doctor Hector Hammond en “Green Lantern (Linterna Verde)” (ver tráiler), un personaje fundamental al hacer de contrapunto maligno del protagonista, al que interpreta Ryan Reynolds.

Tras charlar con el propio Reynolds y con el director y el productor de la película, Martin Campbell y Donald De Line, nos sentamos a conversar con uno de los actores más talentosos de los últimos años. Y es estupendo conversar con alguien tan consciente y relajado.

¿Cómo has enfocado tu personaje?
Sin utilizar el cerebro… En serio, la película va dirigida a un público joven, es cine de palomitas, no requiere mucha profundidad y complejidad psicológica. Lo más importante era ser dinámico y divertido.

¿Qué tal la parte del maquillaje y las prótesis?
Ha sido lo más duro, desde luego. Requiere mucho trabajo mental, hay que tener mucha paciencia, porque pasas muchísimo tiempo parado, mientras te aplican todo, se te despega, te lo vuelven a pegar, te afeitan completamente, te colocan cuatro kilos de prótesis en la cabeza, pasas un calor tremendo… tienes que estar muy tranquilo y centrado.

¿Te sorprendió ser elegido para el papel?
Mucho. No tenía ni idea de por qué Martin Campbell me quería a mí para el papel; creo que es porque he hecho papeles muy distintos en mi carrera, y a veces cuando no saben a quién elegir para un papel, me lo dan. Me ha pasado un par de veces. Hice una película titulada “The year of the dog”, sobre un tío que quería mucho a su perro de un modo un tanto inadecuado… 

¿Pero lo has preparado de algún modo especial? Es muy teatral, y físicamente recuerda a John Merrick, el hombre elefante.
Es verdad, recuerda mucho. Pero la preparación no ha sido demasiada, dependía todo de cómo me afectaba todo ese maquillaje. Condicionaba mi forma de andar, mi forma de hablar. Imagínate, con la cabeza gacha, ha sido algo casi experimental. Me lo pasé mucho mejor que cualquier otro de los actores, creo. Un trabajo muy expresivo. Es curioso, porque todo ese maquillaje le daba un aura como muy masculina, y quería potenciar esa masculinidad.

¿Cómo ha sido tu relación con Martin Campbell?
Hay directores que conectan muy bien a nivel psicológico con los actores que dirigen; otros creen que saben exactamente lo que te está pasando por la cabeza, pero no son en absoluto intuitivos. Luego hay gente como Martin, que te dice “tú haz tu trabajo, que yo hago el mío”. Y eso está muy bien. Grabábamos alguna secuencia, y me decía “fantástico, repítelo”, y yo lo hacía de un modo distinto, dándole mucho material para trabajar después. Es fácil trabajar con él.

No sé si tienes hijos…
Sí, una niña de cuatro años y medio.

Eso responde a mi pregunta, quería saber qué le parecía tu personaje en la película. No la ha visto.
No, nunca ha visto ninguna película mía, sólo en teatro. Cuando piensa en mi trabajo, cree que hago cosas de Chéjov, con uniforme militar, bigotazo… un príncipe azul.

Ahora que lo mencionas, me gustaría que me hablaras de tu experiencia teatral.
Actuar en teatro me recuerda lo que es ser actor. Un actor de teatro es un narrador; a veces, en cine, trabajando con un director que pierde un poco la narrativa, se agradece poder recuperar eso. Me ayuda mucho en el cine.

Estudiaste Literatura, pero sin embargo te ha ido muy bien en el mundo de la actuación.
Sí, si no fuese actor sería escritor. Acabo de escribir un guión que voy a dirigir el año que viene. Creo que la narración es mi mejor talento.

Háblame de ese proyecto que vas a dirigir.
Se basa en un libro, “Born to run”, de Christopher McDougal. Es muy popular en Estados Unidos, lleva dos años en la lista de best sellers del New York Times. Se ha convertido en una especie de libro de autoayuda, mucha gente se ha apoyado en él para cambiar su vida. Pero McDougal no lo escribió con esa intención. La película tiene un tono de comedia, trata sobre un hombre que por casualidad se transforma durante un viaje a la Sierra Madre, en México. Es una especie de Tarzán a la inversa. En Norteamérica hay una tendencia muy marcada de volver al pasado, a los tiempos anteriores a la revolución industrial; la utopía no está en el futuro, está en el pasado.

Volviendo a “Linterna Verde”, ¿qué crees que puede suponer para tu carrera formar parte de un armatoste comercial tan grande?
Si te digo la verdad, no creo que suponga nada especial, porque no quiero centrarme en este tipo de películas. Me gusta mi carrera como está, centrada más en trabajar en películas orientadas a un público adulto, más pequeñas y con un presupuesto menor. Eso sí, es importante participar en propuestas como esta para mantenerte en el candelero y que te sigan ofreciendo papeles interesantes; y dentro de este espectro, prefiero escoger películas como esta, que no son pretenciosas y no abusan de la violencia sin sentido. Aquí lanzamos el mensaje de que luches por lo que quieras.

Supongo que no te ves en el papel del superhéroe…
No tengo ninguna ambición a ese respecto, no. Me resulta muy complicado, porque el superhéroe es totalmente limpio, sin defectos o problemas emocionales. Eso no existe, y por lo tanto no hay ningún referente para inspirarse. Me cuesta mucho. Una analogía la tenemos en Obama, por ejemplo; cuando fue elegido presidente, muchísima gente le vio como alguien perfecto, que iba a arreglar todos los problemas. Y luego se decepcionaron. La vida es una serie de términos medios, todo tenemos algo de envidia, de codicia…

¿Qué te pareció la película en 3D?
Sólo la he visto en formato tridimensional, y para mí no es sencillo, porque me mareo. Me quito las gafas de vez en cuando. La única película que he soportado enteramente en 3D ha sido “La cueva de los sueños olvidados”, el documental de Werner Herzog, me fascinó.

A mí tampoco me gusta mucho el formato, pero hay nombres relevantes como el de Jeffrey Katzenberg que lo defienden como la mejor opción de futuro para la industria.
Bueno, si a los chicos les gusta, pues tendremos que aceptarlo. Pero no creo que sea el futuro. Cada vez que sale algo nuevo, todo el mundo piensa “genial, esto va a ser total para el cine”. Pero el 3D ya existía antes. Yo tengo un proyector en casa adaptado para 3D, y no lo uso nunca.

Te reencuentras con Tim Robbins después de “Pena de muerte”.
Ha sido como una venganza, la verdad. Fue mi primer jefe en esto de la actuación; de hecho, fue quien me consiguió la tarjeta del sindicato de actores. Era muy estricto. En la primera escena que interpreté, que es la primera de esa película, Sean Penn me llevaba con mi novia a un pantano, a ella la violaba y a mí me mataba. Rodamos esa escena doce veces; entre toma y toma me cambiaba de ropa, pasaba otra vez por maquillaje, y a rodar otra vez. Esa noche, Tim le envió flores a la chica a la que violaban en la historia; a mí no me mandó nada… Así que ha sido estupendo reencontrarnos y hacer de su hijo, y hacer lo que hago en la película, que no vamos a contar aquí, claro. Ahora somos buenos amigos.

Una cuestión industrial. ¿Cómo ves la situación del cine independiente en Estados Unidos?
Las películas independientes se hacen cada vez con menos presupuesto. Hace poco participé en una película rodada con menos de medio millón de dólares, y han conseguido que Paramount la distribuya en breve. Es una historia de amor muy simbólica, muy intimista. Un ejemplo de esta situación es “Entre copas”, poco presupuesto, gran director… este tipo de propuestas deberían tener mucho más ruido, grandes estrellas, llegar a la gente. La tecnología digital permite hacer cine con poco dinero, y hay muchísimo actores en paro. La película que voy a dirigir probablemente se financie gracias a la popularidad del libro; de hecho, la facilidad de financiación es una de las cosas que me atrajo. ¿Aquí está bien este tipo de cine de bajo presupuesto?

En absoluto, está en una situación de riesgo constante, es muy difícil sacar adelante películas pequeñas.
Qué lástima. Hay países como Australia o Francia, por ejemplo, que tienen mucho cine independiente, cuentan con apoyos. Es una pena que no sea así en todas partes. Trabajé con Bertrand Tavernier hace un tiempo en una película que habría tenido difícil financiación en Estados Unidos, pero al ser francesa pudo salir adelante.

“En el centro de la tormenta”, personalmente me encantó
¡Yo no la he visto! En América fue editada por los productores, y Bertrand no quiso tener nada que ver con ella. Su versión no se ha traducido, no se ha estrenado allí.

En este sentido, “Linterna Verde” va a recuperar su inversión, pero no ha funcionado como se esperaba. ¿No se está yendo de las manos, presupuestos de doscientos millones de dólares sin saber muy bien cómo van a funcionar los estrenos?
Bueno, yo me alegro de haber cobrado ya… Creo que cada vez se juega más al azar, piensan que aunque esta no genere una millonada, alguna de las otras que hagan lo hará. Eso les compensa. Lo que pasa con los grandes estudios es que tienen muchísimos gastos generales, aviones, transportes, limusinas… se han vuelto adictos a esas chorradas que cuestan millones de dólares; de hecho, nos les interesan películas que puedan costar diez millones. Yo estoy un poco entre medias, he hecho de todo, pero he renunciado a ciertas cosas para no tener que embarcarme en súper producciones constantemente. A veces hago una obra de teatro para doscientos espectadores, y gano quinientos dólares a la semana; con algunas películas compenso y tengo para mis gastos y los de mi familia. Y en el caso de “Linterna Verde”, suponía un viaje tan loco, tan divertido, que era irresistible. No estoy en contra de las súper producciones, pero me alegro de que no sean mi único trabajo. Si tuviera que ganar veinte millones de dólares por trabajo, sería horrible. He organizado mi vida de manera razonable.

Y este tipo de cine te permite tener un día a día más o menos normal y tranquilo, no te acosan por la calle.
Está muy bien, porque quien viene a pedirme un autógrafo por la calle lo hace porque ha tenido una experiencia genuina… Es broma, quien se me acerca es para charlar acerca de algún papel que le ha gustado, tenemos una conversación, nada de locuras. Muy bien.

¿Qué tipo de cine ves?
Me encantan los documentales, por ejemplo. Y también estoy condicionado por la niña, claro. Hace poco vi “Winnie the Pooh”… que por cierto es estupenda. Recuperar los clásicos me encanta, estas películas que hemos visto millones de veces. Acaban de reeditar “La dolce vita”, es una de las películas de mi vida. Hay películas que son arte, aunque son pocas. Michael Haneke me encanta. Ken Loach, también.

¿Algún director español? No me digas Almodóvar o Amenábar, por favor…
¡Sí, Jaume Collet-Serra, he trabajado con él! Pero es que nombrar a Almodóvar es casi inevitable, aunque su última película no me ha gustado mucho. En general, su obra es de lo mejor que hay actualmente. Y hay actores españoles muy buenos, también.

¿Qué le pides a los próximos años?
Si te digo la verdad, nunca hago planes a largo plazo, porque mi mujer y yo nos turnamos para trabajar. Mi esposa es Maggie Gyllenhaal, así que tenemos que turnarnos un poco, nos organizamos. Ella acaba de terminar un rodaje, y ahora me toca a mí. Voy a trabajar con Kelly Reichardt, interpretaré a un terrorista medioambiental, algo así. Un tipo que cree que la forma de actuar es bombardear los pantanos, algo así…

Vaya.
Sí, ¡vaya! A ver qué pasa, ya me dirás qué te parece la próxima vez que nos veamos.


En las imágenes: Peter Sarsgaard en fotogramas y un cartel promocional de “Green Lantern (Linterna Verde)”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Warner Bros. Pictures, DC Comics y De Line Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - Joaquín R. Fernández - 3:06 - 28.07.11

Hacía tiempo que no leía una entrevista tan buena. ¡Magnífica!



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.