Síguenos

Santiago Segura, director y protagonista de «Torrente 4: Lethal crisis»: «Yo creo que la gente quiere escandalizarse»

Cine español

Santiago Segura, director y protagonista de «Torrente 4: Lethal crisis»: «Yo creo que la gente quiere escandalizarse»

Ficha película Torrente 4Sinopsis Torrente 4Cartel Torrente 4Imágenes Torrente 4Tráiler Torrente 4Noticias Torrente 4Entrevistas Torrente 4
Reportaje Torrente 4Previa estreno Torrente 4Críticas Torrente 4Comentarios Torrente 4

El viernes se estrena uno de los que se anticipan como grandes pelotazos comerciales de este 2011 para el cine español, “Torrente 4: Lethal crisis (Crisis letal)” (ver tráiler). Y es que el regreso a las pantallas del casposo policía al que da vida Santiago Segura ha levantado enormes expectativas.

Dentro de la tremebunda gira de promoción de la película, hablamos con su guionista, protagonista, productor y director. Y nos sorprende ver a un Segura tan fresco, simpático y lúcido aún después de atender a docenas y docenas de compañeros. Bien por él.

¿Cómo ha afectado la crisis a Torrente?
Como a todos, ha bajado un nivel más. Estaba en el fondo del barril, y ha escarbado un poco más. Siempre cayendo más bajo.

En la primera película parecía que el torrentismo estaba en vías de extinción, y ahora es más poderoso que nunca.
Yo lo veo a diario, está a la orden del día. Lo veo en algunas actitudes de nuestros políticos, en algunos programas de televisión, en la gente de la calle… Pero es que eso es la humanidad, la humanidad siempre ha sido terrible y mezquina, no vamos a luchar contra eso. Me gusta seguir riéndome de eso, que Torrente siga adelante para poder mofarme de ese tipo de actitudes.

La cantidad de cameos es brutal…
Claro, los seguidores de la saga están relamiéndose porque saben lo que va a pasar. Todos están pensados para papeles que puedan provocar la risa. Yo me nutro de lo que tengo a mi alrededor. Mira a Belén Esteban, es una bestia mediática, un icono de la cultura popular. Cientos de miles de personas la odian, y otros tantos la adoran. Es una elección lógica que forme parte de la película. Además me sorprendió, porque vino con toda la humildad del mundo, me quedé muy contento con su trabajo.

Y todo lo ve Guillermo del Toro, además.
Sí, es mi prueba del algodón. Él no conoce a ninguno de estos personajes, así que cuando ve algo del casting que chirría, me lo dice. Y también lo entiende, porque es un reclamo. Piensa en el Hollywood dorado, aquel Hollywood que vivía de las estrellas. Yo lo veía en las revistas, aquí no había star system, y ahora es muy escaso. Tenemos que buscar uno, y si está en otro sitio, adaptarlo. Para mí el cine no es sólo hacer una buena película; eso es lo primero, pero hay que hacer un buen cartel, una buena promoción, hacer llegar el mensaje a la gente, poner gente que quiere ver el público, etcétera.

Eduardo Zaplana rechazó la oferta de ser el villano.
Ahí pinchamos un poco. Yo es que soy un poco friki, estoy trabajando en casa y se me ocurre que el villano podría ser Mario Conde. Me emociono, y me vuelco en conseguirlo. Pero no es fácil, porque hay gente a la que no tengo ni acceso. Pero bueno, lo conseguí, leyó el guión y se lo pensó. Pero yo no he hablado nunca con él directamente, igual que con Zaplana. Pero es que a mí Zaplana me da un poco de impresión, me parece una persona que sí puede representar el Mal. Seguro que es una persona entrañable en su casa, pero la imagen pública que tiene es otra. Y a eso juego yo. Lo mismo Kiko Rivera, su imagen pública no tiene nada que ver con él, es un tío emotivo, inteligente, y con un sentido del humor brutal.

Hace poco en una entrevista decías que Torrente es un espejo de la realidad de España, pero no necesariamente un espejo deformante.
¿Dije eso? Digo muchas tonterías, demasiadas entrevistas. En serio, te sorprendería ver hasta qué punto las cosas que hay en la película son hiperreales. Torrente a veces me asusta en ese sentido. Piensas cosas que luego ves en la calle, y alucinas.

Y el tirón que tiene es incuestionable.
Claro, a la gente le divierte, es la única oportunidad que tienes de reírte de un tipo así. En la calle ves a uno como este, te ríes y lo mismo te pega un tiro o te da un puñetazo. Si ves a un Torrente en la calle te cambias de acera. Yo no soy un educador, yo entretengo a la gente. Si tengo que ir explicando casa por casa el significado del personaje, me suicido. Hay más gente de la que crees que entiende la saga como una apología de ciertas actitudes, no ve la ironía o la parodia. Pero yo no soy responsable de eso. Ideológicamente Torrente es un anormal, pero es gracioso. Y lo es porque está en la pantalla, no en la vida real.

Y luego, en el otro lado, hay también una mojigatería creciente.
Estoy un poco harto de eso también. Parece que me tengo que justificar constantemente. Me dicen que las películas son zafias, groseras, tal. No. Torrente es zafio y grosero, las películas son impecables, yo me dejo los cuernos para que lo sean. Pero es que lo mezclan todo, a mí me paran y me dicen que viva el Atlético de Madrid, y cosas así. El otro día me entrevistó Isabel Gemio, y de entrada, ya en directo, me dice que no ha visto ninguna de las anteriores, y que esta no la va a ver. Pues vale, yo no sé qué pensar. Yo, porque soy un comicastro, pero imagínate decirle a un novelista que no has leído nada suyo, y esto tampoco. Y seguir media hora entrevistando a la persona.

¿Hay algún exceso de la saga que recuerdes especialmente?
Recuerdo que Fernando Trueba me dijo que había algo que le hacía gracia y tal, pero que le parecía innecesario. En “Torrente 2”, cuando Gabino Diego levantaba el brazo y tenía la chuta colgando. Lo dejé. Las Torres Kio en la tercera, mucha gente se ofendió con eso. No sé, yo creo que la gente quiere escandalizarse. No hay que ofender a propósito, pero tampoco tienes que cortarte, porque si no te quedas a medias. El humor es riesgo, en ocasiones.

¿Ves futuro al 3D en España?
Bueno, quiero decir que esta es la primera comedia europea en 3D, con dos cojones. Pero hoy por hoy lo veo complicado. La estereoscopía es cara y compleja, y ralentiza mucho los rodajes. No creo que nuestra industria ahora mismo se permita más de una o dos al año, como mucho. Ahora, estoy convencido de que dentro de un par de años alguna empresa japonesa sacará una cámara con doble óptica y será todo más sencillo. Pero nosotros lo hemos hecho a lo bestia. Esto no es “Furia de titanes”. Ese tipo de cosas hacen mucho daño, porque luego la gente no quiere ir al cine a ver 3D.

¿Las expectativas de taquilla te pesan mucho?
Sí, claro. Si los inversores no recuperan su inversión, me costará sacar adelante otra película. Pero todo es el público, claro. Yo quiero que vayan porque creo que les va a gustar, pero la decisión es suya. La historia es que se ha perdido la costumbre de ir al cine, ahora el cine lo regalan con la prensa. Ves cine en el ordenador, en el teléfono. Antes ir a la sala era un evento, ahora es algo fácil. Por eso me curro tanto las promociones.

En las imágenes: Fotogramas de “Torrente 4: Lethal crisis (Crisis letal)”, película distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Amiguetes Enterprises, Antena 3 Films y Canal+. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir