Stefano Bessoni, director de “Imago mortis”: «Para mí, el cine está formado de sugerencias»

Escrito por el 23.07.09 a las 21:00
Archivado en: Cine español, Cine europeo, Entrevistas, Presentaciones, Terror, Thriller

“Imago mortis” es la nueva propuesta fantaterrorífica de nuestro cine, un proyecto financiado entre España, Italia e Irlanda con reparto internacional ─aunque de sabor mayoritariamente patrio, todo hay que decirlo─ que cuenta a los mandos con un director primerizo aunque experimentado en campos relacionados con el séptimo arte.

stefano-bessoni-1.jpg

Sorprende de Stefano Bessoni la sincera conciencia de los defectos que pueden achacarse a su propia obra, una honestidad que sabiamente enfoca como un arma que le permita un mejor aprendizaje de cara a un futuro en el que, al menos de momento, no parece que vaya a faltarle trabajo.

El primer guión venía firmado por ti y Richard Stanley, pero luego se ha ido modificando. ¿Qué cambios introdujiste sobre esa versión?
La escritura del guión de “Imago mortis” ha supuesto una tarea muy ardua. Desde que tuve la primera idea hasta que la hemos llevado a cabo han pasado más de cinco años. He trabajado con varias productoras, y como suele pasar el guión ha cambiado de manera continua; he tenido distintos colaboradores que aportaban cosas, el primero de ellos Richard Stanley, pero de su escritura no ha quedado prácticamente nada. Teníamos visiones totalmente diferentes de lo que debía ser la película.

A nivel de ambientación y de historia.
Sí, yo quería situarlo todo en un ambiente más gótico, en el centro de la vieja Europa pero sin que se supiera exactamente el lugar. Y quería un tono más irreal, de fábula. Stanley tenía una concepción mucho más moderna, algo que seguramente habría funcionado en una producción más a la americana. Mi temperamento es mucho más similar al español. Lo cierto es que han sido muchos los colaboradores, pero con quien más me he identificado finalmente ha sido con Luiso Berdejo. Y no voy a negar que puede que la historia final se haya resentido un tanto con todos estos cambios, pero forma parte de este duro trabajo.

stefano-bessoni-2.jpg

Además es prácticamente tu opera primera, porque tu primer título, “Frammenti di scienze inesatte”, rodada en 2005, no tuvo distribución comercial.
Desde luego, en este caso es mi primer trabajo importante, y es muy difícil estar atento a todo. He hecho otro tipo de trabajos, y mi anterior largometraje tiene una atmósfera muy parecida a esta, la verdad. En aquel caso me sentí más libre como autor, porque no estaba destinado a un desarrollo comercial como sucede con “Imago mortis”. Esto es absolutamente distinto, porque ahora se trata de llegar al público desde una gran estructura. Mi visión viene del campo de la ilustración y la pintura, me encantaría poder filmar como se dibuja, con una caligrafía más ágil, moviendo la cámara como si fuese una pluma; desgraciadamente, en el circuito comercial esto no se puede hacer, hay que respetar y satisfacer ciertas expectativas. Es muy difícil.

Italia es un país con una gigantesca tradición de género. ¿Cuáles son tus influencias como cineasta?
Muchísimas, desde luego, y por supuesto directores italianos, sobre todo porque durante muchos años fui ayudante de Pupi Avati, fundamental en la escena de mi país con películas como “La casa de la ventanas que ríen” o “Zeder”. Argento, Fulci, Bava… Sin embargo, mi temperamento es un poco más nórdico, por lo que mis referentes se encuentran más en el cine expresionista alemán o las producciones de la Hammer de los años 40 y 50, las adaptaciones de Allan Poe y De Maupassant. Y más recientemente, el cine de terror hispano de Amenábar, Bayona, Del Toro.

Parece que casi te sientes más cercano a nuestro cine que al italiano.
Temperamentalmente es así, desde luego. Cuando estrenamos en Italia, de manera un tanto despectiva se me tildó de “español”, algo que en realidad para mí es un halago, porque me encuentro muy a gusto aquí y me gustaría poder seguir trabajando en esta línea, dentro de mi propia onda creativa pero dejándome influir por el cine que emerge de España o Francia, de donde me encantan realizadores como Pascal Laugier, “Martyrs” y “El internado”. La verdad es que me gustan muchos directores, como Bekmambetov, por ejemplo.

stefano-bessoni-3.jpg

La trilogía de los Guardianes.
Sí, su trabajo en Rusia. Ahora su obra se ha convertido en algo muy americano, desde luego. Pero todo lo que ha rodado en Moscú está lleno de elementos que se deben tener en cuenta. Para mí, el cine está formado de sugerencias; muchísimas películas no nos satisfacen plenamente, pero casi siempre hay elementos visuales, técnicos o interpretativos destacables. Un poco de esto, un poco de aquello, mucho de ti mismo. Hay que estar atento a lo tenemos alrededor y no desechar a priori.

Volviendo a tu país de origen, “Imago mortis” ya se ha estrenado en Italia. ¿Qué tal ha sido la recepción?
Ha funcionado muy bien en términos de taquilla. Pero ha habido una división palpable entre crítica y público, porque se ha considerado muy bien desde el punto de vista visual pero no tanto a nivel de historia. Pero estoy de acuerdo, mi inexperiencia en este campo quizá ha imposibilitado defender una trama más coherente y cohesionada. Estoy satisfecho, y creo que hay que dar un enfoque constructivo a las críticas y aprender de ellas para seguir evolucionando.

Y esa evolución es casi inmediata, porque ya estás enfrascado en un nuevo proyecto.
Dos, en realidad. Estoy trabajando en una película más pequeña con el Istituto Luce, una productora estatal, inspirada en un texto de un escritor alemán de finales del siglo XIX,  Christian Morgenstern, que podrá recordar en su estilo un tanto a Tim Burton. La rodaré entre Berlín y Turín. Y luego tengo otro proyecto más grande, una coproducción con Inglaterra en la línea de “Imago mortis”, una historia de fantasmas ambientada en un instituto de zoología producida por Maurizio Totti y que espero que dé sus primeros pasos a finales de 2010.

Ahora que mencionas el tema de la coproducción, ¿crees que es la mejor ─tal vez única─ herramienta para hacer frente a Hollywood?
Absolutamente. Creo que es esencial. El cine americano es fruto de grandes capitales, y su distribución se lleva a cabo en un territorio tremendamente vasto. Es una tontería pretender hacer películas sólo italianas, sólo españolas, sólo francesas; hay que empezar a pensar en producciones de la Comunidad Europea. Daría acceso a mayores presupuestos, a mejores repartos, a mejores aspectos técnicos para salir del “provincialismo”, por decirlo de alguna manera, que impide presentar grandes propuestas. 

En las imágenes: Stefano Bessoni, director de “Imago mortis” © 2009 LaButaca.net. Fotos por Ralf Pascual. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - LA BUTACA - 1:39 - 24.07.09

“Imago mortis”: Atravesar la retina…

“Imago mortis” se presenta una prometedora “Tesis” (Alejandro Amenábar, 1996) bajo la intención de cierta recuperación del giallo. Es decir, un producto que tanto se debe al mejor Dario Argento como bebe del terror reciente m…



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.