Síguenos

Tim Burton, un diabólico director en Madrid

Adaptaciones

Tim Burton, un diabólico director en Madrid

Abarrotada. Así estaba la sala habilitada en el Hotel Meliá ME de Madrid ayer por la mañana para acoger la multitudinaria rueda de prensa de presentación de «Sweeney Todd, el diabólico barbero de la calle Fleet»; y eso que Tim Burton, director de la película, no se había acompañado de su actor principal, Johnny Depp. Estamos ante la primera incursión del realizador en el género musical, lo que ha supuesto, en sus propias palabras, «una experiencia muy estimulante, por el hecho de tener música integrada en el set de rodaje. Ver al reparto reaccionar ante ella ha sido muy especial». Lo que no es tan novedoso es ver a Depp protagonizando una producción suya; efectivamente, nos encontramos ante la sexta colaboración de la pareja, «pero él —confesaba Burton— es diferente cada vez, es como si se tratase de actores distintos. Eso es lo que más me gusta de Johnny, que siempre aporta algo nuevo». Es indudable que se trata de uno de los intérpretes más influyentes y respetados de su generación, y el hecho de tener que cantar no ha sido un problema. «Stephen Sondheim —compositor de la obra original— tenía libertad para opinar sobre el casting. Pero en su caso no hubo dudas, le encantó desde el principio. Los demás sí tuvieron que realizar las pruebas».

Sobre la elección del elenco, Burton especificó que «todos estábamos de acuerdo en que era más importante tener actores que pudiesen cantar, y no al revés. El caso más complicado —reconocía, con una sonrisa cómplice— fue el de Helena —en alusión a su actual pareja, Helena Bonham Carter—, porque era el papel más complicado». Resultó inevitable una referencia al final que le depara el film a la actriz, que no revelaremos aquí, pero que estaba fresco en la mente de los presentes ya que el pase de prensa tuvo lugar inmediatamente antes de la rueda. «Bueno, la verdad es que estaba ciertamente expectante —confesó entre risas—. Pero durante el rodaje nos enteramos de que estaba embarazada, así que no pudimos ensañarnos demasiado…». No han sido pocas las ocasiones en las que el responsable de «Big Fish» o «Charlie y la fábrica de chocolate» ha declarado que no le gustaban los musicales, pero «este es distinto, por su emoción, y por la mezcla de drama, horror y humor, una unión de géneros que convierten la obra en única».

Para ser sinceros, hay que decir que el visionado previo dejó un poco fría a la concurrencia. Sin embargo, se ha alzado con dos Globos de Oro —uno de ellos para el protagonista, estupendo en su rol—. ¿Y de cara a los Oscar®? Burton confesó «no tener aspiraciones, no me preocupa. Lo que quiero es divertirme, disfrutar con mi trabajo; además, siendo sinceros, los musicales de horror no suelen llevarse muchos premios, creo». Los que es cierto es que, guste o no su filmografía, Tim Burton es un creador que puede afirmar con rotundidad que dispone de un universo propio. Es una imagen «a la que no doy importancia, aunque puede crearte problemas en la industria. Es una de las razones por las que no vivo en Los Ángeles, yo quiero ser una persona, no una cosa. Quiero mantenerme fiel a mí mismo». Un empeño loable, que pasa en el futuro por un buen puñado de proyectos que no ha llegado a poder realizar hasta el momento, en especial «Frankenweenie», recordado cortometraje de 1984 —en los tiempos en los que aún trabajaba para Disney— que podría concretarse en un largometraje a lo largo de 2009.

Volviendo a «Sweeney Todd», es de destacar, como en todas sus películas, la espectacular ambientación y puesta en escena que ha llevado el equipo. «En principio todo era digital, debido al presupuesto más limitado de que disponíamos. Pero al incorporarse alguien tan talentoso e increíble como el diseñador de producción Dante Ferretti —siete veces nominado por la Academia norteamericana— cambiamos de idea, porque creíamos que a los actores les resultaría más fácil. Como resultado, casi todo es real; además, las pantallas verdes de croma son tremendamente desagradables». Uniendo esto al hecho de que «la propia música ha hecho todo más sencillo, ella misma dicta a cada uno cómo ha de actuar y reaccionar en cada escena», el realizador afirmó estar «muy satisfecho con la adaptación. La primera vez que vi la obra, la aprecié como teatro granguiñolesco, exagerada y no realista. Me alegro de no haber tenido que cambiar ese aspecto».

En las imágenes: Tim Burton, durante el photocall de la premiere en Madrid de «Sweeney Todd, el diabólico barbero de la calle Fleet» – Copyright © 2008 LaButaca.net. Fotos de Ralf Pascual. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir