Inicio > Noticias de cine > Will Gluck, director de “Rumores y mentiras”...

Will Gluck, director de “Rumores y mentiras”: «La comedia es una vía fantástica para transmitir tu mensaje»

Escrito por el 29.10.10 a las 15:00
Archivado en: Cine americano, Cine independiente, Comedia, Entrevistas, Preestrenos, Presentaciones, Romance

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsEntrevistasNoticias
PreviaCríticasComentarios

“Rumores y mentiras” ofrece una visión cómica mucho más ácida, satírica e interesante de lo que pudiera parecer en un primer vistazo. Avalada por su éxito de crítica y público en Estados Unidos, la historia de Olive (Emma Stone) llega a España dispuesta a gustar a jóvenes y adultos con su recorrido por un camino lleno de chismorreos y medias verdades.

Al frente del proyecto, Will Gluck, reputado guionista televisivo y cinematográfico que ha viajado a España para promocionar la que es su tercera película. Charlamos con él en un céntrico hotel madrileño, satisfechos de comprobar que las sensaciones que desprende la propuesta son abiertamente intencionadas, en absoluto casuales.

Últimamente llegan muchas películas que, bajo el formato de la comedia romántica, inciden en una mayor causticidad. Aquí encaja “Rumores y mentiras”.
Cierto. Mi intención era hacer una comedia, pero que fuera un poco más allá, más sólida. En este caso me interesaba el tema de la reputación y cómo es afectada por los rumores. La comedia es más asimilable por el gran público, en mi opinión es un gran medio para transmitir mensajes.

Tocas temas complicados como la religión. ¿No tuviste problemas para que Hollywood aceptara el guión?
A Hollywood le da igual, la verdad. Pero creo que metí la pata en un aspecto; de hecho, lo cambiaría si volviese a hacer la película. Yo no quería burlarme de ninguna religión en concreto, ofrezco una visión de los fundamentalistas como adjetivo, no como sustantivo.

Las redes sociales tienen un gran peso en la juventud actual, y se refleja también en pantalla.
Mis películas incorporan un grado de hiperrealidad. A todos no gustaría expresarnos como los personajes, con esa contundencia y ese lenguaje sagaz, pero vemos cómo también al mismo tiempo cometen todas las tonterías propias de su edad, y meten la pata como en la vida real. Y, al igual que sucede en “La red social”, de David Fincher, un director con cuya calidad no puedo compararme, nos damos cuenta de que hablan de cosas que están sucediendo ahora, en este instante.

Pero está claro que el análisis de las redes sociales es uno de los mayores aciertos de la película, esa tendencia a la sobreinformación de la que nadie es capaz de escapar.
Las generaciones jóvenes están acostumbradas desde pequeñas a escribir todo lo que hacen, a compartirlo todo, a emitirlo todo. Esto hace que cada uno se crea el ombligo del mundo. Ejemplo: en Estados Unidos, cada vez es más popular el fútbol europeo; cuando acaba la temporada, todos los niños reciben un trofeo. Y no todos han jugado bien. Es un ejemplo. Quiero decir que esta generación cree que tiene derecho a hablar constantemente, sin necesidad de escuchar a los demás, o de atender a lo que les dicen.

Pero la familia que presentas, en sí misma, es de lo más peculiar.
Bueno, todo el mundo quiere a Stanley Tucci y Patricia Clarkson como padres. Sirven para explicar la forma de ser de Emma Stone en la historia. Son padres inteligentes, capaces de perdonar, dan cuerda a su hija para que salga, pruebe, se equivoque. Es la forma de aprender, en vez de imponer su razón. Creo que es la mejor forma de educar.

¿Cómo llegaste a Emma Stone? Acabas de repetir con ella en “Friends with benefits”.
Supe que era Olive en cuanto la conocí. Es la protagonista absoluta, está constantemente en pantalla, así que su papel requiere que aporte algún punto en común con sí misma. Y Emma tiene un talento increíble, es muy inteligente, pero tiene esa cualidad de que parece que a veces no sabe qué está haciendo. Lo pasamos muy bien, tanto que repetiremos después de “Friends with benefits”, que ya está finalizada. No voy a dejarla escapar.

La comedia de los años 80 es influencia clave en “Rumores y mentiras”.
Adoro esas películas, siempre he querido hacer algo así. Por eso también hemos introducido clips, para que la gente que no vivió esa época sepa de qué hablamos. Y si las ha visto, queda como homenaje. “Ferris Bueller´s day off”, “Breakfast club”… ¿cómo se llamaron aquí?

“Todo en un día” y “El club de los cinco”. Ahora que sacas el tema,”Rumores y mentiras” es la adaptación española del más referencial y afilado “Easy A”. ¿Crees que puede desviar la atención de cierto espectro del público potencial?
Probablemente. A ti te lo parece.

En cierto modo, sí.
Y estoy de acuerdo. Yo no pretendo hacer una película adolescente de por sí, una comedia de instituto, digamos. Quiero hacer una película para adultos, una película que a mí me gustaría ver. Pero bueno, espero que guste a unos y a otros.

¿Cuál es el mensaje final de la película?
Haz lo quieras, lo que consideres mejor para tu vida, y no te preocupes de lo que piensen los demás. El mundo sería más feliz si toda la gente viviera su vida sin tener en cuenta lo que puedan opinar los demás. Y no me refiero únicamente a la gente joven, también a los adultos.

Pero esas opiniones, aunque aquí se enfoquen desde un prisma cómico, hunden las vidas de muchos chavales.
Es verdad. Pero las opiniones ajenas sólo duelen cuando les das importancia. Muchas industrias millonarias se basan precisamente en eso: maquillaje, cosmética, moda, automóviles, el mismo cine… si a la gente no le importara lo que piensen los demás, vestirían de un modo más sencillo, etcétera.

Era tu intención, entonces, lanzar esa crítica.
Por supuesto. Y el instituto es el sitio ideal, porque todo el mundo pretende ser lo que no es. Quería mostrar a cada uno como es, y que luego el público sacara sus propias opiniones.

Das, además, una visión distinta del mundo gay, más positiva que las tragedias habituales.
No quería clichés a ese respecto. El personaje gay está luchando por salir adelante. La idea es que cualquier diferente, obeso, homosexual, lo que sea, podría funcionar perfectamente con el público desde su normalidad.

¿Por qué a la gente le gusta tanto chismorrear? Todos los hacemos en mayor o menor medida.
Bueno, te sientes mejor sacando los trapos sucios de los demás. Es un concepto muy americano. Rara es la ocasión en la que en Twitter o Facebook encuentras algo halagador, todo el mundo está criticando algo constantemente.

¿Vas a seguir rodando comedias, es el género en el que estás más cómodo?
Mi anterior película, “Fired up!” (inédita en España) también era una comedia, y la siguiente lo será, manteniendo el mismo tono. Lo que me gusta es rodar cosas divertidas pero con sustancia, con algo que te dé que pensar cuando acaba la proyección. Hay mucha hipocresía en el mundo, me resulta sencillo encontrar temas en los que basarme.

En las imágenes: En la primera, Will Gluck, en un momento del rodaje de “Rumores y mentiras”. En el resto, fotogramas de la película © 2010 CTMG, Inc. Fotos por Adam Taylor. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   "La batalla de los cinco ejércitos", nuevo tít...
   Jack Black vivirá los libros de R.L. Stine en ...
   "[Rec]4 Apocalipsis" inaugurará el Festival de...
   Felicity Jones se une a "A monster calls", lo ...
   Víctor Matellano finaliza el rodaje de "Vampyr...
   La Unión de Cineastas, nueva herramienta para ...

Síguenos en Twitter

 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.