Yves Montmayeur revisa nuestro género reciente en “Viva la muerte! Autopsie du cinéma fantastique espagnol”

Escrito por el 08.11.09 a las 19:00
Archivado en: Cine europeo, Documental, Fantástico, Festivales, Presentaciones, Terror

En “Viva la muerte! Autopsie du cinema fantastique espagnol”, Yves Montmayeur disecciona la situación por la que atraviesa el género en nuestro país, en un momento en el que centra buena parte de las miradas de los aficionados a lo largo y ancho del globo. Habitual de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, el realizador galo presentó el documental acompañado de José Luis Rebordinos, director del certamen. «Lo cierto es que en la génesis de este trabajo está mi amor por este festival y por Sitges, que llevo siguiendo trece o catorce años ─comentaba Montmayeur al inicio de su charla─. En ellos comencé a interesarme por el fantástico español, por el nacimiento de este movimiento reciente. Y el formato documental, que me ha permitido recopilar el material que tengo acumulado, era la herramienta perfecta. Al ver que nadie aquí lo hacía, he decidido hacerlo yo mismo». Simpático y expresivo, el cineasta se deshizo en halagos con la Semana, «fundamental en esta emergencia del género aquí, un festival que posee una dimensión casi fisiológica, que proyecta las películas para que sean experimentadas casi en la propia carne. Y quería mostrar cómo buena parte de los realizadores jóvenes que aparecen en mi documental habían estado sentados en este mismo patio de butacas viviendo el cine de manera física, carnal».

Rueda de prensa Viva la muerte 1

En pantalla, en ocasiones da la impresión de que los directores exorcizan sus propios demonios a través de sus películas, «algo completamente normal a la hora de enfrentarse a la creación artística», explicaba. «De hecho, las entrevistas que les iba haciendo ejercían de una especie de psicoanálisis para ellos. Es muy interesante, porque desde Francia se tienen muchos clichés hacia vosotros, se os ve como alegres y felices constantemente, todo el día riendo, comiendo y bebiendo, y he querido romper un poco esa visión, y mostrar que la gente que hace este tipo de cine es nihilista, atormentada en cierto modo».  Así, no puede evitarse el contraste entre el tono aparentemente profundo de “Viva la muerte!” y la propia concepción de Montmayeur de la experiencia cinematográfica como algo divertido y lúdico: «es cierto, pero por ejemplo encontramos una mixtura entre lo lúdico y la negrura en las propuestas de Álex de la Iglesia ─opinaba─. Es una de las grandes características al cine español, muchas veces no se sabe dónde está la frontera». En Francia parecen menospreciar su industria y alabar la nuestra, mientras que aquí muchas veces nos deshacemos en halagos con ellos renegando del producto nacional, una locura que, en su parecer, «se debe a que siempre es mucho más sencillo estudiar lo extranjero, es más fácil ser preciso si te alejas de lo familiar».

Presentacion Viva la muerte teatro principal

«En Francia es más difícil que aquí hacer películas de este tipo ─continuaba─. Los productores no apuestan por él, se rueda casi por reacción contra esa situación, para demostrar que no es una subcultura; en España no hay que demostrar nada, tiene su público, tiene apoyos, no hay que revolverse contra nada». Unas palabras que no compartieron muchos asistentes, que consideraban que no es todo tan sencillo, que existen muchísimas trabas que quizá Montmayeur haya obviado un tanto a la hora de preparar el documental: «es indudable que he centrado mi visión más bien en abordar la estructura orgánica, en hablar de los realizadores, de esa red de personas que comparten gustos, pasiones y obsesiones… el tema de la producción, ya por sí solo, daría para otro trabajo completo. Pero estoy totalmente de acuerdo, hay problemas aquí, no quiero minimizarlo, pero en mi país es muchísimo peor. Son inconcebibles las producciones de género por encima de los dos millones de euros». Tras invitar a los presentes a filmar un documental sobre el estado actual del fantástico francés ─en un curioso giro del destino, Canal+ estrena estos días “Carne de origen controlado”, trabajo que analiza el género galo reciente─, el cineasta cerró su comparecencia resumiendo el rasgo más definitorio del terror nacional: «la obsesión con la muerte, en el plano espiritual y en el físico, así como la preocupación por la descomposición del mundo tal y como lo conocemos».

En las imágenes: En la primera, Yves Montmayeur, posando antes de la rueda de prensa. En la segunda, el cineasta, presentando su documental al público en el Teatro Principal en los instantes previos a la proyección © 2009 LaButaca.net. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1


 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.