Inicio > Noticias de cine > Zoe Kazan (“Ruby Sparks”): «La película pre...

Zoe Kazan (“Ruby Sparks”): «La película pregunta si estarías tentado de controlar a alguien si tuvieras poder para hacerlo»

Escrito por el 25.10.12 a las 17:19
Archivado en: Cine independiente, Comedia, Entrevistas, Romance

Zoe Kazan es la joven protagonista femenina de “Ruby Sparks” (ver tráiler y escenas), recomendable cinta romántica dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris (autores de aquella joya titulada “Pequeña Miss Sunshine”) que llega esta semana a nuestras carteleras y de la que también es guionista. En ella comparte protagonismo con el conocido actor de cine independiente Paul Dano (pareja sentimental de la actriz en la vida real), tras haber tenido anteriormente papeles menores en películas como “Happy thank you more please” (2010), “No es tan fácil” (2009), “La vida privada de Pippa Lee”  (2009), “Revolutionary Road” (2008), “En el valle de Elah” (2007), “Fracture” (2007) y “La familia Savages” (2007).

Pero es que además a Zoe Kazan la veremos en próximos proyectos como “In your eyes”, “Some girls”, “The f word” y “The pretty one”, de modo que hay que tomarle la matrícula a esta chica sobre la que en adelante seguramente oiremos hablar cada vez más. Mientras tanto, ahora estrena en nuestro país “Ruby Sparks” y aquí os ofrecemos una entrevista en exclusiva con ella. Por cierto, un dato importante para curiosos: en efecto, su apellido no es casualidad, pues es nieta del director de cine Elia Kazan.

Entrevista por Elaine Lipworth

¿Qué le inspiró a escribir esta historia tan peculiar?

Siempre me ha fascinado el mito de Pigmalión, y eso es lo que me ha inspirado a escribir esta película. Siempre he sido una friki de la mitología griega. Un día estaba pensando sobre ello y cuando me desperté a la mañana siguiente, Calvin y Ruby se encontraban en mi cabeza y empezaron a hablarme. Así que empecé a escribir lo que ellos me decían y de ahí viene toda la historia.

¿Desde el primer momento pensó en Paul Dano para el papel principal?

Bueno, soy una chica a la que le gusta esa satisfacción en el momento (risas). En realidad es una mala costumbre que me viene del teatro, donde la gente responde inmediatamente. Cuando escribo, normalmente, se lo enseño a Paul. Él suele llegar cansado del trabajo, pero yo siempre le digo: “tienes que leer esto ahora mismo”. Y eso es lo que pasó, escribí las cinco primeras páginas a toda velocidad esa misma mañana y cuando llegó Paul le dije: “creo que esto es bueno”. Él lo leyó y me dijo: “ah, esto lo escribes por nosotros”. Ni siquiera se me había pasado por la cabeza, pero cuando me dijo eso yo le contesté: “por supuesto que es lo que estoy haciendo”. Había descrito a Calvin como una persona delgada y alta con gafas. Obviamente estaba describiendo a Paul. Así que escribí el resto de la historia pensando que quería que Paul actuara como Calvin.

¿Cómo fue el papel de Ruby? ¿Existe alguna similitud entre usted y su personaje?

Somos bastante diferentes. No pensé hacer el papel de Ruby hasta que quedaba muy poco para la producción de la película. Estábamos ensayando una escena en el parque en la que Ruby está pintando el perro de Calvin. Era la primera vez que decía esas palabras en voz alta. Fui bastante coqueta, que es el tipo de persona que soy. Me giré hacia Jonathan y Valerie y les dije: “sabéis que lo puedo hacer de otra forma, sin ser coqueta”. Así que lo hice y dijeron “esa es Ruby, justamente esa”. Ruby es mucho más franca que yo; yo no soy tan directa. Soy muy ambiciosa y creo que eso es algo que puede resultar poco atractivo. Por eso trato de esconderlo, pero es algo que forma parte de mí. En cambio, Ruby no es coqueta, no trata de impresionar a nadie. Tiene muy claro lo que es importante en la vida y no juega al escondite con el mundo. No busca que los demás le digan que les gusta. Me gustan todas esas cualidades suyas.

¿Cómo ha sido trabajar con Paul Dano?

Trabajamos juntos en la película “Meek’s cutoff” y, de hecho, nos conocimos actuando juntos en una obra de teatro. Es muy fácil trabajar con Paul; es un gran tío y un actor excepcional, pero ha sido complicado en algunos momentos. Hemos estado yendo y volviendo juntos del trabajo, pasando 14 días horas al día juntos. Hemos estado juntos mucho tiempo con asuntos ajenos a nuestra relación; todo se centraba en la película. Creo que es más o menos como tener un niño recién nacido, nadie tiene tiempo para dormir lo suficiente. Es una situación en la que hay algo que es más importante que tu relación. Le dedicas todo el tiempo a la película. Hemos discutido por cosas por las que jamás habríamos discutido en la vida real como, por ejemplo, el tipo de música que queríamos escuchar en el coche (risas).

¿Qué quería escuchar usted?

Normalmente nunca escucho música pop mala, pero cuando voy en coche es lo que me gusta escuchar al final del día. Me gusta bajar la ventanilla del coche y cantar, pero Paul dice que prefiere poner la NPR (Radio Nacional Pública).

Calvin sufre de bloqueo de escritor. ¿Como escritora, lo ha experimentado alguna vez?

No, nunca lo he experimentado… de momento. Puedo liberarme de esa presión que suele tener el escritor porque tengo otro trabajo que me encanta, el de actriz. Por lo tanto, si no estoy inspirada, no me tengo que sentar delante de una página en blanco como hace Calvin. Si me quedo estancada con algo, simplemente lo dejo aparte hasta que me siento preparada para terminarlo. En cuanto a este proyecto en particular, escribí unas veinte páginas y no sabía muy bien adónde se dirigía aquello. Así que lo dejé apartado unos seis meses. Cuando lo retomé, escribí el primer borrador en muy poco tiempo, en dos semanas y media o tres.

¿Cómo han terminado los talentosos Jonathan Dayton y Valerie Faris como directores de la película?

Me encontraba en el día tres del guion y Paul me sugirió a Jonathan y Valerie. Tenía amistad con ellos por haber trabajado juntos en “Pequeña Miss Sunshine”. Me gustan muchísimo como personas. Además, tienen una dinámica equilibrada y tremendamente respetuosa, así es que pensé que sería maravilloso tenerlos tras las cámaras y gozar así de una perspectiva tanto masculina como femenina. Sabía que la película estaría en muy buenas manos con ellos y, obviamente, me encanta su trabajo. Esperábamos que dijeran que no, pero nos dieron una oportunidad.

¿Cómo ha sido el trabajo con ellos? Ellos están casados y usted y Paul son pareja.

Eso ha hecho que el proceso sea incluso más colaborativo de lo que lo hubiera sido de otra manera. Para mí son, ahora mismo, como de la familia. Hemos concebido la película como un proyecto de grupo. Había muchas líneas de comunicación abiertas y todos trabajábamos juntos en la misma dirección. Miro a Jonathan y Valerie y su forma de interactuar y de trabajar juntos y no sé cómo lo hacen. Tienen su propia magia. Son tan simbióticos que pueden terminar los pensamientos del otro. Si Paul y yo somos capaces de trabajar así durante los próximos veinte años sería muy feliz.

¿Qué destacaría de su manera de dirigir?

Jonathan y Valerie no son micrománagers, contratan gente en la que pueden confiar. Se preocupan mucho por las decisiones y tienen la última palabra, pero eligen bien a sus colaboradores. Creo que ese tipo de confianza y de entusiasmo y curiosidad hace que la gente quiera trabajar mejor y más duro. El hecho de que una actriz como Annette Bening firmara con ellos, es un reflejo directo de lo que son Jonathan y Valerie. Tener unos líderes amables y buenos hace que todo resulte más sencillo.

¿Quién es Ruby? ¿Existen diferentes Rubys o diferentes aspectos de la misma mujer?

Para mí, parte de la metáfora es que creo que, cuando represento a Ruby, soy una persona distinta en todo momento. En una ocasión Ruby le dice a Calvin: “no me restrinjas a mí misma, puedo cambiar”. Yo he dicho eso discutiendo con un amigo. Cuando eres joven estás continuamente cambiando y encontrando partes nuevas de ti mismo. A veces te despiertas por la mañana sin saber por qué te encuentras tan mal. Esas son experiencias humanas normales. Ruby se siente tremendamente maleable y mudable y no sabe que, en realidad, está siendo cambiada.

¿Qué aspecto de Ruby le pareció más interesante de representar?

Lo más divertido fue hacer de ‘Ruby mimosa’. Me resulta muy divertida. Probablemente las escenas más complicadas fueron en las que Ruby estaba muy feliz. Es complicado tener ese tipo de felicidad absoluta a pesar de que soy una persona muy feliz.

Hay una parte de la película bastante siniestra, que es cuando Calvin empieza a manipular a Ruby con lo que escribe. ¿Qué cree que nos cuenta esta historia sobre las relaciones?

No quiero revelar demasiado, pero la película se dirige hacia una especie de lugar siniestro, y eso es lo realmente importante para nosotros. Se muestra la oscuridad que hay en el corazón humano. Podemos comprobar que es, realmente, como tener poder sobre otra persona. La película te pregunta si estarías tentado de controlar a alguien si tuvieras el poder para hacerlo.

¿Qué es lo que le interesa particularmente sobre las relaciones?

Una de las cosas que más me interesan es el modo en que cambian las relaciones. Cuando dos personas empiezan una relación, creo que en el primero o los dos primeros años todo se mueve por impulsos. Uno siente cosas como “tengo que estar cerca de ti, quiero olerte y tocarte y sentirte”. Pero después de un tiempo algunos de esos impulsos se desvanecen. Entonces son todo elecciones: elijo estar contigo, elijo serte fiel, elijo quererte, elijo dejar atrás esta discusión y elijo superar estos malos momentos. Los impulsos y las decisiones son completamente opuestos y eso es parte de lo que escribo aquí. Al principio son todo impulsos, entonces avanzamos en la relación entre Ruby y Calvin, y, de repente, empieza a ser todo elecciones. La elección de Calvin es: ¿la controlo? ¿la cambio?

¿Por qué quiere controlarla y por qué cree usted que a todos nos gustaría controlar a nuestras parejas de algún modo?

El diablo que está en el hombro de Calvin le pregunta: “¿es feliz Ruby?, ¿me va a dejar?” Esas preguntas le aterrorizan y le obligan a hacer cosas que no haría normalmente. Creo que muchas personas harían cosas extremas bajo esas circunstancias si tuvieran miedo. La amenaza de la pérdida de un amor es un sentimiento muy intenso.

Escribió el guion de la película y actúa en ella como protagonista. ¿Hubo algo que le costara demasiado hacer?

Era, en esencia, un único y gran impulso creativo. Intenté tener la mayor parte del guion escrito antes de que empezáramos a filmar la película para que no tuviera que estar cambiando mi papel todo el tiempo. Sin embargo, durante muchos años he estado escribiendo durante el día mientras actuaba por la noche en obras de teatro, por lo que me siento bastante cómoda cambiando mi cerebro de un lado a otro.

¿Qué escritores le inspiran?

Me encanta Woody Allen. Cuando estábamos trabajando en “Ruby Sparks”, Jon, Valerie y yo hablamos sobre “La rosa púrpura de El Cairo”. Es un buen ejemplo de una película que tiene una magia totalmente inexplicable. También me encantan las películas “Manhattan”, “Annie Hall” y “Hannah y sus hermanas”. Son películas que tienen protagonistas claramente femeninos que puedo reconocer. Me puedo reír con ellos, los puedo querer u odiar o puedo empatizar con ellos. Son personajes complicados, que es verdaderamente algo a lo que yo aspiraba cuando estaba escribiendo el guion.

Al igual que Woody Allen, vives en Nueva York. ¿Por qué grabasteis la película en Los Ángeles?

Me encanta la ciudad de Los Ángeles, crecí en Venice Beach. Una de las cosas que me gustan de L.A. es que siento que es como un lugar escondido. Cuando visitas L.A. no te llevas una buena impresión, sino que tienes que vivir allí para tener una buena impresión de la ciudad. Además, Jonathan y Valerie viven allí. Yo vivo aquí en Nueva York, pero echaba de menos L.A. Por otro lado, también pensé hacer la película en Nueva York, pero en Nueva York siempre estás en contacto con todo el mundo incluso cuando estás solo. Cuando sales a pasear a la calle estás entre la gente y quería que pudiéramos sentir la soledad de Calvin. Él está solo en su casa en Los Feliz, no vive en un bloque de pisos.

Tiene usted una herencia asombrosa. Sus padres (Nicholas Kazan y Robin Swicord) son grandes guionistas y su abuelo (Elia Kazan) fue un cineasta brillante. ¿Sabía que iba a trabajar en el mundo del cine cuando estaba creciendo?

Siempre me ha interesado mucho el cine. Desde muy pequeña he estado expuesta al arte y a la cultura. Pero no sé si ha sido algo heredado. Mi hermana también estuvo expuesta a las mismas cosas. Íbamos a los museos y yo me quedaba fascinada delante de un cuadro de Edward Burne-Jones durante media hora y ella se ponía en una esquina a hacer un boceto del perro de algún cuadro. De pequeña siempre soñaba despierta y mostraba interés por los libros, el arte, la música y el cine. Mis padres sabían cómo criar a una niña creativa porque ellos mismos habían sido niños creativos. Así es que esa ha sido la ventaja de mi herencia. Aunque estoy segura de que hay dones que he heredado, tampoco les doy demasiada importancia. Creo que los dones con los que naces son muy pequeños comparados con cuáles son tus intereses y lo dispuesto que estás a perseguirlos. Para mí, la pasión es la parte más importante de la ecuación, ya que eso es lo que me hace levantarme cada mañana y querer trabajar muy duro.

Parece que ha tenido una infancia maravillosa.

Sí que la tuve, pero no recibí una educación de Hollywood. No crecí con la sensación de que venía de una familia lujosa. Mis padres tienen los pies bien puestos en la tierra y mi abuelo también los tenía. Cenábamos todas las noches en familia y llevábamos una vida normal. También creo que haber estado expuesta a la fama desde tan joven, me ha hecho sentir que no tengo esa necesidad de fama, en ese sentido no soy ambiciosa.

¿Está trabajando en algo más ahora mismo?

Llevo cuarenta páginas de una obra de teatro y estoy trabajando en tres o cuatro guiones que se encuentran en diferentes fases. Tengo que volver a ponerme a trabajar en ellos. Normalmente disfruto de mucho tiempo para escribir, pero este ha sido un año poco corriente. Después de “Ruby Sparks” he actuado en tres películas independientes: “In your eyes”, dirigida por Joss Whedon; “Some girls”, con Neil LaBute; y “The pretty one”, en la que desempeño el papel de unas gemelas. Y ahora me gustaría mucho volver a escribir.

Parece una persona superdisciplinada.

Bueno, la verdad es que me encanta escribir. Empecé a escribir cuando era una niña y seguí escribiendo cuando fui a la universidad, pero no tenía en mente seguir escribiendo de manera profesional. Durante los dos primeros años de mi carrera como actriz, estuve seis meses haciendo audiciones y cuando finalmente conseguí un trabajo tuve que esperar otros dos meses para empezar. Estaba tan aburrida esperando que empecé a escribir como una manera de apaciguar mi mente y de darme a mí misma una válvula de escape creativa. Me aburro con mucha facilidad. Así es que no siento que escribir sea disciplina sino que lo siento como una necesidad.

¿Cuáles son sus aficiones además del cine?

Soy una persona muy activa físicamente y me gusta estar en la calle. Paseo por Nueva York y me pongo a pensar en cosas, siempre sueño despierta. A Paul y a mí nos gusta mucho la comida y a mí me encanta cocinar. Me fascina preparar las comidas con las que crecí. Mi madre es del sur y yo suelo cocinar comida casera típica del sur como, por ejemplo, pastel de carne y macarrones con queso. Me gusta mucho el pescado asado en el horno y mi padre sabe hacer unos platos buenísimos con pasta, de modo que suelo seguir sus recetas. Por otro lado, también me encanta leer.

¿Ha leído algún buen libro últimamente?

Hasta este año nunca había leído un libro de Stephen King, pero un amigo mío me recomendó que me leyera “Carrie”. Le hice caso y me encantó. El libro está escrito de maravilla y tardé dos días en leérmelo. Después me leí “El resplandor” y “Cementerio de animales” y ahora me estoy leyendo su libro “Mientras escribo”. Creo que es un genio de escritor, realmente me ha cogido de lleno.

Ha conseguido muchas cosas siendo tan joven. ¿Cuáles son sus objetivos?

En el pasado nunca he tenido ningún plan. Creo que, cuando estás empezando tu carrera como actor, simplemente tienes que coger lo que te llegue. Me siento muy afortunada porque he trabajado con un montón de directores de cine muy buenos, pero también hice una audición para “Gossip girl”. Si me hubieran dado el papel lo habría aceptado. He hecho audiciones para todo lo que había y para la mayoría no era la más adecuada. Ahora reflexiono mucho más a la hora de tomar decisiones. Por ejemplo, ya no quiero actuar en lo que queda de año porque quiero tener algo de tiempo para escribir. Esa es una decisión que no habría tomado antes; pero es que he hecho cuatro películas este año y no necesito hacer más durante un tiempo. Ahora mismo tengo un pequeño plan: Paul y yo estamos hablando de la posibilidad de empezar con nuestra propia productora. A los dos nos ha encantado la experiencia de ayudar a que la película funcione en su conjunto y nos gustaría volver a hacerlo. También quiero dirigir y, por supuesto, quiero seguir escribiendo.

En las imágenes: Zoe Kazan en “Ruby Sparks”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm. © 2012 Fox Searchlight Pictures y Bona Fide. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   Brad Pitt, estrella del biopic "The operator"
   Keanu Reeves comienza a rodar "Knock, knock"
   Sean Penn dirigirá a Charlize Theron y a Javi...
   El secreto de Zac Efron en "The associate"
   Noomi Rapace, interrogadora de la CIA en "Unlo...
   Judy Greer se incorpora al reparto de "Jurassi...

Síguenos en Twitter

 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  noe | rio 2 | need for speed | amazing spiderman 2 | capitan america 2 | 8 apellidos vascos | oscars 2014 | labutaca.net en venta

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.