LA BUTACA
Revista de Cine
 

   
 

APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 


David Garrido Bazán
                                                         28 Febrero 2005

77º OSCARS®: Una jornada gloriosa

© A.M.P.A.S. Siempre se dice que los Oscar® no pueden tomarse demasiado en serio. Que si son un puro espectáculo frívolo, que si son sólo una herramien-ta al servicio del dinero, que si su prestigio se resiente año tras año porque no se premian las mejores películas, sino aquellas que pertenecen a las productoras más poderosas o las que acumulan más nominaciones. Y hay algo de verdad en ello. Pero también es cierto que los Oscar®, con todo su derroche de glamour, su escaparate mediático y su alfombra roja, concentran año tras año la atención de millones de fans del cine alrededor de todo el mundo. Y una de las cosas a las que más nos gusta jugar es a hacer quinielas, porque los Oscar® es el único juego que tiene dos vertientes: se puede votar en conciencia por lo que nos parece lo mejor en cada apartado, que es lo lógico, y se puede jugar de una forma cier-tamente perversa, votando por aquello que pensamos que la Academia va a votar, que por supuesto no coincidirá con nuestras apreciaciones porque, ya se sabe, la Academia tiene otras motivaciones más allá de premiar a lo mejor del año.

Con esa mentalidad muchos de nosotros nos acercamos a la ceremonia que en muchos sitios se había publicitado como la más repartida e incierta de los últimos tiempos, sin una película como clara dominadora y con muchos factores a considerar. En el fondo, todo un circo alrededor de aquello a lo que la Academia nos ha (mal)acostumbrado en los últimos tiempos. Porque la gran mayoría de los verdaderos aficionados al cine sabían perfectamente que "Million dollar baby", ese precioso regalo que nos ha hecho Clint Eastwood, era la Mejor Película del Año. Y sin embargo, había recelos. Que si "El aviador" tenía más nominaciones que nadie, que si el efecto compensación para Martín Scorsese, al que la Academia ha maltratado como a pocos grandes directores de la historia (si esto sigue así, formará un ilustre trío con los ya desaparecidos Alfred Hitchcock y Stanley Kubrick), que si Annette Bening ya había perdido un Oscar® a la Mejor Actriz a manos de Hilary Swank y un segundo sería mucho castigo...

"Million dollar baby" - Copyright © 2004 FilmaxTonterías. La Academia ha demostrado su madurez galardonando a "Million dollar baby" con las estatuillas a la Mejor Película, el Mejor Director, la Mejor Actriz y el Mejor Actor de Reparto, un póquer de sus mejores premios (sólo faltó el Mejor Actor, que ya tenia en Jamie Foxx a su justo dueño mucho antes de la ceremo-nia, y el Mejor Guión Adaptado, que quedó para un merecido reconocimiento a "Entre copas [Sideways]") y dejó a "El aviador" cinco galardones en los que esta película era verdaderamente fuerte, los premios técnicos (algunos como Fotografía y Montaje, esencia pura del cine, no los subesti-memos) y así ha recuperado, en una de las mejores y más ágiles galas de los últimos tiempos, una buena cantidad de su prestigio desperdiciado los últimos años premiando cintas que, por decirlo suavemente, a menudo eran bastante inferiores a algunas de sus compañeras de viaje. Y es que este año no había nada que discutir, la verdad. La película de Clint Eastwood es, simplemente, la mejor del año. Y los académicos han sabido reconocerlo. ¿Estará cambiando algo? Pues algunas cosas parecen indicar que sí: una ceremonia mucho más ágil que otros años (qué recurso tan sencillo ese de reunir a los nominados antes de cada premio en el escenario para ahorrar tiempo, qué cutre por otra parte esos premios entregados en las butacas con el mismo argumento) con un Chris Rock combativo, generalmente acertado y muy inspirado en las improvisaciones, que hizo que la gala se nos pasara en un suspiro, a diferencia de las inacabables jornadas de otros años. Algo está cambiando, desde luego... Y otras cosas esperemos que cambien, para evitarnos vergüenzas ajenas, en años posteriores.

Porque digámoslo ya, el momento de la noche no perteneció a Clint Eastwood, Jamie Foxx o Alejandro Amenábar. El momento de la noche fue el Oscar® a la Mejor Canción Original. La Academia, en un egoísta, absurdo y despreciable gesto, había privado a Jorge Drexler, músico y cantante, defender su canción nominada, "Al otro Lado del río", encima del escenario, por aquello del miedo a perder audiencia con un desconocido y humilde músico. En su lugar, Antonio Banderas (que la defendió bien, pero cuya voz resulta de lo más inapropiado para este tema en concreto) y Carlos Santana perpetraban una versión muy lejos de sus virtudes. Pero se anunció el Oscar® y, ante la sorpresa general (la favorita, sin duda, era la francesa Vois Sur Ton Chemin), Jorge Drexler ganaba el premio. Y, al recogerlo, en una hermosa lección de elegancia, en lugar de dar la lista de los consabidos agradecimientos, hizo lo que la Academia le había negado: cantó la primera estrofa de SU canción, con SU voz. El auditorio aplaudió y él, con una tímida despedida se retiró del escenario con su autoridad moral intacta.

Hilary Swank en "Million dollar baby" - Copyright © 2004 FilmaxLo más sorprendente de esta edición es que pocos peros se le pueden poner a los premios en la mayor parte de las catego-rías, especialmente en las grandes. Adjudicadas Mejor Película y Mejor Director a Clint Eastwood y el Oscar® a Mejor Actor a Jamie Foxx por convertirse en Ray Charles en "Ray", pocos discuti-rán el acierto de que Hilary Swank haya ganado su segundo Oscar® por su increíble trabajo en "Million dollar baby", por muy fan que se sea de Annette Bening. Y otro tanto puede decirse de Morgan Freeman, claro ganador en su categoría: los dos eran, de nuevo, los mejores. Podrá discutirse el premio a Cate Blanchett, pero meterse en la piel de una leyenda como Katharine Hepburn y salir más o menos airosa no está al alcance de cualquiera y, reconozcámoslo, Natalie Portman es tan joven que sin duda tendrá otras
opciones, y el resto de candidatos posiblemente no estaban
a la altura.

Los guiones se convirtieron en el refugio del cine alternativo,
en el toque moderno de una gala dominada por el clasicismo. Un indiscutible acierto me parece premiar al genial aunque imperfecto guión de "¡Olvídate de mí!", destacando sus muchas virtudes, su sentido del riesgo y su originalidad por encima de sus pocos defectos. Y "Entre copas (Sideways)", que venía de arrasar el día anterior en los Independent Spirit Awards, su verdadero campo de batalla, se podía sentir más que satisfecha de llevarse un Oscar® al Mejor Guión adaptado, que reconoce el talento de esta notable película que tiene precisamente en su estructura, sus diálogos y su construcción de personajes sus puntos fuertes. En cuanto al resto, todo transcurrió placidamente: cuatro premios técnicos para "El aviador" con reconocimiento a grandes profesionales en sus respectivos campos como Thelma Schoonmaker, Robert Richardson, Dante Ferretti (por fin, tras seis pasadas nominaciones sin premio, el ansiado Oscar®) o Sandy Powell incluidos. La disputadísima categoría de la Mejor Banda Sonora se la llevó la favorita, la hermosa música de Jan A.P. Kaczmarek para "Descubriendo Nunca Jamás" (quizás la que mejor cumplía su cometido en el film), un Oscar® al que no pondré un pero pese a mi preferencia personal por el trabajo de James Newton Howard en la olvidada "El bosque". "Los Increíbles" sumó a su cantado Oscar® a la Mejor Película de Animación, un Oscar® de Montaje de Sonido; un Oscar® al Sonido se llevó "Ray" (un poco sorpren-dentemente). También sorprendió un poco, pero tampoco en exceso, que "Spider-Man 2" se llevará los efectos visuales por delante del despliegue futurista de "Yo, robot"... pero las diferencias de calidad entre una y otra película son tan abismales a favor de la del simpático trepamuros que no será un servidor quien se queje. Para redondear la noche, "Ryan" cumplía el pronóstico (un servidor, permítanme la inmodestia una vez mas en esto, lo anunció desde la primera vez que lo vio allá en la pasada Seminci: se ha cumplido) y se llevaba el merecido Oscar® al Corto de Animación... y Nacho Vigalondo no ganaba el Oscar® al Mejor Corto de Ficción, como tampoco "Super size me" (ni "La historia del camello que llora") se llevaba el Oscar® al Mejor Largome-traje Documental, que iba a las manos de "Born into brothels", una dura historia sobre la prostitución que no conozco.

"El aviador" - Copyright © 2004 Hispano FoxfilmEn fin, ¿qué quieren que les diga? Yo no recuerdo una ceremonia de los Oscars® en los últimos diez años de la que, una vez ha terminado, no tenga una sola queja seria que echarme a la boca (más allá de la estupidez ya mencionada del boicot a Jorge Drexler, que encima terminó bien: Hollywood no lo hubiera hecho mejor en una de sus películas comerciales). Me divertí en la gala con Chris Rock, la cosa fue fluida, incluso rápida, y la Academia se reivindicó por completo ante mis ojos eligiendo a los mejores en las categorías más importantes y no cometiendo errores de bulto en las categorías técnicas... Por salir todo bien, salió bien hasta el acertado discurso de agradecimiento de Alejandro Amenábar recibiendo el Oscar® a la Mejor Película de Habla No Inglesa, tan correcto como conciso. Sí, me sobró Beyoncé Knowles cantando tres temas (qué cosa tan ridícula) y Antonio Banderas cantando la de Drexler mientras los Counting Crows, encantados de la vida, daban guerra sobre el escenario cual pequeños Shreks, disfrutando como enanos; pero son detalles menores en unos premios que, a mis ojos, han recuperado gran parte de su antiguo brillo con unas decisiones acertadas. El año que viene cometeré el error de esperar que mantengan este nivel. Pero eso será el año que viene. De momento me quedo con este fabuloso sabor de boca.

David Garrido Bazán
david@labutaca.net

 

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos