A escondidas (2014)


Película:
A escondidas. Dirección y guion: Mikel Rueda. País: España. Año: 2014. Duración: 91 min. Género: Drama. Interpretación: Germán Alcarazu (Rafa), Adil Koukouh (Ibrahim), Álex Angulo (José), Ana Wagener (Alicia), Joseba Ugalde (Guille), Eder Pastor (Javi). Producción: Eduardo Barinaga, Karmelo Vivanco y Fernando Díez. Fotografía: Kenneth Oribe. Montaje: Alex Argoitia y Mikel Rueda. Dirección artística: Idoia Esteban. Vestuario: Azegiñe Urigoitia. Distribuidora: Vértigo FilmsEstreno en España: 10 Octubre 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.


Sinopsis

Ibrahim, un chico marroquí de 14 años, camina solo y desorientado por una carretera de las afueras de una gran ciudad. Acaban de anunciarle que en dos días va a ser expulsado del país, así que ha cogido su petate y se ha dado a la fuga. Está solo. No tiene a dónde ir. Rafa, un chico español de 14 años, entra corriendo en el lavabo de una discoteca. No puede más. Los nervios le están jugando una mala pasada. Fuera se encuentra Marta, una chica que espera de él más de lo que él mismo se cree capaz de aportar. Las vidas de estos dos chicos están a punto de cruzarse.


Cartel

a escondidas - cartel


Tráiler

tráiler de A escondidas


Enlaces


Imágenes, tráiler y sinopsis de “A escondidas”, película distribuida en España por Vértigo Films © 2014 Belauko y Bitart. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



2 - Pecos - 7:21 - 12.04.15

Pues me ha dejado un sabor agridulce. Tiene virtudes como la naturalidad de los protagonistas o ciertos temas de la BSO, ben encuadrados (preciosa esa secuencia en que vemos por primera vez como Rafa va siguiendo a Ibra)… pero el conjunto chirría, está como fallido, a medias, o a medio presupuestar. Y es una lástima pq Rueda se ha tirado 7 años para sacar el proyecto adelante y se nota que está hecho con mucho tacto y cariño. Aunque es polémico por innecesario, el montaje con flashbacks no me desagrada del todo, y la última parte del film, el que precisamente gana en linealidad, creo que sale ganando.
Respecto a la historia de amor, muy acertada la idea de dejar abierto el tema de la homosexualidad de Ibra (es un amor de soledad? de amistad en un mundo adverso? De devoción por el amor descaradamente homosexual de su amigo?)… Aunque tal vez algo más de fisicalidad al final no hubiera estado de más para ganar credibilidad.

Nota: 7



1 - lourdes lulu lou - 12:53 - 19.03.15

“Yo no tengo amigos, estoy mejor sólo”; dos chavales, en el despertar a su homosexualidad, español/marroquí, lo mismo da, pues ambos viven a escondidas del ambiente en el que se mueven, ocultando su deseo, resistiendo la presión, superando sus miedos, experimentando un camino difícil por la elección propia y descubrimiento de uno mismo que lleva a la soledad, rechazo y aislamiento de quienes te rodean.
El duro viaje del crecimiento cuando no encajas en lo previsto, cuando tu ruta se desmarca de la mayoría y, esa masa, hasta entonces leal y compañera, te señala y humilla, naturales y cercanas interpretaciones de ambos protagonistas que mantienen la historia en un digno verse ya que es la sensibilidad, cuidado y sutileza de Adil Koukouh y Germán Alcarazu, amén de quienes actuan como envoltura de amistad, los que logran mitigar, en gran parte, la tediosa e insustancial narración de un argumento con sanas y atractivas expectativas que, sólo aguanta su pulso ameno y curioso la primera hora para, a continuación, iniciar un descenso anímico y cargante ante la decepción de las promesas incumplidas.
Nada duele más que quedar a la espera de recibir lo vaticinado, estar a las puertas de la satisfacción y que no llegue, antesala de abrir tu regalo y que la soporífera sensación de separación, desasosiego y abandono de un interés, trabajoso de mantener, hagan su presencia y anulen toda posibilidad de contento, complacencia y gratitud hacia una historia que pone ganas, intenciones pero se anula ella sola, se hunde en su propia torpeza para transmitir la impresión, sorpresa e inquietud de encontrar un verdadero amigo con quien ser uno mismo, sin tapujos, escondites ni necesidad de prevención alguna.
Se agradece la castidad, pureza de la muestra, se disfruta la delicadeza de los movimientos y el juego de provocar sin atreverse a arriesgar y, aún matizando con firmeza que “las cosas hay que hacerlas con delicadeza, la fuerza sólo no sirve”, aquí, falla estrepitosamente, al no saber manejar todo su encanto para mantener la atención y mirada del espectador.
Válida recreación, vivida escenografía, apetitoso realismo, sugerente andar de pedregosa existencia, comodidad y seguridad de sentirse como en casa junto a él, apoyo y refugio de pequeño paraíso encontrado, destrucción que amenaza con romper tanta dulzura y bondad, dolor de no poder vivir y expresar tus sentimientos, pelea con un mundo que acorrala y estigmatiza, autoestima oprimida, fascinación carnal que nubla el pensamiento, impotencia de expresar emociones que arden, inocencia de proceder, arduo interior que choca con hiriente exterior…, cartas estupendas y suculentas anuladas al proceder a barajarlas, poca habilidad/escasa imaginación para manejar sus creaciones, a escondidas y esperando dejas a la audiencia al no recibir el fruto ansiado, deseo que no procede ni se desplaza ni halla acomodo, nimiedad que se precipita y arropa con su hastío y fatigoso abrigo toda esperanza de provecho y ganancia.
Manejar diversos frentes y no obtener riqueza acaba provocando pereza y, por mucho que uses el estilo de narración cambiante y alterno pasado/presente para ir uniendo las piezas, dicha combinación, Mikel Rueda, no funciona por si sola como motivación sugerente si no hay consistencia en el fondo y, lamentablemente, esta base no supura nada recordable.
Cocinas a fuego lento y con parsimonia, se observa con paciencia lo servido pero, definitivamente, el plato resultante no alimenta ni aporta sabor que tu paladar aprecie, “amar a escondidas es interesante aunque, también algo desesperante, no poder gritar al mundo que te amo, en su revés, puede resultar apasionante…, inventar un pretexto para verte, se vuelve agonía…, el peor de mis martirios es no tenerte…”, añadimos la ingenuidad y pureza de un comienzo adolescente aún no mancillado y…, ¿no eres capaz de ofrecer algo mejor?

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.