Blackhat: Amenaza en la red

blackhat amenaza en la redPelícula: Blackhat: Amenaza en la red. AKA: Cyber. Dirección: Michael Mann. País: USA. Año: 2015. Duración: 133 min. Género: Thriller, acción. Interpretación: Chris Hemsworth  (Nicholas Hathaway), Tang Wei (Lien), Viola Davis (Carol), Ritchie Coster (Elias Kassar), Holt McCallany (Mark Jessup), Wang Leehom (Dawai), Yorick Van Wageningen (Sadak). Guion: Morgan Davis Foehl. Producción: Jon Jashni, Michael Mann y Thomas Tull. Música: Harry Gregson-Williams y Atticus RossFotografía: Stuart Dryburgh. Distribuidora: Universal Pictures International SpainEstreno en España: 30 Enero 2015. Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.


Sinopsis

Nuevo thriller de Michael Mann, el reputado director de títulos como “Corrupción en Miami”, “Collateral”, “Ali”, “El dilema”, “Heat” y “El último mohicano”.

Nicholas Hathaway es un pirata informático al que sacan de la cárcel federal para, junto a sus socios estadounidenses y chinos, intentar identificar y encontrar a una peligrosa red mundial de ciberdelincuentes. A medida que Hathaway se acerca al objetivo, su interés es cada vez más personal.


Imágenes

blackhat imagenes


Tráiler

blackhat trailer


Crítica


Reportaje


Noticias


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Blackhat: Amenaza en la Red”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2015 Forward Pass y Legendary Pictures. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



5 - lourdes lulu lou - 12:57 - 11.04.15

La sinopsis y el tráiler, mucho más cautivador que toda la película, nos dicen que un avispado hacker está realizando un ataque masivo a las redes poniendo en peligro la seguridad nacional de China y Estados Unidos que deben colaborar para hacerle frente y atraparle, por tanto, ya vas sobre aviso de encontrar lenguaje técnico y explicaciones arduas que no entenderás del todo y donde te conformarás en captar, más o menos, por dónde anda la cosa y cómo se maneja todo el cotarro; sin embargo, lo que no esperas es el absurdo y lelo caos narrativo montado que queda en vacío inútil, juego estéril en cuanto a emoción, motivación y seducción donde, el cacao mental proporcionado, al elevar la temperatura, y la audacia de adentrarse en su resolución van al son del despropósito de un argumento que pierde la atención del espectador, quiera o no, porque se esfuerza tanto en presentar algo interesante, incógnita hábil de desenlace sólo accesible para expertos que, la verdad, se la coman ellos solos porque 133 minutos de cinta para cuatro tiros, un cutre robo y mucho galimatías que encierra originalidad cero/nada de ingenio ni gracia es mucho pedir a la paciencia, sobretodo cuando a los diez minutos, tu subconsciente ya te está advirtiendo que la cosa no pinta bien y que tiene apariencia de chamuscada gansada camuflada de altivez sofisticada.
Y que, para ofrecer un mísero y burdo robo de plata y efectivo mejor dame a Jeremy Irons y “La jungla de cristal” que tanto número en pantalla, en lugar de papel contante y sonante, cansa y, al menos éstos iban directos a lo que iban, entretenían y le ponían ganas, no como esta pretendida guerra de ratas, que se mueven a través de cables de ordenador, manejando sus diestras teclas para no entusiasmar un ápice y aburrir al personal que mira desde fuera.
Porque, si se busca mostrar la facilidad de acceder a todo tipo de información, la sencillez de provocar un colapso económico, la agudeza de desestabilizar naciones con un sólo tic, el poder de crear pánico en los mercados, la fuerza de desequilibrar la estructura de don poderoso capitalismo…, aparte de que ya se ha visto en anteriores ocasiones con más arte y atractivo, la pregunta incontestable es ¿en qué estabas pensando Michael Mann?
Porque esto, de toda la vida, se llama venderte la moto, tomarte el pelo, que te la cole un chino -nunca mejor dicho-, has intentado alcanzar un nivel presuntuoso y te se ha ido la olla, buscabas la grandeza y has perdido la pinza que sujetaba toda lógica, prometías langosta de primera calidad de Galicia, con denominación de origen, y por el camino cambiaste a copia falsa china -nunca mejor dicho, me repito-, sin sabor ni gusto, timo de excesiva duración que, dada su banalidad e inconsistencia, te podrías haber ahorrado la invitación; cierto es que, siempre está la opción de no asistir pero, ¡tienen tanta habilidad y perspicacia para presentar cena tan suculenta de degustación de platos exquisitos!
“No quiero tu lástima. Yo soy dueño de mi tiempo, no las instituciones. Todo el tiempo allí dentro lo dedicas a tu cuerpo y tu mente…”discurso muy bonito, de calado mensaje metafísico, sobre cómo superar las penurias e incovenencias que huele a fruta madura de segunda mano del mercadillo, bola de frases categóricas que comprar, de nuevo, en los chinos -¿casualidad?-, sólo que el espectador es inocente de recibir tan injusta condena, tan ingrata pena por haber creído, como ingenuo visitante, que la excursión valía la pena y que, los encargados de dicho tour, se molestarían en aportar sustancia y diversión válida y no este montaje direccional que sale por donde le apetece y donde ya da igual quién sea el terrorista, cómo lo haya logrado, qué quiere, si le atrapan…, simplemente, has agotado toda esperanza y energía y anulado cualquier resquicio de inspiración para escribir dignamente sobre ella.
Aunque, claro, si al responsable de “Collateral” se le acabaron, a medio camino, las brillantes ideas -¿las tuvo desde el principio?-, su inquisitva pregunta sería ¿qué hago para rematar este puzzle de escaso contenido y desgastada apetencia?…, tampoco hace falta pensar tanto, tengo a Thor de protagonista, que luzca melena rubia, cuerpo musculado, que finja saber lo que dice y hace y tape deficiencias…, pero es que ¡son muchas debilidades!, de un guión que se come su propia cola al quedar encerrado en su personal trampa y tanto estropicio no se arregla con urgente portazo, explosión inesperada, melancolía fingida y ¡enfrentamiento final a lo Steven Seagal!
No mates mi espíritu revulsivo que me cuesta alimentarlo, mantenerlo en forma y ¡con vitalidad!

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



4 - Sebastian - 1:43 - 11.03.15

En que cine de Querétaro la veo, la he buscado en cartelera y no la encuentro, si me pudieran ayudar.



3 - ñask - 17:30 - 03.02.15

Es mala hasta decir basta… La película empieza con una trama interesante pero poco a poco va teniendo unas lagunas importantes. No profundiza en ningún personaje y encima no pueden ser menos carismáticos.

Solo se salvan dos escenas de tiroteos en las que hay tensión, eso hay que reconocérselo a Michael Mann, pero no es una película que este a la altura de su filmografia.

Guion y desarrollo de película de sobremesa de antena 3…

Un desastre.



2 - Merovingio - 21:22 - 30.01.15

Uf, qué mala pinta tiene este Blackhat. No es que sea muy fan de Michael Mann, pero le suponía más apto para thrillers de mayor categoría que esto.



1 - RepoMen - 3:15 - 22.12.14

Porque Blackhat es de Michael Mann, por eso no me la pienso perder, pero es que el actor Chris Hemsworth no me convence para nada… que igual luego lo hace estupendamente, eso espero. Además el tema de los ciberdelincuentes está ya muy tocado en el cine, espero que sorprenda



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada | Jack Reacher 2 | No culpes al karma | Doctor Strange | Un monstruo viene a verme

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.