Dioses y perros


Película:
Dioses y perros. Dirección: David Marqués. País: España. Año: 2014. Duración: 83 min. Género: Drama. Interpretación: Hugo Silva (Pasca), Megan Montaner (Adela), Elio González (Toni), Juan Codina (Fonsi), Lucía Álvarez (Gloria), Enrique Arce (Colomo), Miriam Benoit (Carmela), Ricard Sales (Mario), Víctor Palmero (Jano). Guion: David Marqués, con la colaboración de Rafael Calatayud Cano; basado en un relato de Jesús Martínez Balmaseda. Producción: Kiko Martínez. Música: Mario de Benito. Fotografía: Eva Díaz Iglesias. Montaje: Jota Aronak. Dirección artística: Salvador López. Vestuario: Ana María Bernal. Distribuidora: Festival Films. Estreno en España: 10 Octubre 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 18 años.


Sinopsis

Pasca está inmerso en una vida gris que él mismo se ha autoimpuesto. Pasa sus días cuidando de su hermano minusválido, recibiendo golpes como sparring e intentando ayudar a Fonsi, su mejor amigo, un exboxeador alcohólico que malvive al borde del abismo con una mujer y un hijo que cuidar. Anclado en la crisis y la falta de esperanza, tratará de despertar de su pesadilla, ante la irrupción en su vida de Adela, una joven profesora que llega al barrio y le hace volver a ver las cosas de una manera más optimista. Pero los problemas con Toni y Fonsi le situarán en una difícil encrucijada que cambiará su vida para siempre. Y la de los que le rodean.


Imágenes

dioses y perros imagenes


Tráiler

dioses y perros trailer


Crítica


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Dioses y perros”, película distribuida en España por Festival Films © 2014 Nadie Es Perfecto. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - lourdes lulu lou - 15:27 - 12.02.15

A veces, los perros consiguen convertirse en dioses y, el sparring no es al que pagan para recibir golpes sino el que los da y, sólo por ello, por esa ínfima posibilidad siempre abierta, la vida ya vale la pena.
Una vida parada, estancada, hipotecada por no frenar a tiempo antes del stop, con esa losa pesada, tortura mental que nunca descansa ni se relaja de una culpa que devora y martiriza lentamente el espíritu y destroza, aniquila, succiona, evapora cualquier esperanza de futuro encomiable o alegría para el corazón, remordimientos en un cuerpo moribundo de alma futigada que vive, respira y camina para compensar dicho error olvidando su atormentada persona que no tiene lugar ni fuera ni dentro de él pues, todo su espacio fue vendido aquel fatídico día que siempre arrastrará/nunca olvidará.
Una parada de autobús, éste que no llega, ganas de acabar un penoso día y, la vida te abre una ventana para compensar el angustioso y horrible cierre de la puerta, ese inesperado rayo de luz que se filtra, penetra, absorbe e ilusiona hacia el alcance de esa felicidad perdida pues “…recupera tu vida, amigo, que yo voy a empezar la mía”
Nadie como Hugo Silva para encarnar a ese delicioso sufridor perenne, leal amigo de sus amigos, incondicional hermano asistente, siempre a las duras/nunca saboreando las maduras, de corazón noble, coraje al alza, ansia controlada, pensa sobrellevada, de sueños olvidados por abandono voluntario, artífice procurador de alegría e ilusión para los otros, tristeza adosada a un rostro herido de sonrisa postiza que esconde todo el castigante dolor que sus espaldas cargan, de dejadez suprema es el mástil que endereza el barco, lo mantiene a flote y con rumbo fijo, al que deseas abrazar, mimar, besar y querer y, a quien se le ofrece esa mano esquiva de acceso a una sonrisa tenue, muestra del paraíso alcanzado sólo con la fuerza de los dedos, sin necesidad de la palma ni de brazo sobrante ya que, la necesidad abre imaginación, la oportunidad derriba muros y “…no hay sueños imposibles, sólo soñadores con poca voluntad”.
Película humana, frágil, de sentimientos vivos que no se expresan, emocional, dramática, agriamente sabrosa, de gran frustración llevada en silencio hasta que, la verborrea incesante de su ángel, le despierta de ese insomnio inmerecido que aturde, ahoga e impide la sincera habla comunicativa, cercana, viva, de roce sentido y toque insinuado, de esa calle transitada, una y otra vez, vista sin pausa pero mucha tortura que no encuentra salida y es manzana redonda volteada sobre si misma sin compasión ni ayuda externa, tristeza de gran esperanza, sordidez de gran amargura, dura en su crudeza, sensible en su estimable cariño y devoción, todo un héroe anónimo/culpable en la sombra que logra librarse de su mortificación auto-inflingida con localizaciones externas de simbología muy bien elegida, diálogo mordaz, puñetero, de chispa candente y puñal al tiempo presente que encuentra gran sintonía y alianza para con el carácter callado, silencioso, pensativo, de forjada personalidad voraz, fuerte y resistente ante el tortuoso caballero protagonista fabricado en extremis, tanto así la música, una banda sonora de papel crucial en las escenas pertinentes donde ha sido muy acertada la elección del sonido personal y exclusivo para cada momento.
Superación de las dificultades de ritmo pausado, lento y gustoso que acelera su pulso en su recta final, escena resolutiva vista y no vista emulando al mejor Indiana Jones sin látigo pero con puños, propiciando la benevolente resolución, que el público espera, a tanta tragedia, merecida compensación a un mártir que ha sanado y cicatrizado sus heridas.
Se aprecia y estima, siente y goza, fácil involucrarse en su persona, sencillo y disfrutable acompañadle en su andadura, nada no visto antes o de fácil adivinación en su paso siguiente, es seca, sencilla y amarga pero, poco importa cuando atrapa tu interés, emociona tu alma y acompasas cada fotograma con apetencia de un correcto y agradecido trabajo realizado por David Marqués hacia este desguace anímico que se recompone y encuentra su salida, su “azul sobre negro” pues, por muy perro que uno haya asumido ser, uno es el dios/director/capitán incansable/artesano loable de su existencia donde “Cuando pierda todas las partidas, cuando duerma con la soledad, cuando se me cierren las partidas y la noche no me deje en paz, cuando cueste mantenerse en pie, cuando se rebelen los recuerdos y me pongan contra la pared, resistiré erguido frente a todo, me volveré de hierro para endurecer la piel y aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie, resistiré para seguir viviendo, soportaré los golpes y jamás me rendiré y aunque los sueños se me rompan en pedazos, resitiré, resistiré…”

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.