El padre (The cut)


Película: El padre (The cut). Dirección: Fatih Akin. Países: Alemania, Francia, Polonia, Italia, Canadá y Turquía. Año: 2014. Duración: 138 min. Género: Drama. Reparto: Tahar Rahim, Makram J. Khoury, Simon Abkarian, Bartu Kücükcaglayan, Kevork Malikyan. Guion: Fatih Akin y Mardik Martin. Distribuidora: Golem. Estreno en España: 3 Julio 2015. No recomendada para menores de 16 años.


Sinopsis

Mardin, 1915: La policía turca llama a las puertas de los armenios y se lleva a todos los hombres. Entre ellos está el joven herrero Nazaret Manoogian. Años después de haber sobrevivido a los horrores del genocidio, se entera de que sus dos hijas aún están vivas.
A partir de ese momento, solo vive con la idea de encontrarlas. Su búsqueda le lleva desde el desierto de Mesopotamia a las inmensas praderas de Dakota del Norte pasando por La Habana. Durante su recorrido, conoce a personas muy diferentes, algunas buenas, incluso angelicales, y otras que parecen ser el mismo diablo. EL PADRE concluye la trilogía “El amor, la muerte y el diablo”, de Fatih Akin.


Póster

El padre (The cut) - póster


Tráiler


Enlaces


El padre (The cut)“, película distribuida en España por Golem © 2014 Jordan Films, Corazón International, Pandora Filmproduktion, Bombero International, Mars Media Entertainment, Dorje Film. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - lourdes lulu lou - 15:51 - 08.07.15

“Y cualquiera que dejare casas, hermanos, o hermanas, o hijos, o hijas, o mujer, o tierras por mi nombre, recibirá cien veces tanto, y herederá la vida eterna”…¡Padre!
Sufrimiento, el deleznable padecimiento del genocidio y su impunidad es lo que hallarás aquí, cinco minutos de exposición de la calidez del hogar de una familia sencilla, honesta, que se ama y respeta, que trabaja y convive con alegría y cariño con sus hermanos de comunidad y…, la aparición del diestro diablo, del sagaz belcebú humano con su peor lado, la llegada del atropello, del dolor y la miseria, las penurias e injusticias de un mal que se eleva en nombre del Señor -dale el nombre propio que quieras-, para aniquilar, golpear, abusar, violar y llevar hasta el límite de la extenuación el aguante de un cuerpo humano, de un alma inocente, de una razón que no entiende.
Porque no se comprende ese desprecio, odio, aberración contra aquellos que profesan una religión diferente, católicos-musulmanos-judíos, Dios-Allah-Yahveh, Jesucristo-Mahoma-Moisés y la época que se quiera, continuas batallas crueles donde, según el año y el momento, unos mandan/otros reciben palos, armas de opresores/víctimas a la espera de la barbarie de turno, todo en nombre de una Fe, esa palabra mágica capaz de las aberraciones más horribles y de la voluntad de esfuerzo y superación más subliminal y grandiosa.
Fotografía áspera, seca, árida, estéril de un desierto pedregoso y ruín expuesto al tormento inquisidor del astro sol, tormento inagotable de una imagen indigesta, atroz e incómoda que expone los horrores de una guerra, da igual su localización, con sus andrajosos rastros de inmundicia espeluznante y la huella sufridora y deleznable de la vileza que el ser humano puede causar a sus semejantes.
Lo repito, sufrimiento, esa tortura de carrera contra destino por reencontrar a los tuyos y abrazar a la familia, supervivencia y perdón/masacre y placer, tremenda existencia en la que nuestro incansable héroe imperecedero, un conforme y adecuado Tahar Rahim, no se permite rendirse ni abandonar gracias al inmenso amor del que está repleto su castigado, pero aún vivo, corazón que se levanta a cada caída y subsiste firmemente con sólo la esperanza de volver a acariciar el rostro de sus hijas, la cara de su amada mujer y cuyo pensamiento es vitalidad enérgica para dar el siguiente paso.
Concretando, estamos ante la masacre turca contra los armenios de 1915, ante un único protagonista, Nazaret el herrero, que tiene que cubrir, con interés y seducción, los 138 minutos de la duración de su búsqueda, esa profunda y amarga tragedia afectiva de un desahuciado mártir que guarda gran semejanza con la actualidad, agonizante aventura que no debe permitir la pérdida cognitiva del espectador al acecho, atento y expectante pero ¿lo consigue o su narración es lacia, plana y estéril?
Con lamento se admite que este drama es insustancial, emotivamente vago, ausente, se lee con facilidad y ligereza, sin ningún problema -que resulta ser su mayor problema, valga la redundancia- pero sin consistencia ni vivencia pasional y ¿qué recompensa adquiere tu persona ante una lectura correcta y apropiada pero sin sentimiento que produzca escozor o amargor, piedad o afecto?; Fath Akin obvia la intensidad, el vigor y la adrenalina que te suspende anímicamente en el aire y se decanta por la corrección, la adecuada plasmación, la mera aprobación de un relato que debería causar estragos y devastación en tu persona pero no lo hace, simplemente se retira sin apenas haber causado impacto o conmoción en los presentes.
“Pedid y se os dará, buscad y hallaréis”, pero lo único que hallas es un transeúnte sin conexión o comunicación con su público, obligado caminante perpetuo, de ciudad en ciudad, capaz de cruzar el charco para poder hallar a su descendencia y que, inexplicablemente no es capaz de aproximarse a tu relajado corazón o distendida alma y donde, el “Marco” de la infancia buscando a su anhelada madre, causaba más desasosiego, aflicción y ternura que toda la hazaña y proeza de este errante por tierras extrañas; y yo conté con la ventaja de verla en dos partes, con lo cual no se me hizo tan pesada y, aún así, ausencia completa de cualquier tipo de alteración, desvelo, inquietud o turbación por este incansable peregrino que nunca abandona su única posibilidad e ilusión de volver a tener cariño y amor sentido en su insignificante vida.
“Mi tristeza es un mar, tiene su bruma que envuelve densa mis amargos días, sus olas son de lágrima, mi pluma está empapada en ellas, hijas mías. Vosotras sois las inocentes flores nacidas de ese mar en la ribera…, nací para luchar, sereno y fuerte, cobro vigor en el combate rudo…, llévenme así a vosotras, de los hombres ni desdeño el poder ni el odio temo, pongo todo mi honor en vuestros nombres y toda el alma en vuestro amor supremo…”, hay más calor, emotividad y sensible efecto en este poema que en toda esta helada y entumecida historia, la próxima vez ¡más arte y destreza para tan gran relato!

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.