Reencontrar el amor


Película:
 Reencontrar el amor. Título original: Une rencontre. AKA: El reencuentro. Dirección y guion: Lisa Azuelos. País: Francia. Año: 2014. Duración: 78 min. Género: Drama, romance. Interpretación: Sophie Marceau (Elsa), François Cluzet (Pierre), Lisa Azuelos (Anne), Alexandre Astier (Eric), Arthur Benzaquen (Julien), Jonathan Cohen (Marc), Niels Schneider (Hugo), Stéphane Murat (Valerie), Olivia Côte (Caro). Producción: Lisa Azuelos y Julien Madon. Fotografía: Alain Duplantier. Montaje: Stan Collet. Diseño de producción: Anne Seibel-Lemeux. Vestuario: Isabelle Pannetier. Distribuidora: Avalon. Estreno en Francia: 23 Abril 2014. Estreno en España: 1 Agosto 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.


Sinopsis

Pierre lleva quince años casado y tiene dos hijos. Ama a su mujer y se siente realizado como padre. Es un hombre satisfecho. Una noche conoce a Elsa, con quien compartirá charlas, risas y bromas. Pero Elsa tiene como regla de oro no liarse con hombres casados y Pierre, por su parte, quiere permanecer fiel a su esposa. Dos semanas después se vuelven a encontrar por casualidad y volverán a sentir una fuerte atracción. Será en ese momento cuando sus fantasías comiencen a mezclarse con la realidad.


Cartel


Tráiler


Enlaces


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Reencontrar el amor”, película distribuida en España por Avalon © 2014 Bethsabée Mucho, Pathé y TF1 Films Production. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



5 - lourdes lulu lou - 13:38 - 14.02.15

“Respeto demasiado a las mujeres como para acostarme con sus maridos”, sentencia que la vida pondrá a prueba tentando su voluntad, firmeza y tenacidad como el mejor y más maquiavélico belcebú que ronda, marea, insiste, confunde, perturba y vuelve a insistir preparando meticulosamente el escenario de esa querida, soñada y apetecible, hasta la locura, caída.
Sencillez, brevedad y seducción, elementos clave de esta delicada ensoñación que juega a insinuar el deseo, a revivir la pasión, a beber de la fantasía, de la emoción de la posibilidad, de la ansiedad del contacto, una fascinación que alimenta la mente con su imaginación e inventiva que no tienen freno ante ese frenesí despertado tras un escueto pero delicioso encuentro.
Un Romeo y Julieta adulto que saben de su hermoso enamoramiento, de su necesaria apetencia mutua, de su necesidad de compartir sus cuerpos y descansar esas ardientes emociones que están alterando todo su estable presente, responsabilidad y cordura ante la vigorosa querencia y suculento anhelo de dejarse llevar y crear su propio habitáculo escondido y privado donde nada importa excepto ellos, su apetito y sentimientos pues “¿sabes lo peor de tí?, que hueles a naranja amarga” y ese olor me acompaña donde quiera que vaya martirizando mi calma e inquietando mi serenidad.
“Preferiría que tuviésemos la eternidad”, despedida de entereza y valentía por dejar atrás el fogoso egoísmo e individualidad buscada y volver al raciocinio del control y la estabilidad que mide los contratiempos, analiza las pérdidas y no hiere a los que ama para un amor que pudo-haber-sido pero nunca-será como ese ideal nunca vivido pero por siempre deseado, nunca mancillado por siempre virgen e inmaculado, perfección eterna nunca maltrecha donde maldices comer perdices y ese final de cuento que nunca tendrás.
La bella y cautivadora Sophie Marceau como atracción irresistible de un François Cluzet más sereno y comedido, pareja avenida de cómodo abrazo que representan esa hermosa ingenuidad de conocer a alguien que explosiona todo tu ser, que altera tu tranquilidad, transtorna tu quietud y degrada tu, hasta entonces, vivaz existencia y, como un tonto adolescente, pierdes el control de tu razón, la solidez de tus sentimientos y vuelves a volar sin alas capaz de escalar montañas y derribar muros pues, ni Mohamed ali puede contra un hombre/mujer enamorado/a cuyo corazón bombea con aceleración rítimica sólo ante su pensamiento y el alma se deshace ante su anhelada presencia, misterio cuya liberación entristece/prisión place con delirio y tormento incluidos que, ni la ciencia puede explicar y que marcará un devenir de confusión y duda donde deciden ellos ya que “el destino es cuando Dios no quiere dar la cara” y, ellos no son de los que se esconden, demasiado respeto, consideración y honor para ensuciar algo tan bello y pulcro.
Modesta pero jugosa, ligereza de sabor penetrante, alegre y jovial dentro de su madurez y amargura, combina con gracia y talento la acostumbrada realidad con la sugerente y picante ficción creativa de ebullición fulgurante cuando menos te lo esperas dejando claro, con voluntad firme que se anticipa que “el héroe de hoy en día no es el que deja a su mujer, es el que se queda”, caramelo que se tasta con suavidad y discreción, dulce que hipnotiza tu ser y enloquece todos tus sentidos, rabia honesta de poder tener y disfrutar pero que se guarda en ese íntimo cajón secreto de la mesilla de noche, al lado de esa cama que siempre añorará su nunca tastado cuerpo y, que redondea como fábula interrogante cuyo emblema “para que una historia nunca termine, nunca debe empezar” medita sobre el porcentaje de riesgo, la validez de la decencia, el mérito de la sobriedad, las ganacias del atrevimiento, sobre el inofensivo/peligroso coqueteo que esconde lo que nunca será pero siempre se recordará.
“Un toque de infidelidad” insinuado jamás revelado ni consumado, de vivaz locura alegre, gran soltura, digestión estimada y elegante en su fácil consumo, risueña aunque recatada, osadía que no acaba de despuntar y opta por el camino de la moral y la corrección, sutil más que consistente no profundiza ni juzga, sólo empatiza y narra un bello episodio de cuento exclusivo que se mueve entre las arenas movedizas de la castidad y el desenfreno, la fidelidad, lo prohibido, el ansia y el libre albedrio, como ya cantará Enrique Iglesias, bailando “Yo te miro, se me corta la respiración…,y en silencio tu mirada dice mil palabras…, ya no puedo más…yo quiero estar contigo, vivir contigo, bailar contigo, tener contigo una noche loca, besar tu boca…,ya no puedo más…”

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



4 - claudio - 14:37 - 17.01.15

quisiera ver la pelicula



3 - Pepa - 11:38 - 07.08.14

Es una peli fácilmente olvidable. Solo merece la pena para regocijo de los admiradores de Sophie.Con un físico espectacular trabajado en gimnasio. Exceso de primeros planos y glamour hortera. Música ochentera insufrible. Dos pijos que se encuentran y se enamoran no sé sabe por qué ya que son dos personajes sin fondo, sin definir. Peli conservadora y pelín cursi.



2 - josu - 22:45 - 05.08.14

Sin ser la quintaesencia del cine, se puede ver. Con tanta película deplorable, sale beneficiada. Ademas: no es larga. Ojala calen estos metrajes “llevaderos”.



1 - carlos - 10:08 - 04.08.14

Pues ayer la vi.
No está mal. Está muy bien dirigida, con dos actores de renombre: Marceau con un cuerpazo y expresividad y Cluzet con su personalidad y control. El argumento es original y el entramado está bien montado y juega con el espectador con flashbakcs o alternativas, muy original. Pero sólo úé un sueño….o no?



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.