Síguenos

Drama

«El retrato de Dorian Gray»: Cómo se hizo

FichaCartelFotosSinopsisCómo se hizoTráilerClipsEntrevistas
NoticiasReportajeCríticasComentarios

“La verdad es que no quería encasillarme tras haber realizado ya dos adaptaciones de Wilde, pero me encantaba el libro El retrato de Dorian Gray”, explica el director Oliver Parker, “así que Barnaby (Thompson) puso en marcha la idea y mi labor en un principio era únicamente como coproductor. Llevó tiempo que el guión cobrara vida sobre el papel y tuve ocasión, a medida que pasaban los años, de hacer unas cuantas películas más y despejarme un poco. Para entonces ya estaba listo para volver a abordar a Wilde y, naturalmente, no quería que ningún otro me lo quitara”.

Parker y el productor Barnaby Thompson, “se conocen de toda la vida”, en palabras de Thompson, y su colaboración cinematográfica también ha sido larga, “Hacer películas es muy duro; hacer películas con gente a la que conoces muy bien facilita mucho la labor, porque hay una libertad y una cierta relajación en la forma de tratar el uno con el otro”, comenta Thompson. “Además, el punto fuerte de Olly es el drama y, como fue actor, sabe manejar muy bien a los actores. Yo tiendo a ser más abierto desde el punto de vista cómico y me preocupa más cómo presentar una película como un espectáculo para el público. Creo que tenemos una buena conjunción en la forma de ver las cosas; tenemos dos puntos de vista muy claros”.

Con El retrato de Dorian Gray, Parker decidió que no quería encargarse él mismo de la adaptación; “Si escribes y diriges, a menudo sientes que tienes una responsabilidad para con las palabras, sobre todo si se trata de una obra clásica, pero si tienes una relación con el guionista, hay posibilidad de establecer un valioso diálogo”. Así fue como, hace dos años, el joven guionista en alza Toby Finlay entró a formar parte del proyecto. “Toby ha tenido un gran impacto en esta obra”, explica Parker, “aportó un carácter muy fuerte”. Finlay llegó al proyecto de la mano de Sophie Meyer, jefa de desarrollo de Ealing Studios, que había leído alguno de sus trabajos y pensó que merecía una oportunidad. “Creo que fue una gran corazonada, lo abordó sin duda con un gran vigor y su forma de escribir posee una cualidad visceral”, comenta Parker. “Con Toby, el guión cogió aire y se desarrolló, fue absolutamente incansable, volvía sobre él una y otra vez, haciendo continuos ajustes y retoques”.

“Uno de los aspectos que me resultó más interesante de este proyecto es que no se ceñía por completo a la estructura de la obra. Esta historia concreta tiene un enorme potencial de desarrollo e investigación que resulta muy liberador”, concluye Parker.

“El libro todavía resuena en la actualidad por su tema fundamental de ‘¿y si pudieras hacer lo que quisieras?’”, explica el productor Barnaby Thompson. “Creo que es un concepto que a todos nos atrae, porque nos han enseñado que existe un bien y un mal y, si haces las cosas mal, pagarás por ello”.

“En términos modernos, la primera persona que me vino a la mente con esta obra fue Mick Jagger”, continúa Thompson, “fue un joven que se convirtió en una estrella del rock‘n’roll y podía hacer lo que quisiera, y en cierto modo estaba por encima de la ley. Vivimos en una época de famosos, vivimos en una época en la que la belleza y la cultura popular se han ido convirtiendo en elementos que dominan cada vez más nuestra vida y la idea del poder de la belleza y lo que te confiere es más relevante que nunca en la actualidad”.

“Podrías pasarte horas analizando por qué perduran los mitos, pero creo que todos nos sentimos fascinados por el aspecto físico de las cosas y, sin duda unos por otros y por nuestro propio aspecto físico, y Oscar Wilde pareció convertir la belleza en una religión” observa el actor Colin Firth, que interpreta a Henry Wotton. “Era casi como si la belleza estética fuera más importante que la moralidad, así que escribía sobre algo que le importaba. El germen de la idea debió de surgir de Oscar Wilde al pensar ‘¿vendería mi alma?’. Todo el que ha pensado en el aspecto ha crecido con todos los clichés sobre que la belleza es puramente superficial y cómo lo que cuenta es la belleza interior. Esto no se trata de nada extraordinario, resulta simplemente un mito que la historia trata de una forma sumamente dramática, concisa y bastante espeluznante”, concluye Firth.

“La cultura actual está muy obsesionada con engañar al reloj e intentar mantenerse joven”, comenta la actriz Rebecca Hall, que interpreta a Emily Wotton, “Creo que el ser humano ha estado siempre obsesionado con ello. El hecho de que ya entonces Oscar Wilde escribiera sobre el tema lo demuestra. En cada época hay una idea distinta de lo que es hermoso y de lo que todavía resulta juvenil. Hoy es el Botox y quizá entonces fuera vestir de cierta manera. Siempre va a ser relevante y siempre va a haber formas de intentar detenerlo”.

“El tema de la juventud eterna siempre resulta fascinante”, opina Ben Chaplin (Basil Hallward). El retrato de Dorian Gray  resulta Faustiano para empezar y, por alguna razón, es algo que fascina a la gente. ¿Tenemos que ser responsables de nuestros actos? ¿Tenemos que vivir por el puro placer, sin pagar las consecuencias, física y espiritualmente?”

Para Parker, que empezó su carrera cinematográfica en el género del terror, con el legendario maestro Clive Barker, esta adaptación de El retrato de Dorian Gray suponía una oportunidad de volver a probar suerte en ese terreno. “Es muy divertido tocar algo que cuenta con un elemento de terror. No se trata de una película de terror propiamente dicha, pero ciertamente me recuerda a mis primeros tiempos en esta industria, lo que resulta ser una sorpresa para mucha gente. Al haber trabajado con Clive Barker de joven, este proyecto me resulta realmente interesante y me ha permitido unir ciertos puntos de mi carrera”.

“Es estupendo que Olly haya tenido oportunidad de volver a sus raíces en el género de terror”, comenta el productor Barnaby Thompson. “Creó una compañía teatral con Clive Barker y montaron todo tipo de espectáculos de terror, recuerdo ir a verlos cuando acabábamos de terminar nuestros estudios. Jamás se te ocurriría al ver todo lo demás que ha hecho, pero le va mucho la casquería; su primera aparición en la gran pantalla como actor fue en la película de Clive Hellraiser”.

“Con esta película, contamos con una gran leyenda del terror gótico, y el hecho de que sea de Oscar Wilde le da otro giro”, comenta Barnaby Thompson. “Esperamos que el público viva la emoción y la impresión de una película de terror con la calidad de diálogo y la profundidad de emociones que cabría esperar de un autor como Oscar Wilde”.

El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, es un clásico de la literatura y todo el que haya leído la novela tiene una imagen en mente del aspecto que puede tener Dorian, “todo el mundo tiene su propia idea de la perfección”, explica el director Oliver Parker.

Eso podría haber supuesto una tarea casi imposible en el proceso de selección del reparto, pero Parker llegó a la conclusión de que los tiempos cambian y que “si hubiera que elegir al hombre más glamuroso de la actualidad, sería muy distinto al de cuando se escribió el libro”.

Y así llegamos al actor británico Ben Barnes. El productor Barnaby Thompson había contado antes con él para la producción de Ealing Studios Una familia con clase y fue durante el rodaje de la misma cuando empezó a pensar en el joven actor como un posible Dorian, tras llegar al plató de rodaje directamente de una reunión sobre el guión de El retrato de Dorian Gray. “Me fijé en los interesantes ojos oscuros de Ben y hubo un momento en que se volvió ligeramente hacia la cámara y me encontré pensando ‘Oh, Dios mío, es Dorian’. Y así, Thompson le presentó a Oliver Parker y los dos pasaron un par de días trabajando juntos. “Le hice una prueba bastante rigurosa, que superó airoso. Me quedé encantado con lo que podía aportar a Dorian”.

“Creo que Ben ha hecho un trabajo excelente; tiene el aspecto de un galán, es absolutamente encantador, pero puede pasar de dulce a frío y duro con un simple giro de la cabeza. Su papel es un auténtico desafío: empieza como un torpe ingenuo, se convierte en una superestrella del rock‘n’roll y luego tiene que hacer de sí mismo con exactamente el mismo aspecto 25 años después, y consigue hacer las tres cosas con gran aplomo”, elogia Thompson.

Parker y el actor británico Colin Firth están acostumbrados a trabajar juntos, tras haber colaborado ya en tres ocasiones anteriores. “Creo que cada vez se va volviendo más interesante como actor”, observa Parker. “Sigue avanzando de forma casi incesante, buscando nuevas formas de ponerse a prueba. Henry Wotton es un papel estupendo para él, aunque no necesariamente uno evidente, teniendo en cuenta cómo percibe el público a Colin. Pero yo sé que en realidad es un cabronazo de oscuro corazón y malos pensamientos, ¡así que al final resultó una elección sencilla!”

El productor Barnaby Thomson opina básicamente lo mismo que Parker, “Colin vio una oportunidad de interpretar un personaje que rara vez tiene ocasión de hacer. Curiosamente, si hay un papel similar que haya interpretado antes sería el de Valmont, donde tenía auténtica chispa y un sentido de lo maquiavélico e interpreta al malo. Con frecuencia, Colin interpreta a míster Fiable, ¡y todo el que lo conoce sabe que es cualquier cosa menos eso!”

Los lugares elegidos para la filmación de El retrato de Dorian Gray reflejan básicamente la evolución de Dorian, desde su llegada a la gran ciudad como un joven ingenuo (Smithfields, en la City de Londres, se convirtió en la estación King’s Cross de Londres); a la inocencia despreocupada de Dorian cuando es presentado en sociedad de la mano de Henry Wotton, asistiendo a sofisticadas fiestas en opulentas residencias de Londres (la extensa Witanhurst de Highgate Hill, en Londres, y Basildon Park en Berkshire); a lo largo de su descenso al libertinaje, mientras se dedica a frecuentar los antros de perdición del East End (el Café de París, cerca de Leicester Square, se convirtió en el Casino de Venise para el rodaje y Crocker’s Folly en St John’s Wood se convirtió en un opulento bar y un fumadero de opio).

Pat Karam, responsable de localizaciones, y su equipo, se encargaron de buscar más de 15 escenarios por Londres y el sureste. Las primeras semanas de rodaje se pasaron en Witanhurst, en el residencial Highgate, al norte de Londres. Witanhurst es una mansión protegida, construida en estilo Reina Ana y es la segunda mayor residencia privada de Londres, después del Palacio de Buckingham. Con sus 25 dormitorios, gran salón de baile de 21 metros, ocho cuartos de baño y ocho recibidores, fue adquirida recientemente por la mujer más rica de Rusia por 50 millones de libras esterlinas.

Entre los lugares característicos de Londres utilizados figuran la antigua Real Escuela Naval de Greenwich, Wilton’s Music Hall en el East End, Bell Yard cerca de los Tribunales Reales de Justicia, Carlton Terrace y la Academia Británica, el Cementerio de Highgate, el edificio de la Royal Exchange de la City (antigua Bolsa de Londres) y el ayuntamiento de Chiswick.

Las fundamentales escenas del “ático”, donde se guarda el monstruoso cuadro, se rodaron en decorados construidos en Ealing Studios y en el plató 2 de Ealing se construyeron una sección de un túnel del metro de Londres y su andén. 

“Me pareció un guión fabuloso y un enfoque muy fresco de la historia de Dorian Gray, así que quería tomar la ropa eduardiana y tratar de crearla como si se viera a través de ojos modernos”, explica la diseñadora de vestuario candidata al Oscar Ruth Myers.

Myers estaba empeñada en alejarse del típico aspecto de las películas de época, “había gente glamurosa en la época en la que está ambientada la película y yo quería captar eso. Pensaba en Dorian como una especie de Mick Jagger o Rudolf Nureyev. Quería que el vestuario y el aspecto evocaran esa idea de glamour de los años 60 o 70”.

“Hice muchos dibujos como preparación, porque no quería reproducir fielmente lo que ya se había visto antes. Por suerte, trabajar con Olly (Parker) y Barnaby (Thompson) fue un placer, porque son un director y un productor interesados por el vestuario, lo que supone una enorme diferencia a la hora de ponerse a diseñar una película”.

Ben Barnes, el actor protagonista que interpreta a Dorian, colaboró estrechamente con Myers a lo largo de todo el proceso, “Ben vino a muchas pruebas de vestuario y trabajó muy duro conmigo. Es maravilloso poder trabajar con un actor que vea a su personaje a través de su ropa. Ben y yo aprovechamos mucha ropa moderna que después convertimos, vimos mucha ropa antigua y también creamos muchas cosas desde cero. Ben fue muy valiente con su vestuario y aprendió a llevarlo con elegancia. También pudimos proporcionarle ropa con la que se sintiera completamente cómodo, lo que no siempre es posible en obras de época”.

Uno de los ‘looks’ más interesantes que Myers tuvo que crear fue para la actriz Rebecca Hall, que interpreta a Emily Wotton, que es realmente una mujer muy moderna de la época eduardiana. “Rebecca es muy guapa, tiene un rostro maravilloso y casi parece una estrella de los 60, como Jane Birkin o Jeanne Moreau. Tiene, además, un rostro increíblemente expresivo, así que me interesaba mucho que su vestuario fuera sencillo para que la vista suba de forma natural a su hermosa cara. También, por la naturaleza de su personaje, de mujer moderna de la época eduardiana, quería darle un aspecto muy moderno. Aparte del precioso vestido rojo que le hicimos, del que me siento muy orgullosa, lleva sobre todo blusas y faldas largas, que es exactamente lo que las sufragistas de entonces habrían llevado. Le dimos una versión muy hermosa y sofisticada del vestuario de una sufragista”.

La mayor parte del vestuario se creó expresamente, pero incluso la ropa que se compró se modificó, “todo está básicamente hecho para la película”, explica Myers. “El mayor reto fue que tuvimos que tenerlo todo listo muy rápido y hacer que resultara fastuoso, como si el dinero no importara. Fue un placer hacerlo y espero que así sea exactamente como pueda apreciarse. Disfruté aportando una perspectiva fresca a una película de época y conté con gran apoyo por parte de los actores, Olly y Barnaby”.

* Notas de producción traducidas y facilitadas por Aurum

Imágenes y notas de producción de “El retrato de Dorian Gray” – Copyright © 2009 Ealing Studios, Alliance Films, The UK Film Council, Fragile Films, Aramid Entertainment y Prescience. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir