Fuerza mayor


fuerza mayorPelícula:
Fuerza mayor. Título original: Turist. Dirección y guion: Ruben Östlund. Países: Suecia, Francia y Noruega. Año: 2014. Duración: 120 min. Género: Drama. Interpretación: Johannes Kuhnke (Tomas), Lisa Loven Kongsli (Ebba), Vincent Wettergren (Harry), Clara Wettergren (Vera), Kristofer Hivju (Mats), Brady Corbet (Brady). Producción: Philippe Bober, Erik Hemmendorff y Marie Kjellson. Música: Ola Flottum. Fotografía: Fredrik Wenzel. Distribuidora: Golem. Estreno en España: 27 Febrero 2015. No recomendada para menores de 7 años.


Sinopsis

Una familia va a esquiar a los Alpes. Almuerzan en un restaurante cuando se produce una avalancha y todo el mundo es presa del pánico. Ebba, la madre, llama a su esposo Tomas para que le ayude a proteger a sus hijos, pero Tomas ha huido para salvar su vida. La avalancha se detiene sin ocasionar daños; sin embargo, el universo familiar no volverá a ser el mismo. La actitud de Tomas ha despertado dudas y ahora busca desesperadamente la forma de recuperar su lugar como padre de familia.


Cartel

fuerza mayor cartel poster


Tráiler

fuerza mayor trailer


Crítica


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Fuerza mayor” (Turist), película distribuida en España por Golem © 2014 Eurimages, Film I Väst, Rhône-Alpes Cinéma, Parisienne, Coproduction Office APS y Motlys. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



5 - el criticon - 19:15 - 14.07.15

Pelicula poco comercial y demasiado lenta. El director abusa de los planos fijos, en vez de la camara seguir a los personajes, son estos los que se mueven y actuan dentro del encuadre como si de un escenario de teatro se tratara, sirva como ejemplo una escena donde toda la familia esta en la cama durmiendo; mas de un minuto de encuadre hasta que se van despertando y levantando.
Es un drama, mas bien una situación que parece derribar como un castillo de naipes una relación amorosa y familiar.
No cuento mas, mejor opináis vosotros mismos. Le pongo un cinco.



4 - Ignacio Maza - 9:09 - 19.05.15

De una familia bien estructurada y que parece perfecta, (no existe la perfección y menos en la familia).
El director sueco Ruben Östlund nos ofrece una historia estéticamente agradable, y con traiciones agradables a través del instinto, en este caso el de supervivencia.

Porque si el padre actúa de una forma determinada, la madre al final toma una decisión muy similar en el autobús, (” YO me bajo”). Por este motivo sonríe el cabeza de familia fumando y sonriendo, después de haber aguantado un interrogatorio extenso y sibilino durante toda la película.

Las panorámicas de los Alpes franceses son real mente hermosas,y la producción es muy buena.



3 - MACIÀ - 9:19 - 08.03.15

Una mirada fría, profunda y contundente que merece una cierta paciencia y distanciamiento para poder contemplar y analizar la fragilidad de la familia como una de las instituciones más veneradas. Una mirada que en ningún momento indica el camino de salida, llegando así, en mi opinión, a ridiculizar en dos escenas memorables los tópicos del macho héroe y racional dejándonos huérfanos de soluciones sembrando la duda y la incertidumbre sin contemplaciones. (8/10)
http://bit.ly/17ZxhDB



2 - lourdes lulu lou - 13:28 - 01.03.15

“Entiendo que estés decepcionada de la persona que he resultado ser. No eres la única víctima, ¡soy víctima de mis instintos!…, ¿válido para todos, sólo algunos o hay alguien de indudable corazón puro que se salve?, incógnita no resuelta aunque, cuando menos te lo esperas…
Ser o no ser, esa es la cuestión pues no juzgues a menos que seas totalmente inocente, ni señales cuando puedes ser la próxima acusada ya que, nadie está limpio de pecado y no es lícito tirar la piedra y esperar salir indemne puesto que, quien esconde la mano puede tener todo el brazo manchado y no hay mayor bocazas que el que debería haber callado y, de paso, no hables tanto si puedes ser el más culpable ni sanciones con alevosía sin ser, primariamente, juzgado ya que, hay heridas que rebotan en la cara y cicatrices que descubren nuestras vergüenzas de modo que, no hagas a los demás lo que no deseas para ti mismo y no esperes de nadie lo que tú no eres capaz de dar.
Un cruel e incisivo espejo dictatorial que alza su dedo inquisidor para acabar roto en mil pedazos por una ética y honestidad pretendida que resulta ser esquiva y se nos escapa cuando menos esperas, un kantiano imperativo hipotético que pierde toda su fuerza mayor al valerse de un condicional apetitoso de duda e incertidumbre, hasta entonces, nunca hallada que destroza una realidad presente al tomar forma y transformarse en práctica fallida y fracasada, todo un experimento sociológico sobre la pareja, la familia y uno mismo que descubre una grandeza ética a partir de la sencillez de un acto nimio, espontáneo y fortuito, la sublime naturaleza como arma arrojadiza de un dilema moral y virtud no hallada que causará estragos en aquellos a quien ponga a prueba, test a la valentía, prioridad, cobardía, intuición, decisiva elección voluntaria -o no- de quienes somos y aceptación digna de ello.
Estás de maravillosas vacaciones, en la terraza del hotel, almorzando con tus seres queridos, disfrutando de las espléndidas vistas y de la seguridad del amor profesado por las personas estimadas que constituyen tu mundo, una estúpida avalancha descontrolada, peligro inminente, enigma de suceso y, toda tu estructura social de vida se resquebraja al descubrir tu verdadero yo y el de tus semejantes, ser el primero en correr o el último en abandonar el barco, huir y salvarse/quedarse y proteger, cuestiones que sólo aparecen en situaciones límites de ansiedad, perturbación, miedo y caos, héroe encontrado/cobarde descubierto, respuesta tropezada sin retorno a paraíso perdido que abre un nuevo panorama reflexivo cuya crítica feroz puede resultar dañina cuando realice un giro de 180 grados y estampe su impronta y sello en nuestro espíritu definitivamente mancillado.
Olvídate de la supuesta comedia, analiza el drama, devora las imágenes silenciosas y la asolada devastación de luz inmensa y vasta demarcación, ardiente corazón rodeado de frío descorazonador, gélido ambiente para torridos sentimientos, calidez emocional envuelta en hermetismo orgánico de arquitectura glacial que ofrece un peculiar, atípico, curioso discurso apalabrado, verdad que estalla sin pudor ni pedir permiso para avergonzar, impresionar, capturar y enorgullecer pues, sea cual sea tu título, puede que ninguno encaje definitivamente ya que parece moverse un poco entre todos variando posición, salida, recorrido y llegada.
Cuatro días esquiando, el edén nevado y la serpiente tentando y, nadie a salvo de librarse de la guillotina y preferir plátano a suculenta manzana, la pregunta no es si gusta o no gusta sino, si te fías de cuál sería tu máxima, debate que no coje la profundidad deseada para nidar en el alma de la audiencia ya que, en ningún momento, la afinidad llega a tal punto que te cuestiones a ti mismo, estudio de la universidad de Ikea cuya república independiente de tu casa aún no está segura de quien es el soberano que la dirige pues, aspirantes al trono todos, falsas coronas de sobra, verdaderos reyes muy pocos.
Se observa con cómoda distancia que no indaga en tu interior, espíritu analizador que no afila en demasía, interesante, llamativa, se puede ver como indagación anecdótica de rareza expuesta, mordacidad en las formas y desenlace letal pero, se ha exagerado su nota pues su agudeza y destreza se queda en pantalla, al margen del espectador.
“Salomón, habiendo escuchado a las dos mujeres, hizo traer una espada y le dijo a uno de sus servidores: partir al niño por la mitad y dad una mitad a cada una de las mujeres. La madre del niño…, conmovida clamó: no lo mateis, señor, dadle a ella el niño vivo…, en cambio la otra decía…”
¿Te quedas y sacrificas o corres y salvas?
Fuerza mayor desbocada que impone su sentencia con calma turbadora que anticipa la ópera demoledora de tempestad venidera.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



1 - Daniela Salvador - 23:25 - 26.02.15

Me interesa mucho esta película, soy estudiante de psicología y el tema que trata desde siempre me ha parecido impactante. Esa fuerza mayor que parece reflejar el título y que creo hace alusión a los instintos más primarios del hombre por su supervivencia incluso por encima de sus seres más cercanos y queridos. ¿Qué haríamos cada uno de nosotros en una situación de vida o muerte? Pienso que por mucho que le demos vueltas, nadie lo puede saber a ciencia cierta hasta que no llega el caso, porque ahí no reacciona nuestro raciocinio, es decir, nuestra parte más reflexiva, sino nuestro “yo” más animal.



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada | Jack Reacher 2 | No culpes al karma | Doctor Strange | Un monstruo viene a verme

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.