“Furia de titanes”: Notas sobre la producción

FichaCartelFotosSinopsisCómo se hizoTráilerClips
PreviaCríticasNoticiasComentarios

Notas de producción © 2010 Warner Bros. Pictures International España

Con unas bestias míticas de dimensiones colosales, unas vistas imponentes que van desde lo más profundo del infierno hasta la cumbre del monte Olimpo y batallas a muerte entre hombres y dioses, “Furia de Titanes” es un gran espectáculo que atrapará al público desde la primera escena y lo hará partícipe de un emocionante viaje en 3D por la Grecia antigua sólo concebible en el siglo XXI.

“Es una gran aventura muy divertida, una película de evasión, me encantan ese tipo de películas”, comenta Louis Leterrier. “Se trata de una historia heroica, mítica, romántica… Habla de cumplir tu destino. Tiene fantasía y diversión, pero también da un poco de miedo. Y a eso hay que sumar un reparto increíble con Sam Worthington, Ralph Fiennes y Liam Neeson; el resultado es una experiencia verdaderamente estimulante”.

Con Leterrier a la cabeza, las estrellas del film no lo dudaron a la hora de adentrarse en el mundo mítico. “Siempre me han gustado los directores que se atreven con los retos”, comenta Sam Worthington, que interpreta el papel protagonista de la película, Perseo. “La visión de la película de Louis era grande, atrevida y heroica. Quería que fuera una película emocionante de las que se ven comiendo palomitas, y yo pensé: ‘Bueno, es un buen director para hacerlo, quiero participar en su proyecto’”.

Dos buenos amigos como Liam Neeson y Ralph Fiennes, al frente de los papeles de Zeus y Hades, respectivamente, están de acuerdo. “Mis hijos me animaron a hacerlo”, comenta Neeson, “y estaba seguro de que con Louis y todos esos genios informáticos que tenía a su cargo, las imágenes iban a saltar fuera de la pantalla”.

“Siempre me ha gustado la mitología griega y todo lo que puede lograrse con los efectos especiales ahora me parece extraordinario”, añade Fiennes. “También vi que el guión tenía una intensidad y calidad épica realmente increíbles”.

Gran amante de la película original, Leterrier se sintió como un niño en una tienda de golosinas durante todo el rodaje. “La versión de 1981 de ‘Furia de Titanes’ era una de mis películas favoritas; de hecho, es una de las películas más mágicas que haya visto en mi vida. Me vuelve loco. Así que no lo dudé en cuanto tuve ocasión de hacer mi propia versión”.

El entusiasmo del director por el material ha quedado patente. El productor Kevin De La Noy lo explica así: “A Louis le encanta hacer películas y contar historias, y se enfrentó a todos los retos con humor y la firme determinación de que todo funcionara. Su energía incansable fue una inspiración para todos nosotros. Se implicaba al máximo en todas y cada una de las tomas; lo veía todo clarísimamente y quería que todos participáramos de ello. Y así obtuvo los resultados deseados”.

Leterrier no era el único al que le apasionaba el proyecto. El productor Basil Iwanyk comenta: “Recuerdo haber hecho cola durante dos horas cuando tenía 11 años – uno de mis mejores fines de semana en el cine – para ver “Furia de Titanes” con todos sus monstruos y batallas y princesas y gente con espadas… cosas que no había visto nunca antes”.

A cargo de la tarea de convertir un clásico de culto en una película del siglo XXI están los guionistas Travis Beacham, Phil Hay y Matt Manfredi.

“Me encantó lo que habían hecho los guionistas”, recuerda Leterrier. “No era un mero remake toma por toma con tecnología moderna. Conservaba la integridad del original, pero era algo totalmente diferente”.

“Me encanta el original, por lo que la propuesta me daba un poco de respeto”, explica Beacham. “Una de las cosas que me gustan de la película, y de los mitos en general, es que ponen las luchas comunes del hombre en un contexto con circunstancias imposibles para contar cosas que no pueden expresarse de otra forma. ¿Quieres salvar a la chica? ¿Cuál es el problema? Pues que tendrás que enfrentarte a un monstruo terrible para lograrlo. Tendrás que ir al fin del mundo y volver. ¿Quieres rebelarte contra tus padres? Bueno, tu padre es un dios, así que, ¡vamos a ver qué eres capaz de hacer!”

“Hablamos mucho del tono que íbamos a usar para intentar hacer una aventura divertida con mucho ritmo pero con la acción estrechamente ligada a los personajes y sus peripecias”, añade Hay.

 Manfredi comenta: “Para nosotros, la acción sólo funciona si tiene emociones. Queríamos que cada acción revelara quién es Perseo en ese momento; la acción es el campo de pruebas que forja su carácter y sus relaciones. Tiene que tener consecuencias para la gente de la que nos ocupamos”.

 “Es una forma clásica de contar historias, en el sentido literal de la palabra”, aporta Iwanyk. “Es la vida y la muerte, la traición y el valor… todo ello interpretado por humanos, monstruos y dioses. Mi objetivo al reinventar esta película era transmitir a la gente las mismas sensaciones que yo tuve de niño, pero con toda la tecnología avanzada disponible en la actualidad”.

Como ayuda para lograr ese objetivo, a la versión de 2010 de “Furia de Titanes” se añadió una nueva dimensión: el 3D. Esto encajaba a la perfección con la visión del director. “Aunque no estábamos rodando en 3D, diseñé muchas de las tomas con ese estilo visual en mente, profundizando en los nuevos mundos, haciendo que las enormes criaturas llegaran al espectador en unas imágenes fantásticas”, afirma Leterrier, cuya visión resultó bastante acertada. “La conversión al 3D aporta una increíble profundidad a cada escena, mejorando la historia y ofreciendo una experiencia de “furia” total”.

Aparte de los personajes humanos y en línea con la mitología del guión, “Furia de Titanes” está llena de bestias y criaturas míticas – desde el caballo alado Pegaso hasta la mortal Medusa o el peor monstruo de todos con forma de escorpión, el temible Kraken. Crear a esas criaturas exige una combinación de elementos prácticos y efectos visuales.

El supervisor de efectos visuales Nick Davis declara: “Estábamos trabajando con el Olimpo y Hades, así que teníamos el cielo y el infierno, y teníamos dioses y monstruos; éstos eran los elementos fantásticos inherentes a la historia. Pero, al mismo tiempo, queríamos ser foto-realistas. Queríamos que la gente se creyera al caballo volador y que las arpías son reales dentro del sustrato fantástico que habíamos creado para la película”.

Para la lucha de escorpiones, el equipo de Davis empezó creando bloques de lo que serían los personajes en la batalla masiva. Trabajaron con el director para determinar la escala de los escorpiones, que era de aproximadamente 765 centímetros a 1 metro, desde el aguijón hasta la cola.

El equipo de efectos especiales, liderado por el supervisor de efectos especiales y animatronics Neil Corbould – que, de adolescente ya había trabajado en la versión original de “Furia de Titanes” pegando plumas a la lechuza Bubo – construyó un prototipo mecánico a modo de escorpión provisional para que los actores tuvieran algo con lo que interactuar durante la secuencia de la batalla. “El cruce entre los efectos especiales y visuales era evidente en ese prototipo”, explica Corbould. “Nick diseñó un estupendo escorpión en 3D que utilizamos como base de un modelo físico para el prototipo”. El equipo de efectos utilizó luego un sistema remoto para manejar el prototipo mecánico a través de los controles de un joystick.

“También creamos un prototipo móvil para montar, que era un bastidor programado por ordenador con el caparazón de un escorpión encima”, explica Davis. “El personaje de Draco se sube a su lomo y comienza un recorrido salvaje y lleno de acción”.

“Se trataba de un rodeo muy técnico”, añade Corbould. “Era capaz de moverse un metro por segundo en cualquier dirección: arriba, abajo y también de rotar 360 grados. Además, teníamos casi un metro de carril que podía subir y bajar también. Era bastante difícil mantenerse arriba, literalmente te sacaba disparado”.
 Su reto más complicado con el propio prototipo fue la velocidad. “Los escorpiones se mueven muy deprisa, así que tratamos de alcanzar esa velocidad”, recuerda Corbould. “Pero tuvimos que echar un poco el freno. Ni el jinete más hábil hubiera podido mantenerse encima a esa velocidad”.

Sólo montar el prototipo en el lugar de rodaje ya fue muy difícil, puesto que la película se estaba rodando en un parque nacional, el de Tenerife, con el tercer volcán más alto del mundo, y eso implicaba que había que seguir unas normas muy estrictas. El equipo no podía sacar ningún vehículo fuera de la carretera para llevarlo al set de rodaje. Esto hizo que hubiera que llevar el pesado escorpión todo lo lejos que se pudo en camión para luego trasladarlo “a mano” atravesando las rocas. Se precisaron cuatro días para montar el prototipo definitivo con todo el sistema, dejando el equipo informático y operativo en la montaña, a merced de los elementos durante esos cuatro días. Todas las noches el equipo rezaba para que no saliera volando.

El equipo de Davis también utilizó una combinación de imágenes generadas por ordenador e imágenes rodadas para dar vida a la Medusa, el Kraken, las arpías, Pegaso y algunos personajes más. A diferencia de cualquier otra representación anterior de la Medusa, esta versión del personaje letal no sólo tenía la cabeza coronada de serpientes, sino que su cuerpo era mitad humano, mitad serpiente, y era capaz de cazar a los intrusos con sigilo y precisión. Los efectos digitales convirtieron a la top model rusa Natalia Vodianova en una górgona capaz de aniquilar con la mirada.

Quizás la criatura mítica más importante de la historia es el caballo volador Pegaso, un animal verdaderamente majestuoso. Leterrier lo explica así: “Pegaso es un caballo alado, es el compañero de los dioses, y ningún humano lo ha montado nunca. En un primer momento lucha con Perseo, lo que supone otro obstáculo más que ha de superar el héroe”.

“El problema con los caballos voladores es que los caballos no vuelan”, afirma Davis. “Por eso tienes que resolver un montón de problemas aerodinámicos para que resulte natural”.

Se utilizaron dos sementales frisones – una especie grande y negra de caballo oriunda de los Países Bajos – para el papel: Bonce hizo del Pegaso protagonista, y Gallo fue el que montó el especialista.

El equipo de efectos especiales desarrolló un complejo sistema para colocar sensores de seguimiento en los animales y utilizó cámaras especiales para seguir sus movimientos con mucho cuidado. Para completar la ilusión, las alas se añadieron luego sirviéndose de imágenes digitales.

 Además de los dos caballos, el reparto y el equipo técnico también trabajaron con otros animales entre los que se incluyen camellos, una pitón de Borneo albina de 2 metros y 17 kilos de peso, dos jóvenes bueyes y varios perros. En línea con su propietario, Zeus, el animal más majestuoso quizás fuera un águila calva americana, que fue todo un éxito en el rodaje; al final de la película, la mayoría de los miembros del reparto y el equipo técnico se habían hecho una foto con ella. Y no es sólo que todo el mundo se divirtiera trabajando con el reparto “animal” de la película, sino que también recibieron la más alta valoración concedida por la American Humane Association por el cuidado que tuvieron al tratar a los animales.

La fase de diseño del Kraken – la bestia más temida de todo Argos – se prolongó durante un período aproximado de cinco meses. Davis lo cuenta así: “Aaron Sims, nuestro diseñador de personajes, trabajó con Louis y conmigo y el equipo de arte hasta dar con algo que nos gustara a todos, y luego la gente de MPC (Moving Picture Company) comenzó su trabajo ocupándose de la textura y todo lo demás. El agua también era un elemento muy importante. El Kraken sale del mar, así que el agua tiene que caer en cascada a escala masiva, pero hay otra parte que se queda siempre en el agua, agitándola. Suponía todo un reto”.

“El Kraken es misterioso, es una leyenda”, explica Leterrier, “así que no queríamos que se viera desde un primer momento. Nick, Aaron y MPC hicieron un trabajo estupendo al crear este monstruo marino que aparece poco a poco. Tiene las escamas transparentes porque no ha visto el sol en miles de años, por lo que tenía que haber cierta transparencia por debajo de la superficie y la luz tendría que entrar y rebotar en su piel”.

Además de las criaturas, la unidad de efectos especiales incorporó regularmente muchos efectos de la naturaleza a las escenas, como máquinas de viento y agua, fuego y vapor. “Neil nos dio en el rodaje toda la interacción necesaria, ya se tratara de objetos que suben empujados por el viento o que se caen, o de los bastidores y los prototipos mecánicos, las explosiones o las llamas y las nubes de polvo. Trabajamos juntos para diseñar toda la logística”, concluye Davis.

Con localizaciones en Tenerife, Gales y Etiopía, el equipo de efectos visuales contaba con un enorme lienzo sobre el que trabajar. Davis prosigue: “Estábamos trabajando en esos lugares, y como queríamos que la ciudad de Argos realmente pareciera pertenecer a los acantilados y montañas en los que estábamos rodando, filmamos secuencias completas de ellos. Todo se basó en ese material, y ha sido un punto de partida excelente”.

“Reunimos un equipo y un reparto compuesto por más de 800 personas de todo el mundo para crear una escala realmente mundial”, nos cuenta Leterrier refiriéndose a las variadas y distantes localizaciones utilizadas en “Furia de Titanes”.

De La Noy añade: “Louis tenía una visión bastante clara desde un primer momento. No quería limitarse a lo digital para crear este mundo; evidentemente, íbamos a necesitar criaturas mitológicas digitales, pero queríamos que el mundo en el que vivían los personajes fuera lo más real posible”.

“Furia de Titanes” se ha rodado, de hecho, por todo el mundo, incluidas algunas ciudades que rara vez aparecen en el cine. Tenerife, en las Islas Canarias, es un destino turístico junto a la costa de África que rara vez ha aparecido en una gran producción en las últimas cuatro décadas.

“A diferencia de las localizaciones que suelen aparecer con frecuencia en las películas”, explica Leterrier, “ésta es totalmente nueva, con lava blanca y negra, y árboles verdes y extrañas formaciones de nubes. Me sentía como si estuviera en la cima del mundo, en un lugar al que nunca hubiera llegado antes el hombre”.

“La película se desarrolla en la antigüedad, así que necesitábamos un paisaje virgen”, ratifica De La Noy quien, en sus primeros tiempos como director de localizaciones, se ganó el apodo de “sendero inexplorado”. “Siempre me he sentido así”, continúa. “Siempre he encontrado una gran satisfacción en llegar a sitios en los que no hubiera estado nunca antes nadie más”.

Tenerife ofrecía a la producción una gran variedad de localizaciones, así como oportunidades únicas. De La Noy afirma lo siguiente: “En la secuencia en la que la estatua de Zeus cae en Argos, estábamos a 200 metros, con los helicópteros sobrevolando la cima del volcán. Era la primera vez que había helicópteros volando por ahí. Todo lo que se veía era surcos de lava petrificada”.

La producción también aprovechó el océano circundante, sobre todo cuando los dioses desatan su furia contra Argos. Allí es donde la familia de Perseo fallece en un bote de pesca. La embarcación utilizada en la película se construyó en Inglaterra y se llevó a Tenerife para el rodaje; sin embargo, se hundió la primera vez que se echó al mar. Después de recuperarla, hubo que volver a colocar el corcho para que pudiera hacerse a la mar y volver a hundirse, esta vez a propósito.

En las Islas Canarias, también rodaron en Gran Canaria y Lanzarote, porque su paisaje es diferente. “Las Islas Canarias en su conjunto forman un elemento muy importante y sustancial de la película: son unas islas muy pequeñas donde puedes encontrar todo un continente de paisajes”, comenta De La Noy. Una de las características dinámicas más importantes de las islas son sus nubes. “Estábamos realmente por encima de las nubes. Esta película no va a resultar nada claustrofóbica”, concluye.

El productor considera que los acantilados de Los Gigantes son “clavados” a los de Argos. “Recuerdo como algo de lo más gratificante la primera vez que llegué allí; al dar la vuelta con la Zodiac miré al cielo y vi esos acantilados verticales que se elevaban unos 300 o 400 metros por encima del agua. Eso era justamente lo que estaba buscando, y podía tocarlo y sentirlo. Fue simplemente fantástico”.

En una localización muy diferente como es Gales, el equipo también rodó algunas secuencias críticas como las de la entrada de Hades, una lucha entre Perseo y Calibos y los exteriores de la visita del viajero a las brujas Estigias. Sobre estas últimas, el diseñador de producción Martin Laing afirma: “En nuestra mitología, cuando la Tierra se creó en la batalla entre los Titanes, uno de ellos murió y al caer su mano al suelo se creó el mundo en el que viven nuestras brujas, en sus dedos. Pasan el tiempo moviéndose por la palma de la mano y ése fue precisamente el marco que desarrollamos.

“Mi idea se basaba en los exteriores de Gales y era muy oscura, muy negra, con mucha niebla misteriosa que entra”, prosigue Laing. Luego le mostramos los diseños a Leterrier. “De esa conversación salió la idea de la mano; salió del humo. Fue una colaboración estupenda”.

“Martin vino con esta visión más grande que la propia vida, y me encantó”, recuerda Leterrier. Laing afirma que tanto él como su director son también grandes amantes de las texturas. “En Gales encontramos una maravillosa cantera de pizarra, con todos esos escombros cayendo por la ladera de una colina. Recuperamos esos elementos, la descarnada realidad de sus elementos, y la trasladamos al rodaje”.

Aunque en esta producción se han utilizado profusamente numerosas localizaciones al aire libre, no todo se rodó in situ, y también hubo que crear algunos decorados para el resto. Entre los decorados creados por Shepperton Studios se incluyen el hogar de las brujas Estigias, la morada etérea de los dioses, el monte Olimpio, y algunas partes de Argos y su basílica.

En los Pinewood Studios de Buckinghamshire, se utilizó un tanque para las escenas submarinas y los primeros planos de las almas de los muertos remando en la barca de Caronte por el río Estigia, entre otras cosas. Longcross – una antigua zona de pruebas militares del gobierno británico que se emplea ahora como estudio de cine e instalaciones de pruebas para el sector automotor – sirvió para recrear Argos.

“En el caso de Argos, podríamos haber acudido a lugares que ya tuvieran las paredes y todo lo demás, pero el problema era que queríamos una destrucción masiva, y lo mejor para poder destruir es construir primero”, afirma Leterrier. “Así que creamos una ciudad de más de 12.000 metros cuadrados y resultó muy emocionante porque íbamos a destruirlo todo luego. Éramos como niños jugando con los Lego… pero a gran escala”.

Longcross también acogió a la barca de Caronte, la plataforma de los sacrificios del Kraken, el dormitorio de la reina Danae, el arsenal, las catacumbas donde se encuentran Hades y Calibos y la guarida de la Medusa, el primer decorado utilizado en el rodaje.

“Para ser sinceros, hay que decir que esta película está basada en la mitología griega, no en la historia de Grecia, así que tuve que jugar un poco con ello, dentro de los límites de la arquitectura de la época”, afirma Laing. “La guarida de la Medusa se diseñó en torno al templo de Atenea. Atenea era una diosa maravillosa cuando la Medusa entra en su templo pidiendo ayuda. Pero Atenea se enfada con la Medusa, destruye el templo y la arroja a una tierra baldía. Así que preparé un rápido modelo en papel del templo de Atenea, lo arrugué y lo torcí buscando los ángulos de la cámara. Cuando lo construimos, resultó un lugar estupendo para filmar. La escena es realmente una caza del gato y el ratón, con muchos lugares en los que esconderse, casi como un gran gimnasio selvático”. La guarida se situó dentro de una gran caverna para aportar más oscuridad y texturas interesantes en las que pudiera moverse la cámara.

“Fue una forma curiosa de comenzar la película”, considera el director de fotografía Peter Menzies, Jr. “Queráimos que resultara lo más cercano al infierno como fuera posible, con vapor, fuego y explosiones. El templo tenía tres pisos de altura, y se desploma dentro de un foso de lava que tiene debajo. Sabíamos que cada toma tenía que tener una gran profundidad y estructuración, no sólo en la guarida de la Medusa, sino también en todo el film. Louis y yo apostamos fuerte por la cámara móvil, así que nos sentimos verdaderamente como Perseo en su viaje. Utilizamos grúas casi todos los días del rodaje, además de steadicam y cablecam, para contar la historia de forma fluida, porque hay mucha historia que contar”.

“Cuando terminamos la primera semana de la fotografía principal en la guarida de la Medusa, todos nos sentamos exhaustos, sudando, sordos por las explosiones que atronaban y con quemaduras por todo ese fuego”, recuerda Leterrier. “Pero nos había encantado. Nos miramos, sin aliento, y simplemente sonreímos y nos pusimos a reír. Todos dijimos: hacer esta película va a ser una gran aventura’”.

* Redacción y traducción por Warner Bros. Pictures International España.

“Furia de titanes” – Copyright © 2010 Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures, Thunder Road Film y Zanuck Company. Fotos por Jay Maidment. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - angela - 20:16 - 04.02.14

que papel tenia medus en furia de titanes



2 - micaela - 23:34 - 27.07.13

e an mandado de tarea de la escuela a un trabajo practico sobre esta pelicula y soy demaciado mala para entender las preguntas
1 ¿explique por que pertenecia al epico-mitico?
2¿que características de la mitologia aparcen en la pelicula?



1 - diogo - 17:30 - 16.05.10

fabuloso




 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.