Puro vicio

puro vicio inherent vicePelícula: Puro vicio. Título original: Inherent vice. Dirección: Paul Thomas Anderson. País: USA. Año: 2014. Duración: 149 min. Género: Thriller, drama, comedia. Interpretación: Joaquin Phoenix (Larry ‘Doc’ Sportello), Josh Brolin (lugarteniente Christian F. ‘Bigfoot’ Bjornsen), Owen Wilson (Coy Harlingen), Katherine Waterston (Shasta Fay Hepworth), Reese Witherspoon (Penny Kimball), Benicio del Toro (Sauncho Smilax), Jena Malone (Hope Harlingen), Maya Rudolph (Petunia Leeway), Martin Short (Rudy Blatnoyd), Joanna Newsom (Sortilège), Sasha Pieterse (Japonica Fenway), Eric Roberts (Michael Z. Wolfmann), Hong Chau (Jade), Serena Scott Thomas (Sloane Wolfmann), Jefferson Mays (Dr. Threeply), Michael Kenneth Williams (Tariq Khalil), Yvette Yates (Luz). Guion: Paul Thomas Anderson; basado en la novela “Vicio propio” de Thomas Pynchon. Producción: Paul Thomas Anderson, Daniel Lupi y JoAnne Sellar. Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España. Estreno en España: 13 Marzo 2015. No recomendada para menores de 16 años.


Nominada a 2 Oscars, “Puro vicio” es la nueva película del director de culto Paul Thomas Anderson, autor de títulos memorables como “Magnolia” y “Boogie nights”.

Sinopsis

La ex mujer del detective privado Doc Sportello se presenta repentinamente con una historia sobre su actual novio, un promotor inmobiliario multimillonario del que acaba de enamorarse, y sobre un complot de su mujer y el novio de ella para secuestrarle y meterle en un manicomio. Son los finales de los psicodélicos años 60, la paranoia domina el día y Doc sabe que “amar” es otra de esas palabras que están de moda decir, como “viaje” o “fabuloso”, y que están siendo usadas excesivamente, excepto que ésta normalmente conduce a problemas. Con un reparto de personajes que incluye surfistas, estafadores, drogadictos y roqueros, un usurero homicida, detectives de la policía de Los Ángeles, un saxofonista clandestino y una misteriosa entidad conocida como Colmillo Dorado, “Puro vicio” es por una parte una novela negra y por otra un divertimento psicodélico.


Imágenes

puro vicio inherent vice imagenes

Benicio del Toro, Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 31714 Joaquin Phoenix, Josh Brolin, Puro vicio (Inherent vice), 31716 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), Reese Witherspoon, 31717 Katherine Waterston, Puro vicio (Inherent vice), 31718 Puro vicio (Inherent vice), 31719 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 31875 Maya Rudolph, Puro vicio (Inherent vice), 31876 Puro vicio (Inherent vice), Reese Witherspoon, 31877 Puro vicio (Inherent vice), 31878 Jena Malone, Puro vicio (Inherent vice), 31879Katherine Waterston, Puro vicio (Inherent vice), 31880 Puro vicio (Inherent vice), 31908 Puro vicio (Inherent vice), 31909 Puro vicio (Inherent vice), 31910 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 32248 Eric Roberts, Puro vicio (Inherent vice), 32249 Martin Short, Puro vicio (Inherent vice), 32250 Michael Kenneth Williams, Puro vicio (Inherent vice), 32251 Owen Wilson, Puro vicio (Inherent vice), 32252 Hong Chau, Puro vicio (Inherent vice), 32253 Joaquin Phoenix, Jordan Christian Hearn, Puro vicio (Inherent vice), 32254 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), Reese Witherspoon, 32255 Benicio del Toro, Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 32256 Joaquin Phoenix, Josh Brolin, Puro vicio (Inherent vice), 32257 Benicio del Toro, Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 32258 Joaquin Phoenix, Katherine Waterston, Puro vicio (Inherent vice), 32259 Joaquin Phoenix, Owen Wilson, Puro vicio (Inherent vice), 32260 Joaquin Phoenix, Martin Short, Puro vicio (Inherent vice), 32261 Josh Brolin, Puro vicio (Inherent vice), 32262 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), Reese Witherspoon, 32263 Benicio del Toro, Puro vicio (Inherent vice), 32264 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 32265 Joaquin Phoenix, Puro vicio (Inherent vice), 32266 Joanna Newsom, Puro vicio (Inherent vice), 32267 Jeannie Berlin, Puro vicio (Inherent vice), 32268 Joaquin Phoenix, Owen Wilson, Puro vicio (Inherent vice), 32269 Josh Brolin, Puro vicio (Inherent vice), 32270 Jefferson Mays, Puro vicio (Inherent vice), 32271 Puro vicio (Inherent vice), Sasha Pieterse, 32272 Puro vicio (Inherent vice), Serena Scott Thomas, 32273 Joaquin Phoenix, Maya Rudolph, Puro vicio (Inherent vice), 32274 Joaquin Phoenix, Maya Rudolph, Michelle Sinclair, Puro vicio (Inherent vice), 32275


Crítica


Vídeos

Puro vicio - trailer español


Reportaje


Noticias


Más películas de P.T. Anderson


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Puro vicio” (Inherent vice), película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2014 Annapurna Pictures y Ghoulardi Film Company. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



4 - Oskar Von Reventhal - 3:17 - 05.06.16

Wow, lourdes lulu lou. Verdaderamente la sencilla frase “Para gustos los colores” no pierde ni una pizca de certeza con el paso del tiempo, y es que a mi esta peli me pareció fenomenal, cierto es que los diálogos son cargadísimos pero ese es el estilo que intenta imponer la película, trama compleja con dialogo largo pero rápido, es larga obvio, pero los espacios que alargan la película son los puntos en los cuales las escenas van a arrancar, cuando el protagonista va en un carro, cuando se enfoca el mar, cuando enfocan una simple mirada que trata de trasmitir una emoción, son puntos que estiran la película pero que también son buenos para ayudarnos a procesar mejor la trama y que precisamente no nos sature tanta información y tanta “parrafada inútil” como tú lo defines, además me pareció divertidísima, con chistes esporádicos y eficientes a lo largo de la mayoría de charlas, y además de las múltiples referencias a actores y producciones de los años 60, con una cantidad de locuras magnificas que reflejan bien lo torcida que se vuelve la vida cuando es invadida por la droga.
Respeto tu opinión pero no la comparto, no sé si es simplemente la brecha generacional que separa nuestras opiniones, o si es el factor cultural que predispone a la gente de mi tierra a disfrutar más las películas gringas, no sé si es que no la escuchaste en su idioma original y subtítulos que a mi parecer es la mejor forma de ver una película (Sin ofender el gran trabajo de los dobladores) En fin, me gusto, buenos actores, buenas escenas, una trama que se va enredando cada vez más pero que al final todo cuadra perfectamente sin cabos sueltos, una gran proeza teniendo en cuenta la cantidad de detalles que tiene esa historia, y una narradora que inicialmente parece tediosa pero que termina trasmitiendo un mensaje profundo, que a mi parecer encaja bien con el gran contraste de las numerosas referencias sexuales.



3 - lourdes lulu lou - 13:19 - 15.03.15

“Ellos me ayudaron, me ayudaron a despertarme de mi mal sueño de hippie”; la pregunta es ¿quién me ayuda, a mi, a despertarme de este galimatías psicodélico que tiene el ego muy alto para lo poco que alcanza?, tanto movimiento suntuoso, diálogos alborotados y conversaciones aturdidas, de las cuales, se salva una de cada diez.
Aún me pregunto por qué he tenido el valor de acabar dicho perdido relato cuando, a una hora de su proyección, ya iba despistada, extraviada y dándome todo igual; porque sí, con pena en el alma hiriente, me da igual quien haya muerto, desaparecido, vuelto y resucitado o encontrado medio drogado ya que, ¡por Dios!, que lío mental, de surrealismo vicioso, sacado de madre y vendido como obra maestra para una historia que vive de su magnífica puesta en escena -limítate a ello- y un fantástico Joaquín Phoenix que se come la pantalla a cada paso y aparición y que, lamentablemente, es lo único decente de un desfile de actores conocidos, pegados con un falso posit, de escasa rentabilidad y provecho y un rodar los fotogramas hasta acabar por saturar y cansar, al espectador, en este barullo sin incentivo ni estímulo que no sea cargar la mente con datos que, ni coges ni enlazas por muchas vueltas que les des y al que puede que, haya que estar igual de alucinado que su protagonista para poder seguir la estela de la maníaca excentricidad narrada.
No se si es el antecedente hippie de Mike Hammer, ya con sombrero ocasional pero sin bigote ni porte lustroso -aunque, eso sí, un genial moldeado/tinte/espachurrado que ¡no veas!, ¡ríete de los años setenta!-, o un Magnum polvoriente, que necesita una ducha, a quien han cambiado la pistola por papelinas y mechero o, un mísero y desdichado colgado que apenas sabe dónde se encuentra, lo que dice y que alucina el solito siendo el héroe de su exclusiva rallada cerebral y, la verdad, por una vez ¡me da igual!…, me da igual lo que le pase, me da igual lo que resuelva, me da igual el desenlace, me da igual quién es el culpable, me da igual el libro de Thomas Pynchon, me da igual si Paul Thomas Anderson le es fiel o añade o quita material de su propia cosecha, me da igual ¡exactamente todo!…, y dicho mérito, triste, doloroso e, incluso inevitable es exclusivo de este director de grandes trabajos en el pasado que, aquí, se estrella contra su propia nulidad para motivar a una razón asfixiada de tanto absurdo meneo, una vista agotada del desfallecer panorámico, unos oídos que hace tiempo dejaron de escuchar pues, su atención, tuvo la osadía de llegar a casi una hora de metraje y ya no pudo más y, un alma devastada por tan enorme decepción dado el color y estimación con el que había acudido a dicha obra, la cual, se excusan con la siempre oportuna acepción…, es decorada con inventiva preciosa y creativa, sólo apreciable y querida para unos pocos elegidos.
Siempre me gustó ser de esos pocos elegidos, exquisitos de saber apreciar y saborear la delicadeza y genialidad de la distinción pero, en esta ocasión, toda para ellos ¡qué son 2 horas y media!, ¡148 largos, soporíferos y densos minutos!, ¡8880 pesados, incoherentes y memos segundos!; es la audiencia quien merece un premio a la paciencia, resistencia y, para conmigo misma, lealtad, por no comentar algo no visto porque, con gusto, la hubiera mandado al desdén del recuerdo que nunca hay que evocar, plantado a mitad de camino y darle el honor de ser la primera película de la cual salgo de la sala del cine sin terminar; pero, tuve el coraje de aguantar aunque sólo sea para vengarme ahora.
Después del necesario desahogo emocional, seamos racionales y vamos a reflexionar sobre ella; un fumeta, adicto a lo que sea, investigador privado, con unas patillas que ¡ni Curro Jimenez y el algarrobo juntos!, recibe la visita de su ex para que busque a su actual, al tiempo que la mujer de él realiza la misma petición después de desaparición, muerte, ambos o lo que sea de los anteriores, añadimos un agente “big foot” de la ley, devora plátanos con un palo, abogado recursivo que ilumina para, sin atino, continuar con la misma ceguera, un rico propietario abducido que no logra alcanzar la salvación, un china por aquí, una tía desnuda por allá, las dos haciendoselo juntas, un dentista cocainómano, una respetada fiscal que sólo busca perder su integridad en la cama y bla, bla, bla…, juntalo todo, pon la batidora y a ver qué te resulta porque yo, sólo encuentro un producto asfixiante, tedioso, cargante y de amargo sabor por su duración, despropósito e ingratitud absurda a todos los sentidos, sin dejar uno, ¡todo un récord!
“El mar, el tiempo, las memorias y el olvido, los años de promesas desaparecen y no son recuperables, el destino siempre llega a nosotros, sólo tenemos que acercarnos a él y nunca huir, es inútil, y tomar lo que nos llega, y agradecer, y recordar que no vivimos siempre…”
…,¡por qué no te callas!, voz en off -como diría nuestro campechano jubilado rey-, que el dolor de cabeza ya empieza a asomar pues, el desinterés, desapego y olvido por ella ya hace tiempo hicieron presencia…
“…, tal vez la confianza desplace a la inseguridad y redima todo, cuando la fe americana se desvanezca y venga el miedo…”, ¡y continua la tía!
Lo malo es que no da ni para reírse de tanta parrafada inútil.
Vicio puro, interiorizado, consustancial, inherente del que sólo él se entera, sólo él disfruta; yo me lo guiso/yo me lo como.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



2 - clermont - 22:41 - 10.03.15

tiene un rollo boogie nights total



1 - Merovingio - 22:29 - 10.03.15

Cada nueva película de Paul Thomas Anderson es una cita obligada para cualquier cinéfilo y Puro Vicio tiene una pintaza tremanda. Para no perdérsela, es uno de los estrenos más esperados del año, sin duda alguna. Y del reparto ni hablemos, comenzando por esos dos monstruos llamados Joaquin Phoenix y Benicio del Toro.



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.