La danza de la realidad


Película:
La danza de la realidad. Dirección y guion: Alejandro Jodorowsky. Países: Chile y Francia. Año: 2013. Duración: 130 min. Género: Biopic, drama. Interpretación: Brontis Jodorowsky (Jaime), Pamela Flores (Sara), Jeremias Herskovits (Alejandro de niño), Alejandro Jodorowsky (Alejandro de adulto), Bastian Bodenhöfer (Carlos Ibáñez), Andrés Cox (Don Aquiles), Adan Jodorowsky (anarquista). Producción: Michel Seydoux, Moisés Cosío, Alejandro Jodorowsky y Xavier Guerrero. Música: Jon Handelsman. Fotografía: Jean-Marie Dreujou. Montaje: Maryline Monthieux. Vestuario: Pascale Montandon-Jodorowsky. Distribuidora: Karma Films. Estreno en España: 26 Septiembre 2014.


Sinopsis

Alejandro Jodorowsky nació en Tocopilla, un pequeño pueblo en la mitad del desierto chileno. Fue precisamente allí donde descubrió los aspectos claves de la realidad y confrontó la dolorosa educación de una familia sin raíces. Con la imaginación como su principal aliado, podremos entender cómo llegó a formarse uno de los principales creadores de las últimas décadas, y entender por qué su gran imaginación es el punto de encuentro en su trabajo en disciplinas como la poesía, la filosofía, la pantomima, el cine o el tarot.


Cartel

La danza de la realidad cartel


Tráiler


Imágenes, tráiler y sinopsis de “La danza de la realidad”, película distribuida en España por Karma Films © 2013 Caméra One y Le Soleil Films. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - lourdes lulu lou - 15:49 - 01.10.14

¡Es Jodorowsky!
Nada es dejado a la casualidad, todo tiene su razón de ser, su por qué, su lugar correcto, cada detalle, cada gesto, cada buscado personaje, cada específico color, cada frase intencionada que esconde una ironía escabrosa, cada punzante diálogo que emite una verdad atroz, cada palabra aislada de contenido voraz, cada sujeto de predicado mortal, misiles explosivos de sensibilidad locutoria y emoción corporal, surrealismo llevado al máximo de su expresión, cumbre de la más fructífera extravagancia, un espectacular circo de danza, magia, color, diversión y tristeza, metáforas y símiles a bombo y platillo para exhibir la dureza de sentimientos encontrados o nunca despertados, la crudeza de la veraz hipocresía sinonimia de vergüenza y amargura en su más indecorosa salsa, la reina de las emociones ambivalentes que se deslizan por el tobogán de la vida, divergente muestrario de una inmensa y rica variedad de sabiduría, talento y maestría en su exposición, inteligente lectura que intenta captar toda la sutileza exhibidas pero que se vuelve loca y torpe ante el jolgorio masivo y el festival veloz de información que es vertida ante sus caóticos oídos que no pueden ser saboreados a ritmo tan incesante, ante unos ojos hipnóticos y cautivos conscientes de la pérdida de lo no captado y la sabiduría de lo absorbido, una emocionante, fugaz, efervescente fábula de meticulosa perfección, de bufonada continúa y veracidad peligrosa, un continuo despropósito de absurdas escenas y estrafalarios fotogramas que encierran la magnífica e imponente caja de Pandora, una profunda elocuencia y una esmerada lingüística, escenografía, fotografía, guión para una hermosa locura de argumento de fantasía, imaginación, amplitud y generosidad pocas veces realizado.
No es fácil de entender, no a todos enamora, no a cualquiera fascina su ingenio y peculiar talento, su rodaje precisa devoción, atención y mirada constante, sin evasivas ni tiempo muerto en el cual perder su estiloso rumbo y maravilloso proceder, un espléndido encantamiento de unos pocos fanáticos, seguidores incondicionales que disfrutarán del exquisito placer y delicioso sabor de un menú compuesto de alternativas inimaginables y alternancias inconcebibles, platos para todos los gustos y paladares -amargo/dulce,/salado/especiado/picante/desaborido…-, la variedad en uno, la inmensidad del todo dentro de la más absoluta nada, la incomprensible unidad que lo abarca todo pero sólo alcanza la nulidad, una estrambótica y bella ópera realizada con magistral arte para la magnificencia y elegancia del Séptimo Arte.
Incluso para aquellos que no guste ni la soporten no podrán evitar reconocer su diferencia respecto lo cotidiano, su margen al límite de lo común, su hábitat en una estratosfera teatral al alcance de un pequeño grupo exclusivo donde su drama-tragicomedia sobre la existencia es diferente y única, original y pocas veces hallada, un singular proyecto que a nadie dejará indiferente, ni a fervientes leales ni a radicales detractores, abrazo o rechazo supremo, no hay término medio que acerque ambas posturas ni permita la cordialidad, tan radical/letal/subversivo/provocador/característico como sólo él puede ser.
“…sentir el despegue del pasado, aterrizar en un cuerpo de adulto, soportar el peso de los dolorosos años, conservar al niño…, como un canario blanco…, ventanas y puertas abiertas por donde atraviesa el viento, sólo el viento…”
¡Es Jodorowsky!



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.