Mr. Turner


Película:
Mr. Turner. Dirección y guion: Mike Leigh. País: Reino Unido. Año: 2014. Duración: 150 min. Género: Biopic, drama. Interpretación: Timothy Spall (J.M.W. Turner), Dorothy Arkinson, Marion Bailey, Paul Jesson, Lesley Manville, Martin Savage, Ruth Sheen. Producción: Georgina Lowe. Música: Gary Yershon. Fotografía: Dick Pope. Montaje: Jon Gregory. Vestuario: Jacqueline Durran. Distribuidora: Wanda Visión. Estreno en España: 19 Diciembre 2014.


Sinopsis

‘Mr. Turner’ explora los últimos 25 años de la vida del excéntrico pintor inglés J.M.W. Turner (1775-1851). Profundamente afectado por la muerte de su padre, Turner intima con la dueña de una casa de huéspedes junto al mar, para acabar viviendo con ella de forma secreta en Chelsea, donde acabará sus días. Durante estos 25 años, Turner se dedica a viajar, pintar, pasar temporadas con la aristocracia en la campiña inglesa y frecuentar burdeles.


Cartel

cartel de la película Mr. Turner


Tráiler

tráiler español de Mr. Turner (2014)


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Mr. Turner”, película distribuida en España por Wanda Visión © 2014 Film4, Focus Features International, Xofa Productions. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



5 - Eduardo Balestena - 15:34 - 18.02.16

Mike Leig da relieve a su visión del pasado. La construye desde ámbitos íntimos, públicos y colectivos. Lo hizo en Topsy Turvy y lo hace en Mr. Turner.
El pasado está lleno de sorpresas, no es equemático, no es lineal: es el tejido de una serie de hechos a los cuales se trata de dar vida nuevamente en su intensidad y en su significsdo.
Los recursos: la imagen y el diálogo, la tensión interna que surge en personajes nunca esquemáticos, la belleza como valor en sí mismo y lo explora todo: las posibilidades de los actores, su experiencia, la imagen, la sutileza, los colores, hasta el menor detalle.
Así, al hablar de su madre -cuya historia no conocemos más que en algunos esbozos- el rostro del pintor expresa ira que al segundo siguiente se convierte en pena, en lágrimas, en la pérdida de aquello que, irremediabelmente, fue de una manera y que ya nada se puede hacer: forma parte de ese pasado tan irreparable como inaccesible.
La vida de Turner surge, veladamente, a partir de esas secuencias que rompen la linealidad de una narración y cada una, en cada escena es una pintura.
La sensación es la de haber podido asomarnos y convivir -por el tiempo en que dura el filme- con una pasión y una historia que hasta el momento eran secretas y que la película es eso y una obra de arte en sí misma: no hay un simple testimonio, hay un sentido a rescatar que es a la vez el punto de partida para una creación autónoma.
No es necesario hablar de las actuaciones: si no fueran lo que son la propia película no podría ser lo que es.
Renglón aparte merecen ciertas escenas, como aquella en que el personaje contempla -desde una barca- al Temeraire siendo remolcado. La sensación de que esa escena, tantas y tantas veces vista y admirada, se corporiza y se hace movimiento es un momento mágico en la historia del cine.
Lo mismo el paso de la locomotora.
Mike Liegh es un cineasta de ideas, de intuiciones, de recursos y todo eso lo utiliza de manera que cada cosa se potencia con la otra.
Una magia como la de Topsy Turvy a la cual acudir una y otra vez.



4 - Nick Churris - 22:54 - 18.01.15

Antes de nada pedir disculpas por mi frase “Cuando una persona se pone en modo niñata dale un libro y una chimenea… y con un perro a sus pies”,.en la crítica de Interestelar. No era mi intención tener a menos .Solo era un guiño a un tipo de mujer típica. Mi espíritu se envenena ,qué demonios. O quizá por el mismo Demonio.
Mr Turner es una bellísima película. Es también una obra dramática apreciable y una biografía que enseña deleitando. Me gustó siempre el trosko Leigh sabe filmar los momentos más importantes y delicados de la lucha de clases en cualquiera de sus vertientes. Me gustaron muchismo muchismo tanto Secretos y mentiras como Happy un cuento sobre la felicidad. Leigh sabe filmar cosas diferentes con visiones diferentes. Por eso fui con un poco de respeto hacia la aventura de una biografía de un gran pintor en manos de un cineasta como Lehigh acostumbrado a otros acordes. Y respeto porque fui al mismo cine y a la misma butaca y casi a la misma hora en aquella maravillosa tarde en que vi Another Year. El entorno no era el mismo, pero el olvido solo se había llevado la mínima parte..
Mr Turner es una muy buena biografía del pintor que junto con la Villa Medicis de Velázquez y la obra investigadora de Manet, más han hecho por la pintura moderna. Y aunque se centro mucho en los aspectos psicológicos y personales. Magnífica la secuencia en que padre e hijo hablan de la locura de la madre, Timothi Spall en silencio por una vez y sin gruñir ni rumiar. Compone esa cara de miedo al médico de los nervios y los centros de acogida que tienen los familiares de personas con antecedentes psiquiátricos. Y al tiempo, va incardinando reflexiones sobre la vanguardia pictórica que supuso Mr Turner.
Como película nos habla del hombre de sus humores, amores filias y fobias. Como ensayo en imágenes es una delicia tanto del desarrollo de la obra y sus condicionantes para la Academia británica y los pintores más destacados. Sino incluso como el público va entrando en esa forma de intelectualizar y hacer sociología del arte que empezó a nacer gracias a Turner y a Ruskin. Ambos excepcionalmente dibujados valgan la risa. Y amiguitos estas dos cosas bien engarzadas, bien hechas y mejor filmadas y fotografiadas, es mucho pero mucho.
Hay que verla y reflexionar lo justo. Para mí el actor principal está un poco pasado de vueltas. Algo así como me pareció en Los Santos Inocentes que Rabal y Landa hacían lo fácil (Azarías y Paco), cuando el actorazo era Juan Diego de Señorito extremeño. El resto del plantel dirigido por Leigh enorme. Aunque itero que la criada barra amante también está excesivamente dislocada.. La fotografía es delicada al tiempo que espectacular. No podría ser de otra manera para contar aquella época. Y las metáforas delicadas bellas y exactas. Desde el famoso lluvia vapor y velocidad, un monumento a la modernidad (la paleta Reina Victoria hace un chascarrillo diciendo que Turner “no veía bien”, imposible errar en la apreciación y acertando de esa manera. Y como el médico representante de la burguesía ascendente y “artista” se da cuenta de la importancia de las pinceladas, los encuadres y sobre todo la atmosfera y el movimiento en los cuadros de John Maynard. Por otro lado, la Patética del sordo No me extiendo. Pero si un elemento central en la película. Turner se entera de la existencia de la fotografía y va a que le hagan un daguerrotipo primero el solo y luego con su compañera. Las digresiones sobre la fotografía como elemento moderno son impresionantes.. A este respecto las reflexiones de Turner me recordaron que estando una tarde en un famoso y neorromántico café en el Paseo de Recoletos. Había una pareja de personas maduras. A pesar de que parecía se intercambiaban regalos de cumpleaños o aniversario. Ella estaba compungida y con la cara entre las manos. Con esa cara de penica que hace tan bellas a algunas mujeres. El hombre sorpresivamente la fotografiaba. Al principio me chocó pero luego me di cuenta de que el hombre quería captar ese momento tan especial de la mujer. Me fijé bien en ella su pelo negro caía sobre sus hombros simétrico y envolviendo delicadamente las facciones de su rostro. El cabello parecía juntarse sobre un prendedor con un ave que le daba una elegancia especial. Puro melodrama. Leigh la habría incluido en alguna de sus cintas. Apoyaba la barbilla en el dorso de su mano y mostraba unos ojos entre soñadores y en la perspectiva del sollozo. En su pesar estaba guapaza. Componía un cuadro que te obligaba a mirar. Turner miraba esos detalles y su conjunto. Y caí en que salvando las distancias aquella mujer era una transposición moderna y elegantemente “fashion” de, La Pietá de Miguel Ángel. La naturaleza imita al arte… ¿o era al Cine?



3 - MACIÀ - 21:14 - 27.12.14

Una cinta arriesgada y que corre el peligro de parecer aburrida en su narrativa plana y sin golpes de efecto. A pesar de todo consigue transmitir una completa admiración por el personaje con una laboriosidad extrema (se tardó cuatro años en terminar y el actor protagonista estuvo dos años aprendiendo pintura) y una búsqueda de una minuciosidad plástica en todas y cada una de las composiciones de las escenas en un sincero homenaje al pintor.(8/10)
http://bit.ly/146Agc2



2 - lourdes lulu lou - 17:02 - 22.12.14

¿Por qué es importante Mr. Turner?, quiero decir, un gran artista, reconocido pintor, bla, bla, bla pero ¿por qué vale la pena ver este Mr. Turner?, ¿qué tiene de interesante la parte de su vida que se muestra?, mucha bella fotografía, excelente puesta en escena, brillante interpretación, magistral combinación de la luz, los colores y la ambientación pero, sigo repitiendo mi aún no resuelta duda ¿qué tiene de atractivo el personaje que se nos presenta?, porque ¡ni siquiera tiene la audacia o picardía de despertar tu curiosidad y acudir por tu cuenta a descubrir la relevancia de este genio creador que aquí apenas se capta!
No niego el embrujo de los paisajes, el talento de las imágenes, la maravilla de pictogramas etc. etc. etc., pero ¿suficiente para atraer y mantener mi atención durante 149 minutos?, ¿no es necesario transmitir más del personaje, hacerlo seductor al conocimiento del vidente, exponer la grandeza de ese espíritu que le llevaba a plasmar los delicados sentimientos que no compartía en voz pero, si reflejaba con destreza artística en sus pinturas?
Es de suponer su peso en la sociedad de la época, su influyente grupo de amistades y colegas entre los que se movía, su innovadora borrachera inventiva y necesidad de inspiración continua, en otras ocasiones, también motivo de burla y parodia de su obra y modos pero, continuo cuestionada por el mismo inquietante y agotador interrogante ¿qué tienes de especial Mr. Turner para que tu vida sea motivo de cautivación, respeto e inversión del importante tiempo, insustituible, de una persona?
Técnicamente una maravilla, espléndida visión que hechiza la mirada con su serena percepción suave, intimista y abrumadora aunque ¿ya está?
“Estar sólo y la soledad no son lo mismo” pero, ¿qué hacemos con la soledad del observador que no encuentra la magnificencia de este incomparable autor y que es un incomprensible y una perpetua condena de estar sólo ante la recepción de una largometraje que no inspira a saborear su conocimiento, que carece de puente subjetivo que permita el tránsito a la vida de este hombre, que no encierra llama, chispa o fuego que encienda la hoguera que deslumbre al genio que motivó a Mike Leigh a reflejar su existencia en extraordinaria pantalla para la eternidad?, aunque, puede llevar toda una eternidad hallar respuesta coherente a la agitadora mosca cojonera que repite incesante en tu cabeza, hueca de todo interés por la grandeza que admiran tus ojos, ¿qué tienes de único, de valioso, de loable Mr. Turner que sobresalga del resto de artistas de la historia para merecer el capricho de capturar tu esencia para ser admirada en la posteridad?
Sin duda, este es un proyecto personal a la salud de su orquestado director mencionado y que merece todo reconocimiento a la sublime estética, delicadeza de las formas, perfección gloriosa de las maneras de una marcada época y sutileza y orgullo de la composición del acervo conformado y, por encima de todo, impresionante interpretación de un soberbio Timothy Spall que luce sus mejores artes y habilidades pero, la vida que transmite tan bello lienzo, cuidado hasta el último detalle, resulta vacía, poco apetecible, nada estimulante porque sí, vidas aburridas tienen derecho a ser plasmadas en fotogramas y navegar para siempre por los confines de la historia pero, ¡tampoco busques mi bendición!
Al final de cuentas, cuando se trata de cine biográfico, cuasi documental informativo de una existencia vivida, o ésta te llena, encandila y fascina completamente o, pasa por encima como viento superfluo que apenas incordia, conmueve o hechiza a sentirlo, palparlo y dejarse llevar por él cual majestuosa paloma irresistible ante el paso de ese magistral conjuro que te sostiene en el aire para nunca más dejarte caer.
Aún con todo, a partir de la hora y pico, empieza a picar una modesta curiosidad que es escasamente despertada de su somnolencia e indiferencia previa, ¿suficiente?, no me convence pues, incluso con paciencia y espera, es mucho margen y ruego para lo obtenido tras ella.
Sensación triste y amarga de confianza frustrada al intuir y sospechar la gran obra pensada por el pintor de este cuadro pero, no apreciar su resultado final ni el detallado conjunto acontecido.
“El sol es dorado” y falleció el titular protagonista de la historia; la verdad, no noté diferencia con respecto lo anterior.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



1 - josu - 19:51 - 21.12.14

Se hace pesada. Larga. No termina nunca. Si pago las entradas, quiero pasar un rato distraído, no la tarde empotrado en la butaca del cine. Tiene pinceladas atractivas, pero son muy lentos y diluyen esos detalles. Cuando empiezas a desear que acabe “por favor” o te planteas irte y preguntas a tu acompañante…MALA SEÑAL.



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.