“Predators”: Cómo se hizo

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsEntrevistasCómo se hizo
NoticiasBanda sonoraPreviaCríticasComentarios

Notas de producción © 2010 20th Century Fox

En 1987, “Depredador” dio a conocer a uno de los personajes más populares y perdurables de la historia del cine de ciencia-ficción: un guerrero extraterrestre dotado de invisibilidad que causaba estragos en la jungla. El público recibió entusiasmado la rica mitología de la película así como su continuación, estrenada pocos años después. En 1994, buscando revitalizar el mundo “Depredador”, Robert Rodriguez, un joven e inconformista realizador recién salido de “El Mariachi”, su sensacional debut como director, fue invitado a escribir un guión que girase en torno al personaje, tan amado como temido, del Depredador.

“Originariamente sólo me contrataron como guionista”, explica Rodriguez. “Buscaban un nuevo enfoque del material, por lo que no dejé escapar la oportunidad. Yo era un gran admirador de ‘Depredador’. Cuando llegué a Hollywood por primera vez, conocí a Carl Weathers y a Arnold Schwarzenegger, así que me pareció que una nueva película sobre el ‘Depredador’ sería un proyecto con cuya realización disfrutaría mucho.

“Lo que verdaderamente me entusiasmaba de la película original era su carácter híbrido; empezaba como una película de acción al tradicional estilo de los comandos de Arnold Schwarzenegger, en la que los personajes se ganan nuestro afecto y los acompañamos en su odisea. Entonces empieza a transformarse en una película de ciencia-ficción del modelo ‘Alien’. Personalmente me encanta realizar esta especie de mezcolanza… películas como ‘Abierto hasta el Amanecer’. Me apasiona mezclar géneros.

“[Para el nuevo guión], yo sabía que quería escribir algo ambientado fuera de este mundo. Me cautivó el ambiente selvático del original, por lo que ambientando mi relato en otro planeta, podría regresar a un ambiente semejante y, pese a todo, hacer que pareciera nuevo. Así también quedaría aclarado por qué el Depredador sentía la atracción de la jungla de la Tierra [tal y como se describe en la película original], porque el planeta que le sirve de coto de caza tiene un terreno parecido”.

“El guión que Robert escribió en 1994 tenía los exteriores, buena parte de la trama [que acabó siendo PREDATORS] y los conceptos básicos de los personajes”, comenta la productora de PREDATORS, Elizabeth Avellán. “Robert simplemente no volvió a pensar en ello. Le pagaron su trabajo y fue un divertido ejercicio de redacción. Debido a nuestra lista de proyectos, no hubo en realidad un momento en el que Robert pudiera haberse encargado [de la dirección]. Al mismo tiempo, creo que en su interior quería ver en la pantalla a los personajes que él había puesto sobre el papel”.

“Para escribir esa película me dieron carta blanca”, comenta Rodriguez. “Me limité a plantear cualquier idea atrayente que me gustaría ver en una película de Depredador y lo puse todo en un guión. Yo sabía que no tendría que dirigirla, por lo que ignoré toda restricción presupuestaria o logística de cualquier clase. Iba a dejar que ellos se encargaran de resolver todo. Entonces, como era de esperar, años más tarde tuve que pagar cara la idea. Con PREDATORS, fui yo quien tuvo que calcular cómo realizarla”, añade riéndose.

La obra de Rodriguez, que no llegó a producirse, acabaría convirtiéndose en los cimientos de esta nueva película de 2010. Él, entretanto, se encargó de dirigir un buen número de proyectos distintos con los que ganó fama como uno de los realizadores más influyentes de su generación. Además, él y su socia de producción, Elizabeth Avellán, fundaron los mundialmente famosos Troublemaker Studios en 1997 en Austin (Texas). Al mismo tiempo, un cinéfilo llamado Nimród Antal cursaba estudios en la Academia Húngara de Cine, convirtiéndose posteriormente en un solicitado director.

En 2009, unos ejecutivos de Twentieth Century Fox se presentaron en Austin para reunirse con Rodriguez y Avellán a propósito de una nueva película de “Depredador”. “Sin comerlo ni beberlo, Robert recibe una llamada de teléfono [del estudio] en la que le dicen: ‘Acabamos de encontrar el guión que usted escribió, creemos que es excelente y que necesita algún trabajo extra, pero, ¿desea usted realizar la película?’”, recuerda Avellán.

“Cuando el proyecto volvió a mis manos, fue emocionante ver que aun después de otras varias películas de ‘Depredador’ todavía quedaba mucho terreno virgen que explorar”, comenta Rodriguez. “La idea de PREDATORS era la de lograr que pareciera no la quinta o la sexta película de una serie, sino la primera. Esto no es una reiniciación ni una nueva representación. Cronológicamente, es posible ver esta película inmediatamente después del ‘Depredador’ original y tener una línea argumental ininterrumpida. Los Depredadores son personajes tan perdurables que uno podría liarse la manta a la cabeza y crear nuevos mundos completos basados en ellos. Yo sabía que quería regresar a una película basada en personajes. Y para mí tenía la máxima importancia que cada uno se sintiera como si pudiera ser la estrella de su propia película. Y para quien haya visto nuestra película sin haber visto las otras, la idea también es eficaz”.

Debido al apretado programa de Rodriguez, la dirección del proyecto propuesto no era viable dentro del límite temporal que los ejecutivos de la Fox tenían en mente. En vez de ello, se hizo cargo del proyecto como productor, con la idea de colaborar con los nuevos guionistas para actualizar el guión, y contratar a un director que realizara la película con el consolidado grupo de colaboradores creativos de Rodriguez. “Yo estaba enfrascado en otra cosa y no podía dirigir PREDATORS, pero dije que me encantaría producir la película aquí, en Troublemaker”, explica Rodríguez. “En nuestro estudio tenemos una forma especial de hacer las cosas que nos permite sacarle mucho partido al dinero en la pantalla. A todo mi equipo técnico le apasiona el ‘Depredador’ original y estaban esperando trabajar en PREDATORS. Cuando dimos comienzo al rodaje de la nueva película, el momento más increíble para mí como aficionado al cine fue salir de mi oficina y entrar en nuestro plató trasero de Austin y tropezarme con los Depredadores”, cuenta Rodriguez entre risas. “Fue de lo más impresionante”.

“La decisión de contratar a un director y limitarnos nosotros a producir la película, también tuvo algo que ver con nuestro deseo de desarrollar Troublemaker Studios y ampliar lo que habíamos pretendido hacer aquí”, añade Avellán.

“Disfruté de veras con la experiencia de productor”, reconoce Rodríguez. “No lo habría hecho en una etapa anterior de mi carrera. Estaba enfrascadísimo dirigiendo, manejando la cámara y componiendo la música de mis películas. Pero mi equipo técnico es muy experimentado y hallé a un director inmejorable en Nimrod; lo mismo puedo decir de los guionistas Alex Litvak y Michael Finch. Ahora que me paro a pensar en ello, PREDATORS no era mi propio proyecto. No era algo que yo hubiera creado, como la serie de ‘Spy Kids’; era algo preexistente, lo que me permitió rodar la película como lo haría un verdadero admirador.

“Hay varios proyectos que yo he escrito, total o parcialmente, que no sé si tendré tiempo para dirigirlos en un momento próximo, por lo que éste fue un experimento para ver si la producción podría ser una solución viable”, prosigue Rodriguez. “Mi equipo creativo podría montar la producción y yo podría, de todos modos, supervisarla como productor y jefe del estudio. Aún tendría que involucrarme mucho en la elaboración del guión, en el montaje y en los efectos visuales, pero estaría libre del peso que el director de la película tiene que llevar. También podría realizar otros proyectos”.

Rodriguez pensó en muchos directores de primera fila para que tomasen las riendas de PREDATORS, dando finalmente su aprobación a Nimród Antal, cuyo primer largometraje, “Kontroll”, había impresionado a Rodríguez. “Lo que me cautivó del trabajo de Nimród en ‘Kontroll’ fue su inventiva. Habiendo acabado ‘El Mariachi’, reaccioné inmediatamente a lo que Nimród logró con su limitado presupuesto en ‘Kontroll’. Desde la primerísima toma de ‘Kontroll’, uno puede decir que, sin duda, ahí hay un buen realizador. Nimród muestra una enorme sensibilidad hacia el relato y sabe cómo trabajar con actores. Cuando le conocí, pude decir al instante que sería un excelente capataz, tanto del equipo técnico como del artístico. Además, tiene su propio punto de vista”.

Antal era un gran admirador del “Depredador” original. “Para mí, ‘Depredador’ es mi infancia”, explica. “Yo era un verdadero obseso del cine y de ‘Depredador’. Recuerdo haber asistido a la noche del estreno de ‘Depredador’ en el Avco Theatre de Westwood (California) con un grupo de compañeros de clase. Para mí fue toda una experiencia”. Unos veinte años más tarde, Antal estaba cenando con algunos de esos mismos amigos de la infancia que le acompañaron a la proyección, cuando descubrió que había conseguido el trabajo de director de PREDATORS.

Rodriguez y Antal descubrieron que eran almas gemelas. “Ha sido fantástico trabajar con Nimród”, afirma Rodriguez. “Nuestros gustos y antecedentes son semejantes. Cuando nos presentaban distintos diseños de criaturas o diferentes obras de arte conceptual, él siempre elegía lo mismo que yo acababa de escoger mentalmente. Nos llevamos muy bien y nuestra sensibilidad era muy parecida. Con todo, en ocasiones, al entrar yo en el estudio, descubrí que le había dado a una escena un enfoque totalmente diferente del que yo habría elegido, pero de una forma excelente”.

“Nimród presta una gran atención a los detalles”, añade Rodriguez. “Viéndole dirigir, me sorprendo pensando ‘A lo mejor tomo prestados algunos de sus métodos’. Eso es parte del motivo por el que uno quiere trabajar con otras personas… para aprender de ellos. Yo siempre me considero un alumno y sabía que aprendería más de él de lo que probablemente él aprendiera de mí. Tenía formada una imagen muy sólida de lo que quería lograr y lo llevaba a cabo día a día”.

Los realizadores querían que PREDATORS fuera un nuevo thriller, mezcla de acción y ciencia-ficción, que captase la magia de “Depredador”. “Me atraía la idea de reunir a personajes procedentes de distintas partes del mundo, a los que se deja caer en este planeta y que tienen que utilizar sus habilidades para seguir con vida”, comenta Rodriguez. “Eso nos proporcionaría un reparto de antihéroes muy internacional. Quería que el título tuviera un doble significado, que hiciera creer que es tan grande la tensión existente entre quienes aparecen en la pantalla que se matarían entre sí sin pensarlo dos veces antes de tropezarse con una de las criaturas. O sea; queríamos que dentro del grupo se establecieran precarias alianzas. Todos ellos son depredadores”.

“El gran detalle que hace que ésta sea distinta de otras películas de ‘Depredador’ es que los personajes se hallan en un planeta extraño en el que se sienten incómodos ya que desconocen las normas que rigen el lugar”, comenta Avellán. Ellos son depredadores en la Tierra y ahora son cazados. Los humanos están inquietos porque no tienen ni idea de lo que acaba de sucederles y porque son personas acostumbradas a sentirse muy seguras dentro de su propia piel. No se conocen; no forman un equipo ni nada parecido. Estos ocho personajes son todos machos (y hembras) Alfa. Y de repente, tienen que renunciar a parte de su carácter dominante para lograr, al menos, sobrevivir, puesto que aquello con lo que empiezan a tropezarse se torna espeluznante por momentos. Es un relato con mucho suspense que gira en torno al sacrificio y al instinto de supervivencia que hay en nosotros. Es una fantasía pero también tiene una enorme emoción humana”.

Para desarrollar este concepto, Rodriguez embarcó en la empresa a los guionistas Alex Litvak y Michael Finch, quienes, basándose en un guión que habían escrito anteriormente, se formaron la imagen correcta para unir a estos personajes arquetípicos -asesinos y depredadores de hombres por derecho propio- y hacer que se enfrentaran a los Depredadores extraterrestres. “Nimród y yo, y Alex y Michael, queríamos volver a las raíces: desmontar el argumento y hacerlo muy agobiante”, explica Rodriguez. “Hace años [cuando me contrataron para escribir un nuevo guión de “Depredador”], me dejaron escribir prácticamente lo que se me antojara, pero eso habría resultado demasiado caro. Cuando Nimrod se incorporó al grupo, se sintió atraído por el suspense de la caza que contiene el guión. Hablamos mucho de eso. Yo quería economizar presupuesto y adelgazar el argumento; lograr algo que llegara directamente a las emociones”.

“Cuando Nimród se unió a la empresa, tenía formado un concepto muy claro de la película que quería rodar. Quería que fuera una película de caza por encima de todo”, observa el guionista Michael Finch. “Insistía muchísimo en ello. Dicho sea en su honor, se sentó durante muchos días con nosotros discutiendo no sólo el carácter general de la producción sino el ritmo específico. Tenía mucho que aportar y se mostraba muy vehemente en su deseo de que ésta fuera una película sobria y entretenida.

“El público ha visto la película original de ‘Depredador’ y sabe cómo piensan y actúan los Depredadores. Nuestro trabajo consistía en tomar esa expectativa, aceptarla y, quizá, retorcerla sólo un poco cambiando la naturaleza de la caza y el motivo por el que esta gente son las piezas que hay que cobrar”, dice Finch. “Pero había determinadas convenciones que teníamos que respetar: los Depredadores vienen a por ti; son invisibles; pueden golpear en cualquier momento. Pero también creamos nuevas clases de Depredadores que sorprenderán al público, como perros, halcones y distintos sistemas de armas”.

Los “depredadores” humanos pasan la mayoría de la primera parte de la película sin saber dónde están ni por qué han llegado allí … hasta que se percatan de que ellos son la presa. “Esto es algo a lo que hemos dedicado mucho trabajo con Nimród, cerciorándonos de que esta realización alcance su meta emocionalmente y lo logre con un giro de la trama”, explica Litvak. “Hay que hacerlo de forma emocional, recogiendo la conmoción, la desolación y la desesperanza de los humanos. También pasamos mucho tiempo trabajando en lo que yo llamaría la cadena del descubrimiento, la intensificación que conduce hacia éste de modo que uno tenga la sensación de estar tratando de resolver un misterio”.

A medida que el misterio y el terror se van desvelando, los miembros del equipo de circunstancias que forman los asesinos comienzan a descubrir lo mejor de sí mismos. “Los monstruos de PREDATORS no son forzosamente quienes uno piensa que son”, dice Antal. “La película trata fundamentalmente acerca de un grupo de personas con las que uno no querría pasar un rato y que, en sus propios mundos, son monstruos. Están desorientados, confusos y paranoicos, y se ven lanzados a una situación que no pueden controlar, lo que les resulta aterrador. Los ‘monstruos’ humanos se enfrentan entre sí, sólo para aprender que en la jungla hay un monstruo [extraterrestre] más grande que los espera. Su odisea saca a relucir su humanidad”.

Después que la producción diera comienzo el 12 de octubre de 2009 en las selvas de Hawái, el reparto y el equipo técnico completaron el rodaje de PREDATORS en el centro de Tejas. El director Nimród Antal, junto con su antiguo colaborador Gyula Pados, director de fotografía, se unió a muchos de los miembros habituales del equipo técnico de Rodríguez en las instalaciones de Troublemaker Studios que éste último tiene en Austin. Entre dichos miembros habituales figuran los diseñadores de producción Steve Joyner y Caylah Eddleblute, la diseñadora de vestuario Nina Proctor, el coordinador de especialistas Jeff Dashnaw, los supervisores de efectos visuales Jabbar Raisani y Rodney J. Brunet (éste último de Troublemaker Digital), y Greg Nicotero y Howard Berger de KNB EFX Group, Inc. Ya que la mayor parte del relato se desarrolla en una selva, un departamento de vegetación excepcionalmente amplio, dirigido por el Diseñador de Vegetación Richard Bell, también se convirtió en un componente fundamental de la producción.

El equipo rebosa de admiradores impenitentes de la película original de “Depredador”. “Creo que lo más fantástico que tiene PREDATORS es que éste es un proyecto que siempre ha llevado Robert en su corazón”, afirma el diseñador de producción Steve Joyner. “Esta es una película realizada por incondicionales para incondicionales”.

“A todos nos inspiró el ‘Depredador’ original, añade la diseñadora de producción Caylah Eddleblute. “He estudiado cada fotograma del original. Tenía excelentes imágenes de primer plano: siempre había algo entre el personaje y la cámara. Todo estaba verdaderamente estructurado y tenía una excelente arquitectura. Cuando una se enfrenta a un reto de esa clase, lo que quiere es estar a la altura”.

Los realizadores sólo contaban con diez semanas de preparación para disponer una enorme producción que abarcase a un elenco coral y a numerosos personajes de criaturas dentro de un relato repleto de acrobacias y de acción desbordante; desafiantes exteriores en dos estados; y considerable preparación in situ y complicada construcción de decorados. La tarea no fue menos difícil por el intento de realizar todos los efectos especiales sin ensayos o a puerta cerrada: todos, desde el humo hasta las explosiones pasando por las criaturas y las acrobacias. El equipo de efectos visuales se ocuparía de las partes sin movimiento durante la postproducción.

La productora Elizabeth Avellán atribuye la capacidad de Troublemaker Studios para producir una película de calidad a un precio razonable, al talento y la actitud de sus colaboradores habituales. “Llevamos a la mayoría de nuestro equipo habitual a Hawái porque son asombrosos. Tenemos un ambiente de trabajo que no admite comparación. Fox ha quedado muy impresionada con el proceso de trabajo que tenemos aquí”.

Gran parte del estilo visual de la película quedó definido por sus exteriores y decorados selváticos. “Al principio, Gyula, Steve, Caylah y yo nos sentamos y tratamos de pensar en otras películas que tuvieran escenas épicas de jungla que resultaran visualmente deslumbrantes y complementaran lo que el guión trataba de lograr”, confiesa Antal. “Todos estuvimos de acuerdo en que nuestra selva no podía ser hermosa y exuberante; en vez de ello, tenía que complementar a los personajes de los Depredadores y el argumento. Logramos gran parte de nuestro objetivo gracias a la iluminación y a la composición, pero los exteriores de selva que encontramos eran impresionantes”.

Para dar con los exteriores de selva extraterrestre que complementaran a la perfección los decorados y los exteriores de Tejas, los realizadores tuvieron en mente exteriores de Puerto Rico, México en incluso China, antes de decidirse por numerosos lugares cerca de Hilo (Hawái). “Geológicamente, la Gran Isla es una de las de formación más reciente, por lo que tiene un terreno muy escarpado y una vegetación irrepetible”, asegura Joyner. “Los exteriores resultaban muy extraterrestres, muy extremos y era muy difícil trabajar en ellos”.

Los exteriores hawaianos tenían que confluir visualmente con los de Texas y con los complicados decorados de la Selva y el Campamento de Caza que estaban siendo construidos en Austin, en las instalaciones de Troublemaker Studios. Después de una breve pausa para trasladar al elenco, a los técnicos y el equipo desde Hawaii, la producción se reanudó en Austin (Texas) en uno de los decorados más grandes jamás construidos en la historia cinematográfica del estado. Numerosos decorados adicionales de interiores, construidos en los platós de Troublemaker Studios, así como en los cercanos Austin Studios, proporcionarían protección contra una variedad de tiempo inhabitualmente malo que incluyó lluvia, un frío extremo y nieve.

El aparcamiento trasero de Troublemaker acogió un gigantesco decorado exterior de cincuenta metros por treinta que reproducía el Campamento de Caza de la Jungla. “Al crear nuestro campamento de caza, [la diseñadora de producción] Caylah [Eddleblute] y yo hicimos físicamente una ronda como si fuéramos los Depredadores”, dice Joyner. “Nos preguntábamos a dónde llevarían los Depredadores a sus piezas. Dónde las limpiarían. Cómo conservarían las pieles, los huesos y los trofeos que consiguieran. En consecuencia, diseñamos zonas independientes dentro del campamento para todo eso, de modo que si uno fuera un Depredador se sentiría en casa. El campamento de caza es aterrador; todo ha sido diseñado para tener un aspecto peligroso”.

“Una de las fundamentales instrucciones dadas por Nimród el primer día fue: ‘Quiero que el Campamento de Caza parezca un cuadro de El Bosco; tiene que ser un infierno [como el imaginado por el artista]’”, explica Eddleblute. También el director de fotografía Gyula Pados contribuyó a lograr el infernal aspecto del decorado. “La forma como Gyula fotografió el campamento de caza resulta casi hermosa”, afirma Rodriguez. “La iluminación es suave, como si tuviera una bóveda de árboles encima; pero el humo de las llamas le da un toque de misterio”.

Como el relato se desarrolla en la jungla, el departamento de vegetación dio comienzo a su trabajo con meses de adelanto sobre la mayoría del equipo técnico. En julio comenzaron a reunir material botánico en medio del calor de Texas y trabajaron durante lo más crudo del invierno ocupándose de cada extremo que afectase a todo; desde las plantas pequeñas a los grandes árboles. Paisajistas e invernaderos de Austin ayudaron a la producción a conseguir la vegetación viva. Tres camiones de dieciocho metros cargados con aproximadamente cuatro mil plantas tropicales y exóticas fueron inicialmente transportados desde Florida, incluidas mil doscientas macetas de hierba de unos dieciocho litros de capacidad.

Como era invierno, el departamento de vegetación también utilizó miles de kilos de seda, algunos montados sobre bases portátiles. “Acabamos grapando alrededor de un millón y medio de hojas en grandes árboles falsos”, explica el diseñador de vegetación Richard Bell. “Una de las primeras cosas en las que nos centramos fue el campamento principal de caza. Durante mes y medio aproximadamente, tuve a un equipo de diez miembros recorriendo Texas y recolectando material que posteriormente sería empleado como atrezzo. Antes del rodaje, dispusimos de alrededor de una semana para decorar la parte de la jungla donde se halla el campamento de caza después de que la cuadrilla de construcción hubiera completado todos sus elementos. Teníamos todas clases de cedros y robles quemados, y de troncos muertos”.

Las armas son una parte importante del universo “Depredador”, pues definen tanto a los cazadores humanos como a los extraterrestres. Royce lleva un machete que es casi igual al que blandía el personaje de Arnold Schwarzenegger, Dutch, en la primera película; hasta es obra del mismo cuchillero, Jack Crane. El equipo de armas también fabricó cuchillos de desollar, lanzas, hachas, trampas, corazas y un machete para Stans. Joyner asegura que “para los Depredadores, todo gira en torno a su habilidad venatoria. Ponen a prueba su capacidad con otras especies. No se trata, por tanto, de dominar a una especie con armas o tecnología mejores. Son unos puristas. Tratamos de mantenernos fieles al legado de la película original”.

Texto original y traducción de Twentieth Century Fox.

Notas de producción de “Predators” – Copyright © 2010 Twentieth Century Fox y Troublemaker Studios. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



 
Trailers Actualidad Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Destacados:  Estrenos del 22 de septiembre | Primer tráiler de "Tomb Raider" (2018) | Fiesta del Cine: 16 a 18 de octubre

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.