Son of a gun


Película:
Son of a gun. Dirección y guion: Julius Avery. País: Australia. Año: 2014. Duración: 108 min. Género: Acción, drama. Reparto: Ewan McGregor, Brenton Thwaites, Alicia Vikander, Matt Nable. Producción: Timothy White. Estreno en España: 29 Mayo 2015.


Sinopsis

Encerrado por un delito menor, el joven JR aprenderá rápidamente las duras realidades de la vida en prisión, y que para sobrevivir dentro hay que buscar protección. Pronto se encontrará bajo la atenta mirada del criminal más famoso de Australia, Brendan Lynch, pero ese amparo tiene un precio. Lynch y su equipo tienen planes para su joven protegido: tras salir JR en libertad, deberá a Lynch con su plan de fuga. Poco a poco se verá envuelto en una red criminal  y cuando las cosas comienzan a ir mal JR se encontrará en una encrucijada cuestionándose en quién puede o no confiar.


Cartel

Son of a gun - cartel


Tráiler

Son of a gun - tráiler español


Noticias


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Son of a gun” © 2014 Altitude Films, Media House Capital y Southern Light Films. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



2 - Ignacio Maza - 13:36 - 16.12.15

Una película que comienza con intensidad, incluso se podría decir de manera brillante, pero en mi opinión se desvanece con convencionalismos de organizaciones criminales y con un McGregor demasiado profeta por decirlo de alguna forma.



1 - lourdes lulu lou - 11:54 - 31.05.15

“Las cosas no son como imaginas”; lo que no es imaginación, sino infatigable verdad que desearía se agotara, es que ante un paseo por prisión, atraco a la vista y romance entre medias te aburres como no esperabas, observas las amenazas, peleas, tiros, enfrentamientos, huidas y esperanzas de éxito más anodino y apagado, ridículo y triste que una tortuga en intento de carrera, acelerada desgana que no se interrumpe en ningún momento y cuyo cacique y alumno aventajado es tormento inesperado de ausencia de motivación, despreocupación por su aventura y escaso interés ante su resolución.
¿Dónde dejó, Julius Avery, el alma de esta película¿, ¿su personalidad e identidad propia para evitar convertirse en un desfile de hechos y actos sin esencia, espíritu o carácter?, de dos cortos da el salto al largometraje olvidando que aquí hay más minutos que rellenar y que la intensidad, frenesí e incertidumbre hay que mantenerla durante ¡todo el trayecto!; Ewan McGregor de pretendido ladrón, con supuesto estilo y firmeza pero a quien le falta porte, fuerza y atracción por su persona e historia, un joven novato, de señuelo para jugar al ahorcado, que rueda sonámbulo y perdido recibiendo órdenes y ejecutando lo dicho como quien va a comprar a la tienda con la lista hecha, mirón sin garra ni chispa que ocupa el lugar del comodín que aspira a ser exclusivo jefe y, un proyecto de robo poco inspirador, ni cautivador ni penetrante, que se mira y absorbe con la misma pasión que observar a los abuelos del parque jugando a la petanca, sólo que aquí se sustituye por una estratégica partida de ajedrez que intenta aportar talento e ingenio a lo que es plano, alicaído y desganado.
Dos monos, el chimpacé y el bonobo, completamente diferentes, unos agresivos y crueles pelean por el territorio, los otros se dejan coger por su empatía, amabilidad y compañerismo, debilidad o fuerza según se estime, tú tienes que descubrir a quién perteneces…, discurso profundo, de marcado calado, que posee energía y nervio entre rejas pero se desinfla al salir de ellas, que suena a patético vacío cognoscible sin contenido reflexivo sobre el que pensar donde nada ni nadie les libra del fiasco emocional que supone verles actuar, recitar sus sentencias, moverse con esfuerzo y entrega y que tanto empeño se quede en descuidada oportunidad para sentir, vibrar o fascinarse por algo más alla de su dinámico escaparate.
Nula presión de tensión ausente que, para lo poco que se le ocurre aparecer, cuando surge y asoma la cabeza, la esperada acción, adrenalina y entusiasmo no llega a ninguna parte, juego del gato y el ratón donde cambian los roles y las persecuciones, lo que no varía es la indiferencia por quién vive, quién manda, quién tiene el oro o quién se supone lleva la batuta o es “el padrino”; el submundo de la delincuencia a alta escala, de los negocios turbulentos y de las deudas impagadas que apenas levanta pasión, imán o un razonable sabor, gusto comedido donde nadie se fía de nadie, ni tú tampoco de que, esta producción australiana, cumpla con su labor más lejos de una limitada corrección que no marca ni cumple con las perspectivas levantadas.
Se ahoga y aprende a nadar pero no consigue hacerlo con arte y esmero, escasez es la palabra que mejor la define, juega, apuesta y, aunque no pierde lo invertido, éste es tan pobre y nimio, que las ganacias no cubren para disfrutar de ellas con amplitud y ganas, pequeña incómoda caries que al principio apenas se observa o molesta pero que coge tamaño por el camino hasta arruinar el diente entero por no haber sido corregida y estirpada a tiempo.
“Son of a gun”, sólo que la pistola es de bajo calibre, con balas de fogeo, mucho susto, ruido y alboroto pero no se hace con nadie ya que, tras el inicial impacto y primeros minutos expectantes, todo se diluye y queda en espectáculo que no engancha, teatro que no seduce, circo de malabarismos que logra el mínimo requerido al arriesgar poco y dejar, fuera de su oferta, al olvidado y arrinconado corazón marchito.
La parte buena -o mala, según se entienda-, ni te inquietas ni sufres pues en conjunto es insuficiente, pasable si se quiere aunque, ante tal conformismo y condescendencia, más carisma y eficacia ¡que me estoy quedando helada!
Me reitero, aún con peligro de pesadez y redundancia, escasa.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.