St. Vincent


Película:
St. Vincent. Dirección y guion: Theodore Melfi. País: USA. Año: 2014. Duración: 102 min. Género: Comedia dramática. Interpretación: Bill Murray (Vincent), Melissa McCarthy (Maggie), Naomi Watts (Daka), Chris O’Dowd (Geraghty), Terrence Howard (Zucko), Jaeden Lieberher (Oliver). Producción: Peter Chernin, Theodore Melfi, Fred Ross y Jenno Topping. Música: Theodore Shapiro. Fotografía: John Lindley. Montaje: Sarah Flack y Peter Teschner. Diseño de producción: Inbal Weinberg. Vestuario: Kasia Walicka-Maimone. Distribuidora: eOne Films Spain. Estreno en España: 12 Diciembre 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.


Sinopsis

Maggie es una madre separada que se muda a Brooklyn con su hijo de doce años, Oliver. Al tener que trabajar muchas horas, no le queda más opción que dejar a Oliver al cargo de su nuevo vecino, Vincent, un jubilado cascarrabias aficionado al alcohol y a las apuestas. Pronto, una peculiar amistad florece entre esta improbable pareja. Junto a una stripper embarazada llamada Daka, Vincent conduce a Oliver por todas las paradas que conforman su rutina diaria: las carreras de caballos, el club de striptease y su bar habitual. Pero mientras Vincent cree que ayuda a Oliver a hacerse un hombre, Oliver comienza a ver en Vincent algo que nadie más ve: un hombre incomprendido de buen corazón.


Imágenes

St. Vincent - imágenes de la película


Tráiler

tráiler español de 'St. Vincent' (2014)


Crítica


Reportaje


Noticias


Imágenes, tráiler y sinopsis de “St. Vincent”, película distribuida en España por eOne Films Spain © 2014 Chernin Entertainment, The Weinstein Company, Crescendo Productions y Goldenlight Films. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - josu - 22:48 - 22.12.14

Cine comercial de fácil digestión. Merece la pena. Y si además sale la Naomi Watts, de los rostros mas bellos del cine, se disipan todas las dudas. Hala: todos al cine.



2 - Merovingio - 19:05 - 15.12.14

Cualquier película con Bill Murray vale la pena verla y “St. Vincent” no es una excepción.



1 - lourdes lulu lou - 14:09 - 14.12.14

Objetivo: placer inocente de gusto sin sarna.
El refranero dice “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” pero…, ¿y si lo conocido es genial y lo por conocer adivinación fantástica de apetecible gusto y encanto por venir?
Tras las tres primeras escenas de un personaje uraño y desagradable, de constantes palabras malsonantes e insultos atronadores, cabreado con la vida e infeliz consigo mismo no es difícil adivinar la evolución que sufrirá dicho individuo y el cambio positivo que ofrecerá conforme avanza; cuando surge su compañía femenina embarazada que trabaja como dama-de-la-noche es de libro anticiparse a su benévola relación y despliegue acordado de cuidado mutuo; la aparición de la necesitada vecina divorciada con hijo desvalido a cargo es futurible relación de amistad querida y fantástica retratada con adivinación pasmosa y…, es decir, un argumento clásico, muchas veces visto y obvio en su resolución, que no por ello deja de seducir, encantar,amendrentar cálidamente y gustar con comodidad pasmosa de digestiva aceptación.
Un excelente y divino Bill Murray que se explaya con total libertad y confianza en su magnífica interpretación cautivadora de deleite ininterrumpido en sus mejores capacidades escénicas y a quien, una esplédida adosada Naomi Watts, un lindo Jaeden Lieberher de gancho para despertar de una somnolencia dañina y revivir el mejor espíritu de solidaridad y ayuda mutua y, una correcta Melissa McCarthy son excusa de cortejo necesario para desplegar todo su talento, destreza y habilidad veterana en un papel exquisito que ni los dioses hubieran escrito más acorde pensando en él,
Traje resultón, conocido y familiar cuyo patrón es copiado de muestras anteriores que no aporta novedad alguna ni sugerencia no prevista pero, de apetencia confortable, holgada y gustosa, espectáculo grato de diversión tenue y relajada visión generosa en su calidez y entregada simpatía, de recepción amable y entonada sintonía que camina sin sobresaltos, con la dosis medida de distracción standard y ternura emotiva acoplada al formato requerido hasta llegar a puerto seguro donde desembarcar de una atracción tradicional de pasos de memorización recordada pero que sigue siendo entretenida y válida para esparcimiento breve y ligero sin complicaciones de restos que acaparen y atosiguen el pensamiento.
Jack Nickolson tuvo a su vecino gay con incordio de perro fino incluido en “Mejor…,imposible”, Clint Eastwood tuvo a su familia asiática viviendo al lado para ablandar su duro y castigado corazón en “Torino”, en esta ocasión, Theodore Melfi, se sirve de una desconsolada madre desesperada, de una prostituta rusa preñada y de un niño sereño, conformado, de sentida madurez que acepta sin queja las condiciones que marcan su movilidad y nuevo destino y un gato, por supuesto, un guión preparado para la fiesta y el desmadre limitado, de estructura controlada-pasos medidos al detalle-explosión supervisada para no desbordar sus acertados efectos donde se obtiene un convite ameno con música avenida, tierna sensibilidad y un baile gracioso, dulce, entrañable y entretenido que baraja un poco de todo, un renombrado santo del día que tuvo suerte en las carreras, que dejó de fumar en presencia amiga, que cambió el alcohol por la coca-cola y la amargura por el llanto de un niño, su paupérrima soledad por nueva comitiva de presencia alegre que ilumina un hogar que retorna al júbilo y alborozo y un ingratitud devoradora de sangre por cariño, cordialidad y amistad eterna.
Su finalizada aflicción se espera sin ardor ni escozor pero con proyectada ansia y deseo para aplaudir esa felicidad recompensada por ser buena persona y un sacrificado ser que, a regañadientes, lo da todo por los demás, cuento propio para las fiestas que se aproximan, para ver en compañía dispar, que no estropea su apagada diversidad ni la carencia de originalidad, de tibieza climática que se abraza sin remordimiento y se disfruta con complacencia de ser más de lo mismo pero realizado con gusto, arte y esmero.
Un cascarrabias necesitado, un papa Noel con uniforme, mochila y deberes, unos renos adultos de confabulación presente y un párroco-profe molón para una fábula navideña de buenas intenciones, deseadas emociones, voluntad positiva y ejemplarizante ligero sermón final donde las buenas obras se recompensan y la justicia divina reparte solidaridad equitativa a quien se lo trabaja.
¡Es Navidad!, ¡porque no ser optimista, ingenuo y risueño, creer en los milagros y en una justicia celestial que otorga a cada cual lo que merece!
Suéltate, déjate llevar, márcate un baile, tararea la letra de la canción, sueña con que todo es posible y permite envolver tu corazón con afecto y estima no empalagosa, es fácil de hacer y sienta estupendamente.
Silvina Magari canta “mamá, mamá, mamá llama a los bomberros…, “que vuelvo a creer en imposibles, “mamá, mamá, mamá llama al médico…” que mi corazón se acelera de emoción ante unas bonitas creencias que endulzan mi áspera esencia áun no marchita.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.