El jugador (The gambler)


Película:
El jugador. Título original: The gambler. Dirección: Rupert Wyatt. País: USA. Duración: 111 min. Género: Drama. Interpretación: Mark Wahlberg (Jim Bennett), Brie Larson (Amy), Jessica Lange (Roberta), Michel K. Williams (Neville), John Goodman (Frank). Guion: William Monahan; basado en el guion de James Toback para la película ‘The gambler’ (1974). Producción: Robert Chartoff, Stephen Levinson, Mark Wahlberg e Irwin Winkler. Música: Jon Brion y Theo Green. Fotografía: Greig Fraser. Distribuidora: Paramount Pictures SpainEstreno en España: 1 Enero 2015. Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.


Sinopsis

Mark Wahlberg interpreta a un profesor de literatura de la universidad con un grave problema: le gusta demasiado apostar, tanto que se puede llegar a considerar una adicción. Debido a su ludopatía, el profesor ahora tiene muchas deudas que saldar, deudas que le conducen hacia una nuevas amistades para nada recomendables. El protagonista no sabe cómo pagar el dinero que debe y ya no tiene a quién acudir, por lo que se encamina a los bajos fondos de la ciudad en busca de una salida, pero allí no encontrará más que nuevos problemas.


Imágenes

El jugador (2014) - imágenes de la película


Trailers

El jugador (2014) - tráiler español


Noticias


Enlaces


Imágenes, tráiler y sinopsis de “The gambler (El jugador)”, película distribuida en España por Paramount Pictures Spain © 2014 Paramount Pictures y Winkler Films. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



4 - susana manchoo - 19:39 - 03.06.15

Pelicula con un Gran reparto pero…. le falto sentido al final.



3 - alejandroo - 20:20 - 29.05.15

Mark Wahlberg intentando actuar…..un bodrio horripilante



2 - josu - 2:57 - 23.01.15

Por desgracia, la realidad supera la ficción.



1 - lourdes lulu lou - 16:30 - 19.01.15

“Creo que eres la clase de tipo a quien le gusta perder”
¿Soy un jugador compulsivo, un profesor deprimido, un suicida en potencia, un filósofo en decadencia, un escritor sin inspiración, un falso cantamañanas, un fraude bufón que crea espectáculo, un bailarín acróbata sin escenario…, me importa algo, tiene la vida sentido?, soy el que ha sido vencido por la desgana y deja en manos de la azarosa y caprichosa fortuna, la elección de mi destino.
Mark Walhberg jugando a ser un hamlet moderno sobre ser o no ser, sobre abandonar si no se puede aspirar a todo o continuar en el bucle agónico de una existencia agotada que mata el espíritu, con mucha verborrea cínica gratis vendida como sinceridad aplastante y un look informal y casual como a quien no le importa pero, muy bien preparado y elaborado que ¡ni George Clooney con su Emidio Tucci tumbado en el sofá de su casa!, próxima portada de Vanity Fair.
Hace tiempo que dicho actor intenta desmarcarse de su imagen de puños, bofetadas y golpes e intenta demostrar que sabe actuar, que es más que un cuerpo musculado de presencia ruda y, aunque pone mucha voluntad, su cara de póker repetitiva no varía en exceso de filme a filme amén que son evidentes sus carencias y limitaciones interpretativas pero, con todo, válido intento que el mismo financia -así no se discute que yo soy el protagonista- sobre el remake del 74 donde un James Caan le pega mil vueltas y se lo cepilla para merendar en relación a la fuerza de voluntad de motivación añorada por la eclipsada desaparición de su carisma para caminar y hacer vida.
Este pretendido retórico de porte “Miami Vice” y actuación desentendida que busca perderlo todo, llegar al límite de la cumbre para vaciarse y volver a empezar de cero, señorito bien de buena posición, economía solvente, facilidad en la vida y talento desperdiciado que no soporta su propia compañía y lleva el relativismo a su extremo de valor absoluto que anula su sentido atrapa por momentos/suelta rienda por otros creando una seguida extraña por su inicio de complacencia nunca completamente rematada que deja un aire pretencioso de altivez sobre el significado de la existencia y la pérdida de rumbo y perspectiva cuando todo vale lo mismo/nada alcanza tus ganas.
Discusión auto-inflingida sobre el reparto injusto de valores, habilidades, talento, opciones en la vida que pretende recharzar y destruir cuando ésta le convinó a dar, lucha desesperada y frenética consigo mismo y el mundo de vorágine y altruismo petulante flanqueada por una, aún brillante, Jessica Lange y por matones de todos los colores que observan con atónita curiosidad el descenso destructivo y sin sentido de quien, no entienden cual es su problema si lo tiene todo para ser feliz, siendo esa la gran cuestión pues puede que no lo quiera todo y prefiera un vacío de carencias y nulidades para empezar a moldear desde su base.
Liberación no muy bien entendida ni plasmada con gran eficiencia, con algunas secuencias logradas de interés conseguido y otras para proceder a su desinstalación y renovación, música apetecible y escenas ralentizadas en el espacio y tiempo para reforzar la tragedia subversiva de quien ya no se alimenta de subversión alguna y sólo es un cuerpo sin espíritu ni alma deambulando hacia su propio fin/principio de todo.
“¿Es el juego o el dinero, la fama o la virtud?, es el rechazo de su figura, alquimista en busca de un nuevo equipaje para descubrir que no puedes librate de ti mismo, antología filosofal de vida exterminada/supervivencia elegida que no caldea lo suciente para satisfacer plenamente pero tampoco decepciona, un galimatías escénico y verbal que no tiene la comprensión o fuerza necesaria para endulzar el estómago y evitar perderse entre su desconcierto emocional y teatralización radical potenciada en exceso aunque, tampoco hace feo, indiferencia ocasional mezclada con mayor seducción sugestiva para un tono neutro lejos del notable de su original, de la cual nace.
Guión, en ocasiones, pomposo y fanfarrón, que adolece de modestia más auténtica y peca de complicación innecesaria en su verborrea dialogante, exceso apalabrado de ocurrencia no siempre lograda ni contenido firme de evidencia plena que contamina los tramos provechosos del camino, ¡Keanu Reeves le ponía más ganas y sabor como jugador ruinoso y destructivo!
“El genio es magia, no material; sin magia, por mucho que lo desees, no se hará realidad”, locura absurda de una carrera sin aliento, martirio agónico hacia la negación buscada para hallar que la ansiada meta de descanso, alivio y respiración te lleva a un punto de inicio de esa esperanza y previsión de futuro que renace de su frustrada quema incontrolada donde algo vuelve a importar y a ser motor mecánico de arranque y conducción.
La realización y composición es aceptable aunque mejorable.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.