El médico alemán (Wakolda)


Película:
 El médico alemán. AKA: Wakolda. Dirección y guion: Lucía Puenzo. Países: Argentina, Francia, España y Noruega. Año: 2013. Duración: 93 min. Género: Drama. Interpretación: Àlex Brendemühl (Mengele), Alan Daicz (Tomás), Natalia Oreiro (Eva), Florencia Bado (Lilith), Diego Peretti (Enzo), Guillermo Pfening (Klaus), Elena Roger (Nora). Guion: Lucía Puenzo; basado en su novela. Producción: Lucía Puenzo. Música: Daniel Tarrab, Andrés Goldstein y Laura Zisman. Fotografía: Nicolás Puenzo. Montaje: Hugo Primero. Diseño de producción: Marcelo Chaves. Distribuidora: Wanda Visión. Estreno en Argentina: Agosto 2013. Estreno en España: 11 Octubre 2013.


Sinopsis

Año 1960, un médico alemán conoce a una familia argentina en una desolada región de la Patagonia y se suma a ellos, en caravana, por la ruta del desierto. Esta familia modelo aviva su obsesión por la pureza y la perfección, en particular Lilith, una niña de 12 años, demasiado pequeña para su edad. Desconociendo la verdadera identidad del alemán, al llegar a Bariloche, Enzo (Diego Peretti) y Eva (Natalia Oreiro) lo aceptan como primer huésped de la hostería que poseen, a orillas del lago Nahuel Huapi. Aunque el extraño personaje les genera a los anfitriones cierto recelo, progresivamente se verán seducidos por sus modos, su distinción, su saber científico y sus ofertas de dinero… hasta que descubren que están viviendo con uno de los criminales más grandes de la historia.


Cartel


Tráiler


Enlaces


Imágenes, tráiler y sinopsis de “El médico alemán”, película distribuida en España por Wanda Visión © 2013 Historias Cinematográficas, Wanda Visión, Pyramide Productions, Hummel Film y Moviecity. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - Ariel - 20:38 - 03.07.14

Muy buena , felicidades nada que ver con “crei que iba a haber una fiesta”



2 - pablo - 2:49 - 08.11.13

me gusto,,,es la pelicula que argentina manda a los premios goya,,y oscar,,,,,,



1 - Mirta Guelman - 12:34 - 05.10.13

El film Wakolda y el eco de nuestras tendencias “eugenéticas” publicado como:
Las tendencias “eugenéticas”
Por Mirta Guelman de Javkin.- Tal vez Lucía Puenzo, con “Wakolda”, no sabe lo que es capaz de generar: sería bueno que se utilice su filme para motivar a los más jóvenes a indagar sobre genética y epigenética y comiencen a luchar contra la discriminación.
http://www.elciudadanoweb.com/las-tendencias-eugeneticas/
Cuando hacía neonatología (todos los pediatras abordábamos esta etapa), al mostrar los recién nacidos a sus familiares, oía y registraba en sus historias las primeras frases que despertaban sus aspectos. Expresaban sin filtros, sus deseos de “parecidos”, “perfecciones” y “purezas familiares”, alimentando fantasías de futuros fracasos o éxitos. Ni hablar de la desilusión, el horror y la bronca al diagnosticar rasgos compatibles con posibles trastornos genéticos.
No se si Lucía Puenzo, tiene conciencia de todo lo que es capaz de movilizar Wakolda.
Dibuja un Mengele obsesionado por “corregir” la altura de una niña púber e intervenir sobre el embarazo de “zwillingen” (gemelos) de su madre (Natalia Oreiro) auténticamente alemana, “cruzada” con un padre de sangre mezclada. No está en un campo de concentración, pero continúa con sus intentos eugenéticos, seduciendo y comprando la familia, para poder usarlos en sus experimentos. La espía del Mossad (Elena Roger), lo descubre y denuncia, pero todo continúa…
No muestra Auschwitz, donde Mengele recibió el título de “Ángel de la muerte”, pero subraya su impecable apariencia y sus estrategias seductoras, como declaraban las prisioneras, una de ellas Eva Mozes Kor refería. “Realmente no pienso que Mengele tuviera remordimientos por lo que hacía… Siempre se lo veía bien vestido, perfumado y creído de su rol de investigador científico, así justificaba lo que hacía. Nos inyectaba diferentes sustancias, hasta cinco juntas y documentaba prolijamente lo que observaba. Demasiadas veces moríamos…”. Se calcula que mataba 60 personas por día, experimentando y luego realizando autopsias, para confirmar sus teorías. Continuó actuando sin límites, hasta el final de su vida. En Wakolda se documenta el momento en que elige el nombre Helmut Gregor, para huir al Paraguay.
Puenzo, apela al gris y oscuro escenario del invierno patagónico como contexto y exprime al máximo, su capacidad de comunicar fuertes mensajes a través de imágenes. La serialidad de las muñecas rubias e idénticas, que hace fabricar Josef Mengele (Álex Brendemühl), en cantidades redituables, marca la distancia con las artesanamente creadas por el padre (Diego Peretti) y justamente la más diferente es la preferida por su hija Lilith (Florencia Bado).
El Holocausto, fue una muestra de lo que puede llegar a ser y hacer, el ser humano no humanizado, pero este horror tuvo su genealogía. El eugenismo, nació en la mente por del primo de Darwin: Francis Galton, en el 1900. Alcanzó tal nivel de aceptación que hasta se puso de moda el nombre “Eugenia”. Es larga su historia, no solo la Alemania Nazi, se impregnó de ella.
La escuela a la que asistían los niños del film Wakolda, aplica la ideología “eugenética”, pero también la nuestra tiene parte de ella. Por ejemplo, cuando seleccionamos “superioridades” intelectuales y físicas. Cuando las instituciones educativas examinan, centrifugan o expulsan a “los peores”, cuando inventa jerarquías o rangos comparando notas y eligen a los “mejores”, ignorando que cualquier niño o adolescente, tiene capacidad de desarrollar lo intelectual, físico y emocional, si el medio ambiente estimula y se compromete con sus crecimientos. También cuando una familia obliga a sus hijos a concurrir a escuelas, contextos recreativos y seleccionan sus parejas, según religión, estrato social, o aspectos físicos y ni hablar de los que pretenden eliminar la reproducción “disgenética”, considerando a los “desviados” (congénitos o adquiridos) como descartados.
Ojala se utilice este excelente film para motivar a los más jóvenes a indagar sobre genética y epigenética y comiencen a luchar contra la discriminación y la necesaria asimilación, que mejora la especie humana y apaga los dolores provocados por nuestras tendencias “eugenéticas”.

Mirta Guelman de Javkin



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.