Whiplash


whiplashPelícula:
Whiplash. Dirección y guion: Damien Chazelle. País: USA. Año: 2014. Duración: 106 min. Género: Drama. Interpretación: Miles Teller (Andrew), J.K. Simmons (Fletcher), Melissa Benoist (Nicole), Paul Reiser (Jim), Austin Stowell (Ryan), Nate Lang (Carl). Producción: Jason Blum, Helen Estabrook, Michel Litvak, David Lancaster. Música: Justin Hurwitz. Fotografía: Sharone Meir. Montaje: Tom Cross. Diseño de producción: Melanie Jones. Vestuario: Lisa Norcia. Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España. Estreno en España: 16 Enero 2015. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.


Sinopsis

“Whiplash”, un de las grandes sorpresas del año, nominada a 5 Oscars (incluyendo Mejor Película) y vencedora en el Festival de Sundance 2014.

Andrew Neiman es un joven y ambicioso baterista de jazz, absolutamente enfocado en alcanzar la cima dentro del elitista conservatorio de música de la Costa Este en el que recibe su formación. Marcado por el fracaso de la carrera literaria de su padre, Andrew alberga sueños de grandeza, ansía convertirse en uno de los grandes. Terence Fletcher, un instructor bien conocido tanto por su talento como por sus aterradores métodos de enseñanza, dirige el mejor conjunto de jazz del conservatorio. Fletcher descubre a Andrew  y el baterista aspirante es seleccionado para formar parte del conjunto musical que dirige, cambiando para siempre la vida del joven. La pasión de Andrew por alcanzar la perfección rápidamente se convierte en obsesión, al tiempo que  su despiadado profesor continúa empujándolo hasta el umbral de sus habilidades e incluso de su salud mental.


Imágenes

whiplash imagenes


Tráiler

whiplash trailer


Crítica


Reportaje


Noticias


Imágenes, tráiler y sinopsis de “Whiplash”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2014 Blumhouse Productions, Bold Films y Right of Way Films. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



11 - Kusobozu - 14:02 - 17.08.15

Lo que me reflejó esta película fue, “Llorá y pataleá que lo vas a conseguir todo”.
Para que la película fuese más interesante, el final tuvo que haber sido más diferente; como por ejemplo, que, el alumno termine en la ruina; que termine suicidándose o que, mate al profesor y se suicide.



10 - Kusobozu - 21:24 - 16.08.15

Muy sobrevalorada. De esta película, me quedo con la batería y el Jazz. Nada original. Además de tener un final berreta. Me quedo con Full Metal jacket y El Cisne Negro.
Le doy un 8; pero, no por la película; sino, por lo musical, especialmente, por la batería.



9 - Ciudadanos Kine - 13:01 - 24.02.15

Dice Paul Carvel, un escritor y editor belga, que “La pasión es una obsesión positiva, mientras que La obsesión es una pasión negativa”, y ahí radica la esencia de esta sensacional y cuidada película. La delgada línea entre la pasión y la obsesión, agarrar la vida o que ella te agarre a ti. Whiplash refleja una historia real como la vida, una historia que afecta a miles de personas de cualquier profesión, que consideran que el amor que sienten por lo que hacen está por encima del amor que sienten hacia sí mismos. Un manual de cómo entrar en una espiral de autodestrucción dentro de un juego en el cual sólo tienes una carta y lo apuestas todo a ella.
http://www.ciudadanoskine.com/2015/02/whiplash-o-como-jugarselo-todo-una-carta.html



8 - martin - 21:00 - 14.02.15

es una pelicula hecha para los vagos que triunfan,la pelicula esta muy lejos de lo que es ser musico….soy musico.



7 - tete - 20:38 - 27.01.15

Una película impresionante, mantiene la tensión de principio a fin, un protagonista que busca el reconocimiento a su trabajo, acompañado de un esfuerzo y calidad por encima del resto de sus compañeros de batería, encontrando sin embargo la frustración por parte de un impretinente profesor e indiferencia por parte de su familia. Cuando no basta con ser bueno, cuando sólo vale ser el mejor cueste lo que cueste…. película única y no me extraña nada el 10 que le han puesto de nota los críticos a esta cinta porque es inmensa en todos los sentidos



6 - MACIÀ - 19:52 - 26.01.15

Una cinta que recomiendo para todo el que quiera pasar por una experiencia desconcertante y llena de una angustia que te enriquece en torno a los límites de la renuncia y la abnegación. (8,5/10)
http://bit.ly/1th3X52



5 - lourdes lulu lou - 16:32 - 22.01.15

“Bravo por la música, que derrama lágrimas y después sonrisas despertando al amor…,bravo por la música, dama hermosa y cándida, lánguida, enigmática y a veces ciclón” todo un clásico cantado por Juan Pardo.
La magia de tocar un instrumento, el arte de crear vida de aquello que permanece inerte y apagado, cuando el placer se convierte en deseo obsesivo, la pasión transformada en locura desmedida sin control, la dificultad de graduar el talento, la inteligencia de conocer los límites, la impotencia de no alcanzar la meta, la adrenalina de superar las expectativas, el desconsuelo de no ser valorado, la admiración convertida en puñal que hiere, el abandono como descanso anímico, la inquietud perturbadora de no ser mediocre, el anhelo de ser un genio, cuando toda tu vida gira en torno a ser el mejor y te olvidas de disfrutar y saborear el camino no importa si llegues o no.
Un profesor y un alumno, sargento de hierro uno, elegido mandatario de descubrir y decidir quien vale o es rechazado, el otro desesperado chaval por un reconocimiento y ovación que le llevan a extorsionar la habilidad hermosa de la creación artística, el encanto de leer una partitura y casi matar a ese ruiseñor delicado que cree en sí mismo y conoce su valía, una relación expuesta con la exagerada tensión y abrumadora tirantez de que el dolor es imprescindible para el triunfo, que el sacrificio hasta desfallecer y que sangren las manos es requisito a pagar por los elegidos, por los grandes, por los únicos que serán recordados y pasarán a la historia discurso, por otra parte, más apetecible en el rostro y bastón inolvidable de Lydia Grant, profesora de danza y baile de la añorada “Fama”.
Este cisne, no del todo negro, rítmico pasa por los pasos previstos: deseo, ansiedad, descubrimiento, alegría, trabajo, extenuación, consumición, mortificación, pérdida de la cordura, distorsión de la realidad, agresividad propia, desesperación elevada a descontrol y enfermedad…, todo ello expuesto con la sabiduría preferente de que la melodía, su dedicación y entusiasmo sean lo importante y a destacar por encima de esa noria sofocante de estímulos y vejaciones llevada al límite máximo de unos sentimientos plasmados con percepción agria y desapacible que mantienen la opresión del momento, dureza ofensiva y molesta que roza el maltrato psicológico y un atractivo masoquista de observar como se desvirga la pureza y se distorsiona un sano objetivo elevado a cima gloriosa que conquistar.
Preferentemente prefiero el estilo de “Once” con más oportunidad y gracia para apreciar y degustar el amor y pasión por este delicioso arte, palpable sencillez sin tanto giro mareante de señuelo motivador; aquí se reconoce el loable y soberbio trabajo de J.K. Simmons como martirizante educador que tiene el privilegio y la potestad de ver y encontrar al nuevo Hendrix de la batería en el presente/exquisito futuro por delante, despiadado y cruel por momentos/el más leal apoyo animador en otros, necesario y orgulloso ogro que sólo deja ver su amabilidad si te ganas su respeto y admiración, un elogio arduo de conseguir sólo al alcance de unos pocos dispuestos a dejarse la piel, el corazón y la razón por la cual luchara fervientemente, como un loco poseso, un genial y meritorio Miles Teller que representa la inocencia de amar tu arte llevado al algotamiento de destruirlo y odiarlo, desmadre psíquico de herida física y aborrecimiento mental donde todo tu estimable coraje e ilusión querida es vapuleada por el aprecio equivocado de buscar el halago y alabanza de los demás y olvidar el tuyo.
Se trata de acústica -bombo, platillos y palillos-, lo cual puede retrotraer la adicción completa por esta carrera frenética sin normas, barreras por doquier y una distorsionada exigencia por parte de una audiencia que reconoce, aplaude y admite su logro y valor pero no logra alcanzar ni sentir la suculenta gloria vendida aunque, sin duda, provocará la delicia de aquellos que adoran dicha sección de una orquesta.
Se excede en las enseñanzas del tutor-maestro, en las lecciones agónicas de martirio humillante, más dispuesta la parte relativa a la persuasión por el sonido, la armonía y la sensibilidad de aspirar ese aroma de quien vive por y para la música, se deja sin apenas desarrollo la dictatorial renuncia a una vida personal por la devoción a la profesión escogida y no se profundiza apenas en la relación paterno-filial y las secuelas de un progenitor cuya imagen es reflejo de fracaso en su pretendido estrellato.
Se disfruta, padece y mantiene tu interés, unas veces con sabor agradable, la mayoría de gusto desapacible y desabrido por la barbarie insinuada de que sólo con suplicio, tormentos y humillación se triunfa, película válida, más excepcional y lustrosa para amantes de este instrumento que roza el peligro de sobrepasar el umbral de la opresión admitida y colapsar toda la labor exhibida.
Vives los acontecimientos, valoras el resultado, reconoces el esfuerzo pero, este estilo militar de machaque, voces en grito, insultos, competencia insana y enfrentamientos los unos con los otros como que ¡lo disfruté mas con Clint Eastwood y sus maniobras a campo abierto!, tanto ardor tapa un poco la magnificencia de este arte, su encanto exquisito y su degustación suprema; me reitero, prefiero el amor incondicional y altruista de John Carney, en su obra maestra, a esta severidad reinante que azota sin piedad ni esmero, admito el valeroso trabajo de todos los participantes pero encuentro mayor goce en el otro enfoque.
Este Amadeus que tiene que bajar a los infiernos para conseguir entrada al codiciado cielo tampoco satisface tanto, se tiende a premiar y valorar con excesiva generosidad la pena, el calvario, los traumas y la tragedia.

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



4 - jose - 0:10 - 19.01.15

Una película que da la nota con sus interpretaciones. Un ritmo y una melodía afinada consigue lo que para mí no consiguió “el cisne negro”. Me ha gustado como se muestra la cruda realidad del mundo artístico (mucho mejor que en Birdman). La recomiendo para amantes del jazz.



3 - Useppe - 22:41 - 18.01.15

Acabo de ver Whiplash, me ha parecido una gran película, genial he disfrutado cada momento, con escenas impresionantes e inolvidables sobre todo la escena final de la película. La interpretación tanto de Milles Teller como la de JK.Simmons ha sido perfecta. Totalmente recomendable.



2 - Merovingio - 16:06 - 16.01.15

Sí, la verdad es que Whiplash tiene toda la pinta de ser un espectáculo, me apetece mucho verla.



1 - RepoMen - 3:10 - 22.12.14

Whiplash tiene una pinta estupenda. El tráiler que he visto los actores están geniales, sobre todo J.K. Simmons… impresionante



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Vaiana | Villaviciosa De Al Lado | 1898: Los últimos de Filipinas | Aliados | Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.