White god (Dios blanco)


Película: White god. Título original: Fehér isten. Dirección: Kornél Mundruczó. Países: Hungría, Alemania y Suecia. Año: 2014. Duración: 121 min. Género: Drama. Reparto: Zsófia Psotta, Sándor Zsótér, Szabolcs Thuróczy, Lili Monori, Károly Ascher, Lászlo Gélffi, Lili Horváth. Distribuidora: Golem. Estreno en España: 19 Junio 2015.


Sinopsis

Lili tiene 13 años y adora a su perro, Hagen. Pero sus padres deben abandonarlo. Lili se lanza a la busca de su gran amigo, decidida a salvarle como sea. Capturan a Hagen y acaba en la perrera. En el último momento consigue escapar con los otros perros, que se rebelan contra los seres humanos. Su venganza es despiadada. La valiente Lili quizá sea la única persona capaz de detener la inesperada guerra entre el perro y el hombre.


Póster

White god - póster


Tráiler


White god“, película distribuida en España por Golem © 2014 Proton Cinema, Pola Pandora FilmProduktions, The Chimney Pot, Film i Väst, ZDF/Arte. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - lourdes lulu lou - 12:39 - 21.06.15

El Oliver Twist de los perros, la inmundicia de la inhumanidad donde la venganza, con sangre se cobra, es camino costumbrista y la violencia, como escenario perpetuo, tiene como lema ese mancillado “El perro es el mejor amigo del hombre”.
Cuando vi esta película la intuición me dijo que no me gustaría, que no sería de mi agrado y sabor; cuando visioné el tráiler algo me dijo que pasaría un inevitable mal rato durante la proyección pero seguí en mi voluntad de verla porque, de normal en estos filmes se pasa por la etapa de crueldad, horror y daño anímico para superarla y obtener ese final feliz de reencuentro y felicidad justa para los implicados, resurgir esperado de ese bravo espíritu que tantos incidentes y estropicios ha sufrido en sus carnes y que equilibra el padecimiento anterior.
De modo que ¡allá voy!, armada de valor y dispuesta a soportar el indigesto trago venidero donde me compensa, ¡suplico por ello!, el esperado beneficio y fruto a recoger por este dios blanco, coraje incansable de lealtad y compañerismo que parece nada temer, cuya valentía y fuerza resiste y resurge como ávido campeón que ni el despreciable hombre puede aniquilar o desfallecer.
Perros de raza permitidos, lugar de honor/mestizos enlistados, con taxa o al paredón, segregación perruna que nada tiene que ver con los sentimientos que se tienen por ellos, doble división como inicio de un angosto juego de subsistencia, lealtad y miseria que se reparte a partes ínfames y execrables ¡a cual peor!
“Es duro perder a alguien a quien amamos”; la pérdida de un perro…, la pérdida de un miembro de la familia, quien no lo entienda así tiene un problema con su empatía y apego, sensibilidad de recibir mucho más de lo que tú puedas llegar a darles, toque de queda de quien ha sido vuelto asesino anulando su corazón sano, salvajada de un campo de batalla donde debería luchar el humano en lugar de esconderse tras el abominable uso de quien es inocente, maldad que encontrará su castigo con ese devolver a cada cual lo suyo y pagar por los actos mezquinos realizados, la venganza de un ángel caído vuelto satanás que sabe quién fue su instigador y culpable.
No es agradable de ver, la fría firmeza y espanto con la que se acorrala, ejecuta y dispara es horripilante y dolorosa, martirio que va “in crescendo” conforme este huérfano de cariño abandonado y caricia olvidada se ve envuelto en la más horrible, dura y feroz supervivencia.
“Todo lo que es terrible necesita de nuestro amor”; ejército de canes heridos en lo más profundo hasta perder su identidad, sin vuelta atrás, sin volver a ser el mismo, despavorido atentado que tiene sus consecuencias, incluso para quien no las merece, donde la cumbre es la-música-calma-las-fieras aunque no quede claro quién es realmente la bestia pues ésta no va a cuatro patas precisamente.
Mi reflexión va a ser emocional, anímica más que todo, sin poder evitarlo porque al margen de su parte técnica, de dirección e interpretación, ésta simplemente no me ha gustado, me ha revuelto las entrañas y estropeado la cena; en ningún momento he conectado o simpatizado con su visión, todo lo contrario, he tenido que apartar la mirada de la pantalla en varias ocasiones según la aventura canina ganaba en maltrato y vergonzante agravio el cual no se ve compensado por su ansioso, y necesario para la turbada alma, final agraciado que mine y amaine mínimamente el dolor y trauma soportados.
Lo siento pero no me vale lo vivido y padecido durante su recorrido, no es de mi aprobación ni conformidad, mucho menos de mi agrado, gusto desagradable de ofuscación para tierna alma sensitiva que se encuentra incómoda en la butaca mientras sigue el tormento en cámara; también es verdad que creí que habría más sentimiento en juego lo cual, por otro lado, me libra de una mayor angustia sentida.
Que sí, afirmativamente, alegoría de lo peor del ser humano, fábula monstruosa sobre ese diablo provocado vuelto en contra nuestra, la barbarie de lo que se puede lograr cuando se asusta, intimida y asfixia hasta el límite a un ser bondadoso y querido, gráficamente trabajo loable de reconocimiento y aplauso bla, bla, bla…, todo lo que se quiera pero, nada de lo que escribo ni he leído sobre la misma, mucho menos presenciado en primera persona, alivia mi indeseable sabor de boca, rancio y áspero, agrietado y desquiciante que simplemente me ha fastidiado la noche.
Duele tanta mala gente, duele tanto ogro esparcido por doquier que parece acaparar todo el cuento, duele y duele y duele este proyecto de fantasía de dibujos que accede al trono del largometraje y cuya herida escuece al tiempo que deja el corazón partido, despedaza tu ánima y reseca todo tu ofendido interior.
¿Demasiado sensible?…, puede ser, ¿excesivamente parcial y arbitraria?…, de todas segura, ¿imposible una lectura informativa donde olvidar tus emociones?…, ¡ya ves mi fracaso!.
Sabía que iba a padecer y a pesar de ello me embarque, luego no te quejes pues la voluntaria tontería de dejarse arrastrar al fusilamiento y la ingenuidad que le acompañan tiene su coste racional, emocional, devastador y sensitivo; nota recordatoria personal
“Él no lo haría”, yo tampoco pues es un miembro de mi familia; a partir de ahí, no me sirve nada de lo visto, repito, repito y ¡repito!
Soledad y tristeza, sin recompensa ni restitución, un abrazo ¡por favor!

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es



 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Animales fantásticos y dónde encontrarlos | La llegada | Jack Reacher 2 | No culpes al karma | Doctor Strange | Un monstruo viene a verme

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.