LA BUTACA
Revista de Cine
 

   
 

INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana



 



El compromiso de Robert Guédiguian
por Javier M. Tarín


Durante este año se han estrenado en España dos filmes de Robert Guédiguian y su equipo habitual que responden de nuevo al proceso imparable de la globalización del postcapitalismo, definido en su vertiente negativa por la consolidación y/o creación de bolsas de marginalidad en el mundo y en el interior de las sociedades occidentales. El proceso de generalización de un modelo económico sustentado en las nuevas tecnologías y en la conversión de los bienes en servicios está teniendo consecuencias directas en las relaciones sociales y agudizando las desigualdades. Es algo que cierto discurso cinematográfico ha intentado retratar en sus diferentes aspectos, pero que el discurso cinematográfico dominante suele transitar por las sendas de la complacencia y la postura acrítica.

Guédiguian ofrece con ¡Al ataque! (À l´attaque!, Robert Guédiguian, 2000) y La ciudad está tranquila (La ville est tranquille, Robert Guédiguian, 2000) dos registros complementarios e indisolubles entre los que se mueve su cine para retratar la problemática social que se esconde tras la construcción europea, entendida por la élite como un proyecto económico exclusivamente.

¡Al ataque!

¡Al Ataque! navega por las aguas de la comedia con el objetivo de poner en duda la bondad de un sistema económico que se sustenta en el proceso de mundialización. Además, en un pequeño ejercicio de estilo, la estructura del filme, en la que se incrusta a los dos guionistas del relato, intenta ser una reflexión sobre la creación cinematográfica. Con esos dos elementos en combinación se construye un relato en la línea de filmes anteriores que apostaban por el cuento y en los que la risa y la ayuda mutua eran las únicas vías de escape a las fuertes injusticias sociales. Esta estructura narrativa permite, asimismo, que, aunque sea en la ficción, los perdedores tradicionales triunfen en una sociedad hostil por sus planteamientos económicos. El cuento es entendido, en definitiva, como realización de lo imposible, idea puesta en práctica en El dinero da la felicidad ( L´argent fait le bonheur, Robert Guédiguian, 1992) y Marius y Janette (Marius et Janette, Robert Guédiguian 1996).

Imagen de "¡Al ataque!"

El cine de Guédiguian y compañía es una representación lúcida de algunas tendencias de la nueva economía y su repercusión en la vida diaria de los trabajadores. Una de carácter imparable es el cierre de empresas en países occidentales, decididas a trasladarse a países en desarrollo en los que la mano de obra es más barata y dócil, y cuyos gobiernos dan facilidades de todo tipo para atraer inversiones extranjeras. En el filme esta idea se concreta en la empresa Eurocontenedor, integrada en un conglomerado empresarial que ha decidido trasladar esta sección a Marruecos para obtener una mayor rentabilidad, a pesar que otras de sus inversiones están teniendo grandes beneficios. De esta forma se vuelve a presentar la desigualdad de un sistema económico que prima la obtención de beneficios por encima de cualquier consideración de bienestar social. Eurocontenedor, legalmente, por supuesto, se declara en quiebra y deja en el paro a los trabajadores y no paga las empresas subcontratadas. El Garaje Moliterno & Cie, pequeña empresa familiar, al no ingresar el dinero que Eurocontenedor le debe, no puede hacer frente a los pagos del banco que, en consecuencia, le amenaza con el embargo. ¿Simplificación? ¿Maniqueísmo? Más bien cruda realidad de cómo funciona nuestra posmoderna sociedad.

Imagen de "¡Al ataque!"

El segundo elemento que se pone en juego y sirve para tejer el relato es la reflexión sobre la creación cinematográfica a través de la presentación de la escritura del guión. Un telón teatral enmarca el filme e indica su carácter de representación paródica. De hecho, los dos guionistas – Yvan y Xavier- que se insertan en el relato como demiurgos y deciden la suerte de los personajes, no son más que una exageración de dos propuestas cinematográficas. Yvan representa una tendencia hacia el espectáculo, cree que el sexo y la sangre son dos ingredientes indispensables para que un relato cinematográfico funcione. Adaptado a los tiempos que corren escribe en un ordenador portátil. Por el contrario, Xavier es un romántico y escribe con pluma estilográfica. Cree en el cuento social como derecho a soñar por eso es maniqueo – quiere hacer una película política, de ricos y pobres- y sus planteamientos ideológicos se imponen sobre las cuestiones de carácter espectacular y formal. Dos concepciones encontradas y simplificadas al máximo con un afán claramente paródico, pero que sirven también para plantear la cuestión de la función del discurso cinematográfico.

...sigue (y 2) >>


Imágenes de ¡Al ataque! - Copyright © 2000 Agat Pilms Et Cie, Diaphana y TF1 Films Production. Todos los derechos reservados.

Filmografía de Robert Guédiguian

........


estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Video
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos


   

Internet Explorer
800x600