Inicio > Reportajes > ¡”Capitán Abu Raed”, sáquenos del aeropuerto!

¡”Capitán Abu Raed”, sáquenos del aeropuerto!

Si uno es suertudo, habilidoso y consigue cuadrar los horarios del avión con la entrega de llaves en el hotel, la salida del último autobús, el horario de taquillas de la estación y la recogida de sus maletas ya de vuelta a casa, entonces tendrá que ir a ver “Capitán Abu Raed” (Amin Matalqa, 2007) para comprobar cómo discurren las lentas noches del personal de limpieza del aeropuerto. En caso contrario, el espectador sabrá que en ese espacio efervescente de día se pierde la medida de los relojes en franja nocturna, de tal modo que pasearse sobre un portaequipajes o dejarse arrastrar por las cintas transportadoras son el máximo entretenimiento en un escenario abandonado a toda actividad comercial, a menos que uno tenga la maña de Tom Hanks en “La terminal” (Steven Spielberg, 2004) y le regale una fuente pública al ayuntamiento.

aeropuertos-1.jpg

Abu Raed (Nadim Sawalha) tiene el don de la inventiva, y su estrategia escapista consiste en recrear lugares recónditos para los niños de su barrio. Otros personajes, faltos del optimismo y confianza infantil del empleado de aeropuerto en Ammán, sucumbieron a la impía presión de las horas en ese espacio acristalado, una pecera para ilusos con ansias de vuelo que terminan asfixiados por sueños imposibles, gases volátiles en una sala de espera al rojo vivo. Mucho antes de la paranoia de cambio de milenio, “Aeropuerto” (George Seaton, 1970) imaginó el terror del aire, aunque otras producciones volteasen la cámara para vivirlo desde abajo, como autentifica el estrés de John MacLaine (Bruce Willis) en la terminal de “La jungla 2: Alerta roja” (Renny Harlin, 1990), para algunos lo peor de la tetralogía, escarbando un poco una profecía de finales de siglo que hoy emplearía el Pentágono como manual de lo políticamente incorrecto.

aeropuertos-2.jpg

No sería justo que sólo sufriera el personal de la base aérea, sometido a jet lags rutinarios y horarios criminales —o serpientes letales, lo último en amenazas a bordo de la mano de la cinta de culto “Serpientes en el avión” (David R. Ellis, 2006), y azafatas maquiavélicas en “Jackie Brown” (Quentin Tarantino, 1997)—, por lo que una generosa ración de incordio recae en ese pasaje tempranero o noctámbulo, maltratado, perdido y recién descubridor de facetas psicóticas de su personalidad que desconocía hasta el anuncio de un retraso en el vuelo. También se acosa a los juguetes —de “Toy Story 2″ (John Lasseter, 1999)— encerrados contra su voluntad en un laberinto de valijas. Bien pensado, no es justo que todos sufran en el aeropuerto. Pero los cineastas se divierten con ello e imparten lecciones éticas y justicias divinas cancelando o dificultando los viajes de aquellos personajes en vía de escape —Reese Witherspoon y Vince Vaughn de vacaciones navideñas a punto de descubrir eso de que “Como en casa en ningún sitio” (Seth Gordon, 2008)—, portadores de culpas delictivas —no ha habido mejor castigo impartido por un cochecito portamaletas que en el desenlace de “Atraco perfecto” (Stanley Kubrick, 1956)—, o de remordimientos causados por la pugna entre la mediocridad de los medios y la nobleza de los propósitos —Catalina Sandino Moreno era una camella a su pesar en “María llena eres de gracia” (Joshua Marston, 2004)—.

aeropuertos-3.jpg

El aburrido paseante de las terminales conoce los dutty free y pica en la perfumería, el quiosco, las franquicias de moda, la juguetería, inocentes negocios en ese no man’s land de los impuestos donde algunos delincuentes opinan que tampoco existe infracción. Una filial de banco puede ser un error en el aeródromo si la banda que va a asaltarla pretende volar con el botín y una cantidad neta, caso de los petimetres de “Ladrón y amante” (Bernard Girard, 1966), con un desatado James Coburn que recibe su correspondiente dosis de sátira final. Los asaltantes de oportunidades amorosas, nada desencaminados en tan solitaria encrucijada, prefieren refugiarse en el restaurante y obviar los prohibitivos precios si pretenden cortejar a alguna viajera solitaria, como Juliette Binoche y Jean Reno en “Jet lag” (Danièle Thompson, 2002), y Dustin Hoffman y Emma Thompson en la próxima “Tenías que ser tú” (Joel Hopkins, 2008), o pasearse con un equipo completo de azafatas —Leonardo DiCaprio en “Atrápame si puedes” (2002) o Spielberg como antiácido de esperas aéreas—.

aeropuertos-4.jpg

Tiemble el pasajero si su vuelo ha despegado en hora y el trayecto ha sido breve y agradable, amenizado por simpáticas aeromozas y cacahuetes de clase business, pues lo peor puede aguardar en el aterrizaje. Bien lo saben los amargados protagonistas de la serie “Perdidos”, donde el vuelo Oceanic 815 rompía la superficie del mar como años ha el vuelo 23 de “Aeropuerto 77″ (Jerry Jameson, 1977), en el que se veían involucrados los mismísimos James Stewart, Olivia de Havilland, Jack Lemmon, Christopher Lee, George Kennedy, Joseph Cotten y para de contar, ejemplo para episodios claustrofóbicos de teleseries incapaces de resistirse a la tentación aérea, como “24”, “House” o la reciente y fallida “Fringe” (2008), en cuyo piloto J.J. Abrams se rinde un guiño a sí mismo.

aeropuertos-5.jpg

El cliente que haya sufrido turbulencias, la indigestión de la bandeja del almuerzo, la hostilidad del personal de vuelo —cuyo colectivo encabeza Jodie Foster tras “Plan de vuelo: Desaparecida” (Robert Schwentke, 2005)—, el destino equivocado y/o la pérdida de sus pertenencias, o que esté harto de que las pistas siempre sean lugares de amargas despedidas —al menos cuando los aeroplanos parecían de juguete, como en “Casablanca” (Michael Curtiz, 1942), y nadie se abrazaba con el énfasis de “Love actually” (Richard Curtis, 2003) o “Algo en común” (Zach Braff, 2004)—, siempre puede vengarse por todo lo alto y gracias a la pirotecnia de Tyler Durden. Pero sólo en la pantalla y el disco de “El club de la lucha” (David Fincher, 1999), por favor.

En las imágenes, fotogramas de: “Capitán Abu Raed” © 2008 Golem. Todos los derechos reservados. “Aeropuerto” © 1970 Universal Pictures. Todos los derechos reservados. “María llena eres de gracia” © 2004 Golem. Todos los derechos reservados. “Jet lag” © 2002 Vértigo Films. Todos los derechos reservados. Y “Aeropuerto 77″ © 1977 Universal Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - Miguel A. Delgado - 13:04 - 23.03.09

Si es que los aeropuertos tienen algo de asepsia especialmente inquietante… no en vano, es uno de los momentos más logrados de “Vals con Bashir”, el paso por la abandonada terminal del de Beirut, lleno de lujosas (y vacías) tiendas.

Un saludo!



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.