Síguenos

¿Los diez mejores vestidos de la Historia del Cine?

Actores y actrices

¿Los diez mejores vestidos de la Historia del Cine?

Parece que nos ponemos frívolos, pero hablar del vestuario cinematográfico es tan relevante como hacerlo de la fotografía o de la banda sonora –el problema surge cuando el juicio de una película se absolutiza en alguno de esos elementos destacados o bien se extrapolan del todo fílmico: de nada sirven una bonita luz, una pegadiza melodía o un admirable vestido si no contribuyen a la historia–. Tras la selección elaborada por una famosa revista estadounidense, el podio de los personajes femeninos mejor vestidos se nutre de tópicos imperecederos y propuestas más rupturistas que, en realidad, sólo responden a corrientes de moda que pasarán más veloces que el gusto por los tamagochi –¿todavía fabrican de eso?–. No extraña, pues, encontrar a Audrey Hepburn y su incondicional Givenchy en «Desayuno con diamantes» (1961), Marilyn Monroe y su merengue de gasa en «La tentación vive arriba» (1955) –cuidadín: vestido de similares hechuras y movimientos ya apareció durante un número musical de «La pícara puritana» (1937)–, o Vivien Leigh y las cortinas de terciopelo verde que recicla para visitar a Clark Gable en «Lo que el viento se llevó» (1939).

Como enunciar a estas damas es como recitar la tabla del dos, las esnobs del estilismo han añadido a Diane Keaton en «Annie Hall» (1977) u Olivia Newton-John en «Grease» (1978) , pero, por mucho revival setentero que vivan las tiendas de ropa, me gustaría verlas por la calle con las pintas del «You’re the one that I want» sin parecer una pilingui de «Los Soprano». Lo mismo sucede con Liza Minnelli en «Cabaret» (1972) cuando desde estas mismas publicaciones se ataca con dentelladas lobunas a toda actriz que se le ocurra pasearse por una alfombra roja a lo años veinte. Esta hipocresía de las formas lleva a que las elecciones de vestidos modernos se correspondan únicamente con cintas de época: Kate Winslet en «Titanic» (1997), Cate Blanchett en «Elizabeth: La Edad de Oro» (2007), Nicole Kidman en «Moulin Rouge» (2001) –que se ha colado a lo tonto, porque su cortesana debería estar en una lista de las mejor casi-vestidas, pero es que aquel collar de Canturi resultaba irresistible– y, encabezando la lista contra todo pronóstico, Keira Knightley en «Expiación» (2007) –justo es reconocer que el vestido verde de moaré que luce en la fiesta es deslumbrante, pero se pasea colgado en una desgarbada percha–.

 

Quizá antes no se concebían estos listados porque las actrices siempre intentaban lucir lo mejor posible y ahora, en estos tiempos de indecisión y mestizaje, se vuelve necesario un criterio de jerarquización, irónicamente repleto de referencias nostálgicas que confirman la indefinida personalidad presente. Los nuevos gurús de la moda alimentan estos criterios que sopesan la tela antes que el movimiento, como si estos vestidos ya no se paseasen por escenas de celuloide y se irguiesen inermes tras las vitrinas de una casa de subastas. Además, lo de ir bien vestido parece relativo en la función cinematográfica: ¿acaso no iba perfecta Greta Garbo en «Ninotchka» (1939) con aquel sombrero que hoy nos resulta espantoso? ¿Y por qué no rebuscar en el fondo del armario esos trajes que se quedaron fuera de la típica y autoritaria escala de diez?

 

Así, a bote pronto, recuerdo el vestido negro de Bette Davis en «La loba» (1941), la capucha de Kim Basinger en «L.A. Confidential» (1997), el frondoso Givenchy de Audrey en «Sabrina» (1954), los circenses ruedos de Deborah Kerr en «El rey y yo» (1956), la camiseta publicitaria de Jean Seberg en «Al final de la escapada» (1960), los vaporosos cintura de avispa de Elizabeth Taylor en «La senda de los elefantes» (1954), el derby de «My fair lady» (1964), la ágil falda de Grace Kelly mientras se cuela en el apartamento de «La ventana indiscreta» (1954), los psicodélicos conjuntos de «Barbarella» (1968), el provocativo atuendo de Lara en el restaurante de «Doctor Zhivago» (1965), los estampados escoceses de «Brigadoon» (1954), el bermellón de Claudia Cardinale al correr por una casa vacía en «El gatopardo» (1963)…, y un largo etcétera ecléctico del que ojalá dispusiéramos para nuestras ocasiones diarias. ¿Para qué conformase con diez vestidos pudiendo lucir uno nuevo cada mañana?

En las imágenes: Audrey Hepburn en «Desayuno con diamantes» – Copyright © 1961 Jurow-Sheperd. Todos los derechos reservados. Keira Knightley en «Expiación: Más allá de la pasión» – Copyright © 2007 Working Title Films, Relativity Media y Studio Canal. Todos los derechos reservados. Marilyn Monroe en «La tentación vive arriba» – Copyright © 1955 Charles K. Feldman Group y Twentieth Century-Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados. Kate Winslet en «Titanic» – Copyright © 1997 Twentieth Century-Fox Film Corporation, Paramount Pictures y Lightstorm Entertainment. Todos los derechos reservados. Olivia Newton-John en «Grease» – Copyright © 1978 Paramount Pictures. Todos los derechos reservados. Cate Blanchett en «Elizabeth: La edad de oro» – Copyright © 2007 Motion Picture ZETA Produktionsgesellschaft, Studio Canal y Working Title Films. Todos los derechos reservados. Deborah Kerr en «El rey y yo» – Copyright © 1956 Twentieth Century-Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados. Nicole Kidman en «Moulin Rouge» – Copyright © 2001 Bazmark Films y Twentieth Century-Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados. Y Bette Davis en «La loba» – Copyright © 1941 The Samuel Goldwyn Company. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir