Inicio > Reportajes > “17 otra vez”: Yo también fui, soy y seré un íd...

“17 otra vez”: Yo también fui, soy y seré un ídolo adolescente

Matthew Perry vive en “17 otra vez” (Burr Steers, 2009) la más acertada —y al mismo tiempo cruel— de las ironías: convertido en un gris y mediocre pelagatos que nada tiene que ver con su exitoso pasado en el instituto, su personaje representa la antigua gloria y el presente acomodaticio del actor. De superestrella en “Friends” a intérprete hambriento de buenas ofertas en unos pocos años, ésa es la misma trayectoria que aguarda a rostros hoy protagonistas de las cajas de cereales, mañana de algún triste epitafio artístico. El encargado de representar al Perry adolescente, Zac Efron, no parece temer un futuro parecido y se congratula de compaginar la más anodina de las rutinas caseras con el griterío hormonal que provoca sobre la alfombra roja. Pero, ¿cuántos aguantan hasta convertirse en Meryl Streeps masculinos? El rastro de bellos cadáveres viene de lejos…

idolos-adolescentes-1.jpg

1950: Nace un género y, con él, una nueva manera de morir para las estrellas: la teen movie o película para adolescentes, ideada por astutos mandamases de la industria que al ser testigos de un cambio radical en la cultura popular quisieron ir más allá y convertirse asimismo en artífices del fenómeno. Los Andy Hardy y Betsy Booth del mundo acababan de perder su hueco, recatados y pizpiretos, ante la oleada de demandas de cintas con mayor enjundia… visual. Los jóvenes reclaman juerga, bronca, rock ‘n’ roll, baile, amor irracional, sexo —en la medida censora de lo posible— e ídolos que sirviesen para pegar pósters en las paredes y no para despertar las simpatías de las abuelitas. A partir de este caldo empieza a comercializarse carne de primera calidad para caloríficos cocidos: James Dean (“Rebelde sin causa”), Marlon Brando (“¡Salvaje!”) y Elvis Presley (“El rock de la cárcel”), primeros responsables en abarrotar de muchachas con cuerdas vocales destrozadas las consultas de los otorrinos.

Para ser un idol fan en los 50 tenías que haber visto: “Gidget” (Paul Wendkos, 1959), “En una isla tranquila, al Sur” (Delmer Daves, 1959), “The delinquents” (Robert Altman, 1957), “High school confidential!” (Jack Arnold, 1958) y “Hot Rod Girl” (Leslie H. Martinson, 1956).

idolos-adolescentes-2.jpg

1960: Sobreviven los más perseverantes, talentosos y serenos, en diez años un teen idol debía exprimir toda su efímera gloria antes de una digna retirada o demostrar que sus dotes interpretativas iban más allá y que madurarían junto a su irredento público femenino. Brando cuelga su nombre en películas no aptas para jovencitas, Dean se ha estrellado en su Porsche 550 Spyder y Elvis comienza a ponerse lisérgico en aventuras hawaianas, estrenando las denominadas beach movies. La veda de las carpetas escolares está abierta: Frankie Avalon (“Escándalo en la playa”), Bobby Darin (“Cuando llegue septiembre”), Dwayne Hickman (“La ingenua explosiva”), Tommy Kirk (“Zafarrancho en la universidad”) o Fabian (“Un optimista de vacaciones”) fueron algunos de los recortes de revista más cotizados, aunque la mayor parte de ellos hoy no nos suenen más que a pegadizos nombres artísticos. La década también vio cómo se ramificaba el género con su primera ampliación de público potencial: “El graduado” (Mike Nichols, 1967) estaba protagonizada por jóvenes desorientados, pero el machacón “The sound of silence” de Simon & Garfunkel se dirigía a mayores aún más perdidos que sus hijos.

Para ser un idol fan en los 60 tenías que haber visto: “¡Qué noche la de aquel día!” (Richard Lester, 1964), “Vacaciones de verano” (Peter Yates, 1963), “Bikini Beach” (William Asher, 1964), “Rebelión en las aulas” (James Clavell, 1967) y “Doctor G y su máquina de bikinis” (Norman Taroug, 1965).

idolos-adolescentes-3.jpg

1970: La nostalgia que inspira el romance playero aún da sus coletazos, pero siempre bajo la desatada incidencia del vulgarismo y la palabrota —así lo experimentaba Sandy en “Grease” (Randal Kleiser, 1978)—. Y es que aunque hoy a algunos les pueda inspirar bastante penita, John Travolta y su tupé fueron inseparables de las fans ilusionadas porque lo macarra y lo pasado de vueltas estaba de moda y sin comités ni progenitores que lo prohibiesen. Los nuevos padres no querían repetir la actitud castrante de aquellos que les había tocado aguantar, y se dio el visto bueno a los guateques sin vigilancia y a las discotecas de amplia franja nocturna. Allí estaba el Tony Manero de Travolta (“Fiebre del sábado noche”), mientras las mejores familias suspiraban por un Ryan O’Neal que protagonizase la “Love story” de sus hijas. Por arriesgarse, los setenta propusieron ídolos tan improbables como Richard Dreyfuss o Ron Howard (“American Graffiti”) mientras futuros maduritos sex symbols pasaban desapercibidos con una lozanía menos llamativa, caso de Harrison Ford (“Camino recto”) o de Mel Gibson (“Summer City”).

Para ser un idol fan en los 70 tenías que haber visto: “Desmadre a la americana” (John Landis, 1978), “Los incorregibles albóndigas” (Ivan Reitman, 1979), “El gran miércoles” (John Milius, 1978), “Los amos de la noche” (Walter Hill, 1979) y “En el abismo” (Jonathan Kaplan, 1979).

idolos-adolescentes-4.jpg

1980: Diez años de vergüenza ajena y de orígenes mejor o peor camuflados en el historial de ciertas estrellas que empezaron a rutilar años más tarde. Se trata, sin embargo, de la década más divertida, prolífica y ecléctica en materia de ídolos adolescentes. El hoy Mussolini de la cienciología Tom Cruise despuntó en “Top Gun”, cinta en principio ideal para que las mozas saliven, en el fondo una oda a la amistad masculina rebosante de testosterona con dudosas inclinaciones heterosexuales… Junto a él estaba Val Kilmer, dos machotes que seguían la estela del macarra setentero, apartados de los nenes del brat pack que reunía a Rob Lowe (“St. Elmo, punto de encuentro”), Matt Dillon (“La ley de la calle”), Emilio Estevez (“Arma joven”) y Judd Nelson (“Golfo de alquiler”), o de pandillas lanzadas a la fama gracias a una única película, como “Los Goonies” o “El club de los cinco”. Unos se repusieron de la estética, como Kevin Bacon, Michael J. Fox, John Cusack, Johnny Depp o Matthew Broderick y otros desaparecieron con la misma celeridad que las hombreras: Ralph “Karate Kid” Macchio, Patrick Swayze, Christopher Atkins o Fred Savage.

Para ser un idol fan en los 80 tenías que haber visto: “Rebeldes” (Francis Ford Coppola, 1983), “Dieciséis velas” (John Hughes, 1984), “Porky’s” (Bob Clark, 1981), “No puedes comprar mi amor” (Steve Rush, 198) y “Todo en un día” (Hughes, 1981).

idolos-adolescentes-5.jpg

1990: La oferta se reduce y la década se desdobla en dos lustros bien diferenciados: el primer tramo de la “generación X” y una final preeminencia del ídolo que ha aprendido a posar como las estrellas de los cincuenta y a actuar como consagrados que evitan las comedias y que tienen en las adolescentes un pase de acceso a la fama. De los primeros destacan Ethan Hawke (“Bocados de realidad”) y Ben Affleck (“Jóvenes desorientados”), y de los segundos los primeros puestos en el forro de taquillas y armarios se los llevaron Leonardo DiCaprio (“Titanic”), Brad Pitt (“El río de la vida”), Keanu Reeves (“Le llaman Bodhi”) o Heath Ledger (“10 razones para odiarte”). Y si bien la extracción de ídolos de la pequeña pantalla no es invento de finales de siglo, un repunte sirve a las quinceañeras para doblar sus frentes de atención y a los actores televisivos bendecidos por clubes de fans para soñar con el salto al cine, aunque James Van Der Beek y Joshua Jackson, de “Dawson crece” (1998-2003), no lo consiguieron del todo.

Para ser un idol fan en los 90 tenías que haber visto: “American Pie” (Paul Weitz, 1999), “Ya no puedo esperar” (Harry Elfont y Deborah Kaplan, 1998), “Pasión obsesiva” (James Foley, 1996), “Leyenda urbana” (Jamie Blanks, 1998) y “Comportamiento perturbado” (David Nutter, 1998).

idolos-adolescentes-6.jpg

2000: El fenómeno teen, tras el considerable bajón de los noventa, se ha visto revigorizado con la ampliación del espectro: los chicos de dieciocho entusiasman tanto a las chicas de veinte como a las de quince o diez. A pesar de ese instantáneo éxito, son hombrecitos empeñados en estrenarse en el cine adulto y mostrar condescendencia hacia los desmayos que provocan entre sus espectadoras más fieles, como un inevitable precio que paga su edad en una industria que elogia la belleza juvenil capaz de perpetuarse hasta los cuarenta. Daniel Radcliffe se desnudó en la obra teatral “Equus”, Orlando Bloom dijo adiós a la franquicia “Piratas del Caribe”, Asthon Kutcher se casó con Demi Moore para seguir sin asentar cabeza, Josh Hartnett acepta papeles indie, Ben Barnes espera que el atraso indefinido de la próxima entrega con el príncipe Caspian le reporte más proyectos dramáticos y Shia LaBeouf no cesa de proclamar en las entrevistas que está harto de interpretar a veinteañeros —cosa que es y más aún tras revivir el mito Brando en “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal”—. Zac Efron se enfrenta a una competencia entrenada y a una legión de niñas nada dispuestas a que sus películas sean clasificadas para mayores de edad. En el intento, ya ha anunciado su retirada del musical mientras de “High School Musical” sólo se guarda como recuerdo a su novia Vanessa Hudgens.

Las películas más esperadas por los idol fans de 2009: “Luna nueva” (Chris Weitz, 2009), “Jonas Brothers en concierto 3D” (Bruce Hendricks, 2009), “Transformers: La venganza de los caídos” (Michael Bay, 2009), “Fama” (Kevin Tancharoen, 2009) y “Harry Potter y el misterio del príncipe” (David Yates, 2009).

idolos-adolescentes-7.jpg

En las imágenes: “17 otra vez” © 2009 TriPictures. Todos los derechos reservados. “El rock de la cárcel” © 1957 Avon Productions (II) y Metro-Goldwyn-Mayer (MGM). Todos los derechos reservados. “Bikini Beach” © 1964 American International Pictures (AIP). Todos los derechos reservados. “Fiebre del sábado noche” © 1977 Robert Stigwood Organization (RSO). Todos los derechos reservados. “Top Gun” © 1986 Paramount Pictures. Todos los derechos reservados. “Titanic” © 1997 Twentieth Century-Fox Film Corporation, Paramount Pictures y Lightstorm Entertainment. Todos los derechos reservados. “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal” © 2008 Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Más sobre: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



2 - Laura - 1:59 - 10.05.09

“las mejores familias suspiraban por un Ryan O’Neal que protagonizase la “Love story” de sus hijas”

“una oda a la amistad masculina rebosante de testosterona con dudosas inclinaciones heterosexuales”

LOL! Qué lote de reir con esas dos frases XDXDXD.
Me ha encantado el artículo =D



1 - LaButaca.net » Reportajes de cine - 16:35 - 05.05.09

“Hannah Montana: La película”. Yo también fui, soy y seré un ídolo adolescente (Segunda parte)…

Después de haberse desgañitado de ilusión con el estreno de “17 otra vez”, las chicas pasan el relevo a… más chicas. El fenómeno fan ejerce su mayor influencia sobre el género femenino, tanto da si el producto en cuestión lo pr…



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.