Inicio > Reportajes > Apocalipsis animado: “Akira” en seis tiempos

Apocalipsis animado: “Akira” en seis tiempos

Primer tiempo: Apocalipsis consumado

akira-poster.jpgSigue siendo uno de los comienzos más perturbadores de la historia del cine. La fecha superpuesta sobre el plano nos sitúa en el tiempo y el lugar: 16 de Julio de 1988, Tokio. Vemos la vista cenital de una de las principales carreteras que atraviesan la ciudad. Vacía, despoblada, gobernada por un silencio sepulcral. El plano alza la vista y contemplamos una inmensa metrópoli cuyos límites se pierden en el horizonte. En medio de toda su inmensidad, un pequeño destello negro crece gradualmente y se va definiendo como una onda expansiva que avanza a toda velocidad consumiendo cualquier indicio de civilización. La onda expansiva nos alcanza y se torna una luz blanca que ciega la vista. El holocausto nuclear se ha consumado y, obviamente, nos acordamos de Hiroshima como el perfecto y atroz paradigma del fin de la civilización. Cuando Katsuhiro Ôtomo concibió en 1984 su exhaustivo manga “Akira”, quedaba lejos el fin de la Segunda Guerra Mundial, pero el panorama internacional apuntaba a la descomposición del bloque soviético y el fin de la guerra fría. El filme adaptado “Akira”, por tanto, recuperaba el miedo nuclear de las anteriores décadas y lo utilizaba para asentar su contexto de manera brillante: una sociedad posapocalíptica, posnuclear y posbélica con una ciudad resurgida de sus cenizas 31 años después: Neo-Tokio.

Segundo tiempo: Neo-Tokio, año 2019

Neo-Tokio dibuja una distopía con poco parangón en el cine de animación. Nos hallamos en una sociedad restaurada tras la Tercera Guerra Mundial, pero de nuevo al borde del precipicio. Ôtomo no deja margen a la esperanza o a la humanidad. Las calles de Neo-Tokio se llenan de cadáveres fruto de una violencia desaforada, fanatismo, violaciones e incesantes masacres terroristas que ponen en jaque a un gobierno negligente y corrupto. El Estado de excepción y golpe de Estado que vendrán impuestos por el Coronel Shikishima, no harán sino corroborar la ley del caos como único orden que impera en Neo-Tokio. Mientras tanto, la ciudad intenta conservar cara al mundo su fachada de modernidad y estabilidad, con la construcción de una zona olímpica a propósito de los próximos juegos.

Tercer tiempo: Adolescencia iracunda

En este contexto, las calles son tomadas por bandas de moteros adolescentes, violentos y peligrosos. Su campo de batalla son las carreteras, en las que combaten revestidos de estéticas herederas del ciberpunk y simbologías que refuerzan su identidad como tribus urbanas. Sus motivaciones no son la lucha contra un establishment ya en desintegración, sino que más bien responden a un nihilismo marcado por el ruido de los motores y el consumo de drogas. Esto último, además, se acabará revelando como el único atenuante posible de los devastadores poderes de Tetsuo, máximo representante de una furia adolescente proporcional a la frustración y abandono de toda una generación.

akira-jordi-3b.jpg

Cuarto tiempo: Búsqueda quimérica

Tetsuo, en su ganancia incontenible de poder, se lanza en la búsqueda de adversarios mayores, todos ellos resultados de experimentos científicos que desafiaron a la naturaleza y a Dios mismos. Akira es el último escalón de la evolución, una entidad omnipresente pero (casi) siempre invisible: en definitiva, la imagen de Dios en la Tierra. Por eso, hasta los últimos compases de la película de Ôtomo, el nombre de Akira es venerado como tal, objeto de sectarismos religiosos y falsos becerros de oro mientras Tetsuo le busca insolente y ávido del poder supremo de una deidad. Shikishima, primero bajo las órdenes del gobierno de Neo-Tokio, después como cabeza visible del nuevo orden instaurado tras el golpe militar, trata de evitarlo consciente de las catastróficas consecuencias que tendrá el encuentro de ambos.

Quinto tiempo: El fin de los días

La devastación se adueña de Neo-Tokio. Tetsuo arrasa todo vestigio de vida a su paso hacia el estadio olímpico. Ni todos los efectivos del ejército son capaces de infligirle el más mínimo daño. Será Kaneda, amigo protector desde la infancia e imagen idealizada ante la que ahora se rebela Tetsuo, el único capaz de hacerle frente en las ruinas del estadio. Allí, entre los escombros, la ira de Tetsuo y la osadía de Kaneda son sintomáticas de una batalla explicitada entre el Ego y el Superego. Batalla, por supuesto, que se saldará con nefastas consecuencias.

Sexto y último tiempo: Yo soy Tetsuo

El final de “Akira” sigue revelándose harto ambiguo y abierto a interpretaciones. El enfrentamiento entre Akira y Tetsuo tiene por fin lugar y el Apocalipsis se consuma en forma de Big Bang que acaba por dar al relato un carácter circular. Kaneda es expiado de la destrucción masiva y, su supervivencia, junto con la de Kei, adopta tintes bíblicos. Sin embargo, la desaparición de Tetsuo ha sido meramente física. Un destello de luz negra envuelve la pantalla, adentrándonos en una espiral en la que se impone una voz que proclama solemne: «Yo soy Tetsuo». ¿Ha conseguido Akira completarse como fuente de energía universal, o como universo en sí mismo? ¿Es Tetsuo el ente que se impone como nuevo orden universal? ¿Quizá Ôtomo sugiere una fusión perfecta que Kaneda recoge en sus manos como sucesor de los poderes de su amigo? En definitiva, ¿cuál es el nuevo orden mitológico con el que concluye “Akira”?

En las imágenes: Cartel y fotogramas de “Akira” © 1988 Akira Committee Company Ltd, Bandai, Kodansha, Mainichi Broadcasting System (MBS), K.K.Sumitomo Corporation, Toho Company y Tokyo Movie Shinsha (TMS). Todos los derechos reservados.

Más sobre: ,
Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



4 - julieta - 16:38 - 01.05.10

mola mazo



3 - Denshou - 14:10 - 25.10.09

Me gustó lo de la batalla del ego y superego! sucede con frecuencia en nuestra sociedad. Muy buena reseña!



2 - LaButaca.net » Noticias de cine - 14:41 - 15.06.09

La película en imágenes reales de “Akira” podría haberse cancelado…

Hace ya un tiempo que se anunció la adaptación cinematográfica de “Akira”, el reputado manga de Katsuhiro Ôtomo. Lo último que supimos de este proyecto data de febrero de 2008, justo cuando se dijo que su director sería Ruairi Robinso…



1 - Miguel A. Delgado - 10:54 - 26.05.09

Formidable, Jordi. Y sin embargo, tan sólo has arañado la complejidad de la cinta.

De todas maneras, hay que reconocer que el formato cinematográfico no le hizo mucho bien a la historia. El arranque era formidable, sí, pero luego la necesidad de concentrar y resumir acabó pesando en su contra. Es una película difícil si no has leído antes el manga.

Un saludo!




   Nocturna 2014: La sierra es la familia
   XI Muestra Syfy. Mucho más que fantástico
   Los problemas de producción de "Guerra Mundial...
   Nocturna 2013. El amor de los locos
   Havana 7. Historias que cuentan. Un homenaje a...
   J.J. Abrams: El rey de la televisión y su salt...
   "Resacón 3": La última resaca
   "El Hombre de Acero": El nuevo rostro de Super...
   "Dead man down (La venganza del hombre muerto)...
   "Fast & furious 6": Más rápidos, más furiosos
   "El gran Gatsby": El crepúsculo de los dioses
   "La mula": Mula de batalla
   "Stoker": Deseo, peligro
   "Objetivo: La Casa Blanca". Recuperar el Olimpo
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el corredor del laberinto | el hombre mas buscado | boyhood | hercules | libranos del mal | el niño | lucy | guardianes de la galaxia

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.